SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.20 número11Neumonía nosocomial por Hafnia alveiPacientes nonagenarios y consultas a urgencias: características diferenciales índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Anales de Medicina Interna

versión impresa ISSN 0212-7199

An. Med. Interna (Madrid) vol.20 no.11  nov. 2003

 

Cartas al Director

Neumonía por Mycoplasma pneumoniae: una rara causa de distrés respiratorio del adulto

Mycoplasma pneumoniae es un microorganismo que causa con frecuencia neumonía extrahospitalaria en niños y adultos. Aunque habitualmente cursa de forma autolimitada y benigna, excepcionalmente se han descrito casos de evolución fatal (1). Presentamos un caso excepcional de síndrome de distress respiratorio del adulto (SDRA) asociado a neumonía por Mycoplasma pneumoniae, y revisamos la literatura al respecto.

Varón de 40 años de edad, no fumador y sin antecedentes de interés. Consultó por presentar cefalea, mialgias, artralgias, tos no productiva, sudoración y fiebre de hasta 40 ºC de 5 días de evolución. Durante este período fue tratado exclusivamente con paracetamol, acudiendo al Hospital por persistir el mal estado general, que se acompañaba en los últimos dos días, de disnea progresiva hasta hacerse de pequeños esfuerzos. La exploración física mostraba un paciente en mal estado, sudoroso, con respiración abdominal a 28 rmin y taquicardia a 120 lmin. La tensión arterial era de 150/110 mmHg y la temperatura axilar de 38,9 ºC. La auscultación pulmonar revelaba crepitantes diseminados con predominio en bases. El resto de la exploración fue normal. En la analítica destacaba: leucocitos 8980/mm3 (88% de neutrófilos); hemoglobina 14,3 g/dl; VSG 92; GOT 62 UI/l; GPT 67 UI/l. La gasometría arterial con FiO2 0,21 mostró: pH 7,46; PaO2 41,6 mmHg; PaCO2 42,1 mmHg; HCO3 29 mmol/l; sat O2 79,9%. PaO2/FiO2: 198. En la radiografía de tórax se observó un infiltrado alveolar bilateral, que afectaba a los lóbulos inferior y medio derechos e inferior izquierdo. Se inició tratamiento con cefotaxima (1 g IV/6 h) y eritromicina IV (1 g IV/6 h). Se realizó una fibrobroncoscopia dentro de las primeras 12 horas del ingreso, recogiéndose muestras con catéter telescopado (CTT) para cultivo microbiológico, y se extrajeron hemocultivos y serología para neumonías atípicas. A las 24 horas del ingreso el paciente presentó un empeoramiento clínico y gasométrico, mostrando la gasometría (FiO2 de 0,5): PaO2 42 mmHg; PaCO2 45 mmHg; sat O2 80%; PaO2/FiO2 80. En la radiografía de tórax se apreciaron infiltrados alveolares bilaterales (Fig. 1), por lo que se decidió su ingreso en la UCI, donde se procedió a intubación y ventilación mecánica. El paciente permaneció 14 días ingresado en la UCI, mejorando progresivamente desde el punto de vista clínico, radiológico y gasométrico. El 10º día de ingreso en la UCI se procedió a la extubación. Los hemocultivos (x 9), cultivos de broncoaspirado y del CTT así como las serologías para Mycoplasma, Legionella, Chlamydia y Rickettsia fueron negativos. Se mantuvo durante 21 días el tratamiento antibiótico inicial y al alta se realizó una exploración funcional respiratoria, que fue normal. Una nueva serología, efectuada el día del alta (día 21 de ingreso) mediante el método ELISA, mostró títulos 1/320 para Mycoplasma pneumoniae, manteniéndose dicha cifra en una nueva serología practicada un mes después.

>


Mycoplasma pneumoniae se ha considerado clásicamente como un patógeno respiratorio en niños y adultos jóvenes y es con frecuencia un agente causante de faringitis, traqueobronquitis y bronquiolitis. También está implicado en el 15% de todas las neumonías adquiridas en la comunidad (NAC), suponiendo entre un 3 y un 18% de las hospitalizaciones por dicha causa (1). Clásicamente, la neumonía cursa como un cuadro atípico con odinofagia, cefalea, coriza y tos no productiva, que se resuelve en pocos días. Sin embargo, el espectro de gravedad es amplio y se han descrito complicaciones como abscesos pulmonares, neumatoceles y derrame pleural (1). En un metaanálisis de 16 estudios de NAC graves que requirieron ingreso en UCI, Mycoplasma pneumoniae fue el causante del 1-7% de las mismas (3). En estudios similares supuso entre el 1 y 6% (4-6). Se ha implicado como causa de bronquiolitis, tanto en su forma inflamatoria, como en la asociada a neumonía (BONO) y esta forma de expresión podría ser la causa de muchas neumonías graves asociadas a Mycoplasma pneumoniae que requieren hospitalización (6). Sin embargo, la complicación de una neumonía por Mycoplasma pneumoniae con un SDRA ha sido raramente descrita, siendo las referencias escasas en la literatura. De hecho, en el estudio referido anteriormente, en ninguno de los casos de SDRA por neumonía ingresados en UCI estuvo involucrado Mycoplasma pneumoniae, si bien éste supuso el 6% de las neumonías no asociadas a SDRA que ingresaron en la UCI (4). Fischman y cols. (7) y Jastremski y cols. (8) describieron 5 casos en adultos, 1 de ellos fatal, que se caracterizaron por clínica de neumonía típica y curso abrupto y rápido. Posteriormente se han publicado casos aislados, todos ellos en individuos jóvenes inmunocompetentes. En el descrito por Reigner y cols. (9) el SDRA se asoció a bronquiolitis obliterante, demostrada mediante biopsia, mejorando el cuadro tras la administración de esteroides. Van Beuer y cols. (10) describieron el primer caso conocido en la literatura en un niño. En nuestro caso, aunque no se realizó una biopsia pulmonar puede descartarse la presencia de BONO, ya que en ningún momento del curso evolutivo se administraron esteroides, pese a lo cual se resolvió el cuadro clínico. Además, la espirometría realizada al alta no mostraba el patrón restrictivo propio de la BONO.

Concluimos que el Mycoplasma pneumoniae debe considerarse un patógeno capaz de producir neumonía grave y de causar potencialmente un SDRA.


E. Chiner, J. Signes-Costa, A. L. Andreu, L. Andreu

Servicio de Neumología. Hospital Universitario San Juan de Alicante

>

1.  Tuazon CU, Murray HW. Atypical pneumonias. En: Pennigton JE (ed). Respiratory infections: diagnosis and management. 3ª Ed. Raven Press Ltd, Nueva York, 1994. p. 407-33.

2.  Ewig S, Torres A. Severe community- acquired pneumonia. Clin Chest Med 1999; 2: 575-87.

3.  Torres A, Serra-Batlles J, Ferrer A, et al. Severe community acquired pneumonia. Epidemiology and prognostic factors. Am Rev Respir Dis 1991; 144: 312-8.

4.  Alvarez Sánchez B, Alvarez Lerma F, Jordá R, Serra J, López-Cabra MJ, Sandar MD. Factores pronósticos y etiología de los pacientes con neumonía comunitaria grave ingresados en UCI. Estudio multicéntrico español. Med Clin (Barc) 1998; 111: 650-4.

5.  Moine P, Vercken JB, Cheuret S, Chastang C, Gajdos P. Severe Community acquired pneumonia. Etiology, epidemiology and prognosis factors. Chest 1994; 105: 1487-95.

6.  Chan ED, Kalayanamit T, Lynch DA, et al. Mycoplasma pneumoniae associated bronchiolitis causing severe restrictive lung disease in adults. Chest 1999; 155: 1188-94.

7.  Fischman RA, Marschall KE, Kislak JW, Greenbaum DM. Adult Respiratory Distress syndrome caused by mycoplasma pneumoniae; Chest 1978; 74: 471-3.

8.  Jastremski MS. Adult Respiratory Distress syndrome due to mycoplasma pneumoniae. Chest 1979; 75: 529.

9.  Reigner DH, Domenifhetti G, Feihl F. Syndrome de détresse respiratoire aiguë infection à mycoplasme. Scherz Med Wschenschr 1980; 110: 220-3.

10.  Van Beuer HP, Van Doorn JWD, Remey HE. Adult respiratory distress syndrome associated with mycoplasma pneumoniae infection. Eur J Pediatr 1992; 151: 227-8.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons