SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.24 número4 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Nutrición Hospitalaria

versión impresa ISSN 0212-1611

Nutr. Hosp. v.24 n.4 Madrid jul.-ago. 2009

 

ORIGINAL

 

Recomendaciones sobre la evaluación del riesgo de desnutrición en los pacientes hospitalizados

Recommendations for assessing the hyponutrition risk in hospitalised patients

 

 

J. I. Ulibarri, R. Burgos, G. Lobo, M. A. Martínez, M. Planas, A. Pérez de la Cruz, J. L. Villalobos; grupo de trabajo de desnutrición de SENPE

Sociedad Española de Nutrición Parenteral y Enteral (SENPE). España.

Dirección para correspondencia

 

 


RESUMEN

Por la frecuencia e implicaciones clínicas, sociales y económicas de la desnutrición hospitalaria y la habitual falta de sensibilidad ante este problema por parte de los profesionales sanitarios, pareció indicado crear un grupo de trabajo de la Sociedad Española de Nutrición Parenteral y Enteral (SENPE) que llevara a término unas recomendaciones por consenso sobre la evaluación de la desnutrición en los pacientes hospitalizados. Como primer paso ha parecido de interés elaborar unas recomendaciones sobre la importancia de detectar precozmente y de manera periódica la desnutrición en los pacientes que ingresan en nuestros hospitales. Después de una cuidadosa revisión sobre los métodos de cribado de la desnutrición publicados, el grupo considera que debe recomendarse utilizar los métodos de cribado, posibles de aplicar en cada centro, para detectar aquellos pacientes que precisarán posteriormente de una evaluación más completa del estado de nutrición y, en caso necesario, establecer un plan de actuación nutricional.

Palabras clave: Desnutrición hospitalaria. Estado de nutrición. Pacientes hospitalizados.


ABSTRACT

Given the frequency and clinical, social, and economic implications of hospital hyponutrition and the usual lack of sensibility before this problem from health care professionals, it seemed appropriate to create a working group within the Spanish Society of Parenteral and Enteral Nutrition (SENPE), which will lead to consensus recommendations on hyponutrition assessment among hospitalised patients. At a first stage, it seemed interesting to elaborate some recommendations on early and regular detection of hyponutrition among patients admitted to our hospitals. After carefully reviewing the screening methods published, the group considers that using screening methods should be recommended according to the possibilities at each centre in order to detect those patients that will further need a more complete evaluation of their nutritional status and, in case of necessary, to establish a nutritional action plan.

Key words: Hospital hyponutrition. Nutritional status. Hospitalised patients.


 

Introducción

Sabemos que la desnutrición hospitalaria es un problema frecuente en los pacientes que ingresan en el hospital. De hecho se aceptan valores que oscilan entre el 10% y el 85% en función tanto del tipo de pacientes analizados (ancianos, niños, pacientes médicos, quirúrgicos, oncológicos,...), como de la categoría de hospital donde son admitidos, como de los marcadores de valoración nutricional empleados para su evaluación1-6.

Por otra parte se conoce que la desnutrición aumenta durante la estancia hospitalaria y ello responde a múltiples factores. Por un lado, la misma enfermedad puede comportar ingesta inadecuada de nutrientes por anorexia, dificultad para la ingesta, problemas de masticación, disfagia, mucositis o falta de autonomía para comer. Pero también, dificultad en la digestión o en la absorción de los alimentos, o incluso aumento de los requerimientos nutricionales, bien por estrés metabólico o por existir pérdidas más o menos importantes de nutrientes. Por otro lado determinados procesos diagnósticos o terapéuticos pueden también contribuir al desarrollo de la desnutrición, bien por indicarse ayuno para la realización de determinadas exploraciones, o por encontrarse el paciente en el período postoperatorio o por indicarse reposo digestivo como parte del tratamiento de determinadas situaciones fisiopatológicas (pancreatitis). Pero también podemos encontrarnos con indicaciones dietéticas cuestionables o incluso no tener en cuenta posibles efectos negativos de ciertas acciones terapéuticas sobre el estado de nutrición. Además, es una realidad que los servicios de alimentación en la mayoría de los hospitales pueden presentar deficiencias en el sentido de ofrecer menús poco atractivos, con materias primas no siempre de la mejor calidad, y con protocolos de dietas en ocasiones deficientes y poco adaptados a los pacientes concretos. Y, finalmente, tampoco debemos olvidarnos de la falta de sensibilización ante este problema por parte de los profesionales sanitarios, tanto por la escasa formación recibida en materia de nutrición, como por el desconocimiento de la trascendencia de la malnutrición en la evolución del paciente, así como de la existencia de sistemas de soporte nutricional disponibles, lo que comporta falta de aplicación de las medidas de detección y de control de los pacientes con problemas nutricionales así como mala utilización de los recursos existentes de soporte nutricional existentes7-12.

La desnutrición en el paciente hospitalizado es el resultado de la compleja interacción entre enfermedad y nutrición. Es altamente prevalente, así como ignorada e infratratada. Comporta importantes consecuencias clínicas y económicas. Clínicamente, puede contribuir a incrementar el número y la gravedad de las complicaciones de la propia enfermedad, a debilitar la capacidad de respuesta al tratamiento, a disminuir el grado de respuesta inmune y a incrementar, en definitiva, la morbi-mortalidad13. Desde el punto de vista económico, la desnutrición está demostrado que aumenta el coste asociado a la prolongación de la estancia hospitalaria así como el coste asociado al tratamiento adicional de las complicaciones14-17.

A pesar de las enormes dificultades metodológicas que suponen los estudios de intervención nutricional, hoy en día tenemos evidencia científica de que la intervención nutricional puede mejorar la evolución clínica del paciente desnutrido y disminuir los gastos asociados a la enfermedad18-20.

La Resolución del Comité de Ministros del Consejo de Europa Sobre alimentación y atención nutricional en hospitales aprobada el 12 de noviembre de 2003 (https://wcm.coe.int/rsi/CM/index.jsp) pone de manifiesto la importancia de la desnutrición en los hospitales así como medidas encaminadas a su prevención y tratamiento.

Pero es una realidad que no existen recursos disponibles para evaluar el estado de nutrición de todos los pacientes que ingresan en el hospital. Por ello se acepta que deberíamos utilizar herramientas de cribado que nos permitan llevar a cabo una valoración inicial encaminada a detectar precozmente los pacientes desnutridos o en riesgo de desarrollar desnutrición para remitirlos a una valoración nutricional más específica e instaurar, si es preciso, un plan de tratamiento nutricional. En definitiva, seleccionar rigurosamente los pacientes que se pueden beneficiar de un tratamiento nutricional21,22.

Las premisas para la correcta aplicación de un cribado son: que la prevalencia sea significativa, que tenga tratamiento y que exista una herramienta eficaz. Criterios todos que se cumplen en el caso de la desnutrición23.

Los métodos de cribado deben ser válidos, fiables, reproducibles, prácticos (fáciles de aplicar, bien aceptados y económicos) y conectados con protocolos específicos de actuación 24. Lo ideal es que se realicen al ingreso del paciente en el hospital por parte del personal de enfermería de hospitalización 13,25,26.

Existen métodos de cribado clínico, automatizado y mixto. La mayoría de los métodos de cribado clínicos suele incluir datos subjetivos y objetivos (peso, talla, cambios en el peso, cambios en la ingesta, co-morbilidades,...). Los métodos automatizados se basan fundamentalmente en datos analíticos, aunque también captan otros datos objetivos útiles para el cribado (diagnóstico, edad, duración y evolución del proceso, recursos aplicados, etc.), disponibles en las bases de datos del sistema operativo del hospital.

De los múltiples métodos de cribado existentes para pacientes adultos, los más utilizados son el Malnutrition Advisory Group (MAG), el Malnutrition Universal Screening Tool (MUST), el Nutrition Risk Screening (NRS 2002), el Oncology Screening Tool (OST), el Mini-Nutritional Assessment Short Form (MNA SF) y el Malnutrition Screening Tool (MST).

Si con estos métodos se detecta que un paciente presenta desnutrición o riesgo de la misma, se procederá a la evaluación del estado nutricional. Ello es más específico, profundo y detallado, y es realizado por personal especializado que se encargará además de llevar a cabo un plan nutricional adecuado. Incluye historia clínica, examen físico completo, antropometría y análisis de laboratorio.

Si el resultado de la aplicación de los métodos de cribado demuestra que el individuo no presenta riesgo, debe reevaluarse a la semana o antes si se presentan cambios clínicos o de tratamiento 27.

 

Descripción de los métodos de cribado más utilizados

Malnutrition Advisory Group (MAG). Elaborado por un comité de expertos de la British Association of Parenteral and Enteral Nutrition (BAPEN)28. Permite que los profesionales de la salud puedan detectar la existencia de malnutrición midiendo el IMC y evaluando la extensión de la pérdida involuntaria de peso durante los últimos 3-6 meses. Bauer y Capra 29 han comparado el MAG frente a la Valoración Global Subjetiva (VGS)30, como método estándar de valoración nutricional, en pacientes con cáncer hospitalizados, demostrando que este método posee una baja sensibilidad (59%) y especificidad (75%). El valor predictivo positivo fue del 88% y el valor predictivo negativo del 38%. Por todo ello, no se considera un buen método para los pacientes oncológicos.

Malnutrition Universal Screening Tool (MUST). Método de cribado desarrollado por la British Association from Parenteral and Enteral Nutrition (BAPEN)31. Deriva de tres datos fundamentales, el IMC, la pérdida de peso en 3-6 meses y el efecto de enfermedad aguda. Su gran validez se debe a que además incluye guías de actuación para desarrollar el tratamiento nutricional. Si bien fue desarrollado inicialmente para su uso en la comunidad, puede utilizarse también en el hospital y en pacientes institucionalizados. Puede ser aplicado por cualquier profesional involucrado en el tratamiento de los enfermos. En la comunidad, este índice predice la frecuencia de admisión en el hospital, las visitas al médico general y pone de manifiesto el beneficio de la intervención nutricional en la evolución de los pacientes. En el hospital, predice la estancia hospitalaria, la mortalidad (corregida por la edad), el destino al alta en los pacientes ortopédicos y el gasto por malnutrición. Es fácil de aplicar y tiene una alta reproducibilidad o fiabilidad k 0,88-132.

Nurition Risk Screening (NRS 2002)33 es un método de cribado simple que consta de 4 preguntas sencillas: ¿Es el BMI < 20,5?, ¿La ingesta se ha reducido durante la última semana?, ¿Ha perdido peso? Y ¿Está el paciente severamente enfermo? Si la respuesta es afirmativa a alguna de las preguntas, se debe realizar el cribado formal completo que valora además del IMC y el % de pérdida de peso en un tiempo determinado, la ingesta de comida y puntúa en función de las enfermedades y la edad. Si el paciente tiene un NRS final < 3 al ingreso, se debe considerar si hay posibilidades de que sea > 3 en un futuro próximo (p.e. Intervención quirúrgica abdominal mayor programada). En el resto de pacientes con valores < 3 se recomienda repetir el método de cribado de forma semanal. Si es > 3 debe establecerse un plan de actuación y seguimiento nutricional. Presenta elevada sensibilidad, baja especificidad y una fiabilidad o reproducibilidad: k 0,67. Es fácil de emplear en pacientes ingresados. Kyle y cols.34 comparan en pacientes hospitalizados, en general, varios métodos de screening con la VGS. El NRS-2002 presentó mayor valor predictivo positivo que el MUST (85% frente a 65%) y también mayor valor predictivo negativo (79% frente a 66%).

Oncology Screening Tool (OST) (MSKCC). Método utilizado en el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center (MSKCC Adult Oncology Screening Tool, Clinical Dietetic Staff 1994-1995, Food Service Department, Memorial Sloan-Kettering Cancer Centre). Puede aplicarse a pacientes ambulatorios, hospitalizados o domiciliarios. Se lleva a cabo por una enfermera o una dietista y evalúa la pérdida de peso y la historia reciente de disminución de la ingesta de comida, existencia de náuseas y vómitos, diarreas, úlceras en la boca y dificultad para masticar o deglutir. Los pacientes se clasifican en bajo o medio-alto riesgo. Los primeros se reevaluarán a los 6 días y los últimos deberán ser valorados en el plazo de 24 horas por una dietista.

Mini-Nutritional Assessment (MNA). Se trata de un cuestionario creado específicamente para población anciana. Clasifica al paciente en tres categorías: desnutrido, en riesgo de desnutrición y con buen estado nutricional. Consta de 18 preguntas sobre parámetros antropométricos, valoración global, historia dietética y auto-percepción de salud y estado nutricional. La puntuación total posible es de 30 puntos. Una puntuación > a 23,5 clasifica al sujeto como bien nutrido, recomendando revisiones periódicas; puntuaciones entre 17 y 23,5 indican una situación de riesgo, y puntuaciones < 17 expresan desnutrición35.

Existe una forma abreviada Short Form (MNA SF) (MNA-SF) creada para reducir el tiempo de realización de 10-15 minutos a 3 minutos (36).

Se puede utilizar este cuestionario en dos fases: la primera consistiría en completar la forma corta. Si se detecta riesgo de desnutrición (puntuación ≤ 11) se completaría todo el cuestionario. Se asocia con deterioro de salud, mortalidad, estancia hospitalaria y coste de hospitalización, actividad social y visitas al médico de familia. Tienen buena sensibilidad, del 96% y especificidad del 98% para población anciana.

Malnutrition Screening Tool (MST). Método de cribado rápido y sencillo diseñado en Australia 37. Se basa en la valoración reciente del apetito y la pérdida de peso. Clasifica a los pacientes en: sin riesgo de desnutrición y con riesgo de desnutrición. Cuando se compara con la VGS tiene una fuerte predicción del estado de nutrición. El MST tiene la ventaja sobre otros métodos de cribado utilizados en nutrición [MUST; MNA SF; NRS 2002) que no requiere la realización de ningún cálculo; es rápido y fácil de llevar a cabo, y además puede ser complementado por el propio paciente, un familiar o cuidador, un administrativo o el médico responsable del paciente. El MST ha sido validado, en comparación con la Valoración Global Subjetiva (VGS) en pacientes hospitalizados en general37, en pacientes ambulatorios en tratamiento con radioterapia28 y en pacientes ambulatorios tratados con quimioterapia38. En 106 enfermos ambulatorios en tratamiento con radioterapia, Ferguson y cols, encuentran alta sensibilidad (100%), pero baja especificidad (81%). Isenring y cols, en 51 pacientes ambulatorios tratados con quimioterapia comparan el MST con una valoración nutricional completa medida mediante la Valoración Global Subjetiva Generada por el Paciente (VGS-GP) y demuestran que tiene una sensibilidad del 100% y una especificidad del 92%38.

De los más de 70 métodos de cribado existentes para detectar desnutrición o riesgo la ESPEN recomienda utilizar para la Comunidad el MUST (Malnutrition Universal Screening Tool), para el Hospital el NRS-2002 (Nutrition Risk Screening) y para el anciano frágil el MNA (Mini Nutritional Assessment).

Control Nutricional (CONUT). Es un sistema de cribado automatizado, desarrollado en el Hospital U. de La Princesa, de Madrid que permite valorar a diario, de manera automática en la primera fase, la situación nutricional de la totalidad de los pacientes ingresados a los que se practica análisis de rutina y es notificado entre los resultados de los análisis.

Recoge información de las bases de datos del servicio de Admisión (filiación, edad, fecha y duración del ingreso) y del Laboratorio central (albúmina, colesterol, linfocitos totales, evolución del proceso). El grado de alerta de desnutrición llega a diario directamente al médico con el resultado de los análisis que ha solicitado y a la Unidad de Nutrición los casos de alerta moderada o alta, al objeto de poder seguir el protocolo establecido sobre valoración de riesgo nutricional39. Los autores encuentran una concordancia medida por el índice kappa, entre el CONUT y una valoración nutricional completa, de 0,699 (p = 0,003). Sensibilidad: 92,30 (IC 95% 62,08-99,59). Especificidad: 85.00 (IC 95% 69,47-93,75)40.

En un nuevo estudio de validación presentado en el congreso de la ESPEN de 200641 se aprecian estas excelentes características operativas frente al SGA.

Actualmente se siguen haciendo estudios comparativos entre este sistema automático, su segunda fase y los principales métodos de filtro utilizados internacionalmente, así como estudios clínicos de su operatividad. Esta segunda fase, de desarrollo semiautomático, se basa en los resultados cribados por la fase de ALERTA, mas la recogida de datos de otras bases del sistema informático del hospital, como Farmacia, Dietética y los históricos de la Unidad de Nutrición para controlar el soporte nutricional y determinar así el Riesgo nutricional.

Filtro de Nutrición (FILNUT) y proceso INFORNUT

Es un proceso de cribado automatizado de detección sistemática e identificación precoz de pacientes desnutridos al ingreso hospitalario, así como de su documentación e informe, que se aplica en el hospital Virgen de la Victoria de Málaga donde ha sido desarrollado por el Equipo de Soporte Nutricional (ESN).

En su 1ª fase de filtro nutricional analítico-que llamamos FILNUT- las condiciones aplicadas son: albúmina < 3,5 g/dL y/o proteínas totales < 5 g/dL y/o prealbúmina < 18 mg/dL con o sin linfocitos totales < 1.600 cel/ml y/o colesterol total < 180 mg/dL.

Los autores analizan la relación existente entre riesgo de desnutrición detectada por este método de cribado y mortalidad, estancia hospitalaria o tasa de reingresos. Encuentran que el método presenta una sensibilidad del 92,3%, un Valor Predictivo Positivo del 94,1% y una especificidad del 91,2%, practicado al ingreso del paciente. Presenta un grado de concordancia (índice kappa) frente a un gold Standard de valoración nutricional de 0,83142.

Nótese que entre los positivos a este filtro quedan incluidos aquellos pacientes que cumplen los criterios para CONUT, pero además recogerá como de riesgo a aquellos otros que presentaran -por ejemplo- unas proteínas totales < 5 g/dL. Estos datos son integrados con otros captados de otras bases de datos contenidas en el Sistema Informático del Hospital (HIS): datos demográficos del paciente, diagnóstico al ingreso hospitalario, dieta oral prescrita y -en su caso- soporte nutricional.

En una 2ª fase de incorporación de datos clínicos el programa INFORNUT continuará integrando información clínica -de acuerdo con las conclusiones del II Foro de SENPE-43.

Para ello genera una alarma visual -botón coloreado a la derecha- (fig. 1) en el panel de control de enfermería de planta (programa Mainake) para que la enfermera responsable de cada paciente aplique el método MUST (modificado), a aquellos pacientes considerados de riesgo por FILNUT. En la misma pantalla se responde a la encuesta por cuartiles de la ingesta en los cinco días precedentes definida en el método NRS-2002; además hay un campo para que anote las observaciones de interés al respecto. Una nueva alarma visual da por concluida la recopilación de datos que, en este momento, configuran una información preliminar que contiene las puntuaciones de riesgo de ambos métodos de cribado.

 

En la 3ª fase de valoración e informe o fase INFORNUT el programa incorpora las tablas de valoración según escala de gravedad de los parámetros marcadores de acuerdo con el reciente "Documento SENPE-SEDOM sobre la codificación de la desnutrición hospitalaria"44. En base al "Algoritmo de Orientación Diagnóstica Nutricional" del HVV, el programa hará la propuesta automática de una orientación diagnóstica de desnutrición. Con estos datos emite una recomendación terapéutica de primeras medidas siguiendo otro "Algoritmo de decisión ante Informe de Riesgo por Desnutrición -IRD-". Este tratamiento es automático y se produce al decidir la validación e impresión del IRD una vez finalizada la fase anterior, quedando nueva señal visual del acontecimiento. Siguiendo las conclusiones del II Foro de SENPE43: "Al resultado final del cribado se dará formato de informe de riesgo nutricional para información y conocimiento del clínico responsable del paciente así como para constancia documental en la historia clínica", el formato utilizado por los autores para el IRD -actualmente en revisión- es similar al publicado como anexo en su artículo de referencia42.

Lógicamente todo el proceso está dirigido a una cuarta fase de intervención nutricional.

El proceso INFORNUT ejerce una función docente, a facultativos y personal de enfermería, permitiendo elaborar un informe de cara al Alta Hospitalaria, su codificación por el Servicio de Documentación Clínica45, sus escasos requerimientos de factor tiempo y costes directos lo apoyan como herramienta eficiente para el cribado nutricional en los primeros tres días tras el ingreso hospitalario46.

 

Recomendaciones del grupo de trabajo

Importancia de detectar precozmente y de manera periódica los pacientes que ingresan en el hospital y que están desnutridos o presentan riesgo de desarrollar desnutrición.

Necesidad de utilizar métodos de cribado para detectar estos pacientes a los cuales posteriormente se les realizará una evaluación más completa del estado de nutrición y, si es preciso, se establecerá un plan de actuación nutricional.

Cada centro debe utilizar el método de cribado posible de aplicar.

Asimismo, se recomienda que el cribado pueda ser realizado por personal no especializado.

El grupo confía para un futuro próximo en la aplicabilidad y mayor eficiencia de los métodos automatizados, aprovechando los constantes avances en la informatización de la práctica clínica.

 

Referencias

1. Braunschweig C, Gomez S, Sheean PM. Impact of declines in nutritional status on outcomes in adult patients hospitalized for more than 7 days. J Am Diet Assos 2000; 100: 1316-1322.        [ Links ]

2. Middleton MH, Nazartenko G, Nivison-Smith I, Smerdely P. Prevalence of malnutrition and 12-month incidence of mortality in two Sydney teaching hospitals. Intern Med J 2001; 31: 455-461.        [ Links ]

3. Waitzberg DL, Caiaffa WT, Correira MI. Hospital malnutrition: the Brazilian national survey (IBRANUTRI): a study of 4000 patients. Nutrition 2001; 17: 573-580.        [ Links ]

4. Wyszynski DF, Perman M, Crivelli A. Prevalence of hospital malnutrition in Argentina: preliminary results of a population-based study. Nutrition 2003; 19: 115-119.        [ Links ]

5. Kruizenga HM, Wierdsma NJ, van Bokhorst MA, de van der Schueren, Haollander HJ, Jonkers-Schuitema CF y cols. Screening of nutritional status in The Netherlands. Clin Nutr 2003; 22: 147-152.        [ Links ]

6. Planas M, Audivert S, Pérez-Portabella C, Burgos R, Puiggròs C, Casanelles JM y cols. Nutricional status among adult patients admitted to an university-affiliated hospital in Spain at the time of genoma. Clin Nutr 2004; 23: 1016-1024.        [ Links ]

7. Roubenoff R, Roubenoff RA, Preto J, Balke W. Malnutrition anong hospitalized patients. A problem of physician awareness. Arch Inter Med 1987; 147: 1462-1465.        [ Links ]

8. McWhirter JP, Pennington CR. Incidence and recognition of malnutrition in hospital. BMJ 1994; 308: 945-948.        [ Links ]

9. Farre-Rovira R, Frasquet Pons L, Ibor Pica JF. Malnutrición hospitalaria: indicadores de evolución postoperatoria. Nutr Hosp 1998; 13: 130-137.        [ Links ]

10. Fettes SB, Davidson HI, Richardson RA, Pennington CR. Nutritional status on effective gastrointestinal surgery patients pre-and post-operatively. Clin Nutr 2002; 21: 249-254.        [ Links ]

11. Kondrup J, Johansen N, Plum LM, Bak L, Larsen H, Martinsen A y cols. Incidence of nutritional risk and causes of inadequate nutritional care in hospitals. Clin Nutr 2002; 21: 461-468.        [ Links ]

12. Jeejeebhoy. Hospital malnutrition: is a disease or lack of food? Clin Nutr 2003; 22: 219-220.        [ Links ]

13. Stratton RJ, Green CJ, Elia M. Disease-related malnutrition: an evidence-based approach to treatment. Oxon, UK: CABI Publishing; 2003 (p. 3).        [ Links ]

14. Correia MI, Waitzberg DL. The impact of malnutrition on morbidity, mortality, length of stay and costs evaluated through a multivariate model analysis. Clin Nutr 2003; 22: 235-239.        [ Links ]

15. Reilly Jr JJ, Hull SF, Albert N, Walker A, Bringardener S. Economic impact of malnutrition: a model system for hospitalized patients. JPEN 1088; 12: 371-376.        [ Links ]

16. Bickford GR, Brugler LJ, Dolsen S, Vickery CE. Nutrition assessment outcomes: a strategy to improve health care. Clin Lab Manage Rev 1999; 13: 357-364.        [ Links ]

17. Pérez de la Cruz A, Lobo Támer G, Orduña Espinosa R, Mellado Pastor C, Aguayo de Hoyos E, Ruiz López MD. Malnutrition in hospitalized patients: prevalence and economic impact. Med Clin (Barc) 2004; 10: 201-206.        [ Links ]

18. Isenring E, Capra S, Bauer J. Nutrition intervention is beneficial in oncology outpatients receiving radiotherapy to the gastrointestinal. Head or neck area. Br J Cancer 2004; 91: 447-452.        [ Links ]

19. Naber TH, Schermer T, De Bree A, Nusteling K, Eggink L, Kruimel JW y cols. Prevalence of malnutrition in nonsurgical hospitalized patients and its association with disease complications. Am J Clin Nutr 1997; 66: 1232-1239.        [ Links ]

20. Eisenberg JM, Glick HA, Buzby GP, Kinosian B, Williford WO. Does perioperative total parenteral nutrition reduce medical care costs? JPEN 1993; 17: 201-209.        [ Links ]

21. Raja R, Lim AV, Lim P, Chan P, Vu CK. Malnutrition screening in hospitalized patients and its implication on reimbursement. Int Med J 2004; 34: 176-181.        [ Links ]

22. Elia M, Zellipour L, Stratton RJ. To screen or not to screen for adult malnutrition? Clin Nutr 2005; 24: 867-884.        [ Links ]

23. ASPEN Board of Directors and the clinical guidelines task force. Guidelines for the use of parenteral and enteral nutrition in adult and pediatric patients. JPEN 2002; 26: 9SA-12SA.        [ Links ]

24. Jones JM. The methodology of nutritional screening and assessment tools. J Hum Nutr Diet 2002; 15: 59-71.        [ Links ]

25. Isenring E, Capra S, Bauer J. Nutrition intervention is beneficial in oncology outpatients receiving radiotherapy to the gastrointestinal, head or neck area. Br J Cancer 2004; 91: 447-452.        [ Links ]

26. Ravasco P, Monterio-Grillo I, Vidal P, Camilo M. Dietary counselling improves patient outcomes: a prospective, randomized, controlled trial in colorectal cancer patients undergoing radiotherapy. J Clin Oncol 2005; 23: 1431-1438.        [ Links ]

27. Ferguson M, Bauer J, Gallagher B, Capra S, Christie DRH, Marson BR. Validation of a malnutrition screening tool for patients receiving radiotherapy. Austral Radiol 1999; 43: 325-327.        [ Links ]

28. Elia M. The Malnutrition Advisory Group consensus guidelines for the detection and management of malnutrition in the community. British Nutrition Foundation. Nutrition Bulletin 2001; 26: 81-83.        [ Links ]

29. Bauer J, Capra S. Comparison of a malnutrition screening tool with subjective global assessment in hospitalized patients with cancer: sensitivity and specificity. Asia Pac J Clin Nutr 2003; 12: 257-260.        [ Links ]

30. Detsky AS, McLaughlin JR, Baker JP y cols. What is subjective global assessment of nutritional status? JPEN 1987; 11: 8-13.        [ Links ]

31. Sttratton RJ, Hackston A, Longmore D y cols. Malnutrition in hospital outpatients and inpatients: prevalence, concurrent validity and ease of use of the "malnutrition universal screening tool" (MUST) for adults. Br J Nutr 2004; 92: 799-808.        [ Links ]

32. King CL, Elia M, Stroud MA, Stratton RJ. The predictive validity of the malnutrition universal screening tool (MUST) with regard to mortality and length of stay in elderly patients. Clinical Nutrition 2003; 22 (Supl. 1): S4.        [ Links ]

33. Kondrup J, Rasmussen HH, Hamberg O, Stanga Z, Ad Hoc ESPEN Working Group. Nutritional risk screening (NRS 2002): a new method based on an analysis of controlled clinical trials. Clin Nutr 2003; 22: 321-336.        [ Links ]

34. Kyle UG, Kossovsky MP, Karsegard VL, Richard C. Comparison of tools for nutritional assessment and screening at hospital admission: A population study. Clin Nutr 2006; 25: 409-417.        [ Links ]

35. Guigoz Y, Vellas B, Garry PJ. Assessing the nutritional status of the elderly: The Mini Nutricional Assessment as part of the geriatric evaluation. Nutr Rev 1996; 54: S59-S65.        [ Links ]

36. Rubestein LZ, Harper JO, Salva A, Guigoz Y, Vella B. Screening for undernutrition in geriatric practice: developing the short-form mininutritional assessment (MNA-SF). J Gerontol Ger A Biol Sci Med 2001; 56: M366-M372.        [ Links ]

37. Ferguson M, Capra S, Bauer J, Banks M. Development of a valid and reliable malnutrition screening tool for adult acute hospital patients. Nutrition 1999; 15: 458-464.        [ Links ]

38. Isenring E, Cross G, Daniela L, Kellett E, Koczwara. Validity of the malnutrition screening tool as an effective predictor of nutritional risk in oncology outpatients receiving chemotherapy. Support Care Cancer 2006; 14: 1152-1156.        [ Links ]

39. Ulíbarri JI, González-Madroño A, González A, Fernández G, Rodríguez F, et al. Nuevo procedimiento para la detección precoz y control de la desnutrición hospitalaria. Nutr Hosp 2002; 17: 179-188.        [ Links ]

40. Ulibarri JI, González-Madroño A, de Villar N.GP, González P, González B, Mancha A y cols. CONUT: A tool for controlling nutritional status. First validation in a hospital population. Nutr Hosp 2005; 20: 38-45.        [ Links ]

41. Moure D, González-Madroño A, Martín G, Ulibarri J, Mancha A. Developing and validating a probabilistic model for nutritional screening using analitical parameters. Comunicación al 28 Congreso de la ESPEN, Estambul. Octubre de 2006.        [ Links ]

42. Villalobos Gámez JL, García-Almeida JM, Guzmán de Damas JM y cols. Proceso INFORNUT: validación de la fase de filtro - FILNUT- y comparación con otros métodos de detección precoz de desnutrición hospitalaria. Nutr Hosp 2006; 21 (4): 477-90.        [ Links ]

43. García de Lorenzo A, Álvarez J, Calvo M y cols. Conclusiones del II foro de debate SENPE sobre: Desnutrición Hospitalaria. Nutr Hosp 2005; 20: 82-7.        [ Links ]

44. Documento SENPE-SEDOM sobre la codificación de la desnutrición hospitalaria. http://www.sedom.es/99_pdf/senpesedom.pdf        [ Links ]

45. Villalobos Gámez JL, Del Río J, García-Almeida JM y cols. Cambios en los índices de complejidad y de utilización de estancias de 2004. Plan de colaboración del equipo de soporte nutricional con servicios de documentación clínica y farmacia. Nutr Hosp 2006; 21 (Supl. 1): 22.        [ Links ]

46. Enguix Armada A, Villalobos Gámez JL y Guzmán de Damas M. Costes y beneficios de la Implantación de un perfil nutricional de laboratorio. En "Valoración del estado nutricional por el laboratorio" Cap. 9. Comité de Publicaciones de la Sociedad Española de Bioquímica Clínica y Patología Molecular -SEQC Ed- Mayo 2007.        [ Links ]

 

 

Dirección para correspondencia:
Merce Planas.
Hospital Vall d'Hebron.
Passeig Vall d'Hebron, s/n.
08035 Barcelona.
E-mail: mplanas96@gmail.com

Recibido: 9-VII-2008.
Aceptado: 2-IX-2008.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons