SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.80 número1 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología

versión impresa ISSN 0365-6691

Arch Soc Esp Oftalmol v.80 n.1 Madrid ene. 2005

 

CARTA AL DIRECTOR



Mejor relación coste-efectividad de latanoprost versus bimatoprost y travoprost en el tratamiento del glaucoma en condiciones de uso habitual

The more favourable cost/effectiveness ratio of Latanoprost vs Bimatoprost and Travoprost when using normally for treatment of glaucoma

En relación con el artículo publicado por Galindo-Ferreiro y cols. (1), sobre el coste-eficacia de los fármacos antiglaucomatosos, me gustaría expresar los siguientes comentarios sobre la metodología empleada, los resultados y las conclusiones extraídas.

El fin de las evaluaciones económicas de los medicamentos es ayudar a tomar decisiones lógicas y razonadas para establecer prioridades y asignar recursos en política de medicamentos. Así, resulta imprescindible cuantificar y evaluar los datos de costes y eficacia/efectividad con precisión, transparencia y calidad. Al valorar qué costes deben incluirse en estas evaluaciones, es necesario tener claro que además del coste de adquisición deben incorporarse los derivados del uso del medicamento como los costes médicos directos (visitas médicas adicionales, uso de otros medicamentos por ineficacia/incumplimiento, pruebas complementarias y costes derivados del tratamiento de las reacciones adversas). Es más discutible que deban incluirse siempre los costes directos no médicos (desplazamiento a consulta o derivados del cuidado del paciente por terceros) y los costes indirectos (pérdida de productividad laboral).

En el tratamiento farmacológico del glaucoma no parece lógico cuantificar costes indirectos —la mayoría de los pacientes está en edad no laboral— ni costes directos no médicos —difíciles de cuantificar y similares para todas las opciones—. Esto coincide con el enfoque del trabajo. Sin embargo, los costes médicos directos son cruciales y deben incluirse.

Valorar únicamente costes de adquisición, sin tener en cuenta los otros costes médicos directos mencionados puede distorsionar la realidad. En el caso de las prostaglandinas está bien documentada una mayor incidencia de hiperemia con bimatoprost y travoprost frente a latanoprost (36, 41 y 12%, respectivamente) (2), lo que significa que en la práctica médica diaria estos pacientes van a presentar una peor adherencia terapéutica y van a necesitar asociar otro tratamiento para controlar la presión intraocular en mayor proporción que los pacientes que reciben latanoprost (3). A la larga, a pesar de presentar un ligero mayor coste de adquisición, el tratamiento con latanoprost consumirá globalmente menos recursos que las otras dos prostaglandinas, lo que se traducirá en una mejor relación coste-efectividad y en una mayor eficiencia.

En cuanto a las cifras de eficacia hipotensora presentadas para los análogos de prostaglandinas evaluados, no se especifican sus fuentes bibliográficas —la referencia de Marchetti A y cols. citada corresponde a un estudio que evaluó únicamente brimonidina y betaxolol—. Por otra parte, el análisis coste-eficacia emplea datos de eficacia a un año, hecho sorprendente, ya que en la gran mayoría de los estudios con prostaglandinas los seguimientos han oscilado entre 12 semanas y 6 meses, y resulta peligroso extrapolar datos de eficacia de ensayos clínicos a datos de efectividad obtenidos en condiciones de uso habitual, ya que esta última suele ser peor que la eficacia debido al incumplimiento y los abandonos de tratamiento.

Está claro que en la situación actual de nuestro sistema sanitario, donde cada día existe un menor sincretismo entre los recursos disponibles y las demandas sanitarias de la población, los estudios farmacoeconómicos serán herramientas muy útiles para la toma de decisiones coherentes en política de medicamentos. Sin embargo, para que sus conclusiones sean fiables y válidas, es necesario seguir unas pautas y recomendaciones en su realización, análisis e interpretación. De otro modo su relevancia y credibilidad será baja para los clínicos y otros agentes decisores, que son quienes al final toman las decisiones terapéuticas a implantar en la práctica médica diaria.

Soto J
Dpto. de Farmacoeconomía e Investigación de
Resultados en Salud
Unidad Médica. Pfizer, S.A. Madrid
E-mail: javier.soto.alvarez@pfizer.com

 

BIBLIOGRAFÍA

1. Galindo Ferreiro A, Sánchez-Tocino H, Fernández Muñoz M, Iglesias Cortiñas D. Análisis coste-eficacia hipotensora de los fármacos antiglaucomatosos más utilizados. Arch Soc Esp Oftalmol 2004; 79: 379-384.

2. Feldman RM. Conjunctival hyperemia and the use of topical prostaglandins in glaucoma and ocular hypertension. J Ocul Pharmacol Ther 2003; 19: 23-35.

3. Reardon G, Schwartz GF, Mozaffari E. Patient persistency with ocular prostaglandin therapy: a population-based, retrospective study. Clin Ther 2003; 25: 1172-1185.

 


Réplica

En relación a los comentarios presentados en esta editorial sobre el trabajo de Galindo Ferreiro y cols. queremos hacer las siguientes puntualizaciones.

En primer lugar, hay que decir que el objetivo del trabajo es estudiar los costes de adquisición de los distintos colirios hipotensores existentes en el mercado como bien exponemos en la introducción y en el apartado de material y métodos. No se pretende estudiar los costes directos médicos, puesto que éstos dependen de la gerencia de Salud y de los distintos planes y protocolos de actuación de los servicios de oftalmología.

En segundo lugar queremos añadir que cuando citamos a Marchetti y cols, lo hacemos en la introducción con la intención de expresar que estos autores al igual que nosotros, utilizaron en la metodología de su estudio la comparación de la eficacia media hipotensora. Al citarle en este estudio sólo hemos pretendido referenciar un trabajo con parecida metodología, sin intención de comparar fármacos.

Para obtener la eficacia hipotensora de la Prostaglandinas y compararla con los demás fármacos utilizamos más de 45 artículos que, como hemos expuesto en material y métodos en el estudio no han sido reflejados en la bibliografía.

Agradecemos el interés despertado por nuestro estudio y los comentarios que de él se hacen en esta editorial.

Los autores