SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.28 número2La prevención de sobredosis en usuarios de opioides por vía parenteral: el papel del tratamiento y de los talleres de prevenciónRevisando la "paradoja del bajo peso" utilizando una definición basada en modelos índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

  • Em processo de indexaçãoCitado por Google
  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO
  • Em processo de indexaçãoSimilares em Google

Compartilhar


Gaceta Sanitaria

versão impressa ISSN 0213-9111

Gac Sanit vol.28 no.2 Barcelona Mar./Abr. 2014

http://dx.doi.org/10.1016/j.gaceta.2013.09.001 

ORIGINAL BREVE

 

Depresión en jóvenes usuarios regulares de cocaína reclutados en la comunidad

Depression in young regular cocaine users recruited in the community

 

 

Marcela Chahuaa, Luis Sordob,c,d, Gemma Molistb,c, Antonia Domingo-Salvanye,f, María Teresa Brugale,g,h, Luis de la Fuenteb,c, María José Bravob,c y Grupo ITINERE1

aEscuela Nacional de Sanidad, Instituto de Salud Carlos III, Madrid, España
bCentro Nacional de Epidemiología, Instituto de Salud Carlos III, Madrid, España
cCIBER de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP), España
dDepartamento de Medicina Preventiva y Salud Pública, Facultad de Medicina, Universidad Complutense de Madrid, Madrid, España
eRed de Trastornos Adictivos (RTA), Madrid, España
fPrograma Epidemiología y Salud Pública, IMIM-Hospital del Mar, Barcelona, España
gAgència de Salut Pública de Barcelona, Barcelona, España
hInstitut d'Investigació Biomèdica Sant Pau (IIB Sant Pau), Barcelona, España

1Grupo ITINERE: Gregorio Barrio, Albert Espelt, Rosario Ballesta, Yolanda Castellano, Fermín Fernández, Daniel Lacasa, José Pulido, Fernando Vallejo y Albert Sánchez-Niubó

Fundación para la Prevención de Sida en España (Fipse 486 3035/99). Las ayudas EPY-020/029 (ISCIII) y RD06/0001/1018 (RTA) permitieron el análisis y la redacción del manuscrito.

Dirección para correspondencia

 

 


RESUMEN

Objetivo: Identificar el perfil, la prevalencia de depresión y factores asociados en usuarios regulares de cocaína captados en la comunidad.
Método: Estudio transversal de 630 usuarios regulares de cocaína que no consumían heroína. La depresión, el apoyo social y la dependencia se evaluaron con los instrumentos Composite International Diagnostic Interview, Duke-Functional Social Support Questionnaire y Severity Dependence Scale, respectivamente.
Resultados: La edad media fue de 23 años y un 33% eran mujeres. El perfil predominante de consumo de cocaína fue recreativo-intenso. Un 88% había terminado sus estudios secundarios. El 45,9% había recibido atención en urgencias el pasado año y un 7,8% tratamiento de la dependencia/psiquiátrico. El 14,6% tuvo depresión. Los factores relacionados con padecerla identificados en al análisis multivariado fueron el sexo femenino, no tener hogar, consumir ketamina y menor apoyo confidencial.
Conclusiones: Los consumidores regulares de cocaína podrían necesitar atención específica en servicios sanitarios generales. Es necesario facilitar su acceso al tratamiento de la depresión.

Palabras clave: Consumidor de cocaína. Depresión. Epidemiología. España.


ABSTRACT

Objective: To identify the profile of community-recruited regular cocaine users and the prevalence of recent depression and associated factors.
Method: A cross-sectional study was carried out in 630 regular cocaine users who were not heroin consumers. Depression, social support and dependence were evaluated with the Composite International Diagnostic Interview, the Duke-Functional Social Support Questionnaire, and the Severity of Dependence Scale, respectively.
Results: The mean age was 23 years and 33% of users were women. The predominant profile of cocaine use was recreational-intense. Most (88%) participants had completed secondary education. The use of emergency services in the previous year was 45.9% and 7.8% were under drug-dependence/psychiatric treatment. The prevalence of depression was 14.6%. In the multivariate analysis, the factors associated with recent depression were female gender, homelessness, ketamine consumption, and less confidential support
Conclusions: Regular cocaine users may require specific attention in general health services. Greater access to treatment for depression is needed among this group.

Keywords: Cocaine users. Depression. Epidemiology. Spain.


 

Introducción

Las implicaciones de la coexistencia de depresión y consumo de drogas son diversas: incrementa la demanda de servicios sociosanitarios1, aumenta las conductas de riesgo para la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y las hepatitis B y C2, reduce el cumplimiento del tratamiento antirretroviral3, incrementa el riesgo de sobredosis4 y suicidio, y conlleva mayores tasas de recaídas tras el tratamiento de la dependencia de drogas5. La mayoría de los estudios centrados en dicha coexistencia en consumidores de cocaína analizan poblaciones en tratamiento y generalmente con consumo concomitante de heroína, mostrando una prevalencia de depresión entre el 17% y el 50%5-7.

La prevalencia de consumo reciente (último año) de cocaína en España es muy alta, del 4,4% en 2009 en personas de 15 a 34 años de edad8, y la mayoría nunca han ido a tratamiento y no consumen heroína5,8. Hasta donde conocemos, no existen en España estudios sobre la depresión en consumidores de cocaína que no consumen heroína captados en la comunidad. Este amplio grupo ha sido escasamente caracterizado en relación con problemas de salud. La importancia de su estudio radica en que esta población ha demostrado tener un perfil diferente a aquella que sí consume heroína9, al tiempo que el efecto mostrado por la heroína y la cocaína sobre la vulnerabilidad a la depresión es diferente4,7.

Nuestro objetivo es describir el perfil de usuarios regulares de cocaína que no consumen heroína captados en la comunidad, estimar su prevalencia de depresión e identificar los factores asociados con ésta.

 

Métodos

Estudio transversal en una submuestra basal de la cohorte ITINERE de usuarios regulares de cocaína entrevistada entre 2004 y 2006 en Madrid, Barcelona y Sevilla10. Los criterios de selección fueron tener entre 18 y 30 años de edad, haber consumido cocaína al menos 50 días en los últimos 12 meses y alguna vez en los 3 meses previos, y no haber consumido heroína en los últimos 12 meses. Los participantes fueron reclutados y seleccionados directamente en la comunidad mediante métodos de referencia en cadena10.

La depresión se evaluó mediante la Composite International Diagnostic Interview (CIDI) de la Organización Mundial de la Salud, aplicada y validada en nuestro medio11. La depresión reciente se definió como depresión mayor en los últimos 12 meses según criterios DSM-IV. Se excluyeron 13 participantes sin respuesta a la CIDI. La dependencia a la cocaína se evaluó mediante la escala de gravedad de la dependencia (intervalo de 0 a 5), considerando una puntuación de 3 como punto de corte para la dependencia12. Con el Duke-Functional Social Support Questionnaire13 se evaluó el apoyo social autopercibido en dos dimensiones (intervalo de 1 a 5): confidencial (posibilidad de contar con personas para comunicarse) y afectiva (demostraciones de amor, cariño y empatía); una mayor puntuación indica un mayor apoyo social percibido.

Además, se determinaron las características sociodemográficas, los patrones de consumo de cocaína y otras drogas, y el uso de servicios sociosanitarios. El consumo reciente y otras conductas se refirieron a los últimos 12 meses. Se tomaron muestras de sangre en papel secante y se determinaron los anticuerpos frente al VIH y la hepatitis C10.

Se realizó un análisis descriptivo de todas las variables, seguido de un análisis bivariado para identificar su relación con la depresión en los últimos 12 meses, rechazando la hipótesis nula para valores de p <0,05.

Con el fin de identificar los factores asociados a la depresión ajustando por otros factores, se realizó un modelo de regresión logística estimando las odds ratio y sus intervalos de confianza del 95%. Se incluyeron en el modelo las variables que mostraran p <0,10 en el análisis bivariado, y se evitó la introducción simultánea de variables correlacionadas. La bondad de ajuste se valoró con la prueba de Hosmer-Lemeshow.

 

Resultados

Se incluyeron 630 sujetos, de los cuales un 33% eran mujeres. La edad media fue de 23 años (desviación estándar [DE]: 3,3). El 8,4% había nacido fuera de España. El 88% tenía estudios secundarios, y de éstos, el 21,3% carrera universitaria. Un 2,7% había estado en la cárcel. El tiempo promedio de consumo de cocaína era de 6 años (DE: 3,0), el 96% generalmente la esnifaban y el 54% la consumían como máximo uno o dos días por semana. El 20,3% había consumido ketamina recientemente (tabla 1), en general esnifada (95,2%), y ninguno la consumió más de 11 días en el último año. El 0,7% y el 1,5% tenían, respectivamente, anticuerpos frente al VIH y la hepatitis C.

El 33,3% había tenido depresión alguna vez y el 14,6% depresión reciente. En el análisis bivariado se observaron diferencias en la prevalencia de depresión reciente para variables sociodemográficas, de consumo de cocaína, otras drogas, uso de servicios y apoyo social. De éstas, en el análisis multivariado se mantuvieron relacionadas con mayor prevalencia de depresión (p <0,05) ser mujer, vivir sin hogar, haber consumido recientemente ketamina, tener un menor apoyo confidencial y haber recibido tratamiento psicológico o psiquiátrico en ese periodo (tabla 2).

 

Discusión

La prevalencia de depresión reciente fue del 14,6%, cifra muy superior a la de la población general (3,9%)14, pero menor que lo indicado en la mayoría de los estudios previos en consumidores de cocaína. Posiblemente se deba a que estos estudios se han realizado mayoritariamente en muestras clínicas y con consumidores concomitantes de heroína6,7. Nuestro estudio confirma que la depresión es un problema relevante en la población de usuarios regulares de cocaína que no usa heroína y captada en la comunidad. La mayoría son hombres, con estudios secundarios o superiores, y empleo actual o estudiando. Consumen cocaína unas dos veces por semana, en general esnifándola, lo que sugiere un usuario intenso pero recreativo, preferentemente de fin de semana. Con frecuencia acompañan este consumo con el de otras drogas, sobre todo alcohol. Todo ello sugiere un patrón de usuario funcional con buen estatus socioeconómico, ya descrito en la literatura9.

Contrasta que sólo un 3,5% de los consumidores acudan a tratamiento por dependencia o abuso de sustancias, cuando más del 65% son clasificados como dependientes de la cocaína. No obstante, acuden con frecuencia a los servicios de urgencias o los ambulatorios de salud, aunque no por causas necesariamente relacionadas con el consumo de drogas. Esto apoya hallazgos previos sobre el gran consumo de servicios de urgencia debidos a la cocaína8. Además, en este estudio se observa un uso excesivo de servicios generales, que es muy probable que incrementen los gastos en salud1, y sugieren la necesidad de medidas preventivas o de gestión adecuadas; quizá ni el usuario sepa cómo pedir ayuda, ni el sistema tenga los mecanismos apropiados para brindársela. Respecto a los factores relacionados con la depresión, ser mujer, vivir sin hogar y tener bajo apoyo confidencial ya se habían relacionado con la depresión tanto en población general como en usuarios de cocaína6,7,14, aunque en otros contextos. La asociación con recibir tratamiento puede explicarse por ser un indicador indirecto de la gravedad de la salud mental. Su relación con el consumo de ketamina es destacable. Una posible explicación es que éste se relacione con mayor policonsumo, que se ha asociado a una peor condición mental1, aunque habría que investigar la posibilidad de un consumo no reglado y automedicado de ketamina como antidepresivo15.

Como limitaciones al estudio cabe señalar que su diseño transversal no permite conocer la dirección de la asociación ni establecer causalidad. Además, podría haber sesgos de memoria o de deseabilidad social, aunque se pusieron los medios para minimizarlos10.

El presente estudio viene a paliar en alguna medida la ausencia de información sobre una población muy poco estudiada en relación con la salud mental. Es preocupante su gran uso de servicios, así como la alta prevalencia de depresión respecto a la población general14. Sería conveniente investigar en profundidad sus visitas a urgencias o al médico, que podrían utilizarse como una vía para identificar un consumo oculto de cocaína o de otras sustancias. Es necesario facilitar el acceso de los dependientes de la cocaína al correspondiente tratamiento de la dependencia y la depresión.

 

Editor responsable del artículo

Pere Godoy, M.D.

 

Declaraciones de autoría

M.J. Bravo, M.T. Brugal, A. Domingo-Salvany y L. de la Fuente diseñaron el estudio y escribieron el protocolo. M. Chahua, L. Sordo y M.J. Bravo realizaron la revisión de la literatura de los estudios previos y plantearon la pregunta de investigación. G. Molist y M. Chahua realizaron los análisis estadísticos. M. Chahua y L. Sordo escribieron el primer borrador del artículo, que fue mejorado y aprobado sucesivamente por todos los autores hasta la versión definitiva.

 

Conflictos de intereses

Ninguno.

 

Agradecimientos

Agradecemos la contribución de todos los participantes del estudio y de las instituciones involucradas en su reclutamiento. En Madrid: Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), Programas Municipales de Sida e Instituto de las Adicciones, Médicos del Mundo, CAID de Torrejón de Ardoz, Centro Sanitario Sandoval, Subdirección General de Sanidad de Instituciones Penitenciarias y Agencia Antidroga. En Barcelona: ABD, Spott, Ambit, CECAS, Secretaria de Serveis Penitenciaris y Rehabilitació i Justícia Juvenil. En Sevilla: Ayuntamiento de Sevilla, Centros de Tratamiento Ambulatorio de Drogodependencias de la Diputación Provincial de Sevilla, Centro de Tratamiento del Alcoholismo Anclaje, Antaris, Centro de Día AVAT y Asociación Aspad.

 

 

Bibliografía

1. Schuckit MA. Comorbidity between substance use disorders and psychiatric conditions. Addiction. 2006;101 (Supl 1):76-88.         [ Links ]

2. King VL, Kidorf MS, Stoller KB, et al. Influence of psychiatric comorbidity on HIV risk behaviors: changes during drug abuse treatment. J Addict Dis. 2000;19:65-83.         [ Links ]

3. Cook JA, Grey DD, Burke-Miller JK, et al. Illicit drug use, depression and their association with highly active antiretroviral therapy in HIV-positive women. Drug Alcohol Depend. 2007;89:74-81.         [ Links ]

4. Tobin KE, Latkin CA. The relationship between depressive symptoms and nonfatal overdose among a sample of drug users in Baltimore, Maryland. J Urban Health. 2003;80:220-9.         [ Links ]

5. Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías. Informe anual 2011: el problema de la drogodependencia en Europa. Luxemburgo: Oficina de Publicaciones Oficiales de las Comunidades Europeas; 2011. Disponible en: http://www.pnsd.msc.es/Categoria3/coopera/pdf/Informe2007.pdf.         [ Links ]

6. Brown RA, Monti PM, Myers MG, et al. Depression among cocaine abusers in treatment: relation to cocaine and alcohol use and treatment outcome. Am J Psychiatry. 1998;155:220-5.         [ Links ]

7. Falck RS, Wang J, Carlson RG, et al. The prevalence and correlates of depressive symptomatology among a community sample of crack-cocaine smokers. J Psychoactive Drugs. 2002;34:281-8.         [ Links ]

8. Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas. Observatorio Español sobre Drogas (OED). Informe 2011. Situación y tendencias de los problemas de drogas en España. Madrid: Ministerio de Sanidad y Consumo; 2011.         [ Links ]

9. Barrio-Anta G, López-Gigosos R, de la Fuente de Hoz L, et al. Patrones de uso de cocaína en un grupo de consumidores de esta droga que no consumen heroína captados fuera de los servicios asistenciales. Med Clin (Barc). 1997;109: 364-9.         [ Links ]

10. Pulido J, Brugal MT, de la Fuente L, et al. Metodología de reclutamiento y características de una cohorte de jóvenes consumidores habituales de cocaína de tres ciudades españolas (Proyecto Itínere-cocaína). Gac Sanit. 2009;23: 200-7.         [ Links ]

11. Haro JM, Arbabzadeh-Bouchez S, Brugha TS, et al. Concordance of the Composite International Diagnostic Interview Version 3.0 (CIDI 3.0) with standardized clinical assessments in the WHO World Mental Health surveys. Int J Methods Psychiatr Res. 2006;15:167-80.         [ Links ]

12. Kaye S, Darke S. Determining a diagnostic cut-off on the Severity of Dependence Scale (SDS) for cocaine dependence. Addiction. 2002;97:727-31.         [ Links ]

13. Bellon Saameno JA, Delgado SA, Luna del Castillo JD, et al. Validez y fiabilidad del cuestionario de apoyo social funcional Duke-UNC-11. Aten Primaria. 1996;18:153-63.         [ Links ]

14. Haro JM, Palacín C, Vilagut G, et al. Prevalencia de los trastornos mentales y factores asociados: resultados del estudio ESEMeD-España. Med Clin (Barc). 2006;126:445-51.         [ Links ]

15. Morgan CJ, Curran HV. Ketamine use: a review. Addiction. 2012;107:27-38.         [ Links ]

 

 

Dirección para correspondencia:
Correo electrónico: lsordo@isciii.es
(L. Sordo)

Recibido el 20 de junio de 2013
Aceptado el 8 de septiembre de 2013

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons