SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.34 número2 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Medicina Intensiva

versión impresa ISSN 0210-5691

Med. Intensiva v.34 n.2 Barcelona mar. 2010

 

CARTAS AL DIRECTOR

 

Síndrome de Austrian

Austrian Syndrome

 

 

Dirección para correspondencia

 

 

Sr. Director:

La tríada de neumonía, endocarditis y meningitis neumocócica es conocida como síndrome de Austrian, cuyo nombre se debe al Dr. Robert Austrian (1916-2007), que describió la tríada en una serie de 8 pacientes en el año 19571. Antes del descubrimiento de la penicilina, el neumococo era una de las causas más comunes de endocarditis, actualmente representa menos del 1%2,3,5.

Presentamos un paciente varón con síndrome de Austrian de 38 años de edad, usuario de drogas por vía parenteral (UDVP), VIH positivo en estadio C3 y con insuficiencia aórtica. El enfermo ingresó en la Unidad de Cuidados Intensivos con intubación orotraqueal y ventilación mecánica por insuficiencia respiratoria, con la sospecha diagnóstica de neumonía y meningitis neumocócica. Las antigenurias fueron positivas para neumococo. En la tinción de gram de líquido cefalorraquídeo (LCR) y hemocultivos se observaron cocos gramnegativos. Una tomografía computarizada (TC) craneal antes de la punción de LCR mostró una lesión de isquemia subaguda en la cápsula interna izquierda sin otros hallazgos. Creció Streptococcus pneumoniae en hemocultivos y en LCR.

Ante la inestabilidad hemodinámica, el médico de guardia observó por ecocardiografía transtorácica vegetación en la válvula aórtica con destrucción del velo posterior e insuficiencia aórtica grave, así como 2 vegetaciones en la válvula mitral e insuficiencia mitral grave (fig. 1).

 


Figura 1. Ecocardiograma transtorácico. a. Vegetación aórtica que cuelga desde
la válvula aórtica b. Vegetación mitral.

 

Se pudo extubar a los 6 días del ingreso. Al retirar la sedación, presentaba alteración cognitiva sin conexión con el medio, presencia de reflejos primitivos y afectación de la vía piramidal. Se repitió la TC craneal, que mostró múltiples lesiones isquémicas de localización corticosubcortical en regiones frontales y parietales derechas, no presentes en la TC previa. El paciente se desestimó para recambio valvular y falleció por insuficiencia cardíaca refractaria a los 15 días de evolución.

El síndrome de Austrian tiene un mecanismo distinto a las endocarditis derechas por embolias sépticas pulmonares en pacientes UDVP, cuya puerta de entrada es la venopunción y en las que el germen (generalmente Staphylococcus aureus) anida en las válvulas derechas del corazón. El síndrome de Austrian se caracteriza por afectar principalmente a las cavidades izquierdas del corazón y por presentar una gran agresividad; la destrucción valvular es casi constante1-5. En nuestro caso, la puerta de entrada fue pulmonar, con diseminación hematógena y anidación en las válvulas izquierdas cardíacas. La afectación encefálica fue por émbolos originados en las cavidades izquierdas.

A pesar del correcto tratamiento antibiótico y las medidas de soporte básico, el principal factor pronóstico de la enfermedad es la destrucción valvular, y ésta es la principal causa de muerte1,4. En la serie de Austrian, 5 de los 8 pacientes fallecieron por clínica secundaria a la destrucción valvular y el autor concluye que el tratamiento antibiótico sirve para mejorar la supervivencia pero no como prevención de la rotura valvular, y que los pacientes que desarrollan dicha complicación tienen un mal pronóstico1,5.

Al día de hoy, los autores están de acuerdo de forma unánime en que el tratamiento de la endocarditis neumocócica con destrucción valvular es el recambio quirúrgico de las válvulas afectadas2,3,5. La discusión está en el momento más indicado para llevar a cabo la intervención. La experiencia clínica nos lleva a indicar que la cirugía de forma precoz disminuye la aparición de complicaciones asociadas, tales como isquemia cerebral cardioembólica e insuficiencia cardíaca mortal.

 

C. Subiràa, H. Péreza, M. Angladaa y J. Lópezb
aServicio de Medicina Intensiva, Hospital Universitari Germans Trias i Pujol, Badalona, España
bServicio de Cardiología, Hospital Universitari Germans Trias i Pujol, Badalona, España

 

Bibliografía

1. Austrian R. The syndrome of pneumococcal endocarditis, meningitis and rupture of the aortic valve. Arch Intern Med. 1957; 99:539-44.        [ Links ]

2. Velazquez C., Araji O., et al. Austrian syndrome: A clinical rarity. Int Journal Card. 2008; 127:e36-8.        [ Links ]

3. González-Juanatey C., Testa A., et al. Austrian syndrome: Report of two new cases and literature review. Int Journal Card. 2006; 106:273-5.        [ Links ]

4. Finley J.C., Davidson M., et al. Pneumococcal endocarditis in Alaska natives. A population-based experience, 1978 through 1990. Arch Intern Med. 1992; 152:1641-5.        [ Links ]

5. Siles Rubio J.R., Anguita Sánchez M., et al. Austrian Syndrome (endocarditis, meningitis and pneumonia caused by streptococcus pneumoniae). An uncommon entity. Rev Esp Cardiol. 1998; 51:1006-8.        [ Links ]

 

 

Dirección para correspondencia:
carlessubira@hotmail.com
(C. Subirà)