SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.62 número7Resultados del uso en cáncer de próstata del bloqueo androgenico completo en área de salud con Hospital de Referencia Tipo 2 (2ª Parte). Calidad de Vida: Aplicación del instrumento EORTIC QLQ-PR25 y resultados globales. Supervivencia ajustada a la calidad de vida. Gasto farmaceútico y coste-utilidadSolidFlexTM - la cuarta generación en endoscopia índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Archivos Españoles de Urología (Ed. impresa)

versión impresa ISSN 0004-0614

Arch. Esp. Urol. vol.62 no.7  sep. 2009

 

COMENTARIO EDITORIAL

 

Comentario editorial de: Resultados del uso en cáncer de próstata del bloqueo androgenico completo en área de salud con hospital de referencia Tipo 2 (2a Parte). Calidad de vida: aplicación del instrumento EORTC QLQ-PR25 y resultados globales. Supervivencia ajustada a la calidad de vida. Gasto farmaceutico y coste-utilidad

Outcomes of maximal androgen blockade in prostate cancer patients at a health area with type 2 reference hospital (2nd part). quality of life: application of eortc qlq-pr25 instrument and global results. Quality-of-life adjusted survival. Pharmaceutical expenses and cost-utility

 

 

Dr. Antoni Gelabert

Mas Servicio y Cátedra de Urología. Hospital del Mar. UAB. Barcelona. España.

 

 

Este extenso estudio supone poder manejar datos propios de nuestro sistema nacional de salud y compararlos con los datos ya conocidos por otros países. Si bien no he podido conocer la cifra cruda total de pacientes del estudio.

De todas formas, y de manera global, en prácticamente todos los ítems en que se han obtenido datos, a grandes rasgos coinciden, y era esperable, con los de la literatura internacional. También es destacable, desde mi punto de vista, que la percepción de la pérdida de calidad de vida de los pacientes afectos estudiados es mayor durante los dos primeros años del seguimiento y que posteriormente se estabiliza, atribuyéndolo los autores a un efecto de adaptación de los pacientes al tratamiento. Esto es un dato a tener en cuenta ya que debería hacernos reflexionar sobre la capacidad de adaptación de los pacientes a situaciones adversas.

Sin duda el BAC es la modalidad terapéutica que mayor morbilidad ocasiona, sin añadir supervivencia, si nos olvidamos de la que supuso hace bastantes décadas la terapia con estrógenos y que los estudios de VACUG se encargaron de explicitar de manera inequívoca.

Los autores ponen el acento de manera intensa en los efectos negativos sobre la esfera sexual y los sofocos, aspectos que por otra parte eran ya conocidos, incluso en la modalidad de terapéutica de monoterapia con análogos de la LH-RH. Es decir, la actividad sexual está francamente afectada y ello es un dato que adquiere más relevancia a medida que los diagnósticos de cáncer de próstata se efectúan en pacientes más jóvenes, que son sexualmente activos, añadiendo un problema más al producido por el efecto del diagnóstico. Además, en un momento en que la Andrología ocupa un lugar casi diario en las noticias de los medios de comunicación por ofrecer actualmente terapias eficaces frente a disfunción eréctil.

El dato clave, desde mi punto de vista, es la sensación percibida de que la calidad de vida de los pacientes es peor si se compara con el grupo control sano, de todas formas era esperable, pero lo importante a destacar con este magnífico trabajo es que está cuantificada, podemos establecer comparaciones con otras cohortes.

Nuevamente aflora el dato del nivel de estudios como factor diferenciador en el análisis de datos. Es una constante en muchos estudios poblacionales el hecho constatado que pertenecer al sector poblacional con menor nivel de estudios, con menor capacidad económica y pertenecer al estrato social más bajo, es un factor de riesgo sanitario, está más expuesto a mayor morbilidad, frecuenta más al médico y consume más recursos.

Me llama la atención que los autores llamen "relativización" al mayor impacto económico del BAC. Creo que el problema económico es importante. En el estudio se valora un segmento de tiempo de la vida de los pacientes, pero hay que valorarlo durante toda la vida terapéutica del mismo, en todos los pacientes que están bajo esta terapia. Efectuando una simulación a nivel nacional, creo que el impacto económico sobre el gasto sanitario es importante. Estaremos de acuerdo que desde un punto de vista médico no debe o no debería ser, un factor determinante, pero sí siempre presente.

Por lo tanto, este trabajo se suma a los muchos efectuados, en otras cohortes, de que no podemos justificar desde un punto de vista epidemiológico tampoco el BAC como terapéutica de larga duración en los pacientes con cáncer de próstata diseminado, sólo se debería utilizar para la inducción durante las primeras semanas de la administración de los análogos de la LH-RH.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons