SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.50 número3 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista de Diagnóstico Biológico

versión impresa ISSN 0034-7973

Rev Diagn Biol v.50 n.3 Madrid jul.-set. 2001

 

COMUNICACIÓN BREVE

Paludismo importado 


A.T. Camacho*, E. Pallas**, A. Segura*, F.J. Guitián*, S. Olmeda*. 

* Laboratorio Lema-Bandín, Vigo. ** Hospital Xeral-Cíes, Vigo


Palabras clave: Paludismo; P. falciparum; Gametocitos. 

Key Words: Malaria; P. falciparum; Gametozytes. 


Recibido: 28-XI-00
Aceptado: 29-III-01

Correspondencia: Ángel Tomás Camacho García. 
Laboratorio Lema & Bandín. Calle Lepanto 5, bajo. 36201 Vigo (Pontevedra) Spain
E-mail: atcamacho@teleline.com


Introducción 
El paludismo es uno de los problemas de salud más graves existentes. Causa de 300 a 500 millones de casos clínicos al año, afectando al 40-60% de la población mundial1. De los cuatro continentes en los que se presenta, el más afectado es África con cerca de 275 millones de personas infectadas; 100 de ellos son casos clínicos con más de un millón de muertos, sobre todo entre la población infantil. Estas cifras representan el 80% de todos los casos de paludismo en el mundo2
El paludismo fue erradicado en España en el año 1964. Posteriormente se ha pasado de declarar 21 casos anuales en 1967 a 263 casos anuales en 1995, todos ellos importados. Aproximadamente el 65% de los casos son debidos a cepas de P. falciparum y el 23% a P. vivax. Casi el 80% de los paludismos son adquiridos en el África subsahariana3-7
Los viajes intercontinentales a países tropicales conllevan un riesgo potencial de contraer diversas enfermedades; el paludismo es una de las más frecuentes8-9. Además, existe en nuestro país una evidente desinformación entre los viajeros que se dirigen a áreas tropicales sobre las vacunaciones necesarias que se requieren para dicho lugar y la profilaxis que se debe realizar10
El tratamiento de elección para los pacientes provenientes de zonas cloroquino-resistentes a P. falciparum es la combinación de quinina (10 mg/kg/8 h, máximo 600 mg/8 h) y doxiciclina (100 mg/12 h) durante 7 días3

Historia clínica 
Presentamos un caso de paludismo importado, procedente de África occidental (Angola), siendo el motivo de desplazamiento de origen profesional (marinero). El paciente tenía 42 años y fue desembarcado en Villagarcía de Arosa (Pontevedra) con una sintomatología de fiebre, astenia, cefalea y mialgias. No presentaba clínica neurológica. En la exploración física destacaba la ictericia y la esplenomegalia. En cuanto a los parámetros analíticos, cursó con anemia normocítica normocrómica (Hb: 7.1 gr/dl, hematíes: 2.42 mill/mmc, hematocrito: 20.5%), leucopenia (3.5 mil/mmc) y trombopenia (51 mil/mmc), con un elevado aumento de la velocidad de sedimentación globular (78 mm a la 1ª hora). La bilirrubina total era alta (4.4 mg/dl), el hierro elevado (194 ug/dl), existía una clara hiponatremia (Na: 122 mEq/L) y la urea se encontraba ligeramente elevada (95 mg/dl). 
El examen de la extensión sanguínea y el de la gota gruesa mostró la presencia de hematíes con formas intraeritrocitarias en anillo y abundantes gametocitos de forma alargada (figura 1-2). Todos estos datos morfológicos coinciden con paludismo por Plasmodium falciparum



Dada su procedencia, Angola, considerada zona de elevada transmisión de P. falciparum cloroquina-resistente, se consideró apropiado tratarlo con la combinación de quinina (10 mg/kg/8 h) y doxiciclina (100 mg/12 h) durante 7 días. 
La evolución fue favorable, remitiendo la fiebre a las 48 horas postratamiento y siendo dado de alta a los 8 días de su ingreso. 

Discusión 
Ante todo síndrome febril a la vuelta del trópico hay que pensar siempre en el paludismo como posible causa de la fiebre y hay que efectuar las pruebas diagnósticas lo más rápido posible y un tratamiento adecuado. El retraso en el diagnóstico y por tanto del tratamiento puede tener graves consecuencias para el paciente. Por ello un síndrome febril a la vuelta del trópico es siempre una urgencia médica. 
Debe existir en nuestro país una clara información entre los viajeros que se dirigen a áreas tropicales sobre la profilaxis que se debe realizar. 

 

Bibliografía 

1. OMS. Weekly Epidemiol. Record, February, 1996; 71: 41-48.          [ Links ]

2. Tomás S, Torne J, García-Conesa J, Garcés JM. Paludismo importado: descripción clínica y epidemiológica de 49 casos. An Med Intern 1989; 6: 523-526.          [ Links ]

3. Gascón J. La malaria. Una visión desde nuestro país. Medicina Integral 1999; 34 (2): 62.          [ Links ]

4. Alós JI, Cercenado E, Rodríguez-Creixems M, Erice A, Bouza C. Suspected airport malaria in Spain. Eur J Clin Microbiol 1985; 4 (5): 630-631.          [ Links ]

5. Farré E, Gascón J, Valls E, Corachán M. Paludismo del siglo XXI: problemática clínico-terapéutica en el paludismo importado. Rev Clín Esp 1998; 198: 815-817.          [ Links ]

6. Ministerio de Sanidad y Consumo. Vigilancia Epidemilógica del Paludismo en España. Año 1995. Boletín Epidemiológico Semanal 1996; 4 (40): 337-340.          [ Links ]

7. WHO. World Malaria Situation in 1994, Part III. Weekly Epidemiol Rec 1997; 72 (38): 285-290.          [ Links ]

8. Sanz J, Guerrero A, Elena A, Hellín T, Burgaleta C, Bouza E. Malaria en España: enfermedad actual. Med Clin (Barc) 1984; 82: 301-304.          [ Links ]

9. Del Rey J. Consideraciones epidemiológicas a la patología infecciosa emergente. El problema de las migraciones. An R Acad Nac Med 1997; 114: 81-99.          [ Links ]

10. Corachán M, De Pedro I. El paludismo en España. Actualización. Med Clín (Barc) 1993; 101 (11): 418-420.         [ Links ]