SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.20 número4 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Anales de Medicina Interna

versión impresa ISSN 0212-7199

An. Med. Interna (Madrid) v.20 n.4 Madrid abr. 2003

 

Cartas al Director

Derrame pleural no hemático: una rara complicación de la biopsia hepática percutánea

Sr. Director:

En general, la biopsia hepática percutánea conlleva pocos riesgos. En el 96% de los casos las complicaciones, bien sean menores (dolor local e hipotensión transitorias) o mayores (hemorragia intraperitoneal), acontecen durante las 24 horas que siguen al procedimiento (1). Con respecto a las complicaciones pleurales son bien conocidas el neumotórax y el hemotórax, pero no así el derrame pleural no hemático cuya aparición puede obligar a la práctica de numerosas exploraciones encaminadas a averiguar su etiología precisa. A un varón de 41 años se le realizó una biopsia hepática percutánea con Tru-cut para estimar el grado de actividad de su hepatitis crónica por virus B antes de iniciar tratamiento antivírico. Se obtuvo cilindro de tejido hepático y el paciente sólo presentó dolor moderado en la zona de la punción que cedió con 2 g de metamizol por vía intravenosa. Cinco días después de la biopsia consultó por disnea y dolor en hemitórax derecho. En la exploración física destacaba una tensión arterial normal, temperatura 37,6°C, semiología de derrame pleural derecho y abdomen no doloroso. Los análisis mostraron: leucocitos 9,9 x 109/L, hemoglobina 165 g/L, proteinas 64,3 g/L, dímeros D <300 ng/mL, AST 110 U/L, ALT 262 U/L, bilirrubina total 0,94 mg/dL, fosfatasa alcalina 196 U/L y gammaglutamiltranspeptidasa 80 U/L. En la radiografía de tórax se observó un derrame pleural derecho que ocupaba un tercio del hemitórax. En una tomografía computarizada torácica no se apreciaron signos de embolia pulmonar, alteraciones parenquimatosas pulmonares ni adenopatías. No se detectó líquido peritoneal en la ecografía abdominal. La toracentesis dio salida a un líquido amarillento con las siguientes características: hematíes 4.080/mm3, leucocitos 8.000/mm3 con 98% de linfocitos, glucosa 114 g/L, proteínas 53,4 g/L, lactato deshidrogenasa 244 U/L, adenosin desaminasa 15,2 U/L, amilasa 28 U/L, pH 7,5, anticuerpos antinucleares negativos, cultivos bacterianos y micobacterianos negativos, ausencia de genoma de Mycobacterium tuberculosis por técnica de reacción en cadena de polimerasa y citología negativa para malignidad. Dos semanas después el derrame llegó a alcanzar la mitad del hemitórax derecho. Una broncoscopia no mostró lesiones endobronquiales y los estudios microbiológicos y citológicos del broncoaspirado fueron negativos. Se realizaron dos toracocentesis evacuadoras con extracción total de 1,8 litros y normalización de la radiografía de tórax. No se ha observado recidiva del derrame después de dos años de seguimiento. El derrame pleural iatrógeno es una complicación muy infrecuente de la biopsia hepática percutánea. En una serie de 12.750 biopsias se observaron 8 (0,063%) hemotórax (2), pero ni en ésta ni en otras series (3) se menciona el desarrollo de derrame pleural no hemático. Por el contrario, en un estudio multicéntrico italiano realizado sobre 68.276 biopsias se describe la aparición de hemotórax en 12 (0,21%) y de derrame pleural no hemático en 14 (0,21%) pacientes (4). Con respecto a estos últimos, la biopsia hepática se realizó con una aguja de Menghini en 13 casos y en el restante con Tru-cut. Más interesante fue la observación de que dos de estos derrames se descubrieron 2 y 5 días después de la biopsia. Por consiguiente y, como en el caso expuesto, el clínico debe estar alerta sobre el eventual desarrollo de un derrame pleural más allá del período de observación establecido de 24 horas. Aunque no hay experiencia suficiente, sugerimos la posibilidad de efectuar una toracocentesis terapéutica en derrames sintomáticos de cuantía suficiente (5).

J. M. Porcel-Pérez, J. M. Reñé Espinet1, J. Buenestado García1 

Servicio de Medicina Interna y 1Sección de Digestivo. Hospital Universitario Arnau de Vilanova. Lleida

 

1. Bravo AA, Sheth SG, Chopra S. Liver biopsy. N Engl J Med 2001; 344: 495-500.

2. Van Thiel DH, Gavaler JS, Wright H, Tzakis A. Liver biopsy. Its safety and complications as seen at a liver transplant center. Transplantation 1993; 55: 1087-90.

3. Froehlich F, Lamy O, Fried M, Gonvers JJ. Practice and complications of liver biopsy. Results of a nationwide survey in Switzerland. Dig Dis Sci 1993; 38: 1480-4.

4. Piccinio F, Sagnelli E, Pasquale G, et al. Complications following percutaneous liver biopsy. A multicentre retrospective study on 68 276 biopsies. J Hepatol 1986; 2: 165-73.

5. Porcel JM, Rodríguez-Panadero F. ¿Cuándo y cómo drenar un derrame pleural? Med Clin (Barc) 2002; 118: 265-7.