SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.78 número2Coroiditis criptocócica en un paciente con síndrome de inmunodeficiencia adquiridaLa mutación P28T del gen GK1 como causa de una deficiencia familiar de galactoquinasa índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología

versión impresa ISSN 0365-6691

Arch Soc Esp Oftalmol vol.78 no.2  feb. 2003

 

COMUNICACIÓN CORTA


ENDOFTALMITIS CRÓNICA EN EL SEUDOFACO POR BACILLUS SUBTILIS

CHRONIC ENDOPHTHALMITIS IN PSEUDOPHAKIC PATIENTS
CAUSED BY BACILLUS SUBTILIS

ROMERO AROCA P1, MÉNDEZ MARÍN I2, SALVAT SERRA M3, PUJOL BAJADOR I4,
BALLESTER BASTERDIE F5

 

/P>

Objetivo/Método: Presentamos dos casos clínicos de pacientes con endoftalmitis crónica, en los que se practicó recambio de lente intraocular asociado a capsulectomía, vitrectomía media posterior por vía límbica anterior. En ambos casos se obtuvo muestra de vítreo que se remitió al laboratorio, junto a la lente intraocular y restos de la cápsula posterior para cultivo y antibiograma.
Resultados/Conclusiones:
El estudio microbiológico fue positivo en dos casos para Bacillus subtilis, este germen actualmente no se ha asociado a endoftalmitis crónica en la literatura.

Palabras clave: Endoftalmitis crónica, cirugía de catarata, bacillus subtilis.

/P>

Objective/Methods: We present two cases of patients with chronic endophthalmitis. The treatment included intraocular lens exchange, total capsulectomy and posterior vitrectomy through the limbus. In both cases, samples of the vitreous were taken and sent to the laboratory together with the intraocular lens and remmants of posterior capsule for culture and antibiogram.
Results/Conclusions:
Microbiologic examination and culture were positive in two cases for Bacillus subtilis, which is not actually identified in literature as an etiologic agent for chronic endophthalmitis (Arch Soc Esp Oftalmol 2003; 78: 107-110).

Key words: Chronic endophthalmitis, catarac surgery, bacillus subtilis.

 


Recibido:24/7/01. Aceptado: 10/7/02.
Servicio de Oftalmología. Hospital Universitario Sant Joan (Reus). Departamento de Medicina y Cirugía. Universidad Rovira y Virgili.  .
2 Licenciado en Medicina. 
3 Doctora en Ciencias Biológicas. Servicio de Laboratorio.
4 Licenciado en Medicina. Servicio de Laboratorio. 
sp; nbsp;
E-mail: promero@grupsgs.com


P>

Las endoftalmitis postoperatorias tardías son aquellas que aparecen semanas o meses tras la cirugía en forma de uveítis crónica recidivante, habitualmente de tipo iridociclitis granulomatosa con precipitados queráticos en «grasa de cordero» asociada con frecuencia a vitritis. Pueden observarse además una o más placas blanco-cremosas en la cápsula posterior y/o en la periferia de la lente intraocular; cuadro clínico que se controla con tratamiento tópico corticoideo y reapareciendo al retirar el mismo. El diagnóstico diferencial debe realizarse con otras causas de uveítis que pueden ser anteriores a la cirugía de la catarata, o posteriores a la misma. Los primeros casos fueron descritos como un cuadro de uveítis crónica indistinguible de la endoftalmitis facoanafiláctica, pero en los que se aislaron Propionibacterium Acnes. A partir de esta comunicación han sido implicados numerosos gérmenes (bacterias o hongos) de baja virulencia, siendo escasas las relacionadas con el género Bacillus, bacteria que se ha asociado a endoftalmitis agudas de curso más grave y producidas por Bacillus Cereus.

Paciente mujer de 74 años de edad intervenida de catarata mediante técnica extracapsular con implante de lente intraocular en saco capsular, presentando crisis de uveítis anterior a partir del primer mes tras la cirugía, siendo tratadas tópicamente con corticoides y antibióticos (incluyendo colirio reforzado de vancomicina), fueron repitiéndose periódicamente durante seis meses. Dada la gravedad del curso clínico y la baja agudeza visual (0,05), se procedió a recambiar la lente intraocular por una de cámara anterior, después de extirpar la cápsula posterior y realizar vitrectomía anterior; durante la cirugía se observaron sinequias posteriores a la cápsula posterior y un engrosamiento blanquecino de ésta. Tras la cirugía el cuadro clínico mejoró siendo la agudeza visual final a los tres meses de 0,2.

Paciente mujer de 64 años de edad, portadora habitual de lentes de contacto por miopía, intervenida de catarata mediante facoemulsificación; presentó a los dos meses del postoperatorio crisis de uveítis anterior de repetición a lo largo de siete meses; siendo tratadas tópicamente con corticoides y antibióticos (incluyendo colirio reforzado de vancomicina). Al igual que el anterior caso la gravedad del mismo y debido a presentar una agudeza visual inferior a 0,1, se procedió a extraer la lente intraocular y al implante de una lente de cámara anterior, tras realizar extracción de la cápsula posterior (con un engrosamiento blanquecino en el háptico inferior) y vitrectomía anterior. Tras la cirugía mejoró el cuadro clínico y la agudeza visual final fue de 0,7.

La cirugía inicial de la catarata en ambos casos clínicos coincidió en el tiempo con una separación de siete días, siendo realizadas por el mismo cirujano, en el mismo quirófano y con la misma técnica de asepsia del campo quirúrgico (povidona yodada al 5% conjuntival y al 10% cutánea), no existiendo ninguna demostración de contaminación en el material quirúrgico empleado.

En ambos casos se remitió al laboratorio la lente intraocular, los restos de cápsula posterior y masas inflamatorias existentes, así como la muestra vítrea obtenida. En el estudio microbiológico se identificó en ambos casos Bacillus subtilis, en la muestra vítrea y en los restos capsulares.

El género Bacillus está formado por bacterias gram-positivas aerobias estrictas y de fácil crecimiento en medios comunes. Debido a su ubicuidad es frecuente aislar especies de Bacillus en las muestras remitidas a los laboratorios, que pueden considerarse contaminación ambiental; por lo tanto son necesarios unos criterios de infección significativos, éstos fueron descritos por Sliman en 1987 (1), que indicó necesaria la presencia de uno de los siguientes: 1. aislamiento de la bacteria en una muestra clínica habitualmente estéril. 2. aislamiento en dos hemocultivos en diferentes ocasiones. 3. aislamiento en una muestra clínica obtenida por un procedimiento quirúrgico, en una localización que presenta signos de infección; en el presente estudio hemos recurrido al primero y al último criterios.

El género Bacillus se ha asociado a diversas patologías infecciosas oculares (tabla I) siendo las más graves las endoftalmitis agudas post traumáticas producidas por Bacillus Cereus, que provocan una agudeza visual muy deficiente (2), siendo rara la descripción de infecciones oculares por otras especies de Bacillus.

La virulencia del germen se cree que está mediada por exotoxinas: 1. Una entero toxina que produce diarrea. 2. Otra incriminada en los cuadros eméticos. 3. Una última que causa necrosis intensa en intestino y tejido cerebral, siendo ésta la causante de las lesiones oculares probablemente. Tal vez la potencia de estas toxinas determinen la asociación del germen con un tipo de endoftalmitis aguda o crónica.

En la revisión bibliográfica realizada sobre el género Bacillus y su asociación a endoftalmitis de inicio tardío, hemos encontrado que Chen y cols relacionaron el Bacillus Circulans y varios casos de endoftalmitis crónica tras endoftalmitis aguda por contaminación del hialuronato sódico usado en la cirugía de catarata previa (3); en otro artículo Tandon y cols describieron un paciente de 80 años de edad con endoftalmitis crónica por Bacillus Circulans tras cirugía de catarata (4). No hemos encontrado en la literatura ninguna descripción del Bacillus Subtilis asociado a endoftalmitis crónica, aunque si existe su asociación a otras infecciones oculares, así se ha descrito como agente causal de queratitis y conjuntivitis, sobre todo en portadores de lentes de contacto (5), habiendo sido aislado de los líquidos conservantes de las mismas siendo un germen habitual en la flora conjuntival.

BIBLIOGRAFÍA

1. Sliman R, Rehm S, Shlaes DM. Serious infections caused by Bacillus species. Medicine 1987; 66: 218-223.         [ Links ]

2. Foster RE, Martinez JA, Murray TG, Rubsamen PE, Flynn HW Jr, Forster RK. Useful visual outcomes after treatment of Bacillus cereus Endophthalmitis. Ophthalmology 1996; 103: 390-397.         [ Links ]

3. Chen JC, Roy M. Epidemic Bacillus endophthalmitis after cataract surgery II: chronic and recurrent presentation and outcome. Ophthalmology 2000; 107: 1038-1041         [ Links ]

4. Tandon A, Tay-Kearney ML, Metcalf C, McAllister L. Bacillus circulans endophthalmitis. Clin Experiment Ophthalmol 2001; 29: 92-93.         [ Links ]

5. Donzis PB, Mondino BJ, Weissman BA. Bacillus keratitis associated with contaminated contact lens care systems. Am J Ophthalmol 1998; 105: 195-197.         [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons