SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.25 número6 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Anales de Medicina Interna

versión impresa ISSN 0212-7199

An. Med. Interna (Madrid) v.25 n.6 Madrid jun. 2008

 

CARTAS A DIRECTOR

 

Neumoencéfalo tras inhalación de cocaína

Pneumocephalus after cocaine inhalation

 

 

Sr. Director:

Los casos de neumoencéfalo constituyen una patología muy poco frecuente, estando fundamentalmente relacionados con intervenciones quirúrgicas o traumatismos. En relación a su aparición tras inhalación de cocaína, como es nuestro caso, sólo hemos encontrado uno similar en la literatura (1) (Medline 1967 a 2008, palabras clave pneumocephalus, inhaled, cocaine).

Se trata de una mujer de 55 años, con adicción a cocaína vía inhalatoria, que un año previo al actual consultó por fístula de liquido cefalorraquídeo (LCR) secundaria a ruptura de lamina cribosa, siendo intervenida mediante craneotomia frontotemporal izquierda procediéndose al cierre de la misma. En la actualidad consulta nuevamente por cuadro de intensa cefalea bifrontal y occipital de carácter opresivo, cierta desorientación temporoespacial y bradipsiquia de 48 horas de evolución. En la exploración clínica, la paciente presentaba afectación del estado general; la exploración neurológica fue prácticamente anodina, con un Glasgow Coma Scale 14/15 y destacando únicamente episodios de desorientación temporoespacial. Tanto las constantes vitales como el resto de exploración física fueron normales. En lo que respecta a las pruebas complementarias se realizaron hemograma, bioquímica y punción lumbar que no presentaron alteraciones.

También se realizó una tomografía computarizada craneal (TC) donde se observó la presencia de un gran neumoencéfalo, con presencia de aire en cisternas basales, astas anteriores, ventrículos laterales y tercer ventrículo, junto a ausencia de surcos corticales sugiriendo cierto grado de edema cerebral (Fig. 1).

La paciente fue ingresada con tratamiento conservador (reposo absoluto, acetazolamida, antibioterapia y anticonvulsivantes), siendo la evolución satisfactoria, desapareciendo la cefalea de forma progresiva y resolviéndose completamente el neumoencéfalo en menos de 15 días, estando asintomática en las revisiones posteriores.

El neumoencéfalo se define como la acumulación de aire dentro de la cavidad craneal. La etiología es diversa, siendo las más frecuentes las secundarias a cirugías (craneales, otológicas...), (2-4), postraumáticas ó secundarias a tumores (5,6); acumulándose el aire en forma de bolsas o burbujas en diferentes compartimentos intracraneales. (7). En la mayoría de los casos, dado que no tienen significación clínica porque el aire puede reabsorberse por el espacio subaracnoideo, el tratamiento debe ser conservador, debiendo reservarse la cirugía para los casos de neumoencefalos a tensión, que producen compresión intracraneana y disfunción neurológica, con manifestaciones clínicas muy variadas, que pueden incluir desde cefalea e intranquilidad hasta complicaciones neurológicas graves como hemiparesias, anisocorias, signos meníngeos y deterioro progresivo del nivel de consciencia(8,9); en estos casos, la cirugía debe ser urgente, consistiendo esta en la colocación de un doble sistema hermético multiperforado con irrigación y drenaje continuo, debiendo medirse la presión intracraneal por broche epidural, con drenaje intermitente de LCR en caso de elevación de esta por encima de 20 mmHg o aparición de manifestaciones de hipertensión intracraneal (10).

En todos los casos, es fundamental una buena hidratación, así como el empleo de antibioterapia de forma profiláctica, ya que el aire penetra desde el exterior a la cavidad craneana, existiendo por lo tanto una puerta de entrada a la infección. Hay que tener en cuenta también en el tratamiento conservador el reposo absoluto, la analgesia, un balance hidromineral adecuado, evitar la hipertermia y tratamiento deshidratantes cerebrales en caso de necesidad. Los inhibidores de la producción del LCR se emplearán ante la presencia de una fístula de líquido cefalorraquídeo.

Las causas que van a determinar la evolución del neumoencéfalo son varias: el estado neurológico y general del paciente, la presencia de un neumoencéfalo a tensión y el grado de hermeticidad entre otras.

El desarrollo de un neumoencéfalo a tensión no depende solamente del volumen del aire, sino de las presiones intracraneales presentes. La hipertensión intracraneana depende del grado de fuerza de succión negativa que ejerza el cerebro y de la hermeticidad de la fístula aérea que se establezca.

 

I. F. Aomar Millán, I. Aguilar Cruz, L. Pérez Fernández, L. López Pérez, J. Pozo

Servicio de Medicina Interna. Hospital General Básico de Antequera. Antequera, Málaga.
Servicio de Cuidados Críticos y Urgencias. Servicio de Radiología. Hospital Clínico San Cecilio. Granada

 

1. Ayala C, Watkins L, Deschler DG. Tension orbital pneumocele secondary to nasal obstruction from cocaine abuse. Otolaryngol Head Neck Surg 2002; 127: 572-4.        [ Links ]

2. Ajalloveyan M, Doust B, Atlas MD, Fagan PA. Pneumocephalus after acoustic neurona surgery. Am J Otol 1998; 19: 824-7.        [ Links ]

3. Nolla SJ, Balaguer ME, Carrasco GJ, Llovet TJ, Solé LJ. Neumoencéfalos: etiología, significado patológico y diagnóstico. A propósito de 13 observaciones. Neurología 1986; 4: 26-34.        [ Links ]

4. Hernández PJ, Sánchez BS, Tortosa SJ, Mulero CJ, Martínez Lage JF. Pressure pneumocephalus after posterior fossa surgery in the sitting position. Rev Esp Anestesiol Reanim 1998; 45: 68-71.        [ Links ]

5. Bas DF, Akpinar E, Oguz KK, Topcuoglu MM. Pneumocephalus in nasopharynx carcinoma. Intern Med 2008; 47: 125-6.        [ Links ]

6. Zasler ND. Posttraumatic tension pneumocephalus. J Head Trauma Rehabil 1999; 14: 81-4.        [ Links ]

7. Bhimani S, Viraponse CH, Sabshin JK, Sarwar M, Paterson RH. Intracerebral pneumatocele: CT findings. Radiology 1985; 154: 111-4.        [ Links ]

8. Markham JW. The clinical features of pneumocephalus based upon a survey of 284 cases with report of 11 additional cases. Acta Neurochirur 1967; 1: 1-78.        [ Links ]

9. Nolla SJ, Balaguer ME, Carrasco GC, Llovet TJ, Solé LJ. Neumoencéfalo a tension tras evacuación de un hematoma subdural crónico bilateral. Rev Clin Esp 1986; 178-465.        [ Links ]

10. Arbit E. Tension pneumocephalus: treatment with controlled descompresion via close water-seal drainage system. J Neurosurg 1991; 74: 139-42.        [ Links ]