SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.27 issue6Nutrition and tracheal morphology: does malnutrition lead to characteristics of premature aging?The effect of vitamin A supplementation on retinol concentrations of children with anaemia author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

My SciELO

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Nutrición Hospitalaria

On-line version ISSN 1699-5198Print version ISSN 0212-1611

Nutr. Hosp. vol.27 n.6 Madrid Nov./Dec. 2012

http://dx.doi.org/10.3305/nh.2012.27.6.6061 

CARTAS CIENTÍFICAS

 

Influencia de las emociones en la ingesta y control de peso

Influence of emotions in the food intake and weight control

 

 

Dirección para correspondencia

 

 

El propósito de esta carta ha sido presentar los resultados de un estudio longitudinal para mostrar como influyen las emociones en la ingesta y en el control del peso. Ha sido coordinado por el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (Vocalía de Alimentación y Nutrición).

Es bien sabido que nuestras emociones tienen un efecto poderoso sobre nuestra elección de alimentos y sobre los hábitos alimentarios. Se ha encontrado evidencia empírica de que la influencia de las emociones sobre la conducta alimentaria es más fuerte en las personas obesas que en las no obesas y en personas que hacen dieta en relación a las personas que no hacen dieta1.

También se ha sugerido que la emoción en sí misma no puede ser responsable de excesiva ingesta sino más bien, la verdadera causante del sobrepeso, es la forma en que la emoción es afrontada por la persona2.

Solamente conociendo los factores emocionales podremos reforzar los hábitos saludables que nos permitan controlar el peso. Por todo ello en los comedores emocionales para controlar el sobrepeso y la obesidad se recomienda seguir una terapia cognitiva para controlar mejor las emociones, una dieta sana y practicar de ejercicio regularmente.

El objetivo de este trabajo ha sido estudiar y comparar la influencia de las emociones en la ingesta de personas sedentarias y de personas físicamente activas.

Estudiar las estrategias de control de peso que suelen utilizar dichas personas.

Estudio longitudinal, con adultos sedentarios que piden ayuda en oficina de farmacia (OF) para perder peso. Intervención nutricional durante 6 meses. Para comparar se ha incluido grupo de cicloturistas de Campus de ciclismo Calpe2012. (www.echozas.com).

Encuesta "Comedor Emocional" (Garaulet M., 2010)3 consistente en la respuesta a 10 preguntas (cada pregunta se ha evaluado entre 0 y 3) La puntuación acumulada permite clasificar en: Comedor Poco emocional (0-9 puntos); Moderadamente emocional(10-19 puntos); Muy emocional. (20-30 puntos) (anexo).

Han aceptado participar 41 personas sedentarias y 25 Cicloturistas activos físicamente.

 

Datos antropométricos

Personas sedentarias de edad = 53,9 ± 12,4 años, IMC = 33,6 ± 4,9 kg/m2. Con 10 hombres y 31 mujeres. Cicloturistas de edad = 46,4 ± 9,1, IMC = 24,2 ± 2,5 kg/m2. 25 todos hombres.

 

 

Como se muestra en los datos antropométricos los cicloturistas están en el normopeso, mientras que las personas sedentarias están en sobrepeso y obesidad.

El 10% de los hombres tienen IMC < 25, el 90% tienen IMC > 25. El 3% de las mujeres tienen IMC < 25, el 97% tienen IMC > 25. También se deduce por el perímetro de cintura que las personas sedentarias que tienen excesiva grasa abdominal (mucho mayor que la referencia de 88 cm para mujeres y 102 cm para hombres).

Se ha encontrado que el 64% de los cicloturistas tienen IMC < 25, mientras que solamente el 36% tienen IMC > 25. Es decir hay mayor porcentaje con IMC < 25 en los cicloturistas, que en los hombres y mujeres sedentarios.

 

Perdida de peso ha dependido de su IMC y de su puntuación de comedor emocional

Si clasificamos al colectivo en tres Grupos según su IMC y observamos la perdida de peso en la intervención nutricional de 6 meses; se muestra que cuanto más bajo era el IMC menor ha sido la perdida de peso (desde Sobrepeso con perdida de 5,7 kg, hasta Obesidad tipo 2,3 con perdida de 8,1 kg). La diferencia de perdida de peso entre el Sobrepeso y el Obesidad tipo 2,3 ha sido estadísticamente significativa (p < 0,001).

 

 

Si clasificamos al colectivo en tres Grupos según su puntuación de comedor emocional y observamos la perdida de peso en la intervención nutricional, se muestra que cuanto mayor ha sido la puntuación emocional, menor ha sido la perdida de peso (desde Poco emocional con perdida de 8,9 kg, hasta Muy emocional con perdida de 5,8 kg. La diferencia de perdida de peso entre el Poco emocional y el Muy emocional ha sido estadísticamente significativa (p < 0,01).

 

 

Diferencias de ingesta emocional entre los diferentes colectivos

En sedentarios la puntuación emocional ha sido 13,4 ± 5,3 puntos. En cicloturistas de 7,1 ± 3,7, lo que muestra que son menos emocionales en su ingesta (p < 0,001).

Existen factores emocionales que nos desinhiben y hacen que comamos mucho mas de lo debido, como por ejemplo cuando estamos cansados del trabajo, en situaciones de ansiedad o problemas. Contrariamente tenemos sentimientos de culpa por ejemplo al pesarnos y ver que hemos ganado peso, estas emociones actúan como freno a la ingesta excesiva y nos protegen del sobrepeso. Pero existen alimentos como el chocolate a los que no nos podemos resistir. El control de nuestro peso es el resultado de todo ello y cada persona utiliza estrategias para controlar su peso como dietas hipocalóricas, ejercicio físico o ambas cosas.

El factor emocional más influyente en hombres y mujeres sedentarios ha sido: Desinhibición en la comida y Antojos por ciertos alimentos como chocolate y pastelería. Sin embargo en cicloturistas las emociones de culpabilidad como el miedo a la báscula y comer dulces, han tenido mas influencia que las emociones de Desinhibición en la comida.

 

Diferencias en hábitos dietéticos y práctica regular de ejercicio físico

Las personas desarrollan conductas diferentes en respuesta a sus emociones dependiendo del medio ambiente socioeconómico donde viven y de su formación y como resultado pueden controlar mejor o peor su peso.

Los deportistas en general y los ciclistas en particular suelen hacer deporte en primer lugar porque les gusta y en segundo lugar para controlar el peso y por motivos de salud4.

Los deportistas activos pueden variar el volumen y la intensidad de su entrenamiento para regular su peso y perder los kg que hayan ganado en determinadas circunstancias. Las personas sedentarias tienen que adoptar otras estrategias, como recurrir periódicamente a dietas hipocalóricas o de lo contrario acaban con sobrepeso y obesidad.

Se ha observado que cuanto más emocional es la persona en su ingesta, mas se salta el desayuno. Los cicloturistas desayunan habitualmente.

La media de tiempo dedicado al ejercicio físico de ocio en las personas sedentarias es de una hora y media a la semana.

Los cicloturistas por el contrario es de quince horas a la semana (10 veces mas que el de los sedentarios) y ha sido mayor el tiempo dedicado, cuanto menor es el IMC del cicloturista.

Se ha observado que cuando los cicloturistas han constatado que estaban aumentando su peso, han realizado mas volumen de ejercicio físico y con mas intensidad, como estrategia para controlar su peso.

 

Conclusiones

Las conclusiones más significativas han sido (fig. 1):

- A menor IMC mejor control emocional de la ingesta.

- A mayor puntuación emocional, menor cantidad de peso perdido.

- Las mujeres han sido mas influenciadas por sus emociones que los hombres.

- La estrategia de control de peso de personas sedentarias fue recurrir a dietas hipocalóricas. Los cicloturistas por el contrario lo hacen controlando la cantidad de ejercicio que realizan.

 

J. L. Sánchez Benito y Y. Pontes Torrado
Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (Vocalía de Alimentación y Nutrición). Madrid. España

 

Referencias

1. Cannetti L, Bachar E, Berry EM. Food and Emotion. Behav Processes 2002; 60: 157-164.         [ Links ]

2. Faith MS, Allison DB, Geliebter A. Emotional eating and obesity: theoretical considerations and practical recommendations. In: Dalton's, Editor. Obesity and weight control: the health professional's guide to understanding and treatment. Gaithersburg, MD: Aspen, 1997, pp. 439-465.         [ Links ]

3. Cannetti L, Bachar E, Berry EM. Food and Emotion. Behav Processes 2002; 60: 157-164.         [ Links ]

4. Garaulet M, Canteras M, Morales E, López-Guimerá G, Sánchez-Carracedo D, Corbalán-Tutau MD. Validación de un cuestionario de comedores emocionales, para usar en casos de obesidad: Cuestionario de Comedor Emocional (CCE). Nutr Hosp 2012; 27: 645-651.         [ Links ]

5. Sánchez-Benito JL, León Izard P. Estudio de los Hábitos alimentarios de jóvenes deportistas. Nutr Hosp 2008; 23 (6): 619-629.         [ Links ]

 

 

Dirección para correspondencia:
José Luis Sánchez Benito
Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid
(Vocalía de Alimentación y Nutrición)
Rosalía de Castro, 25
28035 Madrid. España
E-mail: jl.sbenito@ya.com

Recibido: 15-VII-2012
Aceptado: 7-VIII-2012

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License