SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.25 número1 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Nutrición Hospitalaria

versión impresa ISSN 0212-1611

Nutr. Hosp. v.25 n.1 Madrid ene.-feb. 2010

 

CARTA CIENTÍFICA

 

Pronóstico de los pacientes críticos que precisan Nutrición Enteral al alta de la UCI

Prognosis of critically ill patients requiring enteral nutrition at discharge from the ICU

 

 

Dirección para correspondencia

 

 

Sr. Director:

El soporte nutricional enteral ha llegado a ser un tratamiento estándar de los pacientes críticos que requieren de una estancia prolongada en la UCI y no pueden consumir una dieta oral1. Se ha planteado en diversos estudios el análisis de la relevancia de la nutrición artificial en la mejoría del paciente, analizando su eficiencia, es decir la capacidad de aportar beneficios minimizando los riesgos y los gastos2.

El objetivo de nuestro estudio era conocer el pronóstico de los pacientes críticos que se iban de alta a planta precisando Nutrición Enteral (NE). Para ello se llevó a cabo un estudio retrospectivo, durante un período de 6 años, en una UCI polivalente de 24 camas perteneciente a un hospital terciario. Se recogieron variables demográficas como la edad o el sexo, APACHE II al ingreso, diagnóstico al ingreso, estancia en la UCI hospitalaria, mortalidad hospitalaria y causas por las que se fue de alta a planta precisando NE.

Durante el periodo de estudio ingresaron en nuestra UCI 3.786 pacientes, de los cuales 63 (1,6%) se fueron de alta a planta precisando NE, con una edad media de 53,4 ± 18,1 años, 74,6% varones, con un APACHE II al ingreso de 16,2 ± 7,1. 38,1% eran pacientes con patología médica, 28,6% postquirúrgicos y 33,3% traumatológicos. La estancia media en la UCI de estos pacientes fue de 18,4 ± 13,4 días y la estancia hospitalaria 71,8 ± 81,9 días. Las causas por las que se matuvo la prescripción de NE en el momento del alta fue en 32 (50,8%) el nivel de conciencia, en 17 (27%) por debilidad, 10 (15,9%) por trastornos en la deglución y en 4 (6,4%) por haber padecido una cirugía gástrica o esofágica que le impedía la alimentación oral.

Catorce (22,2%) de los pacientes fallecieron tras el alta de la UCI, de los cuales 64,2% eran pacientes médicos y 35,8% postquirúrgicos, no encontrándose en este grupo ningún paciente traumatológico. Entre los fallecidos el 71,4% se mantuvo la NE al alta por problemas en el nivel de conciencia. En el análisis multivariantes sólo se encontró relación de la mortalidad en este grupo de pacientes con la edad (p 0,018) y la causa por la que se mantenía la NE (p 0,029).

Analizando estos resultados, en nuestro estudio, el peor pronóstico de los pacientes a los cuales se les prescribió NE al alta fuer para los pacientes médicos con alteraciones del nivel de conciencia y de mayor edad. Sería importante haber conocido el estado nutricional de estos pacientes ya que se ha demostrado que los pacientes malnutridos tienen más tasa de complicaciones y reingresos3.

En conclusión, aunque el grupo de riesgo de ser sometido a un tratamiento futil coincide con los de otras revisiones, el debate ético sobre la NE como tratamiento o cuidado básico no está resuelto, por lo que lo más adecuado sería, el análisis de cada caso, en base a diagnóstico, voluntades previas o actuales del paciente o de su entorno familiar, en caso de imposibilidad de conocer los deseos del enfermo ya que, según la literatura, hasta un 30% de los pacientes hospitalizados reciben cuidados que no están acordes a la evidencia actual4,5.

 

L. Santana Cabrera, L. Ugalde Jáuregui, M. Sánchez-Palacios y R. Lorenzo Torrent
Servicio de Medicina Intensiva del Hospital Universitario Insular de Gran Canaria. España.

 

Referencias

1. Lochs H, Pichard C, Allison SP. Evidence supports nutritional support. Clin Nutr 2006; 25: 177-179.        [ Links ]

2. Donini LM, Savina C, Ricciardi LM, Coletti C, Paolini M, Scavone L y cols. Predicting outcome of artificial nutrition by clinical and functional indices. Nutrition 2009; 25: 11-9.        [ Links ]

3. Friedmann JM, Jensen GL, Smiciklas-Wright H, McCamish MA. Predicting early nonelective hospital readmission in nutritionally compromised older adults. Am J Clin Nutr 1997; 65: 1714-20.        [ Links ]

4. Schuster MA, McGlynn EA, Brook RH. How good is the quality of health care in the United States? Milbank Q 1998; 76: 509, 517-563.        [ Links ]

5. Asch SM, Kerr EA, Keesey J, Adams JL, Setodji CM, Malik S y cols. Who is at greatest risk for receiving poor-quality health care? N Engl J Med 2006; 354: 1147-56.        [ Links ]

 

 

Dirección para correspondencia:
Luciano Santana Cabrera.
Servicio de Medicina Intensiva.
Hospital Universitario Insular de Gran Canaria.
Avenida Marítima del Sur, s/n.
35016 Gran Canaria (España)
E-mail: Isancabx@gobiernodecanarias.org

Recibido: 23-IX-2009.
Aceptado: 26-X-2009.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons