SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.35 número8Edema pulmonar no cardiogénico recurrente tras la administración oral de hidroclorotiazidaDonantes tipo III de Maastricht índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Medicina Intensiva

versión impresa ISSN 0210-5691

Med. Intensiva vol.35 no.8  nov. 2011

 

CARTAS AL DIRECTOR

 

La fibrinólisis anticipada como alternativa al ictus isquémico agudo tardíamente detectado

Early fibrinolysis as an alternative in late detected acute ischemic stroke

 

 

Dirección para correspondencia

 

 

Sr. Director:

Hemos leído con interés la Carta al Director1 publicada en Medicina Intensiva sobre el tratamiento del ictus isquémico agudo (IIA). En ella se tocan temas tan importantes como la necesidad de la detección y tratamiento precoces de esta enfermedad, comparándola con el desarrollo que en los años 80 se produjo con el pensamiento «tiempo es miocardio» y adaptándolo a «tiempo es cerebro».

Los que llevamos tiempo en medicina extrahospitalaria hemos ido observando con satisfacción, como el pensamiento médico ha ido evolucionando desde «aparcar» en urgencias a un «pobre viejo» porque hay poco que hacer, hasta el actual código ictus, en el que tras detectar a un paciente con IIA, el personal del 112 coordina tanto la atención extrahospitalaria como el traslado rápido y de calidad y la recepción del paciente en una Unidad de Ictus con el objetivo de llegar a tiempo de tratar antes de las 3-4,5 horas del inicio de los síntomas.

No queremos entrar en la polémica de quién debe tratar a estos pacientes, ya que pensamos que deben ser atendidos por médicos habituados al manejo de pacientes neurocríticos2 (ni cualquier intensivista, ni cualquier neurólogo nos valen), sino dónde deben ser tratados, pues creemos que deben serlo en un centro que disponga de personal (tanto médico como enfermero) con suficiente casuística y medios para administrar un tratamiento integral a este tipo de pacientes3, lo cual empeora el estrecho margen terapéutico del que disponemos, ya que dichos hospitales suelen ser escasos, por lo que aumentará el tiempo de traslado en una gran mayoría de pacientes.

Al trabajar en un helicóptero sanitario vemos a menudo con impotencia, como pacientes que han sido detectados tardíamente no llegan a tiempo de un tratamiento adecuado incluso a pesar de disponer de un medio de transporte rápido y de estar plenamente sensibilizados de que «tiempo es cerebro», por lo que incluso, en ocasiones, aun minimizando tiempos de asistencia y traslado (que no calidad), llegamos tarde.

Por ello queremos proponer el concepto de fibrinólisis anticipada4, ya que si bien podemos estar lejos de un hospital adecuado para el tratamiento de estos pacientes (un neurorradiólogo intervencionista casi siempre está lejos), un intensivista con TC, casi siempre está cerca, pues hospitales básicos disponen a menudo de ellos y allí, bajo la supervisión de una Unidad de Ictus lejana, gracias a la telemedicina, puede administrarse el tratamiento fibrinolítico a pacientes con estrecho margen terapéutico, y posteriormente, ya sin prisas con el fibrinolítico actuando y mediante un traslado controlado, pueden ser evacuados a un hospital donde se les trate de manera integral y definitiva.

La fibrinólisis anticipada con apoyo de la telemedicina permitiría entrar dentro de esta ventana terapéutica a un mayor porcentaje de pacientes, sobre todo en zonas de dispersión geográfica. A este respecto, ya existe una amplia evidencia científica que lo avala y en muchos países se hace de rutina, estando demostrada la seguridad de la misma sin aumento de las complicaciones, incluso realizando el traslado a unidad de Ictus en helicóptero5.

Instaurar este procedimiento para mejorar el pronóstico y calidad de vida de muchos pacientes con IIA hoy en día es solo cuestión de voluntad. La relación coste-beneficio de este programa es excelente, si tenemos en cuenta el coste socio-económico de un paciente con secuelas neurológicas incapacitantes.

 

L.J. Rodríguez Martín, J.M. Gutiérrez Rubio, J.I. Garrote Moreno y P. Crespo Velasco
Helicóptero Sanitario de Cuenca, Helicópteros INAER, Cuenca, España

 

Bibliografía

1. Murillo Cabezas F, Rodríguez Zarallo A, Muñoz Sánchez MA, Flores Cordero JF. Trombolisis intraarterial e intravenosa en el ictus isquémico agudo. Tiempo es cerebro. Med Intensiva. 2011; 35:61-2.         [ Links ]

2. Diez-Tejedor E, Fuentes B. Acute care in stroke: do stroke units make the difference?. Cerebrovasc Dis. 2001; 11 Suppl 1:31-9.         [ Links ]

3. Masjuan J, Arenillas J, López-Fernández JC, Calleja S. Unidades de ictus: el mejor tratamiento para los pacientes con ictus. Med Intensiva. 2009; 33:407.         [ Links ]

4. Hess DC, Wang S, Hamilton W, Lee S, Pardue C, Waller JL, et al. Clinical feasibility of a rural telestroke network. Stroke. 2005; 36:2018-20.         [ Links ]

5. Chalela JA, Kasner SE, Jauch EC, Pancioli AM. Safety of air medical transportation after tissue plasminogen activator administration in acute ischemic stroke. Stroke. 1999; 30:2366-8.         [ Links ]

 

 

Dirección para correspondencia:
Correo electrónico: ljrm.111@gmail.com
(L.J. Rodríguez Martín).

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons