SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.34 número4Aumento de incidencia de colitis isquémica en hemodiálisisInfluencia de las soluciones glucosadas en el desarrollo de hiperglucemia en diálisis peritoneal: comportamiento de la hemoglobina glucosilada y el perfil lipídico índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Nefrología (Madrid)

versión On-line ISSN 1989-2284versión impresa ISSN 0211-6995

Nefrología (Madr.) vol.34 no.4 Cantabria  2014

http://dx.doi.org/10.3265/Nefrologia.pre2014.Feb.12476 

CARTAS AL DIRECTOR

 

Hemodiálisis domiciliaria: un derecho y un deber

Home haemodialysis: a right and a duty

 

 

Dirección para correspondencia

 

 

Sr. Director:

Existe un interés creciente tanto en países de nuestro entorno como en Estados Unidos sobre la hemodiálisis en casa (HDC). Este interés ha surgido a partir de las limitaciones que ha demostrado la terapia convencional de tres sesiones a la semana en estudios como el HEMO1 para aumentar la supervivencia de los pacientes con insuficiencia renal crónica estadio 5, apareciendo cada vez más publicaciones que avalan las terapias domiciliarias en términos de calidad de vida2, control tensional, reducción de la hipertrofia ventricular izquierda, control del calcio-fósforo3, anemia, estado nutricional y menor morbi-mortalidad4,5, cuando se comparan con regímenes de tratamiento clásicos, existiendo también estudios que apoyan este tratamiento como reducción de costes6.

Por este motivo, nos ha parecido oportuno exponer nuestra experiencia en la implantación de un programa de HDC corta diaria. Entre marzo de 2008 y noviembre de 2013 hemos incluido a 10 pacientes (3 en 2008, 0 en 2009, 1 en 2010, 1 en 2011, 4 en 2012 y 1 en 2013), la mitad mujeres, edad media 61 años (rango 38-81), distancia al centro 42 km (rango 0-122 km), con una permanencia en la técnica de 32±17 meses. En cuanto al origen de los pacientes: cinco proceden de consultas externas, tres de diálisis peritoneal y dos de centro periférico. En cuanto a la salida del programa, ha habido dos exitus y dos trasplantes. Ningún paciente ha precisado cambio de terapia renal sustitutiva, sin pérdidas en el período de entrenamiento.

En términos de morbilidad tenemos dos ingresos en el año 2008, uno en 2009, dos en 2010, ninguno en 2011, uno en 2012 y seis en 2013 (resaltamos que la mitad de las hospitalizaciones fueron programadas). Los motivos de ingreso han sido: tres cardiovasculares, dos infecciosas (relacionadas con acceso vascular, en 2008 y en 2010), una neoplasia, una digestiva, dos por acceso vascular de causa no infecciosa (colocación de catéter tunelizado y cierre de fístula aneurismática) y tres por otras causas (nefrectomía programada, herniorrafia y deterioro clínico).

La pauta de hemodiálisis prescrita y los resultados obtenidos los exponemos en la tabla 1 y la figura 1.

 


Figura 1. Porcentaje de los indicadores de calidad obtenidos.
Alb: albúmina; PTH: hormona paratiroidea.

 

Por lo que se refiere al uso de fármacos, tenemos:

- Antihipertensivos: el 43% no requirieron ningún fármaco antihipertensivo, el 53% un único fármaco, y solo el 4% dos o más.

- Quelantes del fósforo: en el 47% de los controles mensuales no se precisó el empleo de ningún quelante, en el 35% de los casos solo un tipo de quelante, predominando el empleo de los cálcicos sobre los no cálcicos, mientras que en el resto de los casos se requirió la asociación de varios tipos de quelantes. Aunque inicialmente la dosis media empleada de carbonato cálcico fue elevada, 3829,8mg/día, posteriormente hubo una sustitución progresiva por acetato de calcio, con una media de 815,16mg/día. Otros quelantes utilizados fueron: hidróxido de aluminio 77,66mg/día (empleo puntual y ausente en la actualidad), 2478,83mg/día de sevelamer y 909,66mg/día de carbonato de lantano.

- Análagos de vitamina D-calciomiméticos: en el 15% de los casos no requerimos su empleo para controlar los valores de hormona paratiroidea, en el 40% de los casos usamos únicamente paricalcitol, en el 21% cinacalcet, y la asociación en el 24% restante de los casos. El promedio de dosis de cinacalcet empleada fue de 28,9mg/día, y de 3,84µg/semana para el paricalcitol.

- EPO: la dosis media fue de 69,34±71,85UI/kg/semana.

Hay que señalar que no hemos observado ningún caso de contaminación microbiológica ni química en los controles efectuados. En cuanto a las incidencias técnicas, se debe destacar que no se pudo realizar tratamiento dialítico en el día pautado, motivo por el cual el paciente descansó de forma no programada o acudió al hospital en tres ocasiones, hecho que creemos anecdótico teniendo en cuenta las más de 6000 sesiones realizadas durante el período de estudio.

Los resultados obtenidos en términos clínico-analíticos y de morbi-mortalidad superan o cuanto menos son comparables a los objetivos de calidad asistencial estándar, sin haber observado incidencias en relación con la seguridad de los pacientes. Además, la técnica ha permitido una mejoría considerable en la calidad de vida de los enfermos. Por todo esto, consideramos que la HDC es una opción a la que el paciente tiene derecho, y por tanto es nuestro deber ofrecérsela. Creemos que para ello hemos de ampliar los criterios de selección de los pacientes7, no dejarnos llevar por ideas preconcebidas y potenciar el sustrato físico para el desarrollo de estos programas.

 

Conflictos de interés

Los autores declaran que no tienen conflictos de interés potenciales relacionados con los contenidos de este artículo.

 

Alejandro Pérez-Alba, J. Ramón Pons-Prades, Esther Tamarit-Antequera, Juan J. Sánchez-Canel,
Vicente Cerrillo-García, Elena Renau-Ortells, Laura Salvetti y M. Ángeles Fenollosa-Segarra

Servicio de Nefrología. Hospital General de Castellón.

 

Bibliografía

1. Eknoyan G, Beck GJ, Cheung AK, Daurgidas JT, Greene T, Kusek JW, et al. Effect of dialysis dose and membrane flux in maintenance hemodialysis. N Engl J Med 2002;347(25):2010-9.         [ Links ]

2. Finkelstein FO, Schiller B, Daoui R, Gehr TW, Kraus MA, Lea J, et al. At-home short daily hemodialysis improves the long-term health-related quality of life. Kidney Int 2012;82(5):561-9.         [ Links ]

3. Daugirdas JT, Chertow GM, Larive B, Pierratos A, Greene T, Ayus JC, et al. Effects of frequent hemodialysis on measures of CKD mineral and bone disorder. J Am Soc Nephrol 2012;23(4):727-38.         [ Links ]

4. Kjellstrand C, Buoncristiani U, Ting G, Traeger J, Piccoli GB, Sibai-Galland R, et al. Survival with short-daily hemodialysis: Association of time, site, and dose of dialysis. Hemodial Int 2010;14(4):464-70.         [ Links ]

5. Johansen KL, Zhang R, Huang Y, Chen SC, Blagg CR, Goldfarb-Rumyantzev AS, et al. Survival and hospitalization among patients using nocturnal and short daily compared to conventional hemodialysis: a USRDS study. Kidney Int 2009;76(9):984-90.         [ Links ]

6. Komenda P, Gavaghan M, Garfield S, Poret A, Sood M. An economic assessment model for in-center, conventional home, and more frequent home hemodialysis. Kidney Int 2012;81:307-13.         [ Links ]

7. MATCH.D group. Method to assess treatment choices for home dialysis (MATCH-D). Available at: http://homedialysis.org/match-d.         [ Links ]

 

 

Dirección para correspondencia:
Alejandro Pérez-Alba,
Servicio de Nefrología,
Hospital General de Castellón,
Avenida Benicasim, s/n.
Castellón de La Plana, 12004
E-mail: aperezalba@gmail.com
E-mail: joserapons@gmail.com

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons