SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.52 issue1 author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Revista de Diagnóstico Biológico

Print version ISSN 0034-7973

Rev Diagn Biol vol.52 no.1 Madrid Jan.-Mar. 2003

 

REVISIONES

Biología celular y molecular del virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

Alfredo Santana1, Casimira Domínguez2, Angelines Lemes3, Teresa Molero3, Eduardo Salido1.

Unidad de Investigación Hospital Universitario de Canarias/ Facultad de Medicina Universidad de La Laguna (1); 
Servicio de Análisis Clínicos (2) y de Hematología y Hemoterapia (3) / Hospital de Gran Canaria Dr Negrín.


Palabras clave: Retrovirus; SIDA; biología molecular.
Key Words: Retrovirus; AIDS; molecular biology.


Recibido: 27-VII-02
Aceptado: 23-XII-02
Correspondencia: Alfredo Santana
Hospital Universitario de Canarias. La Cuesta. 35320-Sta Cruz de Tenerife 
sanrod@teleline.es


Introducción.

El VIH es un retrovirus perteneciente a la subfamilia de los lentivirus. El estudio de éstos, se ha visto notablemente incrementado después del descubrimiento del VIH 1, 2. Los lentivirus son retrovirus exógenos no oncogénicos que causan infecciones persistentes, dando lugar a enfermedades con largos periodos de incubación. El prefijo lenti- hace mención, precisamente, a la capacidad de estos virus para instalarse en el organismo infectado durante amplios periodos de tiempo. Normalmente infectan células del sistema inmune (macrófagos, células T) y causan en ellas efectos citopáticos. Una característica importante, carente en otros retrovirus, es su habilidad para infectar a células quiescentes.

Comparado con otros virus, los lentivirus tienen un genoma de Acido Ribonucleico (ARN) más extenso, en torno a las 10 Kilobases (Kb). Su propiedad más relevante estriba en la capacidad de codificar genes esenciales que permiten la regulación de su propia expresión en la célula infectada.

La replicación de los lentivirus es, en general, tóxica para la célula conduciendo a su disfunción y posterior muerte.

Muchas de las propiedades estructurales y funcionales del VIH son comunes a todos los retrovirus. Por ello, la intensa investigación desarrollada en el campo de los retrovirus ha permitido profundizar y conocer muchos aspectos inéditos de la biología molecular del VIH.

Estructura.

El VIH consta de una bicapa lipídica externa, como envoltura, donde se han encontrado diferentes proteínas membranales del huésped, además de glicoproteínas virales asociadas en trímeros o tetrámeros (Figura 1). La glicoproteína de superficie gp120 3 está unida de forma no covalente a la también glicoproteína transmembranal gp41; estos oligómeros son fundamentales para la actividad biológica del virión ya que aportan el sitio de interacción y fusión con las células blanco, además de aumentar el tamaño del virus hasta en 10 nanómetros (nm) siendo, por tanto, fácilmente identificables por microscopía electrónica. Las partículas virales maduras miden entre los 100 y 130 nm de diámetro, mientras que las inmaduras están entre los 120 y 140 nm 4.

 

 

Por debajo de la envoltura, la proteína miristilada MA (p17) forma la matriz viral de estructura icosaédrica. En el centro, se encuentra la cápside que asemeja a un cono y está constituida por la proteína viral más abundante en la partícula, CA (p24). A excepción de los desoxirribonucleótidos, dentro del cono se encuentra todo el material necesario para armar el provirus: las proteínas virales PR (p15), RT (p55 y p66), IN (p11), NC (p17), Ll (p6), más las dos cadenas idénticas de ARN y un par de iniciadores de ARN transferente (ARNtLys). El VIH, como cualquier otro retrovirus, posee un genoma de ARN de cadena simple (ss) que depende de una sola enzima, la retrotrancriptasa, para convertir su ARN genómico en ADN (provirus) que es posteriormente integrado en el genoma celular. Este provirus posee aproximadamente 9.8 Kb de longitud 5.

Al igual que el resto de retrovirus, en su genoma encontramos tres regiones codificantes, gag, pol y env, que codifican las proteínas de la cápside (Gag), las enzimas necesarias para la replicación (Pol) y la glicoproteína externa (Env), responsable de la infectividad de la partícula viral a través de la unión a receptores específicos de la célula. Las enzimas virales codificadas por pol son la transcriptasa inversa (RT), la integrasa (IN) y la proteasa (PR). Como la mayoría de los retrovirus, el VIH posee un promotor y un sitio de poliadenilación dentro de la región larga terminal (LTR) y expresa un solo transcrito primario.

Las proteínas adicionales expresadas por el VIH son parte de la partícula viral (Vif, Vpr, Vpx), regulan directamente la expresión génica viral (Tat, Rev) o interactúan con la maquinaria celular para facilitar la propagación del virus (Vpu, Nef). Estas proteínas adicionales incrementan la complejidad de la organización y expresión del VIH. Se ha propuesto que los lentivirus deben incluirse en un subgrupo de los retrovirus denominado retrovirus complejos 6, 7. La característica distintiva de este subgrupo es la habilidad para regular su propia expresión vía factores proteicos codificados por el virus. Es esta propiedad la que permite a los virus que la poseen, como el VIH, permanecer durante largos periodos en la célula infectada, generando con ello infecciones crónicas activas.

Ciclo vital del VIH.

Generalidades.

El ciclo vital del VIH sigue, en general, las pautas del resto de retrovirus (Figura 2). Después de que el virus alcanza la célula diana y logra penetrar a través de la membrana plasmática, la RT convierte el ARN viral en ADN. El ADN retrotranscrito es transportado al núcleo e integrado al ADN celular, proceso mediado por la enzima IN. Debido a las características de replicación de los retrovirus, el ADN proviral está flanqueado por las regiones LTR (long terminal repeats), con importantes funciones reguladoras.

 

 

Después de la integración, el ADN retroviral (provirus) usa la maquinaria celular para expresar el ARN viral. El ARN genómico, junto a las proteínas virales, son ensamblados en la partícula viral, que sale de la célula e infecta nuevas células mediante la unión a receptores celulares específicos.

Penetración del virus.

Comienza cuando la proteína Env del VIH se une al receptor de superficie CD4, un miembro de las inmunoglobulinas 8-11. Este receptor se encuentra en los linfocitos T, monocitos, linfocitos B y otras células 12. Aunque CD4 es el receptor primario, se han descrito receptores alternativos para la penetración del VIH en células CD4(-) como, por ejemplo, el esfingolípido galactósido ceramida 13.
El CD4 es una glicoproteína transmembrana de 58 KiloDalton (KDa), siendo la región comprendida entre los aminoácidos 400-430 14,15 la que define el sitio de unión con la proteína viral Env. La interacción de CD4 con Env es de vital importancia para el VIH, permitiendo la infección y disregulación de CD4. Esto afecta la función de las células T y eventualmente permite la depleción de las células T CD4(+) causando inmunodeficiencia en los pacientes infectados.

Los mecanismos post-unión requeridos para la fusión entre VIH y la membrana celular no son bien conocidos. El VIH, como otros retrovirus, infecta a las células de forma pH-independiente, a través de la fusión directa entre las membranas viral y celular 16-18. Se piensa que el proceso es conducido inicialmente a través de cambios conformacionales en Env, justo después de la unión a CD4, los cuales hacen exponer dominios de fusión, localizados en la región hidrofóbica N-terminal de la subunidad transmembrana de Env 19-21.

En la superficie celular humana existen otras moléculas que, junto a CD4, y actuando como cofactores, son cruciales para la eficaz entrada de VIH; destacan el receptor fusina-CCR5 o el receptor para quimiocinas CKR5 22-26.

Síntesis del Provirus.

Después de la penetración del virus, la cápside se desestructura y la RT viral es activada. Existen evidencias experimentales que sugieren el posible comienzo de la retrotranscripción del VIH incluso dentro del virión 27-28. Un complejo ribonucleoproteico (RNP) conocido como "complejo de preintegración" se estructura en el citoplasma de la célula infectada y es responsable de la transcripción reversa y del transporte al núcleo. El RNP contiene al ARN genómico junto a las proteína NC y MA así como las enzimas virales RT e IN 29.
Durante la retrotranscripción, las dos moléculas de ARN del virión son convertidas a una doble cadena lineal de ADN 30.

Transporte nuclear e Integración.

El ADN proviral de doble cadena unido a proteínas es transportado al núcleo de la célula infectada. La cuestión de cómo el complejo de preintegración es transportado desde la membrana plasmática a la membrana nuclear no está del todo claro. Se especula con la posibilidad de que Vif esté implicada en el proceso teniendo en cuenta que la proteína es empaquetada en las partículas virales de VIH asociada al core viral 31. Por otra parte, Vif tiene la habilidad de asociarse con filamentos intermedios como la vimentina que conecta las membranas nucleares y plasmáticas 32. Por ello, parece probable que Vif actúe como puente de unión entre el complejo de preintegración y las moléculas motoras de los microtúbulos celulares para el transporte activo hacia el núcleo.

A diferencia de los oncoretrovirus, VIH puede entrar en el núcleo de células quiescentes como los macrófagos diferenciados. Las tres proteínas virales más importantes en el proceso de translocación nuclear son MA, IN y Vpr 33-37. Uno de los primeros pasos en la importación nuclear del complejo es el reconocimiento de señales de localización nuclear (NLS) presentes en el complejo de preintegración. El proceso en cuestión está mediado por un complejo proteico heterodimérico compuesto por Importina-a (Imp-a) e Importina-b (Imp-b). Imp-a une las NLS mientras que Imp-b media la translocación a través del poro nuclear 38. Tanto MA como IN portan secuencias NLS y se sabe que interaccionan con miembros de las Importinas 39-41.

El ADN del VIH es integrado en el genoma celular a través de la acción de la IN viral en sitios localizados al azar, aunque se han descrito regiones de alta probabilidad de integración 42,43.

Se sabe que el ADN viral lineal es el sustrato directo para la integración 44-46 siendo inviable la integración de formas circularizadas. El provirus integrado es homólogo al ADN viral excepto que se eliminan algunos nucleótidos de cada extremo además de la presencia, en ellos, de cortas repeticiones procedentes del genoma del huésped 47. La integración requiere que IN reconozca los extremos del ADN viral (los sitios att). La IN cataliza la eliminación de dos pares de bases de los extremos 3´ de cada cadena de ADN viral exponiendo un dinucleótido CA, muy conservado entre todos los retrovirus 47. Este ADN viral procesado es unido entonces a los extremos 5´ del ADN celular, previamente cortados, a través de una reacción de transesterificación 48. Las enzimas celulares reparan entonces las uniones generando las repeticiones cortas que flanquean las secuencias virales.

La proteína Nef está implicada en la regulación de la infectividad viral 49,50. De hecho, hay similitudes considerables entre los fenotipos derivados de defectos en Vif y en Nef. Para ambas proteínas, los defectos se manifiestan en un paso muy temprano del ciclo viral y se caracterizan por niveles reducidos en la síntesis de ADNc 51.

Expresión génica.

El provirus integrado y flanqueado por los LTR´s se organiza como una unidad transcripcional eucariótica. El LTR 5´ contiene un promotor/activador y el LTR 3´ contiene un eficiente sitio de poliadenilación. La transcripción del provirus, vía ARNpol II celular, da lugar a un transcrito primario que tiene dos importantes funciones: puede servir como ARN genómico para ser incorporado en el virión, o bien ser procesado para proveer todos los ARN mensajeros (ARNm) que codifican las proteínas virales.

El promotor del VIH es regulado por factores celulares y virales y su actividad varía dependiendo del estado celular. En muchas células de individuos VIH positivos la expresión del virus es indetectable. De este modo, puede existir un estado de latencia en células individuales aunque la infección esté crónicamente activa debido a la expresión continua de VIH en una fracción de las células.

La proteína Tat incrementa en gran medida la expresión del promotor de VIH. Esta proteína es la que permite la alta expresión de ARNm en los primeros momentos posteriores a la infección. Mientras que la activación de Tat conduce básicamente a la obtención de ARNm maduros, la proteína Rev (regulación postranscripcional) regula el balance entre ARNm pre y post splicing. La activación de Rev conduce la última etapa de la expresión viral donde el ARNm que no ha sufrido splicing predomina. La función de Rev dirige el balance de la expresión de las proteínas virales a través de un feedback negativo; la disfunción de esta proteína conduce al estancamiento del virus en un estado en el que domina un patrón ineficaz de la expresión génica 52,53.

En la mayoría de las células, la transición desde la primera etapa de la expresión viral (producción de Tat y ARNm maduros) a la última (producción de Tat y Rev con expresión eficiente de todos los ARNm virales) ocurre con rapidez (horas). Aunque pueden detectarse muchas células conteniendo el genoma de VIH pero sin expresión proteica, parece que sólo unas pocas pueden bloquearse en las primeras etapas de la expresión viral 54.

Ensamblaje del virión.

Las proteínas estructurales traducidas se van acumulando dentro de la membrana plasmática. La proteína Gag interacciona con Env que está embutida en la membrana plasmática. La multimerización del precursor Pr55gag lleva consigo el inicio de la formación de la partícula. Junto a Pr55gag, algunas Pr160gag-pol son también incorporadas al virión. Dos moléculas de ARN genómico son también encapsuladas junto a las moléculas de ARNtLys3. La integración de Pr160gag-pol a la partícula permite la activación de la misma.

El corte ordenado de Pr160gag-pol y Pr55gag dirige la maduración de la partícula y su inmediata liberación. Este es un paso esencial para la producción de viriones infectivos, ya que las partículas virales conteniendo las moléculas precursoras no son infectivas. El proceso descrito permite que se inicie también la maduración y activación de otras enzimas virales. La RT está asociada con el complejo ARNgenómico-ARNt e inicia la retrotranscripción si hay disponibilidad de nucleótidos trifosfato (dNTP). Las proteínas accesorias Vif y Vpr y posiblemente Nef son también incorporadas al virión junto con las proteínas celulares|, jugando un papel importante en el proceso de ensamblado 55-57. En algunos casos, estas proteínas celulares son muy importantes para la infectividad viral 58-59.

Una de las peculiaridades de VIH es el requerimiento de ciclofilina A (CyPA) para la infectividad del virus 60,61. CyPA, una chaperona con actividad peptidil isomerasa tiene un papel general en el plegamiento proteico 62,63 y se cree que interacciona directamente con Gag del VIH 61. Probablemente sea necesaria para el correcto plegamiento de Gag 64.

Promotor viral.

El potente promotor del VIH contiene una caja TATA y sitios de unión para factores de transcripción celulares incluyendo sitios para NF-KB y Sp1 65-69. Estos factores de transcripción son esenciales para la función del promotor. Hay dos sitios de unión en tandem para NF-KB (posiciones -104 y -90) y tres sitios de unión para Sp1 (-78 a -47). La delección de los sitios Sp1 o de los NF-kB reduce la actividad del promotor mientras que la retención de un solo sitio NF-kB es suficiente para el desarrollo completo de la actividad del promotor 65, 67, 69. Por ello, la composición del promotor más simple eficaz contiene 1 sitio NF-kB, los sitios Sp1, la caja TATA, el sitio de iniciación de transcripción y el elemento sensible a Tat (TAR).

El promotor de VIH es altamente inducible y responde al estado de activación de la célula infectada. NF-kB es el mayor activador inducible conocido. Se han identificado otros sitios de unión para otros tantos factores como NFAT y AP1 en la región U3. Sin embargo, parece que sólo los sitios para Sp1, NF-kB, Ap2 y HIP-1 afectan a la expresión del promotor de VIH en células humanas 70. Estas interacciones unen la expresión de VIH a la activación de genes específicos de células T y contribuyen a explicar las propiedades biológicas descritas de este virus. Los factores celulares que interaccionan con el promotor han sido intensamente estudiados y son motivo de bastantes revisiones 71-73.

Está bien establecido que en muchas células del tejido linfoide de individuos infectados se encuentra el VIH latente 74,75, aunque la replicación viral en el organismo esté siempre activa. En las células T en reposo la actividad del promotor de VIH es mínima siendo éste uno de los mecanismos más importantes que permiten la quiescencia viral en la mayoría de las células primarias. La activación celular está asociada con la activación viral. Debido a la baja actividad basal de LTR en los linfocitos T en reposo, la transactivación dependiente de NF-kB es necesaria para la inducción del LTR del VIH y para la propagación viral. Además, el VIH emplea un segundo paso regulatorio esencial en el que interviene la proteína viral Tat. Esta se une al elemento TAR del ARN en el comienzo de la transcripción, incrementándola en gran medida. Por todo lo expuesto, el promotor completo activado del VIH es uno de los más potentes conocidos en células humanas.

Señales regulatorias en el ARN viral.

Se han identificado muchos sitios en el ARN viral del VIH que son esenciales para su propagación. Entre ellos, se incluyen los elementos reguladores positivos TAR y el elemento sensible a Rev (RRE) junto a los negativos, que inhiben la expresión (INS o CRS). Estos elementos negativos regulan la expresión mediante la interferencia en la estabilidad, transporte y traducción de los ARNm. Junto a los descritos, el ARNm también contiene varios sitios necesarios para otros pasos en el ciclo viral como la dimerización del ARN genómico y la encapsidación (sitio psi).

Como otros lentivirus, el VIH contiene muchos sitios de splicing comparado con los oncoretrovirus. El control preciso del splicing es esencial para los retrovirus ya que requieren del ARNm sin procesar para la encapsidación dentro de la partícula viral (ARN genómico). El splicing de VIH no ocurre rápidamente in vitro ni in vivo 76 permitiendo su precisa regulación.

ARNm virales.

El transcrito primario del VIH generado por la ARNpol II está protegido con una estructura CAP en 5´ y una cola de poliAdeninas en el extremo 3´. Una porción de este transcrito es sometido a splicing alternativo, generando más de 30 especies diferentes de proteínas virales 5, 76-82. Para propósitos de regulación génica estos ARNm pueden dividirse en dos clases.

La primera clase, incluyendo los ARNm inmaduros y los que han sufrido parcialmente el proceso de splicing dependen de la proteína Rev para una expresión eficaz. Estos ARNm codifican para Gag, Pol, Vif, Vpr, Vpu, Env y Tat-1.

La segunda clase comprende a los ARNm pequeños sometidos a splicing completo. Estos ARNm son expresados eficazmente en ausencia de Rev y codifica para Tat-2, Rev y Nef así como para Vpr y otras como Tev.

Se sabe que la producción de ARNm maduros está gobernada por la interacción de las proteínas virales Tat y Rev con elementos cis-acting sobre los ARNm (TAR y RRE).

Se han descrito tanto ARNm monocistrónicos (gag-pol, tat, tat-1) como bicistrónicos (rev/nef, vpu/env). En general, cada proteína viral es producida por más de un ARNm. Estos ARNm son sometidos a splicing y codifican una de las proteínas como el primer ORF(marco de lectura abierto), resultando una expresión óptima. Las excepciones a esta regla general están en el precursor de Gag/Pol que es producido por el ARNm sin splicing mientras que Env es producida como el segundo ORF por el ARNm bicistrónico vpu/env 83.

Múltiples estudios corroboran el hecho de que la producción de VIH puede tener lugar dentro de un gran margen de niveles de ARNm. Está bien establecido que los diferentes VIH aislados varían ampliamente en sus características biológicas como tropismo, niveles de expresión y citopaticidad. Debido a la variación en el splicing de los aislados primarios, como se ha descrito, es concebible que algo de la variabilidad en las propiedades biológicas de los diferentes VIH debe poder ser explicado como resultado de diferencias en el splicing.

Proteínas virales.

Los genes del VIH codifican para diversas proteínas que pueden clasificarse, básicamente, en tres clases.

Proteínas estructurales.

* Gag: el gen gag da lugar a una proteína precursora de 55 KDa también llamada p55 que se expresa a partir del ARNm viral sin procesar. La poliproteína Gag es la encargada de reclutar dos copias del ARN genómico viral junto a otras proteínas celulares y virales que permite la expulsión de la partícula viral desde la superficie de una célula infectada. Después de la expulsión, la p55 es fraccionada por proteasas 84 codificadas por el virus (derivadas del gen pol) durante el proceso de maduración. Las cuatro proteínas derivadas de este procesamiento proteolítico son MA (matriz, p17), CA (capside, p24), NC (nucleocapside, p9) y p6 84.

Las moléculas MA facilitan el transporte nuclear del genoma viral mediante una señal que reconoce la maquinaria nuclear celular. Este fenómeno es el que permite al VIH infectar a células que no están en mitosis (85). La proteína CA o p24 forma el core cónico de las partículas virales (61,62,86). La región NC de Gag es responsable del reconocimiento específico de la llamada señal de empaquetamiento de VIH (87). La región polipeptídica p6 media las interacciones entre p55 y la proteína accesoria Vpr, permitiendo la incorporación de Vpr a los viriones 88.

* Gag-Pol (precursor): las proteínas PR, IN, ARNasa H y RT son también expresadas dentro del contexto de una fusión proteica Gag-Pol 89. El precursor Gag-Pol (p160) es generado por un evento de cambio de marco de lectura ribosomal (frame shifting) desencadenado por un elemento cis-acting específico 90. Cuando los ribosomas encuentran este motivo cambian al marco de lectura de pol (aprox 5% del tiempo) sin interrumpir la traducción. Durante la maduración viral, las proteasas virales separan el polipéptido Pol del Gag y a continuación digieren éste para separar la PR (p10), RT (p50), ARNasa H (p15) y la IN (p31).

La PR del VIH es una aspartil proteasa 91 que actúa como un dímero. La actividad proteasa es importante para la escisión de los precursores durante la maduración del virión. El conocimiento de la estructura tridimensional de esta proteasa 92 ha sido de gran interés farmacológico permitiendo la generación de nuevos fármacos, diseñados para inhibir específicamente esta enzima viral. Es quizá uno de los mejores ejemplos de la utilidad real que la investigación básica presta a la medicina clínica.

La RT es codificada por el gen pol. El ADN viral puede ser completamente sintetizado en 6 horas desde la penetración del virus, aunque puede permanecer sin integrar durante largos períodos de tiempo 92.

La IN media la inserción del ADN proviral en el ADN genómico de la célula infectada. En el proceso se ven implicadas 3 funciones diferentes de IN 44. Por una parte la actividad exonucleásica corta dos nucleótidos de cada final 3´ del dúplex de ADN viral lineal. A continuación, una endonucleasa de actividad "doble cadena" corta el ADN de la célula huésped en el sitio de integración. Por último, la actividad ligasa genera una unión covalente simple en cada extremo del ADN proviral. Se cree que la zona de integración viene influenciada por la accesibilidad al ADN incluido en la cromatina 93. Al menos in vitro, los sitios donde el ADN se encuentra retorcido dentro de la cromatina son puntos calientes para la integración 94. Sin embargo, la integración preferencial en regiones de cromatina abierta, transcripcionalmente activa, facilita la expresión del provirus. Los genes virales no son expresados eficazmente desde el ADN proviral no integrado 95.

* Env: se trata de una proteína de 160 KDa (gp160) que se expresa a partir de un ARNm sometido a splicing simple. Sintetizada en el retículo endoplásmico, Env emigra a través del complejo de Golgi donde es glicosilada con 25-30 cadenas de carbohidratos en los residuos de asparagina. Esta glicosilación es importante para la infectividad del virus 96. Una proteasa celular escinde gp160 para generar gp41 y gp120. Mientras que gp41 contiene el dominio transmembrana del Env, la gp120 se localiza en la superficie de la célula infectada y del virión a través de interacciones no covalentes con gp41. Se sabe que Env existe como un trímero en la superficie del virión.

Las interacciones entre el VIH y el receptor del virión, CD4, están mediadas a través de dominios específicos de gp120 97. La gp120 presenta 9 puentes disulfuro intracadenas muy conservados y 5 regiones hipervariables (V1 a V5) cuyas secuencias de aminoácidos varían bastante entre los diferentes VIH aislados. Una de ellas, conocida como bucle V3, aunque no está implicada en la unión a CD4, es un importante determinante del tropismo preferencial de VIH por las células Linfoides T o los macrófagos primarios 97 Asimismo, este bucle es la principal diana para los anticuerpos neutralizantes que bloquean la infectividad de VIH 98.

Por otra parte, la gp41 contiene un dominio N-terminal fusogénico que media la fusión de las membranas viral y celular permitiendo el vertido de los componentes virales a la célula infectada 99.

Proteínas reguladoras.

* Tat: es un transactivador transcripcional esencial para la replicación del VIH 100. Tat es una proteína que une ARN a diferencia de los factores transcripcionales habituales, que suelen interaccionar con ADN 101,102. En concreto, se une a una estructura corta, en forma de bucle, conocida como "elemento de respuesta a la transactivación" (TAR) que está localizado en el extremo 5´ del ARN viral. Esta unión de Tat a TAR activa la transcripción del LTR de VIH en un orden magnitud de al menos 1000 veces. Tat puede activar la expresión de un número considerable de genes celulares incluyendo el gen del factor de necrosis tumoral (TNF) 103, pudiendo asimismo regular la expresión de otros tantos como el gen bcl-2 104 y el gen MIP-1a 105.

* Rev: se trata de una proteína de 13 KDa que une ARN 106. Producida a partir de ARNm totalmente procesado, Rev induce el tránsito de la expresión génica temprana de VIH a su etapa avanzada. 107. Experimentalmente se ha comprobado que Rev es absolutamente necesaria para la replicación de VIH; así, los provirus que carecen de la función Rev son transcripcionalmente activos pero no expresan genes virales tardíos y, por tanto, no producen viriones.

Proteínas accesorias.

Aparte de los genes y sus correspondientes proteínas descritas anteriormente, VIH contiene otros genes adicionales: nef, vif, vpr, vpu, codificando las llamadas proteínas accesorias.

Las proteínas accesorias no son absolutamente necesarias para la replicación vírica in vitro pero, sin embargo, representan factores de virulencia críticos in vivo. Nef se expresa a partir de un ARNm muy procesado y por tanto, es independiente de Rev. En contraste, Vpr, Vpu y Vif son productos de ARN sometido a splicing incompleto y, por tanto, sólo son expresadas en la fase de replicación tardía Rev-dependiente.

La mayoría de las proteínas accesorias de VIH tienen múltiples funciones tal y como se describe a continuación.

* Nef (negative factor): El gen nef pertenece al grupo de genes de expresión temprana siendo su producto la primera proteína viral que se acumula hasta niveles detectables en la infección por VIH 107. De entre sus múltiples funciones conocidas, destacan la regulación de la expresión de CD4 en la superficie celular 108, la perturbación de la activación de las células T y la estimulación de la infectividad del VIH 109. Nef actúa post-transcripcionalmente para disminuir la expresión en la superficie celular de CD4 110, incrementa la velocidad de endocitosis de CD4 y su degradación lisosomal 111.

El dominio citoplasmático de CD4 y, en particular, una secuencia repetida de dileucinas es el sitio de acción de Nef; asimismo, también regula, aunque en menor medida, la expresión celular de las moléculas del complejo mayor de histocompatibilidad clase I.

Está demostrado la capacidad de Nef para perturbar la activación de las células T. Diversos estudios demuestran que la expresión de Nef tiene un efecto negativo en la inducción de NF-kB y en la expresión de IL-2 50. En cualquier caso, Nef ejerce efectos pleiomórficos en la activación de las células T dependiendo del contexto de expresión. Consistente con este modelo, se ha encontrado que Nef está asocida con diversas quinasas presentes en las células T helper.

Nef también es capaz de estimular la infectividad de los viriones 112. Las partículas de VIH producidas en presencia de Nef pueden ser 10 veces más infectivas que los viriones producidos en su ausencia.

* Vpr: aproximadamente 100 copias de Vpr están asociadas con cada virión 113. Juega un papel en la habilidad del VIH para infectar células que no están en mitosis en tanto que facilita la localización nuclear del complejo de preintegración 36. También puede bloquear la división celular 114; las células que expresan Vpr arrestan en la fase G2 del ciclo celular 115, 116. La expresión de Vpr parece prevenir la activación del complejo p34cdc2/ciclina B, conocido regulador del ciclo celular, importante para la entrada en mitosis (117-119). Asimismo, Vpr interacciona con la proteína uracil-ADN-glicosilasa (UNG) 119 cuyas consecuencias biológicas están aún por determinar.

* Vpu: este polipéptido de 16 KDa es una fosfoproteína integral de membrana que está localizada en las membranas celulares 120. Vpu es expresada del mismo ARNm que codifica a Env. Vpu es traducida, desde este ARNm, a niveles 10 veces menores que Env ya que el codón de iniciación en la traducción de Vpu no es eficaz 83.

Las dos funciones de Vpu, la modulación de CD4 y el incremento de la liberación de viriones, están genéticamente separadas 121.

En las células infectadas por VIH los complejos formados entre CD4 y la proteína de la cubierta viral en el retículo endoplásmico causan el atrapamiento de ambas proteínas dentro de este compartimento. La formación de complejos Env-CD4, por tanto, interfieren con el ensamblaje del virión. Vpu se encarga de liberar la cubierta viral, desencadenando la degradación de las moléculas de CD4 unidas con Env 122.

Vpu también incrementa la liberación de VIH desde la superficie de una célula infectada. En ausencia de Vpu, puede observarse un número alto de viriones agregados a la superficie de la célula infectada 58.

* Vif: es una polipéptido de 23 KDa, esencial para la replicación de VIH en los linfocitos de sangre periférica, macrófagos y algunas líneas celulares 59. En muchas líneas celulares Vif no es imprescindible y, por ello, se denominan como permisivas para VIH-mutantes de Vif. Los viriones producidos en estas condiciones pueden infectar a células no permisivas aunque los virus resultantes no son infectivos. Diversos estudios indican que es posible complementar la infectividad de estos mutantes de Vif mediante su expresión en las células productoras pero no en la diana 123. Estos resultados indican que Vif debe estar presente durante el ensamblaje del virión siendo incorporada a posteriori 31. Este fenómeno, sin embargo, no es específico porque Vif es también incorporada a retrovirus heterólogos como los virus de la leucemia murina 124. Los VIH sin Vif pueden entrar en las células pero no sintetizan eficazmente el ADN proviral . No está claro si el defecto en Vif afecta directamente a la retrotranscripción, a la desestructuración del virus o a la estabilidad del complejo nucleoproteico viral. Los viriones mutantes de Vif tienen cores con nucleoproteínas empaquetadas erróneamente como revelan los análisis de microscopía electrónica 125.

Regulacion de la expresion génica de VIH.

La regulación de la expresión génica de VIH es llevada a cabo por una combinación de factores celulares y virales. Se produce a niveles tanto pre como post-transcripcionales.

Los genes del VIH se dividen en genes tempranos y genes tardíos 126, 127. Los genes tempranos (tat, rev, nef) se expresan a través de un proceso Rev-independiente. Los ARNm que codifican para genes tardíos (gag, pol, env, vpr, vpu, vpi) requieren de Rev para ser localizados citoplasmáticamente y poder ser expresados.

* Regulación de la transcripción: como ya se ha comentado, el LTR de VIH contiene sitios de unión a ADN para múltiples factores de transcripción. Los más directamente implicados en la regulación de la transcripción de VIH son aquellos pertenecientes a la familia NF-kB. La proteína NF-kB permite al virus ser el responsable del estado de activación de la célula T infectada. La estimulación del TCR provoca que la forma inactiva de NF-kB (localizada en el citoplasma) sea translocada al núcleo donde induce la expresión de una serie de genes específicos relacionados con la activación de la célula T. La NF-kB y la consiguiente activación de la transcripción del provirus puede también ser inducida por la citocinas TNF-a e IL-1 128. Este fenómeno podría ser de interés en la patogenia del SIDA. Por una parte, la activación fisiológica de una célula T latente infectada puede ser el modo en el que la latencia finaliza y comienza la producción del virus. Por otra, las múltiples infecciones que sufren los pacientes con SIDA suponen una elevada expresión de TNF pudiendo éste estimular la producción de VIH y la infección de más células 129.

El LTR de VIH también contiene sitios de unión para los factores de transcripción constitutivos Sp-1, Lef y Ets así como para los factores de transcripción inducibles NF-AT y AP-1 130, 131. Es sabido que Lef y NF-At son factores específicos de las células T mientras que los sitios de unión para Sp-1 son esenciales para el eficaz funcionamiento del promotor del VIH.

La activación inicial del LTR del VIH es una consecuencia de los factores de transcripción constitutivos e inducibles celulares. La activación del LTR por factores de transcripción conduce a la generación de transcritos cortos 132. En el proceso interviene un elemento localizado justo después (downstream) del sitio de iniciación de la transcripción conocido como "inductor de transcritos cortos" (IST) 133.

Sin embargo, se generan también algunos transcritos completos que permiten la producción de Tat. La proteína Tat interacciona entonces con TAR para incrementar inmediatamente los niveles de transcripción del ARN viral.

* Splicing del ARNm y localización celular: el transcrito primario de VIH contiene múltiples donadores (5´ splice sites) y aceptores (3´ splice sites) de splicing que pueden procesarse dando lugar a más de 30 ARNm alternativos 80. La mayoría de los ARNm son policistrónicos conteniendo ORF de más de una proteína. Estos ARNm expresan generalmente un solo producto génico. La elección de un determinado ORF está gobernado por la eficacia del codón de iniciación y de la proximidad de este codón al extremo 5´ del ARNm 134.

Los ARNm de VIH producidos pueden ser clasificados en tres clases:

1. ARN sin procesar: el transcrito primario no sometido a splicing de 9 Kb puede ser expresado para generar los precursores de Gag y Gag-Pol o bien empaquetado en los viriones sirviendo entonces como ARN genómico.

2. ARN sometido a splicing incompleto: estos ARNm usan el sitio donador de splice cercano al extremo 5´ de ARN genómico del VIH en combinación con cualquiera de los aceptores localizados en la región central del virus. Estos ARN pueden expresar en potencia Env, Vif, Vpu, Vpr y Tat (isoforma de un exón). Todos ellos retienen el segundo intrón del VIH.

3. ARN sometido a splicing completo: en ellos se han eliminado los dos intrones de VIH y pueden expresar Rev, Nef y Tat (isoforma de dos exones). Estos ARNm no requieren la expresión de la proteína Rev.

Como norma general, los ARN que contienen intrones deben ser sometidos a splicing completo antes de que puedan salir del núcleo. Esta regulación es esencial ya que previene la traducción de secuencias intrónicas contenidas en los ARNm con splicing parcial. En el caso de VIH, la proteína Rev une al ARN viral y retiene las secuencias intrónicas dirigiendo su exportación desde el núcleo. Esta estrategia permite la salida del núcleo de ARNm parcialmente procesados, portando secuencias intrónicas. Los ARNm totalmente procesados dejan el núcleo a través de los mecanismos habituales de transporte. En cualquier caso, es necesario la existencia de unos niveles mínimos de Rev para que se produzca la salida nuclear de ARNm con intrones lo que explica el porqué éstos codifican para productos génicos virales tardíos. En contraste, las proteínas codificadas por los ARNm totalmente procesados (Nef, Tat y Rev) pueden producirse inmediatamente y son por ello productos génicos virales precoces.

Variabilidad del VIH.

La secuenciación del genoma de diferentes VIH aislados, procedentes de diversas regiones han demostrado una amplia divergencia 135. El VIH-1 puede ser dividido al menos en 9 subtipos genéticos (A-J y O). En Europa y USA hay dominancia del subtipo B mientras que en otras partes del mundo predominan otros subtipos solos o en combinación. Se sabe que existen diferencias en cuanto a los diferentes subtipos se refiere; así, los subtipos noB parecen transmitirse de forma diferente que los B pudiendo causar epimedias con características diferenciadas. Los subtipos A y E parecen ser más eficaces en la transmisión heterosexual pudiendo causar nuevas y severas epidemias tanto en países del primer mundo como en aquéllos en vías de desarrollo.

El mecanismo de generación de la variabilidad de VIH-1 es similar a la de otros retrovirus. La falta de función correctora en las enzimas virales y celulares implicadas en la replicación viral lleva a tasas altas de error con la continua generación de variantes (aproximadamente 3x10-5 por base y por ciclo de replicación). Las mutaciones incorporadas por la RT retroviral incluyen sustituciones de aminoácidos, mutaciones frameshift (cambio pauta de lectura) y delecciones 136. Junto a ello, parece que la transcripción inversa puede conducir a provirus hipermutados que contienen múltiples sustituciones G--A 137. Además, es posible variaciones en el genoma viral a través de recombinación entre las dos moléculas de ARN viral 138,139 durante la síntesis de ADN.

Se sabe que la variabilidad genética del VIH-1 afecta más a unos genes que a otros. Parece claro que el gen env es el que presenta el mayor número de mutaciones 140. El análisis bioquímico profundo ha demostrado que no sólo se conservan más los genes como gag o pol sino que los tipos de nucleótidos y aminoácidos de esas regiones son distintos a los encontrados en la envoltura 141. En gag y pol la mayoría de los cambios de las secuencias de nucleótidos se deben a mutaciones puntuales mientras que en la envoltura existen agrupaciones de cambios que afectan a delecciones en tramas, inserciones y duplicaciones. En la envoltura es frecuente encontrar mutaciones de un solo nucleótido que dan lugar a mutaciones no silentes. A pesar de esta extrema variabilidad del gen env del VIH-1, existen regiones muy conservadas que previsiblemente desempeñan importantes funciones biológicas. Las 18 cisteínas localizadas en la región extracelular de la envoltura y la mayoría de las localizadas en la gp41 están conservadas en casi todos los virus 142. Este hallazgo respalda la teoría de que las cisteínas son necesarias para mantener la envoltura con una configuración estructural tridimensional adecuada. Existen también otras regiones muy conservadas, identificadas como C-1 a C-4, entremezcladas con regiones de hipervariabilidad (V1-V5) en la región de la envoltura extracelular.

Durante la infección crónica activa, la continua propagación de altos niveles de virus lleva a muchos ciclos de replicación y a la generación de un enorme número de variantes. La selección de variantes antigénicas y de mutantes resistentes a drogas es fácil en estas condiciones.

Existen pruebas suficientes que indican que la variación genotípica del VIH-1 in vivo es rápida y amplia, que numerosas variantes de formas viricas coexisten en el tiempo dentro del mismo enfermo y que los cultivos de VIH-1 consisten realmente en mezclas complejas de virus genotípicamente distintos aunque emparentados.

Sin duda la diversidad genómica del VIH-1 es uno de los mayores obstáculos actuales en la obtención de terapias efectivas.

VIH-2.

El VIH-1 es el agente etiológico del SIDA epidémico de Africa Central, Europa, USA y la mayoría de los restantes países. Las primeras pruebas de un segundo grupo importante de retrovirus asociados a la inmunodeficiencia humana adquirida se muestran en las publicaciones de Barin et al 143-145. Investigaciones posteriores llevaron al aislamiento de un virus linfótropo T humano emparentado con el SIV, denominado actualmente como virus de la inmunodeficiencia humana-2 (VIH-2) 146-148 y que se encuentra con mayor frecuencia en Africa Occidental.

Antigénicamente, el virus VIH-2 sólo presenta reacciones cruzadas con el VIH-1 en la proteína p24/p25 y de forma ligera con Pol mientras que guarda más semejanzas con el SIV de macaco. Entre el SIV y VIH-2 existe una homología en la secuencia de nucleótidos de alrededor del 75% mientras que entre VIH-2 y VIH-1 sólo es del 40% 149.

Como sucede con el VIH-1, el VIH-2 es un retrovirus, posee ARN como genoma, está limitado por secuencias LTR terminales redundantes y contiene los genes gag, pol y env. Existen 6 genes más (tat, rev, nef, vif, vpr y vpx) estando todos relacionados con los del VIH-1 salvo el vpx que sustituye al vpu. La mayor similitud entre ambos subtipos es a nivel de las proteínas del core (Gag, Pol) lo que explicaría la reactividad cruzada entre ambos virus.. Tiene un ciclo biológico similar al VIH-1 infectando de la misma forma a células que presenten CD4.

A pesar de todo, ambos tipos causan síndromes clínicos similares. Es interesante señalar la existencia de algunas publicaciones en las que se muestran datos sobre la menor patogenicidad de los grupos de virus VIH-2 147.

 

Bibliografía

1. Barre-Sinoussi F, Cherman J, Rey F et al. Isolation of a T-lymphotropic retrovirus from a patient at risk for acquired immnune deficiency syndrome (AIDS). Science 1983; 220:868.         [ Links ]

2. Gallo R, Salahuddin S, Popovic M et al. Frequent detection and isolation of cytopathic retroviruses (HTLV-III) from patients with AIDS and at risk for AIDS. Science 1984; 224:500.         [ Links ]

3. Leis J. Standardized and simplified nomenclature for proteins common to all retroviruses. J Virol 1988; 62:1808.         [ Links ]

4. Gelderblom H. Fine structure of VIH and SIV. En: Korber B, eds. VIH Molecular Immunology Database 1997. National Institute of Allergy and Infectious Diseases; 1997.         [ Links ]

5. Muesing M, Smith D, Cabradilla C et al. Nucleic acid structure and expression of the human AIDS/lymphadenopathy retrovirus. Nature 1985; 313:450-58.         [ Links ]

6. Cullen B. Human immunodeficiency virus as a prototypic complex retrovirus. J Virol 1991; 65:1053.         [ Links ]

7. Myers G, Pavlakis G. Evolutionary potential of complex retroviruses. En: Levy J, eds. The Retroviridae. p1 New York, Plenum Press; 1992.         [ Links ]

8. Dalgleish A, Beverly P, Clapham P et al. The CD4(T4) antigen is an essential component of the receptor for the AIDS virus. Nature (London) 1984; 312:763.         [ Links ]

9. McDouglas J, Mawle A, Cort S et al. Cellular tropism of the human retrovirus HTLV-III/LAV. Role of T cell activation and expression of the T4 antigen. J Immunol 1985; 135:3151.         [ Links ]

10. Maddon P, Dalgleish, McDougal J et al. The T4 gene encodes the AIDS virus receptor and is expressed in the immune system and the brain. Cell 1986; 47:333.         [ Links ]

11. McDouglas J, Nicholson J, Cross G et al. Binding of the human retrovirus HTLV-III/LAV/ARV/VIH to the CD4 (T4) molecule; conformation dependence, epitope mapping, antibody inhibition, and potential for idiotypic mimicry. J Immunol 1986; 137:2937.         [ Links ]

12. Sattentau Q, Clapham P, Weiss R et al. The human and simian immunodeficiency viruses VIH-1, VIH-2 and SIV interact with similar epitopes an their cellular receptor, the CD4 molecule. AIDS 1988; 2:101.         [ Links ]

13. Harouse J, Bhat S, Spitalnik S et al. Inhibition of entry of VIH-1 in neural cell lines by antibodies against galactosyl ceramide. Science 1991; 253:320.         [ Links ]

14. Kowalski M, Potz J, Basiripour L et al. Functional regions of the envelope glycoprotein of human immunodeficiency virus type 1. Science 1987; 237:1351.         [ Links ]

15. Lasky L, Nakamura G, Smith D et al. Delineation of a region of the human immunodeficiency virus type1. gp120 glycoprotein critical for interaction with the CD4 receptor. Cell 1987; 50:975.         [ Links ]

16. Stein B, Gowda S Lifson et al. PH-independent HIV entry into CD4-positive T cells via virus envelope fusion to the plasma mambrane. Cell 1987; 49:659.         [ Links ]

17. McClure M, Marsh M, Weiss R. Human immunodeficiency virus infection of CD4-bearing cells occurs by a pH-independent mechanism. EMBO J 1988; 7:513.         [ Links ]

18. McClure M, Sommerfelt M, Marsh M et al. The pH independence of mammalian retrovirus infection. J Gen Virol 1990; 71:767.         [ Links ]

19. Gallaher W. Detection of a fusion peptide sequence in the transmembrane protein of VIH. Cell 1987; 50:327.         [ Links ]

20. Freed E, Myers D, Risser R. Characterization of the fusion domain of the human immunodeficiency virus type 1 envelope glycoprotein gp41. Proc Natl Acad Sci USA 1990; 87:4650.         [ Links ]

21. White J. Viral and cellular membrane fusion proteins. Annu Rev Physiol 1990; 52:675.         [ Links ]

22. Alkhatib G, Combadiere C, Broder C et al. CC CKR5: A RANTES, Mip-1a, Mip-1b receptor as a fusion cofactor for macrophage-tropic HIV-1. Science 1996; 272:1955.         [ Links ]

23. Deng H, Liu R, Ellmeier W et al. Identification of a major co-receptor for primary isolates of HIV-1. Nature 1996; 381:661.         [ Links ]

24. Dragic T, Litwin V, Allaway G et al. HIV-1 entry into CD4+ cells is mediated by the chemokine receptor CC-CKR-5. Nature 1996; 381:667.         [ Links ]

25. Choe H, Farzan M, Sun Y et al. The chemokine receptors CCR3 y CCR5 facilitate unfection by primary HIV-1 isolates. Cell 1996; 85:1135.         [ Links ]

26. Doranz B, Rucker J, Yi Y et al. A dual tropic primary HIV-1 isolate that uses fusin andchemokine receptors CKR-5, CKR-3 and CKR-2b as fusion cofactors. Cell 1996; 85:1149.         [ Links ]

27. Lori F, di Marzo Veronese F, De vico A. Viral ADN carried by human immunodeficiency virus type 1 virions. J Virol 1992; 66:5067.         [ Links ]

28. Trono D. Partial reverse transcripts in virions from human immunodeficiency and murine leukemia viruses. J Virol 1992; 66:4893.         [ Links ]

29. Bukrinsky M, Sharova N, McDonald T et al. Association of integrase, matrix, and reverse trancriptase antigens of human immunodeficiency virus type 1 with viral nucleic acida following acute infction. Proc Natl Acad Sci USA 1993; 90:6125.         [ Links ]

30. Varmus H, Swanstrom R. Replication of retroviruses. En: Weiss RA, Teich N, Varmus H, Coffin J (eds); ARN Tumour Viruses, p75. Cold Spring Harbor, New York, Cold Spring Harbor Laboratory, 1985; Varmus H. Retroviruses. Science 1988; 240:1427.         [ Links ]

31. Liu H, Wu X, Newman M et al. The vif protein of human and simian immunodeficiency viruses is packaged into virions ans associates with viral core structures. J Virol 1995; 69:7630.         [ Links ]

32. Karczewski M, Strebel K. Cytoskeletal association and virion incorporation of the human immunodeficiency virus type 1 Vif protein. J Virol 1993; 67:4945.         [ Links ]

33. Bukrinsky M, Sharova N, Dempsey M et al. Active nuclear import of human immunodeficiency virus type 1 ipreintegration complexes. Proc Natl Acad Sci USA 1992; 89:6580.         [ Links ]

34. Bukrinsky M, Haggerty S, Dempsey M et al. Nuclear localization signal within VIH-1 matrix protein that governs infection of non-dividing cells. Nature 1993; 365:666.         [ Links ]

35. Heinzinger N, Bukrinsky M, Haggerty S et al. The Vpr protein of human immunodeficiency virus type 1 influences nuclear localization of viral nucleic acids in nondividing host cells. Proc Natl Acad Sci USA 1994; 91:7311.         [ Links ]

36. Von Schwedler U, Kornbluth R, Trono D et al. The nuclear localization signal of the matrix protein of human immunodeficiency virus type 1 allows the establishment of infection in macrophages and quiescent T lymphocytes. Proc Natl Acad Sci USA 1994; 91:7311.         [ Links ]

37. Gallay P, Swingler S, Aiken C et al. VIH-1 infection of nondividing cells; C-terminal tyrosine phosphorylation of the viral matrix protein is a key regulator. Cell 1995; 80:379.         [ Links ]

38. Pemberton L, Blobel G, Rosenblum J. Transport routes through the nuclear pore complex. Curr Opin Cell Biol 1998; 10:392.         [ Links ]

39. Gallay P, Stitt V, Mundy C et al. Role of the karyopherin pathway in human immunodeficiency virus type 1 nuclear import. J Virol 1996; 70:1027.         [ Links ]

40. Gallay P, Hope T, Chin D et al. HIV-1 infection of nondividing cells through the recognition of integrase by the importin/karyopherin pathway. Proc Natl Acad Sci USA 1997; 94:9825.         [ Links ]

41. Bukrinsky M, Haffar O. HIV-1 nuclear import: in search of a leader. Front Biosci 1997; 2:d578.         [ Links ]

42. Shih C, Stoye J, Coffin J. Highly preferred targets for retrovirus integration. Cell 1988; 53:531.         [ Links ]

43. Pryciak P, Varmus H. Nuclesomes, DNA binding proteins, and DNA sequence modulate retroviral target site selection. Cell 1992; 69:769.         [ Links ]

44. Brown P, Bowerman B, Varmus H et al. Correct integration of retroviral DNA in vitro. Cell 1987; 49:347.         [ Links ]

45. Fujiwara T, Mizuuchi K. Retroviral DNA integration: Structure of an integration intermediate. Cell 1988; 54:497.         [ Links ]

46. Brown P, Bowerman B, Varmus H et al. Retroviral integration: Structure of the initial covalent product and its precursor, and a role for the viral IN protein. Proc Natl Acad Sci USA 1989; 86:2525.         [ Links ]

47. Goff S. Genetics of retroviral integration. Annu Rev Genetics 1992; 26:527.         [ Links ]

48. Engelman A, Mizuuchi K, Craigie R. HIV-1 DNA integration: Mechanism of viral DNA cleavage and DNA strand transfer. Cell 1991; 67:1211.         [ Links ]

49. Chowers M, Spina C, Kwoh T et al. Optimal infectivity in vitro of human immunodeficiency virus type 1 requieres an intact nef gene. J Virol 1994; 68:2906.         [ Links ]

50. Miller M, Warmerdam M, Gaston I et al. The human immunodeficiency virus-1 nef gene product: a positive factor for viral infection and replication in primary lymphocytes and macrophages. J Exp Med 1994; 179:101.         [ Links ]

51. Chowers M, Pandori M, Spina C et al. The growth advantage conferred by HIV-1 nef is determined at the level of viral DNA formation and is independent of CD4 downregulation. Virology 1995; 212:451.         [ Links ]

52. Neumann M, Kleinschmidt A, Felber B et al. Restriction of VIH-1 production in a human astrocytoma cell line is associated with a cellular block in Rev function. J Virol 1994; 69:2159.         [ Links ]

53. Tornatore C, Meyers K, Atwood W et al. Temporal patterns of human immunodeficiency virus type 1 transcripts in human fetal astrocytes. J Virol 1994; 68:93.         [ Links ]

54. Saksela K, Stevens C, Rubinstein P et al. Human immunodeficiency virus type 1 mARN expression in peripheral blood cells predicts disease progression independently of the numbers of CD4+ lymphocytes. Proc Natl Acad Sci USA 1994; 91:1104.         [ Links ]

55. Frankel A, Young J. HIV-1: fifteen proteins and an RNA. Annu Rev Biochem 1998; 67:1.         [ Links ]

56. Garnier L, Bowzard J, Wills J. Recent advances and remaining problems in HIV assembly. AIDS 1998; 12:S5.         [ Links ]

57. Jabbar M. The human immunodeficiency virus type 1 Vpu protein: roles in virus release and CD4 downregulation. Curr Top Microb Immunol 1995; 193:107.         [ Links ]

58. Strebel K, Daugherty D, Clouse K et al. The HIV¨A¨(sor) gene product is essential for virus infectivity. Nature 1987; 328:728.         [ Links ]

59. Fisher A, Ensoli B, Ivanoff L et al. The sor gene of HIV-1 is required for efficient virus transmission in vitro. Science 1987; 237:888.         [ Links ]

60. Franke E, Yuan H Luban J et al. Specific incorporation of cyclophilin A into HIV-1 virions. Nature 1994; 372:359.         [ Links ]

61. Thali M, Bukovsky A, Kondo E et al. Functional association of cyclophilin A with HIV-1 virions. Nature 1994; 372:363.         [ Links ]

62. Freskgard P, Bergenhem N, Jonsson B et al. Isomerase and chaperone activity of prolyl isomerase in the folding of carbonic anhydrase. Science 1992; 258:466.         [ Links ]

63. Stamnes M, Rutherford S, Zucker C etal. Cyclophilins: a new family of proteins involved in intracellular folding. Trends Cell Biol 1992; 2:272.         [ Links ]

64. Luban J. Absconding with chaperone: essential cyclophilin-Gag interaction in HIV-1 virions. Cell 1996; 87:1157.         [ Links ]

65. Jones Ka, Kadonaga J,Luciw P et al. Activation of the AIDS retrovirus promoter by the cellular transcription factor SP1. Science 1986; 232:755.         [ Links ]

66. Nabel G, Baltimore D. An inducible transcription factor activates expression of human immnodeficiency virus in T cells. Nature (London) 1987; 326:711.         [ Links ]

67. Harrich D, García J, Wu f et al. Role of SP1-binding domains in vivo transcriptional regulation of the human immunodeficiency virus type 1 long terminal repeat. J Virol 1989; 63:2585.         [ Links ]

68. Parrot C, Seidner T, Duh E et al. Variable role of the long terminal repeat Sp1-binding sites in human immunodeficiency virus replication in T lympocytes. J Virol 1991; 65:1414.         [ Links ]

69. Ross E, Buckler A, Rabson A et al.Contribution of NF-kB and Sp1 binding motifs to the replicative capacity of human immunodeficiency virus type 1;distinct patterns of viral growth are determined by T-cell types. J Virol 1991; 65:4350.         [ Links ]

70. Nabel G, Rice S, Knipe D et al. AlteARNtive mechanisms for activation of human immunodeficiency virus enhancer in T cells. Science 1988; 239:1299.         [ Links ]

71. Jones K. VIH trans-activation and transcription control mechanisms. New Biol 1989; 1:127.         [ Links ]

72. Haseltine W, Wong-Staal F. Genetic structure nd regulation of VIH. Gene Regulation of Human Retrovirus 1991; 1:1.         [ Links ]

73. Jeang K. En: Myers G, Korber B, Berzofsky J, Smith R, Pavlakis G, eds. Human retroviruses and AIDS. A compilation and analysis of nucleic acid and aminoacid sequences. Los Alamos, N.M., Los Alamos National Laboratory; 1994.         [ Links ]

74. Embretson J, Zupancic M Ribas J et al. Massive covert infection of helper T lymphocytes and macrophages by VIH during the incubation period of AIDS. Nature 1993; 362:359.         [ Links ]

75. Pantaleo G, Graziosi C, Demarest J et al. VIH infection is active and progressive in lymphoid tissue during the clinically latent stage of disease. Nature 1993; 362:355.         [ Links ]

76. Staffa A, Cochrane A. The tat/rev intron of human immunodeficiency virus type 1 is inefficiently soliced because of suboptimal signals in the 3´splice site. J Virol 1994; 68:3071.         [ Links ]

77. Arya S, Gallo R. Three novel genes of human T-cell lymphotropic virus type III; Inmune reactivity of their products with sera from acquired immune deficiency syndrome patients. Proc Natl Acad Sci USA 1986; 83:2209.         [ Links ]

78. Benko D, Schwartz S, Pavlakis G. Novel human immunodeficiency virus type 1 protein, tev, shares sequences with tat, env and rev proteins. J Virol 1990; 64:2505.         [ Links ]

79. Schwartz S, Felber B, Fenyo E et al. Env and Vpu proteins of human immunodeficiency virus type 1 are produced from multiple bicistronic mARNs. J Virol 1990; 64:5448.         [ Links ]

80. Schwartz S, Felber B, Pavlakis G et al. Expression of human immunodeficiency virus type-1 vif and vpr mARNs is Rev-dependent and regulated by splicing. Virology 1991; 183:677.         [ Links ]

81. Salfed J, Gottlinger H, Sia R et al. A tripartite VIH-1 tat-env-rev fusion protein. EMBO J 1990; 9:965.         [ Links ]

82. Purcell D, Martin M. AlteARNtive splicing of human immunodeficiency virus type 1 mARN modulates viral protein expression, replication and infectivity. J Virol 1993; 67:6365.         [ Links ]

83. Pavlakis G, Schwartz S, D´Agostino D et al. Structure, splicing and regulation of expression of VIH-1; a model for the general organization of lentivirus and other complex retroviruses. En: Kennedy R, Wong-Staat F, Koff W, eds. Annual Review of AIDS Research, p41. New York, Marcel Dekker Inc; 1991.         [ Links ]

84. Gottlinger H, Sodroski J, Haseltine W. Role of capside precursor processing and myristoylation in morphogenesis and infectivity of humanimmunodeficiency virus type 1. Proc Natl Acad Sci USA 1989; 86:5781.         [ Links ]

85. Lewis P, Hensel M, Emerman M. Human immunodeficiency virus infection of cells arrested in the cell cycle. EMBO J 1992; 11:3053.         [ Links ]

86. Franke E, Luban J. Inhibition of VIH-1 replication by cyclosphorine A or related compounds correlates with the ability to disrupt the Gag-cyclophilin interaction. Virology 1996; 222:279.         [ Links ]

87. Harrison G, Lever A. The human immunodeficiency virus type 1 packaging signal and major splice donor region have a conserved stable secondary structure. J Virol 1992; 66:4144.         [ Links ]

88. Paxton W, Connor R, Landau N. Incorporation of Vpr into human immunodeficiency virus type 1 virions: Requirement for the p6 region of gag and mutational analysis. J Virol 1993; 67:7229.         [ Links ]

89. Jacks T, Power M, Masiarz F et al. Charaacterization of ribosomal frameshifting in VIH-1 Gag-Pol expression. Nature 1988; 331:280.         [ Links ]

90. Parkin N, Chamorro M, Varmus H. Human immunodeficiency virus type 1 gag-pol frameshifting is dependent on mARN secondary structure: Demostration by expression in vivo. J Virol 1992; 66:5147.         [ Links ]

91. Ashorn P, McQuade T, Thaisrivongs S et al. An inhibitor of the protease blocks maturation of human and simian immunodeficiency viruses and spread of infection. Proc Natl Acad Sci USA 1990; 87:7472.         [ Links ]

92. Miller M, Jaskolski M, Rao J et al. Crystal structure of a retroviral protease proves relationship to aspartic protease family. Nature 1989; 337:576.         [ Links ]

93. Pruss D, Bushman F, Wolffe A. Human immunodeficiency virus integrase directs integration to sites of severe ADN distortion within the nucleosome core. CROC Natl Acad Sci USA 1994; 91:5913.         [ Links ]

94. Wiskerchen M, Muesing M. Human immunodeficiency virus type 1 integrase: Effects of mutations on viral ability to integrate, direct viral gene expression from unintegrated viral ADN templates, and sustain viral propagaation in primary cells. J Virol 1995; 69:376.         [ Links ]

95. Moore J, McKeating J, Weiss r et al. Dissociation of gp120 from HIV-1 virions induced by soluble CD4. Science 1990; 250:1139.         [ Links ]

96. Hart T, Kirsh R, Ellens H et al. Binding of soluble CD4 proteins to human immunodeficiency virus type 1 and infected cells induces release of envelope glyciprotein gp120. Proc Natl Acad Sci USA 1991; 88:2189.         [ Links ]

97. Sattentau Q, Moore J. Conformational changes in the human immunodeficiency virus envelope glycoprotein by soluble CD4 binding. J Exp Med 1991; 174:407.         [ Links ]

98. Page K, Stearns S, Littman D. Analysis of mutations in the V3 domain of gp160 that affect fusion and infectivity. J Virol 1992; 66:524.         [ Links ]

99. Freed E, Myers D, Risser R. Identification of the principal neutralizing determinant of human immunodeficiency virus type 1 as a fusion domain. J Virol 1991; 65:190.         [ Links ]

100. Hwang S, Boyle T, Lyerly K et al. Identification of the envelope V3 loop as the primary determinant of cell tropism in HIV-1. Science 1991; 253:71.         [ Links ]

101. Feng Y, Broder C, Kennedy P et al. HIV-1 entry cofactor: Functional cDNA cloning of a seven-transmembrane, G protein-coupled receptor. Science 1996; 272:872.         [ Links ]

102. Kohlstaedt L, Wang J, Friedman J et al. Crystal structure at 3.5 A resolution of HIV-1 reverse transcriptase complexed with an inhibitor. Science 1992; 256:1783.         [ Links ]

103. Preston B, Poiesz B, Loeb L. Fidelity of HIV-1 reverse transcriptase. Science 1988; 242:1168.         [ Links ]

104. Roberts J, Bebenek K, Kunkel T. The accuracy of reverse transcriptase from HIV-1. Science 1988; 242:1171.         [ Links ]

105. Zapp M, Green M. Sequence-specific RNA binding by the HIV-1 Rev protein. Nature 1989; 342:714.         [ Links ]

106. Kim S, Byrn R, Groopman J et al. Temporal aspects of DNA and RNA synthesis during human immunodeficiency virus infection: Evidence for differential gene expression. J Virol 1989; 63:3708.         [ Links ]

107. Lama J, Mangasarian A, Trono D. Cell-surface expression of CD4 reduces HIV-1 infectivity by blocking Env incorporation in a Nef and Vpu inhibitable manner. Current Biology 1999; 9:622.         [ Links ]

108. Cullen B. HIV-1 Nef protein: An invitation to a kill. Nature Medicine; 1999; 5,9:585.         [ Links ]

109. García J, Miller A. Downregulation of cell surface CD4 by nef. Res Virol 1992; 143:52.         [ Links ]

110. Aiken C, Konner J, Landau N et al. Nef induces CD4 endocytosis: Requirement for a critical dileucine motif in the membrane-proximal CD4 cytoplasmic domain. Cell 1994; 76:853.         [ Links ]

111. Cohen E, Dehni G, Sodroski J et al. Human immunodeficiency virus vpr product is a virion-associated regulatory protein. J Virol 1990; 64:3097.         [ Links ]

112. Rogel M, Wu L, Emerman M. The human immunodeficiency virus type 1 vpr gene prevents cell proliferation during chronic infection. J Virol 1995; 69:882.         [ Links ]

113. Jowett J, Planelles V, Poon B et al. The human immunodeficiency virus type 1 vpr gene arrests infected T cells in the G2+ M phase of the cell cycle. J Virol 1995; 69:6304.         [ Links ]

114. Re F, Luban J. HIV-1 Vpr: G2 cell cycle arrest, macrophages and nuclear transport. Prog Cell Cycle Res 1997; 3:21.         [ Links ]

115. Braaten D, Franke E, Luban J. Human immunodeficiency virus type 1 Vpr arrests the cell cycle in G2 by inhibiting the activation of p34cdc2-cyclin B. J Virol 1995; 69:6859.         [ Links ]

116. He J, Choe S, Walker R et al. Human immunodeficiency virus type 1 viral protein R (Vpr) arrests cells in the G2 phase of the cell cycle by inhibiting p34cdc2 activity. J Virol 1995; 69:6705.         [ Links ]

117. Bouhamdan M, Benichou S, Rey F et al. Human immunodeficiency virus type 1 Vpr protein binds to the uracil DNA glycosylase DNA repair enzyme. J Virol 1996; 70:697.         [ Links ]

118. Sato A, Igarashi H, Adachi A et al. Identification and localization of vpr gene product of human immunodeficiency virus type 1. Virus Genes 1990; 4:303.         [ Links ]

119. Schubert U, Bour S, Ferrer- Montiel A et al. The two biological activities of human immunodeficiency virus type 1 Vpu protein involve two separable structural domains. J Virol 1996; 70:809-819.         [ Links ]

120. Willey R, Maldarelli F, Martin M et al. Human immunodeficiency virus type 1 Vpu protein induces rapid degradation of CD4. J Virol 1992; 66(12):7193.         [ Links ]

121. Klimkait T, Strebel K, Hoggan M et al. The human immunodeficiency virus type 1-specific protein vpu is required for efficient virus maturation and release. J Virol 1990; 64:621.         [ Links ]

122. Camaur D, Trono D. Characterization of human immunodeficiency virus type 1 Vif particle incorporation. J Virol 1996; 70:6106.         [ Links ]

123. Von Schwedler U, Song J, Aiken C et al. Vif is crucial for human immunodeficiency virus type 1 proviral DNA synthesis in infected cells. J Virol 1993; 67:4945.         [ Links ]

124. Houglund S, Ohagen A, Lawrence K et al. Role of vif during packing of the core of HIV-1. Virology 1994; 201(2):349.         [ Links ]

125. Pandori M, Fitch N, Craig H et al. Producer-cell modification of human immunodeficiency virus type 1: Nef is a virion protein. J Virol 1996; 70:4283.         [ Links ]

126. Schwartz O, Marechal V, Danos O et al. Human immunodeficiency virus type 1 Nef increases the efficiency of reverse transcription inthe infected cell. J Virol 1995; 69:4053.         [ Links ]

127. Okamoto T, Matsuyama T, Mori S et al. Augmentation of human immunodeficiency virus type 1 gene expression by tumor necrosis factor alpha. AIDS Res Hum Retroviruses 1989; 5:131.         [ Links ]

128. Kobayashi N, Hamamoto Y, Koyanagi Y et al. Effect of interleukin-1 on the augmentation of human immunodeficiency virus gene expression. Bioch Biophys Res Commun 1989; 165:715.         [ Links ]

129. Abbas A, Lichtman A, Pober J. Inmunologia celular y molecular. Interamericana McGrawHill (3 edición). Madrid 1999:505.         [ Links ]

130. Garcia J, Harrich D, Soultanakis E et al. Human immunodeficiency virus type 1 LTR TATA and TAR region sequences required for transcriptional regulation. EMBO J 1989; 8:765.         [ Links ]

131. Sheridan P, Sheline C, Cannon K et al. Activation of the HIV-1 enhancer by the LEF-1 HMG protein on nucleosome-assembled DNA in vitro. Genes Dev 1995; 9:2090.         [ Links ]

132. Kao S, Calman A, Luciw P et al. Anti-termination of transcription within the long terminal repeat of HIV-1 by tat gene product. Nature 1987; 330:489.        [ Links ]

133. Sheldon M, Ratnassabapathy R, Hernández N. Characterization of the inducer of short transcripts, a human immunodeficiency virus type 1 transcriptional element that activates the synthesis of short RNAs. Mol Cell Biol 1993; 13:1251.         [ Links ]

134. Myers G, Korber B, Berzofsky J et al. Human retroviruses and AIDS. A compilation and analysis of nucleic acid and amino acid sequences. Human retroviruses and AIDS,1994.         [ Links ]

135. Pathak V, Temin H. Broad spectrum of in vivo forward mutations, hypermutations, and mutational hotspots in a retroviral shuttle vector after a single replication cycle: Substitutions, frameshifts, and hypermutations. Proc Natl Acad Sc USA 1990; 87:6019.         [ Links ]

136. Vartanian J, Meyerhans A, Asjo B et al. Selection, recombination and G---A hypermutation of human immunodeficiency virus type 1 genomes. J Virol 1991; 65:1779.         [ Links ]

137. Hu W, Temin H. Retroviral recombination and reverse transcription. Science 1990; 250:1227.         [ Links ]

138. Hu W, Temin H. Genetic consequences of packaging two RNA genomes in one retroviral particle: Pseudodiploidy and high rate of genetic recombination. Proc Natl Acad Sci USA 1990; 87:1556.         [ Links ]

139. Wong-Staal F, Shaw , Hahn B et al. Genomic diversity of human T-lymphotropic virus type III(HTLV-III). Science 1985; 229:759.         [ Links ]

140. Starcich B, Hahn B, Shaw G et al. Identification and characterization of conserved and variable regions in the envelope gene of HTLV-III/LAV, the retrovirus of AIDS. Cell 1986; 45:637.         [ Links ]

141. Wain Hobson S, Sonigo P, Danos O et al. Nucleotide sequence of the AIDS virus, LAV. Cell 1985; 40:9.         [ Links ]

142. Barin F, M´Boup S, Denis F et al. Serological evidence for virus related to simian T-lymphotropic retrovirus III in residents of West Africa. Lancet 1985; 2:1387.         [ Links ]

143. Kanki P, Barin F, M´Boup S et al. New human T-lymphotropic retrovirus related to simian T-lymphotropic virus type III(STLV-III). Science 1986; 232:238.         [ Links ]

144. Kanki P, M´Boup S, Ricard D et al. Human T-lymphotropic virus type 4 and the human immunodeficiency virus in West Africa. Science 1987; 236:827.         [ Links ]

145. Clavel F, Guetard F, Brun F et al. Isolation of a new human retrovirus from West African patients with AIDS. Science 1986; 233:343.         [ Links ]

146. Clavel F, Guayader M, Guetard D et al. Molecular cloning and polymorphism of the human immune deficiency virus type 2. Nature 1986; 324:691.         [ Links ]

147. Clavel F, Mansinho K, Charmaret S et al. Human immunodeficiency virus type 2 infection associated with AIDS in West Africa. N Engl J Med 1987; 316:1180.         [ Links ]

148. Guyader M, Emmerman M, Sonigo P et al. Genome organization and transactivation of the human immunodeficiency virus type 2. Nature 1987; 326:662.         [ Links ]

149. Chakrabarti L, Guyader M, Alizon M et al. Sequence of simian immunodeficiency virus from macaque and its relatioship to other human and simian retroviruses. Nature 1987; 328:543.        [ Links ]

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License