SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.20 número1 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Nutrición Hospitalaria

versión impresa ISSN 0212-1611

Nutr. Hosp. v.20 n.1 Madrid ene.-feb. 2005

 

Original

Perfil lipídico de la sordera ligada al envejecimiento

C. Martín Villares, J. San Román Carbajo, J. Domínguez Calvo, M. E. Fernández Pello, P. Pomar Blanco y M. Tapia Risueño

Servicio de ORL. Hospital de El Bierzo. Ponferrada. León.

 

Resumen

Objetivo y antecedentes: La sordera ligada al envejecimiento es la causa más frecuente de sordera a partir de los 65 años, pero su patogenia es aún mal conocida. El objetivo de este estudio es valorar el impacto de la hiperlipemia en su patogenia.
Ámbito del estudio: Población mayor de 65 años del área de Salud de El Bierzo.
Pacientes: Incluimos en el estudio 180 pacientes con hipoacusia neurosensorial bilateral, sin antecedentes de patología renal, neurológica, tiroidea o de oído medio.
Intervenciones: Se realizó audiometría tonal y estudio de lípidos plasmáticos (colesterol, HDL, LDL y triglicéridos). Se utilizan métodos estadísticos.
Resultados: Los más destacados fueron: 1) el 71% de los pacientes presentaban niveles altos de lípidos en sangre, sobre todo las mujeres entre 65-69 años (media 256 mg/dl); 2) los hombres entre 65-69 años presentaban un alto índice aterogénico (media 5,27); 3) los pacientes con hiperlipemia presentaban peor audición (p < .05).
Conclusiones: Nuestros resultados sugieren que los lípidos están implicados en el envejecimiento de la vía auditiva por un mecanismo aterogénico.

(Nutr Hosp 2005, 20:52-57)

Palabras clave: Presbiacusia, hipercolesterolemia, aterosclerosis.

LIPID PROFILE AND HEARING-LOSS AGED-RELATED

Abstract

Objectives/hypothesis: Presbycusis is the most prevalent cause of hearing-loss in the older, but pathogenesis is not well-know. The premise of this study is that hyperlipemia increase risk of age-related hearing-loss.
Patients and methods: 180 patient more than 65 years-old were studied. All patients had bilateral hearing-loss and no renal, neurological, thyriod or middle-ear pathology. We explored serum levels of cholesterol, HDL, LDL and triglycerides. We performed tonal audimetry in all patients.
Results: The 71% of patients has hypercholesteremia and the higest serum levels were detected in 65-69 yearsold men (mean media 5,27). Patients with hypercholesteremia had worse hearing-loss than patients with normal lipid serum levels (p < .05).
Conclusions: Our study sugest that hypercholesteremia are associated to age-related hearing-loss, possibly by an atherosclerosis mechanism.

(Nutr Hosp 2005, 20:52-57)

Key words: Age-related hearing-loss, presbycusis, hypercholesteremia, atherosclerosis.


Correspondencia: C. Martín Villares
Servicio de ORL
Hospital del Bierzo
24400 Ponferrada
E-mail:cmvillares@hotmail.com

Recibido: 11-III-2004.
Aceptado: 26-IV-2004
.

 

Introducción

Se estima que el 23% de la población entre 65-75 años presenta hipoacusia ligada a la edad, y que a los 75 años, el 40% de los ancianos presenta algún grado de sordera1. El concepto actual del envejecimiento de la vía auditiva humana es que en ningún caso debe considerarse fisiológico, como ocurre, por ejemplo, con la presbicia, sino que los factores de riesgo médicos como la hipertensión, la diabetes, la hiperlipemia, etc., posiblemente tienen un papel similar al que protagonizan en otros órganos2. En esta línea, y ya que la sordera ligada a la edad no tiene tratamiento actualmente, la investigación en este campo busca formas de modular los efectos de la edad para intentar retrasar la aparición de hipoacusia1,3, 4.

La hipótesis vascular de la sordera ligada al envejecimiento surge de los trabajos de Johnsson y Hawkins en los años setenta5, por pérdida de los pequeños vasos que llegan a la estría vascular de la cóclea, produciendo isquemia crónica en un órgano de vascularización terminal como el corazón y la retina. La hiperlipemia se ha asociado al envejecimiento del oído humano desde los trabajos clásicos de Rosen de los años sesenta6, y se propone como factor patogénico de la sordera neurosensorial7. En los años noventa se demuestra experimentalmente que el colesterol es capaz de lesionar el endotelio de los vasos cocleares8. Actualmente contamos con modelos experimentales de daño coclear por hipercolesterolemia que han demostrado que la dieta rica en colesterol produce cambios morfológicos en la cóclea, fundamentalmente edema difuso de la estría vascular y de las células ciliadas externas y el endotelio de los vasos del oído interno8-10.

La población española envejece y su forma de alimentarse está cambiando de forma importante, siendo destacable los datos de que en la última década pasada los lípidos aporta aproximadamente un 32% de la energía diaria a un 42%11, y que nuestros universitarios toman cada vez más grasa12. Por ello es de esperar en los próximos años un aumento generalizado de los niveles de lípidos en sangre de la población general, y por tanto de todos los problemas médicos que la hiperlipemia lleva asociados. En los estudios recientes realizados sobre la alimentación de nuestros ancianos dentro del proyecto Euronut-SENECA13 se observa en general una reducción del aporte energético diario, que sin embargo se acompaña de un aumento del consumo de grasa en la dieta al aumentar la edad, aunque no llega a ser significativo.

La idea original de la que surge este trabajo está dentro de la teoría vascular del envejecimiento de la vía auditiva humana, basándose nuestra hipótesis de trabajo en que los ancianos con sordera ligada al envejecimiento presentan un alto perfil aterogénico mediado por los niveles elevados de lípidos en sangre.

Material y métodos

Hemos incluido en este trabajo a 180 pacientes mayores de 65 años con diagnóstico audiológico de presbiacusia, excluyendo a todos aquellos con antecedentes otológicos, neurológicos, tiroideos o renales. Todos los pacientes pertenecían al Área de Salud del Bierzo y fueron recolectados de forma consecutiva durante el año 2002/2003. Se recogieron las siguientes variables de cada enfermo:

• Edad y sexo.

• Colesterol total, Colesterol-HDL, ColesterolLDL y Triglicéridos.

• Índice aterogénico (colesterol total/HDL).

• Umbrales auditivos a las frecuencias de 125, 250, 500, 1.000, 2.000, 4.000 y 8.000 Hz en dB por audiometría tonal convencional.

Diseño del estudio

Con los resultados de las variables estudiadas se realizó estudio descriptivo sobre el perfil lipídico y aterogénico de los ancianos participantes. Con los resultados de los estudios audiológicos que cuantificaban el grado de sordera de cada anciano realizamos estudio de casos y controles para valorar la posible asociación entre nivel de lípidos en sangre y severidad de la hipoacusia. Así contamos con dos grupos de pacientes:

• Grupo A o casos, que incluía a los enfermos que además de sordera presentaba niveles elevados de lípidos en sangre (Colesterol y/o triglicéridos).

• Grupo B o controles, que incluye a aquellos enfermos con sordera asociada a la edad pero con niveles de lípidos en sangre dentro de la normalidad.

Se realizó análisis estadístico de las variables mediante la prueba de Chi-cuadrado con tablas 2x2. Se buscará en función de los métodos estadísticos establecer una posible relación de asociación/causalidad entre hiperlipemia e hipoacusia neurosensorial en pacientes mayores de 65 años, tomando para la comparación entre el grupo un nivel de significación de p > 0,05.

Resultados

a) Generalidades (tabla I):


En función de las características demográficas de la población, observamos una distribución equilibrada por sexos (55% de mujeres y 45% de hombres), estando más del 70% de los pacientes incluidos en el estudio entre los 65 y los 64 años. En la tabla I se presentan los valores promedio de las variables bioquímicas estudiadas. Identificamos niveles altos de colesterol en sangre en un 71% de los enfermos (> 200 mg/dl), mientras que los niveles de triglicéridos se encontraban dentro de la normalidad en el 78% de los pacientes.

 

 

b) Colesterol, HDL, LDL e Índice Aterogénico (tabla II):


Encontramos un 71% con niveles altos de colesterol en sangre, con un 53% de enfermos con más de 220 mg/dl de colesterol total en sangre. Al estratificarlos por sexo y edad, observamos que el grupo con mayor nivel de colesterol medio total en sangre eran las mujeres entre 65 y 69 años, con una media de 256 mg/dl, frente a 225 mg/dl de colesterol total en hombres de la misma edad. Sin embargo, las mujeres entre 65 y 69 años presentaban menor índice aterogénico que los hombres de esa edad (3,87 vs 6,27), lo cual significa que aunque las mujeres presentan mayores tasas de colesterol total, presentan menor riesgo aterogénico que los hombres. Este dato se confirma con el hecho de que los hombres entre 65-69 años presentan colesterol-HDL más bajo que las mujeres de esta edad (36,83 vs 63.5).

c) Triglicéridos (tabla II):

Si bien sólo hemos detectado una incidencia del 17% de nivel de triglicéridos en sangre > 200 mg/dl, al estratificar los pacientes por sexo y edad vemos nuevamente que el nivel de triglicéridos es máximo en hombres entre 65-69 años.

d) Severidad de la hipoacusia ligada al envejecimiento (fig. 1):


Los pacientes con niveles de colesterol elevados presentaban sordera más severa que era estadísticamente significativa (p < ,05), aunque no pudimos demostrar correlación entre la severidad de la hipoacusia y las cifras de colesterol o triglicéridos en sangre.

Discusión

Nuestros resultados muestran alta incidencia de hipercesterolemia en población seleccionada mayor de 65 años que presenta hipoacusia neurosensorial ligada al envejecimiento (71%). El dato de alta incidencia de hiperlipemia en los pacientes con hipoacusia crónica ha sido comunicado en varias ocasiones en literatura14-15, aunque su importancia en la sordera ligada al envejecimiento sigue aún en discusión16-17. La limitación fundamental de nuestro estudio es que no disponemos en el momento actual de datos sobre los niveles de lípidos en sangre en mayores de 65 años de población no seleccionada en nuestro medio, por lo que hemos de recurrir a otros estudios epidemiológicos. En nuestro país se estima que un 58% de la población general presenta niveles altos de colesterol en sangre, alcanzando una prevalencia de hasta el 64% en el grupo de edad por encima de los 65 años18. Comparando nuestros resultados con los datos de colesterol total y triglicéridos en sangre estratificados por edad y sexo de un amplio estudio epidemiológico del NIH de Estados Unidos19, llama mucho la atención que nuestro subgrupo de mujeres entre 65-69 años con hipoacusia tiene niveles significativamente más altos de colesterol que las mujeres norteamericanas de la misma edad no seleccionada (fig. 2), aunque el significado es aún incierto, y no disponemos de datos para saber si este dato se confirmaría con controles de la población de nuestro área.

En este estudio creemos que el dato más interesante encontrado es el alto índice aterogénico encontrado en muchos de estos pacientes. En los años noventa se establece que el índice colesterol total/HDL es el mejor índice predictivo de la presencia, extensión y severidad de las lesiones de cardiopatía isquémica20, también en mayores de 65 años21. Un reciente estudio ha asociado el nivel de HDL elevado en ancianos japoneses con la presencia de placas ateromatosas grasas en la carótida de los pacientes mayores22. También se ha encontrado recientemente evidencia clínica de que las concentraciones bajas de HDL se asocian a pérdida de audición16 con asociación estadística clara entre LDL y sordera en poblaciones mayores de 65 años, mientras que los niveles de colesterol total y de triglicéridos no presentan significación. Un último trabajo ha relacionado el aumento de LDL-colesterol y la aparición aguda de sordera consiguiéndose además revertir parcialmente la hipoacusia al conseguir disminuir este tipo de colesterol23. El dato de que no es el colesterol total sino el tipo de colesterol aumentado o disminuido quien se asocia a pérdida de audición podría explicar resultados discordantes comunicados en la literatura sobre lípidos y audición17,24, como matizó hace ya más de diez años el problema en la cardiopatía isquémica y el colesterol24,25. (fig. 3)


El interés de aportar evidencias que apoyen la hipótesis lipídica de la sordera ligada a la edad es que abre la posibilidad de tratar un tipo de sordera muy limitante cada vez más frecuente. La necesidad de tratar la hiperlipemia en los ancianos ha sido bien establecida recientemente26, y se ha demostrado que los ancianos con hiperlipemias en los que se reducen los niveles de lípidos en sangre bien con dieta o con fármacos, reducen la incidencia de cardiopatía isquémica y ACV. Incluso se está proponiendo que las estatinas puedan tener un papel neuroprotector en el sistema nervioso central27. La sordera ligada al envejecimiento presenta un patrón de lesión histológica neurodegenerativo28 en el que los cambios por aterosclerosis podrían jugar un papel patogénico importante al menos en parte de los pacientes. Aunque hasta el momento sólo se han comunicado experiencias del tratamiento de la sordera mediante hipolipemiantes en sordera coclear aguda23, posiblemente los cuadros de sorderas crónicas progresivas en enfermos con nivel de lípidos elevado sean también candidatas al tratamiento hipolipemiante. En el momento actual contamos con evidencias de que un tratamiento nutricional, la restricción calórica, es capaz por sí mismo de retrasar la hipoacusia debida al envejecimiento de la vía auditiva29, aunque en nuestro conocimiento no existen datos experimentales de que una dieta hipolipemiante o algún fármaco hipolipemiante consiga frenar el desarrollo de la sordera ligada a la edad.

Conclusiones

Hemos detectado una incidencia de hiperlipemia del 71% en los pacientes con hipoacusia progresiva ligada a la edad de un grupo de población mayor de 65 años, llamando la atención los altos niveles de colesterol en mujeres de 65-69 años y el elevado índice aterogénico en varones de entre 65-69 años. Además, hemos observado que los pacientes con hiperlipemia presentaban peor audición que los pacientes con niveles normales de lípidos en sangre. Nuestros resultados sugieren que la hiperlipemia tiene un papel modulador importante en la patogenia de la sordera progresiva ligada a la edad, acelerando la evolución del envejecimiento fisiológico de la cóclea humana. Esta asociación, de confirmarse de forma definitiva, podría abrir las puertas a una estrategia terapéutica nutricional contra el envejecimiento de la vía auditiva humana mediante medidas dietéticas o mediante fármacos hipolipemiantes.

Referencias

1. Seidman MD, Ahmand N, Bai U: Molecular mechanisms of age-related hearing-loss. Ageing Res Rev 2002, 1:331-343.

2. Leithauser D: Hearing in old age. Hearing loss is never physiologic. MMW Forstchr Med 1999, 17:36-38.

3. Willott JF, Chilsom TH, Lister JJ: Modulation of presbicusis: current status and future directions. Audiology & Neuro-Otology 2001, 6:231-249.

4. Chilsom TH, Willott JF, Lister JJ: The aging auditory system: anatomic and pathologic change and implications for rehabilitation. Int J Audiol 2003, 42:S3-10.

5. Johnsson LG, Hawkings JE Jr: Vascular changes in the human inner ear associated with aging. Ann Otol Rhinol Laryngol 1972, 81:364-376.

6. Rosen S: High frecuency audiometry in presbycusys. A comparative study of the Mabaan tribe in the Sudan with urban populations. Acta Otolaryngol (Stockh) 1970, 70:242.

7. Ullrich D, Auerbach G, Drobik C: A prospective study of hyperlipidemia as a pathogenic factor in sensorineural hearingloss. European Arch Oto Laryngol 1992, 242:273.

8. Kashiwado I, Hattori Y, Quio Y: Funtional and morpholical changes in the cochleaa of cholesterol fed guinea pigs. Nippon Ika Daigaku Zasshi 1994, 61:321-329.

9. Gratton MA, Wright CG: Alterations of inner ear morphology in experimental hypercholesterolemia. Hear Res 1992, 61:97-105.

10. Satar B, Ozkaptan Y, Surucu HS, Ozturk H: Ultraestructural effects of hypercholesterolemia on the cochlea. Otol Neurol 2001, 22:786-9.

11. Rodríguez Artalejo F, Banegas JR, Graciani MA, Hernández Vecino R, Calero J: Alimentos y consumo de nutrientes en España en el período 1940-1988. Med Clin (Barc) 1996, 106:161-168.

12. González M, Caride B, Novoa T, Montero O, Lamas MA, Taboada M: Consumo de lípidos en la población universitaria de España, evaluación del perfil hepático y del colesterol sérico. Nutr Hosp 1999, 14:133-134.

13. Del Pozo S, Cuadrado C, Moreiras O: Cambios relacionados con la edad en la ingesta diaria de los ancianos: el estudio Euronut-SENECA. Nutr Hosp 2003, 18:348-52.

14. Lowry LD, Isaacson SR: Study of 100 patients with bilateral sensorineural hearing loss for lipids abnormalities. Ann Otol Rhinol Laryngol 1978, 87:404-408.

15. Ben-David Y, Pratt H, Landman L: A comparison of auditory brain stem evoked potentials in hiperlipidemic and normalipemic subjects. Laryngoscope 1986, 96:186-189.

16. Suzuki K, Kanelo M, Murai: Influence of serum lipids on auditory function. Laryngoscope 2000, 110:1736-1738.

17. Lee FS, Matthews JH, Dubno JR, Adkins WY: Analysis of blood chemistry and hearing levels in a sample of older persons. Ear Her 1998, 19:180-190.

18. Plaza Celemín L: Lípidos y prevención de la cardiopatía isquémica. Rev Esp Cardiol 1986, 39:89-90.

19. Lipid metabolism branch, national heart, lung and blood institute, US deparment of health and human sevices. Lipid research clinics population studies data book. NIH publication n.º 80-1527, 1980.

20. Hearn JA, DeMaiso SR, Roubin GSm Hammarstrom M, Sgoutas D: Predictiva value of lipoprotein(a) and other serum lipoprotein in the angiographic diagnosis of coronary artery disease. Am J Cardiol 1990; 15:1176-1180.

21. Hong Mk, Romm PA, Reace CE: Total cholesterol • HDL ratio is the best predictor of anatomy coronary artery disease amogn the eldery patientes. JACC 1991, 17:151-a57.

22. Iwamoto T, Fukuda S, Shimizu S, Takasaki M: Long-term effects of lipoprotein(a) on carotid atherosclerosis in eldery japanese. J Geront A Biol Sci Med Sci 2004, 59:62-67.

23. Sukfull M: Fibrinogen and LDL apheresis in treatment of sudden hearing loss: a randomised multicentre trial. Lancet 2002, 7:1811-1817.

24. Saito T, Sato K, Saito H: An experimental study of auditory dysfunction associated with hyperlipoproteinimia. Arch Otorhinolaryngol 1986, 243:242-245.

25. Ray J: Is there a relationship between prebycusis and hyperlipoproteinemia? A literature review. J Otolaryngol 1991, 20:336-341.

26. De Wilde S, Cook DG, Carey IM, Hilton SR, Whincup PH: Underuse of statins among older people. Lancet 2003, 362:746-747.

27. Cucchiera B, Kasner SE: Use of statins in CNS disorders. J Neurol Sci 2001, 187:81-89.

28. Schucknetch HF, Gacek MR: Cochrear pathology in presbycusis. Ann Otol Rhinol Laryngol 1993, 102:1-16.

29. Seidman MD: Effects of dietary restriction and antioxidants on presbyacusis. Laryngoscope 2000, 110:727-738.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons