SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.79 número1Un curioso remedio para la curación de la amaurosis (siglo XVIII) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología

versión impresa ISSN 0365-6691

Arch Soc Esp Oftalmol vol.79 no.1  ene. 2004

 

COMUNICACIÓN CORTA


QUISTES MACULARES BILATERALES INDUCIDOS POR
DESCARGA ELÉCTRICA. PRESENTACIÓN DE UN CASO

BILATERAL MACULAR CYSTS SECONDARY TO ELECTRIC
CURRENT STRIKE. A CASE REPORT

MANRIQUE-CERRILLO M1, MURILLO-LÓPEZ S1, LEIZAOLA-FERNÁNDEZ C1,
QUIROZ-MERCADO H1, GUERRERO-NARANJO JL1, VARGAS-CASTILLO R1, SUÁREZ-TATÁ L1

RESUMEN

Objetivo: Reportar hallazgos clínicos y tomográficos de maculopatía por descarga eléctrica.
Caso Clinico:
Paciente varón, 27 años con disminución visual tras descarga eléctrica. Agudezas visuales de 0,05 en ambos ojos. Lesiones maculares circulares, rojizas, de 400 µm en OD y 200 µm en OI. Tomografía óptica coherente demostró lesiones foveales quísticas intraretinianas. A los 3 meses la agudeza visual mejoró a 0,4 en OD y 0,5 en OI con reducción de los quistes foveales clínica y tomográficamente.
Discusión:
La electricidad afecta el epitelio pigmentario y retina externa por desnaturalización térmica. La tomografía es concluyente para el diagnóstico.

Palabras clave: Quistes maculares, Descarga eléctrica, Tomografía óptica coherente.

SUMMARY

Objective: To report the clinical and tomographic findings in a case of maculopathy secondary to high-tension electric current strike.
Case report:
A 27-year-old male refers a reduction in his visual acuity after electric strike. Visual acuity was 0.05 in both eyes. Circular reddish macular lesions measuring 400 µm in RE and 200 µm in LE were evident. Optical coherence tomography (OCT) showed intraretinal foveal cysts. At the third month follow-up visit, visual acuity had improved to 0.4 in RE and 0.5 in LE. Clinical and tomographic evaluation showed a reduction of the foveal cysts.
Discussion:
Electricity affects retinal pigment epithelium and retina by thermal denaturation. OCT provides a conclusive diagnosis (Arch Soc Esp Oftalmol 2004; 79: 37-40).

Key words: Macular cysts, electric strike, optical coherence tomography.

 


Recibido: 19/12/03. Aceptado: 15/12/03.
Departamento de Retina. Hospital Dr. Luis Sánchez Bulnes. Asociación para evitar la Ceguera en México.
1Licenciado en Medicina.

Correspondencia:
Margarita Manrique Cerillo
Hospital Dr. Luis Sánchez Bulnes
Asociación para Evitar la Ceguera en México
Vicente García Torres #46, colonia San Lucas Coyocán
C.P. 04030 México, Distrito Federal
E-mail: retinamex@yahoo.com  manriquemague@yahoo.com
   


INTRODUCCIÓN

Las lesiones oculares secundarias a descarga eléctrica son infrecuentes, constituyendo el compromiso del cristalino con formación de catarata subcapsular anterior y posterior la manifestación más común en estos casos (1). Además de catarata, lesiones del segmento posterior tales como agujero macular, edema macular, oclusión de vena central de la retina y papilitis térmica también han sido descritos como consecuencia de trauma eléctrico (2). Presentamos un caso de maculopatía bilateral secundaria a descarga eléctrica de alta tensión. Se describen las características clínicas, angiográficas y tomográficas y se revisan los mecanismos fisiopatológicos involucrados en su génesis.

  

CASO CLÍNICO

Se presenta el caso de un paciente varón de 27 años de edad examinado en junio de 2002 por exposición accidental a descarga eléctrica consecuencia de contacto directo con cable de alta tensión, que refirió disminución de agudeza visual bilateral precedida por un destello brillante de luz azul al momento del accidente. El paciente fue previamente tratado por quemaduras de segundo grado superficiales en el rostro y hombros. La evaluación oftalmológica tuvo lugar 2 meses después del accidente, registrándose una agudeza visual de 0,05 en ambos ojos. La biomicroscopia del segmento anterior reveló la presencia de un leucoma corneal central en ojo derecho (OD) y paracentral inferotemporal en ojo izquierdo (OI), cristalinos transparentes y respuestas pupilares dentro de los parámetros normales.

El examen fundoscópico en ambos ojos demostró un vítreo claro, sin evidencia clínica de desprendimiento del mismo, con leve contracción de la interfase vitreorretiniana, sugerida por presencia de pliegues radiales convergentes hacia el centro de la fóvea, retina aplicada, nervio óptico y vasos retinianos de apariencia normal. A nivel macular se observaron en ambos ojos lesiones rojizas con bordes bien definidos, irregulares y con diámetro aproximado de 400 mµ en OD y 200 µm en OI respectivamente (figs. 1 y 2). En la prueba de Watzke-Allen el paciente refirió distorsión del haz luminoso, sin interrupción completa del mismo, resultando negativa en ambos ojos. Dada la configuración y características de estas lesiones sugestivas de agujero macular se solicitaron una angiografía con fluoresceína y una tomografía de coherencia óptica.

 

Fig. 1. Foto clínica ojo derecho 2 meses después de la
 descarga eléctrica que muestra lesión circular rojiza de
 bordes irregulares con un diámetro aproximado de 400µ.
 Vítreo posterior adherido. Prueba de Watzke-Allen negativa.

 

Fig. 2. Foto clínica ojo izquierdo 2 meses después de la
 descarga eléctrica que muestra una lesión circular rojiza
 foveal, con diámetro de aproximadamente 200µ y
 bordes irregulares. Vítreo posterior adherido. Prueba de
 Watzke-Allen negativa.

La angiografía con fluoresceína mostró una hiper tenue, evidente desde fases iniciales del estudio circunscrita al centro del área macular, de forma circular y márgenes definidos, con discreto incremento progresivo en intensidad por acúmulo, sin evidencia de cambios en su diámetro ni contornos en fases tardías.

La tomografía óptica coherente (TOC) de ambos ojos demostró múltiples lesiones quísticas intraretinianas en la región foveal con adherencia de hialoides posterior (figs. 3A y 3B).

El paciente fue reexaminado 3 meses tras la consulta inicial. Las características clínicas y tomográficas de la lesión demostraron una leve disminución del tamaño de los quistes foveales de predominio en OI y de la adherencia de la hialoides posterior en ambos ojos (figs. 3C y 3D). La agudeza visual mejoró a 0,4 en OD y 0,5 en OI.

 

Fig. 3. A) Ojo derecho y B) ojo izquierdo. Tomografía
 óptica coherente (TOC) 2 meses después de la descarga
 eléctrica con múltiples lesiones quísticas intrarretinianas
 en la región foveal, paredes íntegras y adherencia de
 hialoides posterior en ambos ojos. Agudeza visual de
 20/400 ambos ojos.
 C) Ojo derecho y D) ojo izquierdo. TOC 5 meses después
 del accidente que muestra disminución en el tamaño de
 los quistes intrarretinianos en ojo izquierdo; paredes
 íntegras y adherencia de hialoides posterior en ambos
 ojos. Agudeza visual OD 20/50 y OI 20/
40.

  

DISCUSIÓN

El compromiso del segmento posterior por una descarga eléctrica puede explicarse por varios fenómenos: La electricidad es capaz de destruir células y estructuras orgánicas por electrólisis, por otro lado, de acuerdo con la ley de Ohm el flujo de corriente eléctrica requiere un circuito cerrado y una diferencia de voltaje entre dos puntos del circuito y es directamente dependiente de la diferencia de voltaje e inversamente proporcional a la resistencia. Así, si el ojo se interpone en este circuito son los gránulos de melanina del epitelio pigmentado de la retina (EPR) y coroides los que representan puntos de resistencia al flujo de corriente (2). Esto conduce al acumulo de calor en la capa pigmentada generando desnaturalización térmica selectiva del EPR y la retina externa con una extensión del daño que está determinada por la profundidad, duración y proporción de la corriente y el voltaje (3). El EPR juega un rol importante en mantener la homeostasis de fluidos en la retina y su daño puede producir disturbios en la regulación de este balance, conduciendo al edema macular.

También se ha demostrado que la descarga emite una onda de choque cilíndrica produciendo un trauma contuso. Finalmente la respuesta inflamatoria localizada en respuesta al trauma puede contribuir al resultado final en estos casos (4).

Diversos grados de afección macular han sido descritos como consecuencia de una descarga eléctrica. El presente caso correspondió a una maculopatía cistoidea bilateral, cuyas características clínicas simulan las de un agujero macular de espesor total, por lo que debe considerarse en el diagnóstico diferencial con dicha entidad. La evaluación biomicroscópica aporta elementos valiosos que orientan el diagnóstico, incluyendo la ausencia o presencia de desprendimiento de vítreo posterior y del signo de Watzke-Allen. Sin embargo, consideramos que la TOC constituye en la actualidad el único recurso diagnóstico concluyente que, en este caso, confirmó la presencia de quistes maculares bilaterales. Por otro lado, dado que la progresión de las lesiones quísticas hacia la formación de agujeros de espesor total constituye una posibilidad con diferentes implicaciones pronósticas y terapéuticas, la TOC también demuestra su utilidad para el seguimiento de estos pacientes.

 

BIBLIOGRAFÍA

1. Hanna C, Fraunfelder FT. Electric cataracts. II. Ultrastructural lens changes. Arch Ophthalmol 1972; 87: 184-191.         [ Links ]

2. Campo RV, Lewis RS. Lightning-induced macular hole. Am J Ophthalmol 1984; 97: 792-794.         [ Links ]

3. Gardner TW, Ai E, Chrobak M, Shoch DE. Photic maculopathy secondary to short-circuiting of a high-tension electric current. Ophthalmology 1982; 89: 865-868.         [ Links ]

4. Handa JT, Jaffe GJ. Lightning maculopathy. A case report. Retina 1994; 14: 169-172.         [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons