SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.80 número4 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología

versión impresa ISSN 0365-6691

Arch Soc Esp Oftalmol v.80 n.4 Madrid abr. 2005

 

ARTÍCULO ORIGINAL


 ESTUDIO DE PARÁMETROS DE NORMALIDAD 
EN RELACIÓN A LA EDAD CON EL TOMÓGRAFO ÓPTICO DE COHERENCIA

USE OF OPTICAL COHERENCE TOMOGRAPHY TO STUDY 
VARIATIONS OF NORMAL PARAMETERS WITH AGE

BAQUERO ARANDA IM1, MORILLO SÁNCHEZ MJ2, GARCÍA CAMPOS JM2

 

RESUMEN

Propósito: El propósito de este trabajo es determinar, con el Tomógrafo Óptico de Coherencia (OCT), los siguientes parámetros (grosor macular, grosor de capas de fibras nerviosas peripapilar y morfología de la cabeza del nervio óptico) en relación a la edad.
Métodos:
Par ello se ha realizado una Tomografía Óptica de Coherencia a 40 sujetos emétropes (80 ojos), con edades comprendidas entre los 20 y los 60 años. Los 80 ojos se dividieron en cuatro grupos (1-4) por décadas de edad.
Resultados:
Se ha encontrado diferencias estadísticamente significativas entre grupos en el estudio del grosor macular: en el cuadrante superior externo (p=0,00), cuadrante temporal externo (p=0,01), cuadrante temporal interno (p=0,04), cuadrante nasal interno (p=0,03), cuadrante inferior interno (p=0,00).
En el estudio del grosor de capas de fibras nerviosas peripapilar se obtuvo diferencia estadísticamente significativa entre los grupos en el cuadrante inferior (p=0,04). No se encontraron diferencias entre los grupos en el estudio morfológico de la cabeza del nervio óptico.
Conclusiones:
Se destaca la disminución del grosor retiniano en el área macular, así como de la capa de fibras nerviosas en la región inferior peripapilar a medida que aumenta la edad. Estas diferencias de grosor son estadísticamente significativas entre edades extremas de la vida.

Palabras claves: Tomógrafo óptico de coherencia, edad, grosor macular, grosor de capas de fibras nerviosas.

 

SUMMARY

Purpose: To determine by Optical Coherence Tomography (OCT) the variation of a variety of measurable parameters (macular thickness, retinal parapapillary fiber layer thickness and optic disc morphology) with age.
Method:
We carried out OCT in 40 normal subjects (80 eyes) aged between 20 and 60 years, divided into 4 groups according to the age decades.
Results:
Statistically significant differences were found in the macular thickness in the comparative study groups but the differences varied according to the sector assessed; the superior outer sector (p=0.00), temporal outer sector (p=0.01), temporal inner sector (p=0.04), nasal inner sector (p=0.03) and inferior inner sector (p=0.00).
In the study of retinal parapapillary fiber layer thickness, statistically significant differences were found between groups in the inferior sector only (p=0.04).
No statistically significant differences were found between groups in the study of optic disc morphology.
Conclusions:
Both the macular thickness and the nerve fiber layer in the inferior sector decrease with age. These differences in thickness are statistically significant between the extremes of age decades (Arch Soc Esp Oftalmol 2005; 80: 225-232).

Key words: Optical Coherence Tomography, age, macular thickness, retinal fiber layer thickness.

 


Recibido: 26/12/03. Aceptado: 12/4/05.
Hospital Universitario Virgen de la Victoria de Málaga. Facultad de Medicina. Cátedra de Oftalmología. Málaga.
1 Licenciado en Medicina.
2 Doctor en Medicina.
Comunicación presentada en el LXXIX Congreso de la S.E.O. (Valencia 2003).

Correspondencia:
Isabel M. Baquero Aranda
Plaza Moreno Villa, 2, 5.º 2
29002 Málaga
España

INTRODUCCIÓN

El OCT es un instrumento óptico que nos permite obtener imágenes tomográficas de la retina de precisión comparable a los cortes histológicos (1), pero con la ventaja de obtenerse a tiempo real y en vivo (2).

Las imágenes que proporciona el OCT permite discernir las distintas estructuras retinianas, así como la morfología del nervio óptico. Esta innovadora ventaja del OCT ha permitido la realización, en los últimos años, de numerosos estudios enfocados mayoritariamente hacia el mayor conocimiento de las distintas patologías retinianas así como, del daño glaucomatoso de la cabeza del nervio óptico.

Sin embargo, los parámetros de normalidad de las medidas retinianas, como base para el estudio a posteriori de dichas patologías, no es tan extenso en la literatura. Por lo que, con este estudio, se intenta establecer cuáles son esos parámetros de normalidad y si existen variaciones con la edad.

SUJETOS, MATERIAL Y MÉTODOS

Se han estudiado 40 sujetos emétropes (80 ojos) con edades comprendidas entre los 20 y 60 años.

Los 80 ojos fueron agrupados dependiendo de la edad:

Grupo 1: 20 ojos de sujetos emétropes entre 20 y 29 años.
Grupo 2. 20 ojos de sujetos emétropes entre 30 y 39 años.
Grupo 3. 20 ojos de sujetos emétropes entre 40 y 49 años.
Grupo 4. 20 ojos de sujetos emétropes entre 50 y 59 años.

A todos los pacientes se les determinó:

• La edad.

• La agudeza visual; se consideró emétrope a todo sujeto con menor o igual a una dioptría tanto de miopía como de hipermetropía y/o una dioptría de astigmatismo.

• Biomicroscopía del polo anterior con lámpara de hendidura; se excluyó a todo sujeto con cualquier patología de polo anterior.

• Presión intraocular; medida con el tonómetro manual de Perkins. Se excluyó a todo sujeto con presión intraocular fuera de límites normales.

• Funduscopia; la valoración del fondo de ojo se realizó tras instilización tópica de tropicamida (Colircusí Tropicamida®. Alcon Cusí, SA. El Masnou. Barcelona. España) 0,5% y fenilefrina (Colircusí Fenilefrina®. Alcon Cusí, SA. El Masnou. Barcelona. España) 1%, excluyendo a los sujetos con cualquier alteración funduscópica.

• Tomográfia Óptica de Coherencia; el OCT que empleamos es un OCT Zeiss modelo 3000 (OCT3) (OCT 3000, Humphrey Zeiss Instruments, Dublin, CA), es un instrumento óptico que nos permite cortes transversales (tomografías) de la retina con una resolución axial de 10 micras.

La tomografía óptica de coherencia se realizó bajo dilatación pupilar con tropicamida. Se realizareon tres tipos diferentes de análisis:

1. Para determinar el grosor macular – Fast macular Thickness Map (Mapa Rápido del Grosor Macular).

2. Para el grosor de capa de fibras nerviosas peripapilar- Fast RNFLThickness (3.4) (Grosor RNFL rápido 3.4).

3. Para el estudio morfológico de la cabeza del nervio óptico- Fast Optical Disc ( Estudio Rápido del nervio óptico).

Cada uno de los scaners anteriores se analizaron con un protocolo de análisis del OCT distinto:

1. Retinal Thickness/Volume Tabular para Mapa rápido del grosor macular. Estudiando los parámetros: grosor mínimo foveal, grosor foveal, grosor macular temporal interno y externo, grosor macular superior interno y externo, grosor macular nasal interno y externo, grosor macular inferior interno y externo, relación grosor superior/inferior externo, relación grosor temporal/nasal interno, relación grosor temporal/nasal externo.

2. RNFL Thickness Average para Grosor RNFL rápido 3.4. Los parámetros cuantitativos estudiados: grosor de capas de fibras nerviosa medio, grosor temporal, grosor inferior, grosor superior, grosor nasal.

3. Optic Nerve Head para estudio rápido del nervio óptico. Los parámetros estudiados: área del disco, área de la excavación, área del borde, índice excavación/disco, índice del área excavación /disco, índice vertical excavación/disco.

Método estadístico

Cada uno de los parámetros fueron comparados entre grupos usando el test estadístico Análisis de la Varianza.

Para establecer entre que grupos se encuentran esas diferencias se usó el test de Tukey para comparaciones múltiples.

Se considera estadísticamente significativo p 0,05. Para el estudio se empleó el programa SPSS® Base para Windows™, versión 6.0 (SPSS Inc., Chicago, IL, USA)

RESULTADOS

De los 40 pacientes estudiados el 60% fueron mujeres y el 40% fueron varones (fig. 1).


Fig. 1. Porcentaje de géneros.

La media de edad en el grupo 1 fue de 26 D.E. 2,36 años, en le grupo 2 de 34,4 D.E. 1,43, en el grupo 3 de 44,9 D.E. 2,65, en el grupo 4 de 55,6 D.E. 3,78 (fig. 2).


Fig. 2. Edad media en cada grupo.

Del estudio comparativo entre grupos (tabla I), los parámetros del grosor macular que presentaron diferencias estadísticamente significativas entre grupos fueron:

De los cuadrantes internos: temporal (p=0,04), nasal (0,03), inferior (p=0,00) (fig. 3).


Fig. 3. Grosor macular interno de los cuadrantes con diferencia estadísticas entre grupos.

De los cuadrantes maculares externos: temporal (p=0,01), superior (p=0,00) (fig. 4).


Fig. 4. Grosor macular externo de los cuadrantes con diferencias estadísticas entre grupos.

De los parámetros del grosor de capa de fibras nerviosas peripapilar el cuadrante inferior presentó diferencias estadísticamente significativas entre grupos (p=0,04) (fig. 5).


Fig. 5. Grosor del cuadrante inferior de capa de fibras nerviosas peripapilares.

 

Ninguno de los parámetros morfológicos de la cabeza del nervio óptico presentaron diferencias estadísticamente entre grupos.

  DISCUSIÓN

La posibilidad de visualizar la retina —a modo de corte histológico— ha suscitado un gran avance en el estudio de la patología ocular. Este hecho es corroborado por el gran número de trabajos publicados en los últimos años; sin embargo, son pocos los artículos que analizan los parámetros de normalidad. Este trabajo pretende estudiar los parámetros de normalidad en sujetos de diferentes edades y sin patología ocular evidente.

La iatrogenia que la edad pueda provocar en el nervio óptico no es un proceso bien conocido. El deterioro de la función visual y la disminución de la sensibilidad con el paso del tiempo podrían indicar una pérdida de fibras nerviosas. Dolman et al (3) estudian 300 nervios ópticos de sujetos normales entre 1-96 años, demostrando una disminución axonal progresiva por pérdida de células ganglionares. Balazi et al (4) obtienen una reducción de 5637 fibras/año. Esta disminución en el número de axones podría provocar variaciones en el grosor de capas de fibras nerviosas. Sin embargo, otros autores (5) no encontraron una disminución estadísticamente significativa entre la pérdida de fibras nerviosas o el área del anillo neurorretiniano y la edad.

El posterior desarrollo de nuevos métodos diagnósticos, como las imágenes fotográficas funduscópicas, han permitido, de una manera cualitativa y semicuantitativa, estudiar la evolución en el grosor de capas de fibras nerviosas. Jonas et al (6) observan una reducción en la capa de fibras nerviosas con el incremento de la edad. Varma et al (7) realizaron fotografías esteroscópicas a nervios ópticos de 3.387 sujetos normales observando una disminución del área del anillo neuronal. Takamoto et al (8) encontraron una disminución en el grosor del cuadrante temporal peripapilar, sin diferencias significativas en el grosor del resto de los cuadrantes.

Sin embargo, el análisis objetivo y cuantitativo de las medidas retinianas nace con la comercialización entre otros del Polarímetro Scanning Laser-Analizador de capa de fibras nerviosas y el Tomógrafo Óptico de Coherencia.

Con el Polarímetro Scanning Laser, Poinoosawmy et al (9) estudiaron el grosor de capas de fibras nerviosas en 150 voluntarios sanos entre 5 y 90 años, obteniendo una disminución de 0,38 micras/año. Toprak et al (10) considera una disminución del 7,6% del grosor en 10 años. Otros autores no encuentran diferencias significativas del grosor de capas de fibras nerviosas con la edad (11).

Pérez-Olivan y cols. (12) demuestran con el Polarímetro Scanning Laser mayor rapidez y facilidad en el estudio de capa de fibras nerviosas retinianas que con el estudio fotográfico tradicional.

El Tomógrafo Óptico de Coherencia es una técnica reciente, de no contacto y no invasiva, que permite de una manera fiable y con alta reproductibilidad los estudios retinianos (2,13,14). Schuman y cols (1) estudian 59 ojos de 33 sujetos normales, sus resultados muestran una disminución del grosor peripapilar de la capa de fibras nerviosas con la edad ( p< 0,03), así, como también, de manera significativa en la región temporal (p<0,0001).

Kanamori et al (15), analizan 1440 ojos de sujetos con edad comprendidada entre 16 y 84 años, observando una reducción del grosor de capas de fibras nerviosas de 0,17% por año; esta disminución fue particularmente evidente en el segmento supero-temporal y en el infero-temporal del área peripapilar.

Alamouti y Funk (13), obtienen una reducción de 0,44 micras por año (p=0,0009). Varma et al (15), reafirman que el grosor de capas de fibras es nerviosas menor en los sujetos de mayor edad.

En nuestro estudio, en el que dividimos a los sujetos por décadas de edad, el grosor medio de capas de fibras nerviosas presentó una disminución progresiva del primer al último grupo, aunque no de manera significativa; sin embargo, en el estudio por cuadrantes peripapilares, sólo el cuadrante inferior mostró diferencias estadísticamente significativas, concretamente entre los grupos de décadas extremas de la vida.

Los estudios existentes sobre el grosor en los cuatro cuadrantes peripapilares, con el Tomógrafo óptico de Coherencia, no permiten establecer unas medidas estandarizadas, ya que, algunos autores (1, 15,17) obtienen un mayor grosor en el cuadrante superior seguido del inferior, temporal y nasal. Bowd et al (18) consideran que el mayor grosor se sitúa en el sector inferior seguido del superior, temporal y nasal.

Nuestros resultados fueron similares a los obtenidos tanto en estudios histológicos (19), como con el OCT (16), el mayor grosor correspondió al cuadrante inferior, seguido del superior, nasal y temporal.

El grosor medio de capas de fibras nerviosas fue de 97,20±18,51 micras, cifra próxima a las obtenidas por Schuman y cols (1), Hee et al (17) y Mistlberger et al (20). Sin embargo, cifras superiores han sido publicadas por diferentes autores (13,15,16).

Los resultados obtenidos en nuestro trabajo no muestran modificaciones de los parámetros morfológicos de la cabeza del nervio óptico en relación con la edad. Estos resultados pueden ser controvertidos, ya que, son similares a los obtenidos por algunos autores (7,21-23) pero diferentes a los publicados por otros (24-26). Las variaciones en el tamaño del disco óptico podrían explicar estas diferencias, ya que, a mayor tamaño del disco mayor grosor del anillo neuronal (10,11). Para obviar esta variable Kee et al (22) estudiaron a lo largo del tiempo la evolución de 104 asiáticos con disco óptico del mismo tamaño no encontrando diferencias con la edad.

A pesar de los diferentes estudios realizados, no existe un consenso unánime que afirme que la edad sea un factor a tener en cuenta tanto en el grosor de capas de fibras nerviosas como en la morfología del nervio óptico. Tendremos que esperar la realización de estudios con mayor número de pacientes o el desarrollo de técnicas más precisas.

En cuanto al grosor retiniano, es un hecho conocido, desde el punto de vista histológico, que sus distintos componentes van sufriendo cambios con el paso del tiempo. Panda-Jonas et al (27) establecen una disminución en la densidad de los fotorreceptores de 0,2% a 0,4% por año. Dorey et al (28) no sólo encontraron una disminución en los fotorreceptores con la edad sino también de las células del Epitelio Pigmentario Retiniano (EPR). Gao et al (29) estudiaron a 35 donantes, desde la segunda a la novena década de la vida, observando pérdida de fotorreceptores, células del EPR, células ganglionares. Esta disminución de los componentes retinianos podría provocar una reducción paralela en el aporte sanguíneo macular, como sugiere Gruwald et al (30).

El establecer si estos cambios celulares podrían afectar al grosor completo de la retina, se consigue con instrumentos sofisticadas como el OCT.

Alamouti y Funk (13) publican una reducción de 0,53 micras/año del grosor retiniano, afirmando que el 80% de los cambios en el grosor retiniano son originados por un adelgazamiento del grosor de capas de fibras nerviosas —249±22 micras—. Schuman et al (1) obtienen unas cifras de 235,5 micras y Hee et al (31) de 230±15 micras. Varma et al (16) obtienen una media de 173±28,5 micras, con un mayor grosor macular en los sujetos más jóvenes.

Nuestro estudio, respecto al grosor macular, es más exhaustivo que los anteriores, ya que, cuantifica tanto el grosor foveolar, como el grosor foveal, aunque ninguna de las dos medidas mostraron diferencias con la edad.

Al mismo tiempo, el área macular se dividió en cuatro cuadrantes. El mayor grosor retiniano correspondió al cuadrante nasal. Todos los cuadrantes, con escáner a 3 mm de fóvea, mostraron diferencias entre grupos, menos el superior. Sólo los cuadrantes superior y temporal, con el escáner a 6 mm, mostraron diferencias con la edad.

Estas variaciones significativas en el grosor macular se obtuvieron fueron entre los sujetos más jóvenes y más ancianos.

Estos resultados confirman que los cambios degenerativos que acaecen en las estructuras retinianas sufren al lo largo del tiempo pueden ser cuantificadas con el Tomógrafo Óptico de Coherencia. Este hecho, obliga a considerar a la edad como un factor a tener en cuenta en el análisis del grosor macular ante determinadas patologías retinianas.

  

BIBLIOGRAFÍA

1. Schuman JS, Hee MR, Puliafito CA, Wong C, Pedut-Kloizman T, Lin CP, et al. Quatification of never fiber layer thickness in normal and glaucomatous eyes using optical coherence tomography. Arch Ophthalmol 1995; 113: 586-596.

2. Jones AL, Sheen NJ, North RV, Morgan JE. The Humphrey optical coherence tomography scanner: quantitative analysis and reproducibility study of normal human retinal nerve fiber layer. Br J Ophthalmol 2001; 85: 673-677.

3. Dolman CL, McCormick AQ, Drance SM. Aging of the optic nerve. Arch Ophthalmol 1980; 98: 2053-2058.

4. Balazsi AG, Rootman J, Drance SM, Shulzer M, Douglas GR. The effect of age on the nerve fiber population of the human optic nerve. Am J Ophthalmol 1984; 97: 760-766.

5. Repka MX, Quigley HA. The effect of age on normal human optic nerve fiber number and diameter. Ophthalmology 1989; 96: 26-32.

6. Jonas JB, Nguyen XN, Naumann GO. The retinal nerve fiber layer in normal eyes. Ophthalmology 1989; 96: 627-632.

7. Varma R, Tielsch JM, Quigley HA, Hilton SC, Katz J, Spaeth GL, et al. Race-, age-, gender-, and refractive error-related differences in normal optic disc. Arch Ophthalmol 1994; 112: 1068-1076.

8. Takamoto T, Schwartz B. Differences by quadrant of retinal nerve fiber layer thickness in healthy eyes. J Glaucoma 2002; 11: 359-364.

9. Poinoosawmy D, Fontana L, Wu JX, Fitzke FW, Hitchings RA. Variation of nerve fibre layer thickness measurements with age and ethnicity by scanning laser polarimetry. Br J Ophthalmol 1997; 81: 350-354.

10. Toprak AB, Yilmaz OF. Relation of optic disc tomography and age to thickness of retinal nerve fibre layer as measured using scanning laser polarimetry, in normal subjets. Br J Ophthalmol 2000; 84: 473-478.

11. Funaki S, Shirakashi M, Abe H. Relation between size of optic disc and thickness of retinal nerve fibre layer in normal subjects. Br J Ophthalmol 1998; 82: 1242-1245.

12. Pérez-Oliván S, Pablo L, Gómez M, Polo V, Larrosa JM, Ferreras A et al. Utilidad de la oftalmoscopia láser de barrido en la detección de defectos en la capa de fibras nerviosas retinianas en pacientes con hipertensión ocular. Arch Soc Esp Oftalmol 2003; 78: 15-20.

13. Alamouti B, Funk J. Retinal thickness decreases with age: an OCT study. Br J Ophthalmol 2003; 87: 899-901.

14. Koozekanani D, Roberts C, Katz SE, Herderick EE. Intersession repeatability of macular thickness measurements with the Humphrey 2000 OCT. Invest Ophthalmol Vis Sci 2000; 41: 1486-1491.

15. Kanamori A, Escano MF, Eno A, Nakamura M, Maeda H, Seya R, et al. Evaluation of the effect of aging on retinal nerve fiber layer thickness measured by optical coherence tomography. Ophthalmologica 2003; 217: 273-278.

16. Varma R, Bazzaz S, Lai M. Optical Optical tomography-measured retinal nerve fiber layer thickness in normal latinos. Invest Ophthalmol Vis Sci 2003; 44: 3369-3373.

17. Hee MR, Izatt JA, Swanson EA, Huang D, Schuman JS, Lin CP, et al. Optical coherence tomography of the human retina. Arch Ophthalmol 1995; 113: 325-332.

18. Bowd C, Weinreb RN, Williams JM, Zangwill LM. The retinal nerve fiber layer thickness in ocular hypertensive, normal, and glaucomatous eyes with optical coherence tomography. Arch Ophthalmol 2000; 118: 22-26.

19. Dichtl A, Jonas JB, Naumann GO. Retinal nerve fiber layer thickness in human eyes. Graefes Arch Clin Exp Ophthalmol 1999; 237: 474-479.

20. Mistlberger A, Liebmann JM, Greenfield DS, Pons ME, Hoh ST, Ishikawa H, et al. Heidelber retina tomography and optical coherence tomography in normal, ocular-hipertensive, and glaucomatous eyes. Ophthalmology 1999; 106: 2027-2032.

21. Jonas JB, Gusek GC, Naumann GO. Optic disc, cup and neuroretinal rim size, configuration and correlations in normal eyes. Invest Ophthalmol Vis Sci 1988; 29: 1151-1158.

22. Kee C, Koo H, Ji Y, Kim S. Effect of optic disc size or age on evaluation of optic disc variables. Br J Ophthalmol 1997; 81: 1046-1049.

23. Moya FJ, Brigatti L, Caprioli J. Effect of aging on optic nerve appearance: a longitudinal study. Br J Ophthalmol 1999; 83: 567-572.

24. Bengtsson B. The alteration and asymetry of cup and disc diameters. Acta Ophthalmol 1980; 58: 726-732.

25. Carpel EF, Engstrom PF. The normal cup-disc ratio. Am J Ophthalmol 1981; 91: 588-597.

26. Tsai CS, Ritch R, Shin DH, Wan JY, CHi T. Age-related decline of disc rim area in visually normal subjets. Ophthalmology 1992; 99: 29-35.

27. Panda-Jonas S, Jonas JB, Jakobczyk-Zmija M. Retinal photoreceptor density decreases with age. Ophthalmology 1995; 102: 1853-1859.

28. Dorey CK, Ebenstein D, Garsd A, Weiter JJ. Cell loss in the aging retina. Relationship to lipofuscin accumulation and macular degeneration. Invest Ophthalmol Vis Sci 1989; 30: 1691-1699.

29. Gao H, Hollyfield JG. Aging of human retina. Differential loss of neurons and retinal pigment epithelial cells. Invest Ophthalmol Vis Sci 1992; 33: 1-17.

30. Grunwald JE, Piltz J, Patel N, Bose S, Riva CE. Effect of aging on retinal macular microcirculation: a blue field simulation study. Invest Ophthalmol Vis Sci 1993; 34: 3609-3613.

31. Hee MR, Izatt JA, Swanson MS, Huang D, Schuman JS, Lin CP, et al. Optical coherence tomography of human retina. Arch Ophthalmol 1995; 113: 325-332.