SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.35 número3Shock séptico por mionecrosis primaria del psoasSigno del Monte Fuji: neumoencéfalo a tensión índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Medicina Intensiva

versión impresa ISSN 0210-5691

Med. Intensiva vol.35 no.3  abr. 2011

 

CARTAS CIENTÍFICAS

 

Bradicardia sinusal sintomática tras inicio de octreotide subcutánea

Symptomatic sinus bradycardia induced by subcutaneous octreotide

 

 

Dirección para correspondencia

 

 

Sr. Director:

Presentamos el caso de un paciente varón de 67 años. Como antecedentes personales de interés destacan hipertensión arterial, diabetes mellitus tipo 2, dislipemia, bronquitis crónica, cólicos nefríticos de repetición, cirugía de hemorroides y de hernia umbilical. Tratamiento habitual con insulina aspart, metformina, omeprazol, tiaprida y lorazepam. Sin alergias medicamentosas descritas.

Ingresa en nuestro centro hospitalario para estudio por posible neoplasia de cabeza de páncreas.

Encontrándose hemodinámicamente estable, se inicia pauta con octreotide 100µg/8h subcutánea.

A las 24 horas presenta bradicardia sinusal a 40 lpm con presión arterial (PA) de 120/60 mmHg, sin sintomatología asociada.

Es valorado por el servicio de cardiología, quienes objetivan en electrocardiograma (ECG) bradicardia sinusal y hemibloqueo de rama anterior izquierda (ya presente en estudios previos), realizan ecocardiograma transtorácico sin alteraciones significativas y colocan Holter de 24 horas.

Presenta deterioro clínico con bradipsiquia e inestabilidad de la marcha; PA, 90/45 mmHg y 35 lpm. Valorada tira de ritmo en planta presenta bradicardia sinusal a 37 lpm y hemibloqueo de rama anterior izquierda descrito (Figura 1). Tras administración de atropina hasta 3mg persiste bradicardia sintomática. Procedemos a ingreso en la unidad de cuidados intensivos (UCI) e iniciamos perfusión de adrenalina a 10µg/kg/min, con lo que recupera la frecuencia cardíaca a 60 lpm, desaparecen los síntomas descritos y alcanza PA de 120/60 mmHg. Revisados los fármacos, se suspende la octreotide pautada como posible causa de la sintomatología y alteraciones electrocardiográficas presentes.


Figura 1. ECG al ingreso.

 

Durante las siguientes 12 horas, se suspende paulatinamente la perfusión de adrenalina, y el paciente mantiene una correcta frecuencia cardíaca, presiones arteriales controladas en todo momento, sin episodios arrítmicos significativos. Revisados los datos obtenidos por cardiología del Holter implantado, presenta salva de extrasístole supraventricular aislada.

A las 36 horas del ingreso en UCI el paciente permanece estable, asintomático y con frecuencias cardíacas en orden (Figura 2) por lo que se le da de alta a planta.


Figura 2. ECG a las 36 horas del ingreso.

 

La octreotide es un análogo sintético de la somatostatina con acción inhibitoria de la secreción de la hormona GH y de diversas hormonas tanto gastrointestinales como pancreáticas. Se encuentra extendido su uso perioperatorio en procedimientos quirúrgicos que afectan a páncreas y vía biliar; tanto en forma profiláctica en complicaciones perioperatorias como en el tratamiento en la fístula biliar postoperatoria.

Existe bibliografía al respecto que acredita efecto bradicardizante de modo significativo1,2 como otros artículos en los que no se objetivan diferencias significativas3,4. Los mecanismos fisiopatológicos estudiados se relacionan tanto por efecto indirecto en relación con vasoconstricción sistémica5 como por efecto directo en relación con la secreción de péptido intestinal vasoactivo y receptores directos de somatostatina localizados en la pared celular de las fibras de conducción miocárdica, lo que produce prolongación del tiempo de conducción auriculoventricular y del periodo refractario del tejido de conducción cardíaca6-8.

Para poder establecer el posible efecto secundario de la medicación9, primero debemos descartar otros posibles cuadros que lo justifiquen. En nuestro caso clínico la causa más habitual de bradicardia sinusal se debe a dolor abdominal no controlado, con la consiguiente hiperactividad del sistema parasimpático, el cual no presenta el paciente. Dentro de su tratamiento habitual tampoco se incluyen fármacos con dicho efecto secundario. Incluido en la ficha técnica de la octreotide y en la literatura médica revisada se encuentran los artículos referidos que exponen el potencial efecto secundario de este medicamento. Por último, se objetiva una relación secuencial clara y compatible tanto en la aparición de los síntomas descritos como en la mejoría clínica y electrocardiográfica una vez retirada la medicación descrita del tratamiento habitual.

La importancia del caso radica en que en el perioperatorio debe considerarse este posible efecto secundario incluso en los casos en que se administre de modo subcutáneo.

 

M. Cruz Tejedora,b, Á.L. Córdoba Sánchezb, B. Morató Bellidob, Í. Martínez Gilb y J.E. Guerrero Sanzc,d
aFEA Medicina Intensiva, Hospital del Sureste, Arganda del Rey, Madrid, España
bMédico especialista en Medicina Intensiva, Servicio de Medicina Intensiva, Hospital Madrid Norte-Sanchinarro, Madrid, España
cJefe de Servicio de Medicina Intensiva, Grupo Hospital de Madrid, Madrid, España
dJefe de Servicio de Medicina Intensiva, Hospital General Universitario Gregorio Marañón, Madrid, España

 

Bibliografía

1. Herrington AM, George KW, Moulds CC. Octreotide-induced bradicardia. Pharmacotherapy. 1998; 18:413-6.         [ Links ]

2. Dilger JA, Rho EH, Qhe FG, Sprung J. Octreotide-induced bradicardia and heart block during surgical resection of a carcinoid tumor. Anesth Analg. 2004; 98:318-20.         [ Links ]

3. Kinney MAO, Warner ME. Anesthesia for patients with carcinoid tumors. En: Faust R.J., editors. Anesthesiology review. 3.a ed. Nueva York: Churchill Livingstone; 2002. 506-7.         [ Links ]

4. Sabat M, Guarner C, Soriano G, Bulbena O, Novella MT, Ortiz J, et al. Effect of subcutaneous administration of octreotide on endogenous vasoactive systems and renal function in cirrhotic patients with ascites. Dig Dis Sci. 1998; 43:2184-9.         [ Links ]

5. McCormick PA, Chin J, Greenslade L, Karatapanis S, Dick R, McIntyre N, et al. Cardiovascular efects of octreotide in patients with cirrhosis. Hepatology. 1995; 21:1255-60.         [ Links ]

6. Day SM, Gu J, Polak JM, Bloom SR. Somatostatin in human heart an comparasion with guinea pig and rat heart. Br Heart J. 1985; 53:153-7.         [ Links ]

7. Wiley JW, Uccioli L, Owyang C, Yamada T. Somatostatin stimulates acetylcoline release in the canine heart. Am J Physiol. 1989; 257:H483-7.         [ Links ]

8. Lamberts SW, Van der Lely AJ, De Herder WW, Hofland LJ. Octreotide. N Engl J Med. 1996; 334:246-54.         [ Links ]

9. Olivera-González S, De Escalante-Yangüela B, Velilla-Soriano C, Amores-Arriaga B, Martín-Fortea P, Navarro-Aguilar ME. Hepatotoxicidad por metformina. Med Intensiva. 2010; 34:483-7.         [ Links ]

 

 

Dirección para correspondencia:
manuel_cruz_tejedor@hotmail.com
(M. Cruz Tejedor).

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons