SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.51 número2 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista de Diagnóstico Biológico

versión impresa ISSN 0034-7973

Rev Diagn Biol v.51 n.2 Madrid abr.-jun. 2002

 

ORIGINAL 

Recuento de plaquetas y volumen plaquetario medio en una población sana


AM. Agustino, R. Piqueras, M. Pérez*, P. García de Rojas*, J. Jaqueti, F. Navarro

Laboratorio Central. Hospital Universitario del Aire de Madrid.

* Laboratorio de Análisis Clínicos. Clínica Fuensanta de Madrid.


Palabras clave: recuento de plaquetas; volumen plaquetario medio; anticoagulantes.

Key Words: platelets number; mean platelet volume; anticoagulants.


Resumen

Fundamento: Comprobar la cifra de plaquetas para nuestra población (inferior, según algunos autores, a la de otras poblaciones del norte de Europa), así como su correlación con el volumen plaquetario medio (VPM), y la influencia sobre este de dos anticoagulantes, EDTA y citrato. 

Sujetos y métodos: Se midió la cifra de plaquetas y el VPM en 933 hombres y mujeres sanos, se calculó el intervalo de referencia del 95,5% para el recuento de plaquetas, y se correlacionó con el VPM y concentración de hemoglobina. 

Resultados: El recuento de plaquetas (media; desviación estándar) fue de (226; 46) x 109/l, con límites de 144 y 326, siendo mayor para las mujeres (234; 47) que para los hombres (224; 46), alcanzando significación estadística solo en el grupo de 31 a 40 años. El VPM medido en EDTA fue de (8,8; 0,9 fl), con límites de 6,7 y 14,3; sin diferencias entre sexos. Se observó una correlación inversa (r = -0,465) con el VPM, no existiendo correlación con la cifra de hemoglobina. Se observó un VPM significativamente mayor con EDTA (9,9; 0,9), que con citrato (11; 1,0), con buena correlación entre ambos (r = 0,91). 

Conclusiones: El valor medio de plaquetas es mayor en las mujeres, sin relación aparente con la cifra de hemoglobina, existiendo sin embargo una correlación inversa con el VPM. A diferencia de otros estudios españoles, nuestros recuentos de plaquetas, aunque sensiblemente inferiores al de otros países, siguen siendo mas parecidos a los de poblaciones del norte de Europa. Creemos necesarios estudios más amplios en nuestro país para poder establecer rangos de referencia adecuados.

Summary

Background: Check the platelets number of our population (according to some authors, lower than others platelets number of northern Europe population), as well as their correlation whit mean platelet volume (MPV), and the anticoagulants (EDTA and citrate) influence in these platelets number. 

Subjects and methods: It was measured platelets number and MPV in 933 healthy men and women. A reference range of 95,5% was calculated for counting platelets and it was referred to MPV and hemoglobin concentration. 

Results: The platelets number (mean; standard deviation) was (226; 46) x 109/l, with limits of 144 and 326, and it was bigger for the women (234; 47) than for the men (224;46), reaching only significantly statistic importance in the group from 31 to 40 years old. The MPV measured in EDTA was (8,8; 0,9fl), with limits of 6,7 and 14.3; without differences among sexes. An inverse correlationship was observed (r = -0,465) with the MPV, not existing correlationship with the haemoglobin concentration. A significantly bigger MPV was observed with EDTA (9,9; 0,9) than with citrate (11; 1,0), with good correlationship between each other (r = 0,91). 

Conclusions: The platelets mean number is higher in women, without apparent relationship with the haemoglobin concentration, but with an inverse correlationship with the MPV. Contrary to others Spanish studies, our platelets number, although sensibly lower than other countries, are similar to those of northern Europe population. Finally, we believe necessary more extensive studies in our country to be able to establish correct reference ranges.


Recibido: 3-IX-01 
Aceptado: 10-IV-02

Correspondencia: Ana Mª Agustino Fernández-Pacheco 
Laboratorio Central. Hospital del Aire de Madrid. 
C/ Arturo Soria Nº 82. Madrid 28027 
E-mail: Agustino@arrakis.es


Introducción 

La cuantificación de la cifra de plaquetas en sangre periférica es esencial como herramienta diagnóstica en distintas situaciones patológicas. La utilidad de la medida de otros parámetros plaquetares, que en la actualidad son determinados por la mayoría de los contadores automáticos, como el volumen plaquetar medio (VPM), índice de distribución de plaquetas (PDW) y plaquetocrito (PLTº), es algo mas controvertida1.Se cree que el VPM está influenciado por determinados anticoagulantes2, por el tiempo pasado desde la extracción de la muestra hasta su determinación1-3, y por la presencia en sangre periférica de artefactos como fragmentos de eritrocitos y blastos leucémicos, que influyen en la distribución del volumen plaquetar y la aparente relación de éste con el contaje plaquetar4

La mayoría de los laboratorios, así como los libros de consulta, consideran como cifra normal de plaquetas para la población adulta la comprendida entre 150 - 450 x 109/l5, aunque se han descrito en nuestro país cifras inferiores en sujetos sanos7, por lo que dichos límites podrían no ser los más adecuados para nuestra población. 

Para constatar ésto, en el presente trabajo, hemos realizado un estudio del recuento de plaquetas y sus límites en una población de individuos sanos y correlacionamos la cifra de plaquetas con el VPM. 

A su vez estudiamos la influencia de dos anticoagulantes distintos en el volumen plaquetar.

Material y metodos 

Población en estudio: 

Se analizaron los datos de 933 hemogramas de individuos sanos de una revisión anual de empresa, 718 eran varones y 215 mujeres con edades comprendidas entre 17 y 69 años, con una media de 37,4 y una desviación estándar de 11,1. 

Las muestras de sangre se obtuvieron por venopunción directa en tubos que contenían K
3-EDTA como anticoagulante (concentración final 1,5 mg/dl). 

Todas las muestras se procesaron en un analizador Coulter MAXM (Izasa) entre 1 y 4 horas después de su obtención. 

Se evaluó la cifra de plaquetas y el volumen plaquetar medio (VPM), la correlación entre ambos, así como la relación entre cifra de plaquetas y hemoglobina. 

También se analizaron 85 muestras de sangre total de pacientes que acudieron a nuestro laboratorio, obtenidas por venopunción (sistema Vacutainer) en tubos de K3- EDTA (1,5 mg/dl) y de citrato sódico (1.4 V/V). Se procesaron antes de las dos horas de su extracción en un Sysmex SE-9000 (Roche Diagnostics). 

En el estudio estadístico de los resultados se evaluó la normalidad de la distribución de los distintos parámetros y al no cumplirse, se realizó una transformación logarítmica de los valores. Se calculó la media y desviación estándar (DE) y se eliminaron por aberrantes todos los valores que excedían de tres desviaciones de la media. 

También se calcularon los límites del intervalo de referencia para el 95,5% de la población como correspondientes a los percentiles 2,25 y 97,5 de la distribución de probabilidad. 

Para la comparación de medias de los distintos grupos se utilizó la prueba de la t de Student. La relación lineal entre variables se estudió mediante el coeficiente de correlación de Pearson. 

El estudio estadístico se realizó mediante el programa Excel para Windows.

Resultados 

Los resultados de los recuentos de plaquetas no se ajustaron a una distribución normal, por lo que se realizó una transformación logarítmica de ellos y se eliminaron 7 valores aberrantes. 

La media del recuento de plaquetas fue de 226 (DE:46) x 109/l y el intervalo de referencia de 144­326, con cifras de 234 (DE:47) para mujeres y 224 (DE:46) para varones, e intervalos de referencia de 133-370 y 142-322 respectivamente. 

El recuento de plaquetas difiere entre ambos sexos y en todos los grupos de edad, pero sólo alcanza significación estadística en el grupo de 31-40 años (tabla I). 

 



Sólo 3 mujeres y 21 hombres del total presentaron recuentos inferiores a 150.000 x 109/l. plaquetas. 

El volumen plaquetar medido en EDTA fue de 8,8 fl (DE: 0,9), con límites de 6,7 y 14,3 siendo similar para ambos sexos. Al estudiar la correlación entre el recuento de plaquetas y el VPM se vio que existía una discreta correlación lineal inversa (r = -0,465) entre las dos variables, que va disminuyendo con la edad (figura1). 

 



No se observó correlación entre el recuento de plaquetas y la cifra de hemoglobina (r = - 0,0679). 

Al analizar la influencia de los dos anticoagulantes, K3-EDTA y citrato sódico, sobre el volumen plaquetar medio se observó un VPM de 9,9 fl (0,93) para citrato y de 11 fl (1,02) para EDTA, con límites de 7,6­12,8 y 8,7­13,7 respectivamente. La cifra resultó ser significativamente mayor para EDTA que citrato, (p<0,01) obteniendo una buena correlación para ambos métodos (r2=0,909, y=1,043 x+0,7144).

Discusión 

A la vista de los resultados de nuestro estudio podemos concluir que los recuentos de plaquetas de nuestra población, son parecidos a los de poblaciones del norte de Europa8 y sensiblemente inferiores a los publicados en Estados Unidos1,4

Si nos comparamos con estudios realizados en nuestro país ocupamos una situación intermedia, con cifras inferiores a las descritas en Valencia por Marugan et al9 y significativamente superiores a las vistas en Barcelona por Lozano et al7

Como ya ha sido publicado con anterioridad1,8,9, nosotros también encontramos una cifra de recuento de plaquetas superior para las mujeres que para los hombres, siendo estadísticamente significativo solo en el grupo de 31 a 40 años de edad. Pensamos que esta diferencia entre sexos carece de interés para la práctica clínica, no siendo necesario diferenciar entre valores de referencia para hombres y mujeres. Se cree que estas diferencias pudieran ser atribuidas a efectos hormonales que afectan a los recuentos de determinados parámetros hematológicos en las mujeres10. Algunos autores7 consideran que la cifra menor de hemoglobina podría provocar concentraciones superiores de eritropoyetina que causaría el aumento de plaquetas en este sexo, ya que observaron una correlación lineal inversa entre la hemoglobina y la cifra de plaquetas. Nosotros no encontramos ningún tipo de relación entre ambos parámetros. 

En cuanto al VPM nuestras cifras se asemejan a las de otras publicaciones4, 9. En el rango de plaquetas estudiado, encontramos una débil correlación lineal inversa entre el VPM y la cifra de plaquetas7,9,10. Se ha visto que en algunos casos esta correlación no es lineal, fundamentalmente para contajes de plaquetas por arriba y debajo de los valores normales de referencia, sugiriendo el uso de normogramas para interpretar el VPM en función de la cifra de plaquetas1,4

Diversos autores han estudiado esta correlación. El VPM podría jugar un papel importante en la fisiología y producción de plaquetas, sugiriendo que la masa de plaquetas circulantes o la combinación de contaje plaquetar y tamaño (VPM) es un parámetro para mantener la hemostasia. Así el plaquetocrito (PLTº = VPM x PLT) tendría importancia como medida de la masa de plaquetas. Varios investigadores han sugerido que la producción de plaquetas es regulada para mantener constante la masa de plaquetas circulantes6

En cuanto a la influencia de los dos anticoagulantes EDTA y citrato sobre el VPM, observamos que, de acuerdo con otros autores1,2,3, el VPM obtenido con EDTA es significativamente mayor que con citrato. Al obtenerse una buena correlación entre ambos parámetros observamos, que en los ordenes de magnitud cercanos al rango fisiológico de VPM (8-11 fl), podemos aplicar la siguiente simplificación: 

VPM (EDTA) Φ VPM (citrato) + 1,1 dado que la pendiente de regresión para ambos es aproximadamente de 1. 

A pesar de que nuestros datos se asemejan a la mayoría de los publicados en otros países de Europa, creemos necesarios estudios de población más amplios y de distintas zonas geográficas para poder establecer rangos de referencia adecuados a nuestro país.

 

Bibliografía 

1. Graham SS, Traub B, Mink IB. Automated platelet-sizing parameters on a normal population. Am J Clin Pathol 1987; 365-369.          [ Links ]

2. Bath PMW. The routine measurement of platelet size using sodium citrate alone as the anticoagulant. Thromb Haemost 1993; 70:687-690.          [ Links ]

3. Threatte GA, Adrados C, Ebbe S, Brecher G.Mean platelet volume: the need for a reference method. Am J Clin Pathol 1984; 81:769-772.          [ Links ]

4. Bressman JD, Williams LJ, Gilmer PR. Mean platelet volume. The inverse relation of platelet size and count in normal subjectcs, and artifact of other particles. Am J Clin Pathol 1981; 76:289-293.          [ Links ]

5. García V. Alteraciones plaquetarias. En Rodés J, Guardia J eds. En Medicina Interna. Masson SA. 1997. Barcelona. 3045-3050.          [ Links ]

6. Thompson CB, Jakubowski JA. The pathophysiology and clinical relevance of platelet heterogeneity. Blood 1988; 72:1-8.          [ Links ]

7. Lozano M, Narváez J, Faúndez A, Mazzara R, Cid J, Jou JM et al. Recuento de plaquetas y volumen plaquetario medio en la población española. Med Clin (Barc)1998; 110: 774-777.          [ Links ]

8. Bain BJ. Ethnic and sex differences in the total and differential white cell count and platelet count. J Clin Pathol 1996;49:661-666.          [ Links ]

9. Marugan I, Sabater V, Sanjuan, L, García-Conde J. Evaluación de los parámetros plaquetares obtenidos por el "Coulter Counter S Plus" en una población normal. SANGRE 1983, 28 (4): 512-522.          [ Links ]

10. Bain BJ. Platelet count and platelet size in males and females. Scand J Haematol 1985;35:77-79.
        [ Links ]