SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.31 número5Cribado in situ de la enfermedad de Chagas con una intervención comunitaria: ¿puede mejorar la accesibilidad al diagnóstico y al tratamiento?Recensión bibliográfica índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Gaceta Sanitaria

versión impresa ISSN 0213-9111

Gac Sanit vol.31 no.5 Barcelona sep./oct. 2017

http://dx.doi.org/10.1016/j.gaceta.2017.01.015 

Cartas al Director

¿Cómo ven los residentes y los estudiantes de medicina los conflictos de intereses en la clínica?

How do residents and medical students regard conflicts of interest in clinics?

Carme Agra Tuñasa  b  , Susana Rujido Freirec  , Antonio Rodríguez Núñeza  b  c  d  e 

aServicio de Críticos y Urgencias Pediátricas, Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela, Santiago de Compostela (A Coruña), España

bGrupo de Investigación CLINURSID, Universidad de Santiago de Compostela, Santiago de Compostela (A Coruña), España

cÁrea de Pediatría, Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela, Santiago de Compostela (A Coruña), España

dDepartamento de Psiquiatría, Radiología, Salud Pública, Enfermería y Medicina, Universidad de Santiago de Compostela, Santiago de Compostela (A Coruña), España

eInstituto de Investigación de Santiago (IDIS) y Red de Salud Materno-Infantil (SAMID-II), Santiago de Compostela (A Coruña), España

Sr. Director:

En la clínica se produce un conflicto de intereses cuando la atención al paciente se ve influenciada indebidamente por un interés secundario del profesional1. Los intereses secundarios más reconocibles son los económicos, aunque también pueden estar relacionados con la investigación, la formación, la carrera profesional, el prestigio social, las creencias religiosas, los vínculos familiares, etc.2 La presencia de un conflicto de intereses, sea real, aparente o potencial, supone un riesgo para la relación de confianza y la salud de los pacientes, por lo que el profesional debería saber identificarlo, comprenderlo y atenuarlo. La declaración de conflictos de intereses se ha generalizado en los últimos años, tanto en congresos como en revistas científicas3-5; sin embargo, en la relación clínica es anecdótica y tampoco parece ser un tema tratado en las facultades de medicina, lo que hace pensar que el problema persistirá en el futuro.

Hemos tratado de explorar la percepción que tienen sobre los conflictos de intereses estudiantes y residentes de medicina, mediante una encuesta con 13 afirmaciones con las que debían mostrar su grado de acuerdo, en una escala de 1 (nada) a 5 (totalmente). La encuesta, voluntaria y anónima, fue propuesta a 40 alumnos/as de 4° curso de medicina en prácticas hospitalarias y a 32 residentes de primer año, de diversas especialidades, durante un curso de bioética.

Analizamos 64 respuestas (32 residentes y 32 alumnos/as), cuyos resultados principales se muestran en la tabla 1. Observamos que la mitad de las personas encuestadas no ven conflictos de intereses en la medicina asistencial, que el 52% no consideran necesario declarar los intereses potenciales, que para el 59% no supone un conflicto de intereses el trabajo simultáneo público-privado y que la mayoría (83%) no han recibido información sobre este tema. Los/las residentes parecen ser más conscientes que los/las estudiantes de la frecuencia de los conflictos de intereses en general (69% vs. 34%; p = 0,009), en la investigación (94% vs. 75%; p = no significativa [NS]) y en la asistencia (63% vs. 38%; p = NS), y reconocen mejor los conflictos de intereses económicos, como el trabajo simultáneo en la sanidad pública y privada (53% vs. 28%; p = 0,049) y la remuneración por paciente en ensayos clínicos (84% vs. 75%; p = NS). Por otro lado, los/las estudiantes son más proclives a declarar los conflictos de intereses reales (78% vs. 69%; p = NS) y los potenciales (59% vs. 40%; p = 0,047), y también parecen detectar mejor que los/las residentes los conflictos de intereses en la autoconcertación («peonadas») (77% vs. 56%; p = NS) o en el adelanto de una cita a un familiar (84% vs. 66%; p = NS).

Tabla 1 Resultados de la encuesta sobre conflictos de intereses realizada a estudiantes de cuarto curso de medicina y residentes de primer año 

Valoración: 1 (nada de acuerdo), 2 (poco de acuerdo), 3 (neutro), 4 (bastante de acuerdo), 5 (muy de acuerdo).

Nuestra encuesta, aunque ofrece una visión limitada de la situación, sugiere que la información que han recibido estudiantes y residentes sobre los conflictos de intereses es insuficiente, lo que contribuye a que no los tengan en cuenta y sean vulnerables a las influencias externas que pudieran dar lugar a presentarlos. Deberían ponerse en marcha iniciativas formativas y de control interno y externo para atenuar la repercusión de los conflictos de intereses de los/las profesionales sobre los cuidados recibidos por sus pacientes2,3.

Bibliografía

1. AMM. Declaración de la AMM sobre conflictos de intereses adoptada por la 60ª Asamblea General, Nueva Delhi, Octubre 2009. (Consultado el 8/11/2016.) Disponible en: https://www.wma.net/es/policies-post/declaracion-de-la-amm-sobre-conflictos-de-intereses/Links ]

2. O conflito de intereses no ámbito da saúde. Documento de recomendacións. Xunta de Galicia. Consellería de Sanidade-Secretaría Xeral Técnica-Consello de Bioética de Galicia. Santiago de Compostela; 2016. [ Links ]

3. Ruano A. El conflicto de intereses económico de las asociaciones profesionales con la industria sanitaria. Monografía de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS); 2011. p. 1-28. [ Links ]

4. Smith R. Medical journals and pharmaceutical companies: uneasy bedfellows. BMJ. 2003;326:1202-5. [ Links ]

5. Silva Ayçaguer LC. Declaración de conflictos de intereses de los autores en las revistas científicas. ACIMED. 2010;21:135-9. (Consultado el 8/11/2016.) Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1024-94352010000200001Links ]

FinanciaciónNinguna.

Autor para correspondencia. Correo electrónico:antonio.rodriguez.nunez@sergas.es (A. Rodríguez Núñez).

Contribuciones de autoría

Ninguna

Conflicto de intereses

C. Agra Tuñas es miembro del Comité de Ética Asistencial del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela. A. Rodríguez Núñez es miembro del Consello de Bioética de Galicia, Servicio Galego de Saúde, Santiago de Compostela.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons