SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.21 número6 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Anales de Medicina Interna

versión impresa ISSN 0212-7199

An. Med. Interna (Madrid) v.21 n.6 Madrid jun. 2004

 

Cartas al Director

Prevalencia de síndrome metabólico en pacientes con diabetes tipo 2

Sr. Director:

La diabetes mellitus hace que desaparezca el efecto protector del sexo femenino sobre la aparición de cardiopatía isquémica, como fue puesto de manifiesto en las cohortes de Framingham (1) y de Rancho Bernardo (2); en este último estudio el riesgo relativo de cardiopatía isquémica en diabéticos versus no diabéticos fue 1,9 para varones y 3,3 para mujeres. Por otro lado el síndrome metabólico, una asociación de alteración del metabolismo de la glucosa, obesidad abdominal, dislipemia e hipertensión, se ha asociado a la aparición de diabetes mellitus y de enfermedad cardiovascular (3). Una explicación posible para el efecto más adverso de la diabetes sobre la mujer puede ser la presencia de un perfil de factores de riesgo más aterogénico en mujeres diabéticas versus no diabéticas que entre varones diabéticos versus no diabéticos (4). El objetivo de nuestro estudio fue evaluar si había una mayor prevalencia de componentes del síndrome metabólico en mujeres que en varones con diabetes tipo 2.

En este estudio descriptivo transversal incluimos pacientes con diabetes tipo 2 atendidos en consultas externas de un hospital comarcal. Se excluyeron pacientes con proteinuria y/o creatinina > 3 mg/dl. Se determinó la prevalencia de componentes del síndrome metabólico como definidos por la OMS (5): hipertensión (presión sistólica > 160 mmHg y/o presión diastólica > 90 mmHg y/ó tratamiento con hipotensores), dislipemia (triglicéridos > 150 mg/dl y/o HDL < 35 mg/dl en el varón o menor de 40 mg/dl en la mujer), obesidad (índice de masa corporal (peso en kg/talla al cuadrado en metros) > 30 y/o cociente cintura cadera > 0,9 en el varón o mayor de 0,85 en la mujer) y microalbuminuria (tasa de excreción de albúmina > 20 mcg/minuto). Una persona con diabetes tiene el síndrome metabólico si cumple 2 o más de los criterios anteriores.

Las variables cuantitativas se describen con su media y desviación estándar (DE) y las cualitativas con distribución de frecuencias. La comparación de variables cuantitativas se realiza con t de Student para grupos independientes y la de variables cualitativas con chi cuadrado. Se consideran significativas las asociaciones con p<0,05.

Se incluyeron 318 pacientes con una edad de 64.6 años (DE 9,1) y un tiempo de evolución de la diabetes de 10,8 años (DE 7,7). Hubo 188 mujeres (59,1%) y 130 varones (40,9%). La distribución de factores de riesgo pertenecientes al síndrome metabólico para el grupo total y por sexos quedan reflejados en la tabla 1. Aunque la prevalencia de síndrome metabólico fue similar en ambos sexos (79,8% mujeres vs 73,1% varones; p = ns), las mujeres tenían mayores prevalencias de hipertensión y de dislipemia, por lo que el número medio de componentes del síndrome metabólico fue superior en mujeres (2,3 en mujeres vs 2,01 en varones; p=0,003). 


Los principales hallazgos de este trabajo han sido dobles. Por un lado la detección de una elevada prevalencia de componentes del síndrome metabólico en nuestra muestra de diabéticos tipo 2. Por otro lado la constatación de mayor prevalencia de hipertensión y dislipemia en mujeres que en varones diabéticos.

El síndrome metabólico, también llamado síndrome de resistencia insulínica, incrementa el riesgo cardiovascular en sujetos sin diabetes mellitus (6). También se ha descrito que la resistencia insulínica, determinada con modelo HOMA, es un predictor independiente de enfermedad cardiovascular en pacientes con diabetes tipo 2 (7). En nuestro trabajo la prevalencia de síndrome metabólico fue elevada, aunque similar a la descrita en la cohorte de Botnia para pacientes con diabetes tipo 2 con una definición similar: 78% mujeres y 84% varones (8).

En nuestro estudio constatamos mayores prevalencias de dislipemia e hipertensión en mujeres que en varones diabéticos. Por debajo de los 55 años de edad la incidencia de cardiopatía isquémica es en el varón 3 veces superior respecto a la mujer; no obstante dicha diferencia se anula en pacientes con diabetes tipo 2. En el Strong Heart Study (4) se midieron factores de riesgo cardiovascular en 1.846 hombres y 2.703 mujeres de 45 a 74 años. En análisis de covarianza hubo un termino de interacción significativo de sexo por diabetes para cociente cintura cadera, LDL-colesterol, HDL-colesterol, apoB, apoA1, tamaño de LDL y fibrinógeno, lo que confirmaba un efecto mas deletéreo de la diabetes en la mujer, en parte mediado por estas variables intermedias. En otros estudios (1) también se ha comunicado mayor prevalencia de hipertensión en mujeres diabéticas que en hombres diabéticos.

Una limitación de nuestro trabajo fue haber seleccionado una muestra de pacientes atendidos en consulta especializada, por lo que los resultados podrían no ser generalizables a la población total de pacientes diabéticos. No obstante, dada la elevada prevalencia detectada en nuestro estudio, consideramos prioritario investigar la presencia de factores de riesgo de enfermedad cardiovascular en pacientes con diabetes tipo 2. No hay que olvidar que la enfermedad cardiovascular constituye la principal causa de mortalidad en el paciente diabético (9) y que recientemente ha quedado demostrada la eficacia a largo plazo de una intervención multifactorial (10).

Podemos concluir diciendo que en nuestro medio los pacientes con diabetes tipo 2 tienen una elevada prevalencia de componentes del síndrome metabólico, especialmente las mujeres, lo que podría explicar el efecto más deletéreo de la diabetes tipo 2 sobre el sexo femenino.

J. A. Gimeno Orna, B. Boned Juliani1, L. M. Lou Arnal

Sección de Medicina Interna. 1Sección de Bioquímica. Hospital Comarcal de Alcañiz. Teruel

 

1. Kannel WB, McGee DL: Diabetes and cardiovascular disease: the Framingham Study. JAMA 1979; 241: 2035-2038.

2. Barrett Connor EL, Cohn BA, Wingard DL, Edelstein SL. Why is diabetes mellitus a stronger risk factor for fatal ischemic heart disease in women than in men?. The Rancho Bernardo Study. JAMA 1991; 265: 627-631.

3. Liese AD, Mayer-Davis EJ, Haffner SM. Development of the multiple metabolic syndrome: an epidemiologic perspective. Epidemiol Rev 1998; 20: 157-172.

4. Howard BW, Cowan LD, Go O, Welty TK, Robbins DC, Lee ET. Adverse effects of diabetes on multiple cardiovascular disease risk factors in women. The Strong Heart Study. Diabetes Care 1998; 21: 1258-1265.

5. Alberti KGMM, Zimmet PZ, for the WHO Consultation: Definition, diagnosis and classification of diabetes mellitus and its complications. Part 1: Diagnosis and classification of diabetes mellitus, provisional report of a WHO consultation. Diabet Med 1998; 15: 539-553.

6. Lakka HM, Laaksonen DE, Lakka TA et al. The metabolic syndrome and total and cardiovascular disease mortality in middle-aged men. JAMA 2002; 288: 2709-2716.

7. Bonora E, Formentini G, Calcaterra F et al. HOMA-estimated insulin resistance is an independent predictor of cardiovascular disease in type 2 diabetic subjects. Diabetes Care 2002; 25: 1135-1141.

8. Isomaa B, Almgren P, Tuomi T et al. Cardiovascular morbidity and mortality associated with the metabolic syndrome. Diabetes Care 2001; 24: 683-689.

9. Stamler J, Vaccaro O, Neaton JD, Wentworth D for the Multiple Risk Factor Intervention Trial Research Group: Diabetes, other risk factors, and 12-yr cardiovascular mortality for men screened in the Multiple Risk Factor Intervention Trial. Diabetes Care 1993; 16: 434-444.

10. Gaede P, Vedel P, Larsen N. Multifactorial intervention and cardiovascular disease in patients with type 2 diabetes. N Engl J Med 2003; 348: 383-393.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons