SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.82 número8Altas dosis de azul brillante G intravítreoResultados de la esclerectomia profunda no perforante en el tratamiento del glaucoma inflamatoria al año de seguimiento índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología

versión impresa ISSN 0365-6691

Arch Soc Esp Oftalmol vol.82 no.8  ago. 2007

 

ARTÍCULO ORIGINAL

 

Aplicación subconjuntival de concentrado de plaquetas plasmáticas en el tratamiento de quemaduras oculares. Resultados preliminares

Subconjunctival application of plasma platelet concentrate in the treatment of ocular burns. Preliminary results

 

 

Márquez-de-Aracena R.1, Montero-de-Espinosa I.1, Muñoz M.2, Pereira G.3

Hospital FREMAP de Sevilla. Clínica Centro Cid de Sevilla. Departamento Cirugía (Área Oftalmología). Facultad de Medicina de la Universidad de Sevilla.
1
Doctor en Medicina. Universidad de Sevilla. España.
2
Doctor en Medicina. Hospital Virgen del Rocío. Sevilla. España.
3
Licenciada en Medicina. Hospital Virgen del Rocío. Sevilla. España.

Trabajo financiado por Institución Casa Real de los Godos.

Dirección para correspondencia

 

 


RESUMEN

Objetivo: Se valoró la eficacia de la aplicación subconjuntival de concentrado de plaquetas plasmáticas autólogas en pacientes con quemaduras oculares.
Método:
Para ello se analizaron 10 ojos de 10 pacientes que sufrieron accidentes laborales por quemaduras oculares del mismo grado. Se establecieron dos tipos de tratamiento: al primer grupo, control, se le aplicó tratamiento médico tópico convencional; al segundo, se le añadió además, inyección subconjuntival de concentrado de plaquetas autólogas. Se estudió la evolución clínica, días que le incapacitaron dicha patología para su actividad laboral y seguimiento hasta su curación final.
Resultados:
Se encontraron diferencias entre el grupo de los tratados con concentrado de plaquetas autólogas subconjuntivales respecto al grupo con tratamiento médico tópico convencional, siendo más corto el tiempo de cicatrización de córnea (significativamente estadístico), conjuntiva, baja laboral y tiempo hasta curación final.
Conclusiones: Podemos considerar la autoplaquetoterapia subconjuntival (infiltración subconjuntival de concentrado de plaquetas autólogas) como un tratamiento sencillo y económico en el tratamiento de las alteraciones traumáticas (quemaduras) de la superficie ocular. Cuya eficacia deberá ser confirmada por series mayores.

Palabras claves: Superficie ocular, quemaduras oculares, plaquetas, factores de crecimiento, córnea.


ABSTRACT

Purpose: The efficiency of the subconjunctival application of autologous platelet concentrate in patients with ocular burns was assessed.
Methods:
This was carried out by analysing the effect of treatment in the eyes of 10 patients suffering from ocular burns as a result of work-related accidents. Two types of treatment were evaluated: the first group only received conventional topical medical treatment; and the second group, in addition, had subconjunctival injection of plasma platelet concentrate. The clinical condition of the patient and the period in which the disease prevented the patient from working were studied; monitoring was carried out until the burns had fully healed.
Results:
Statistically significant differences were found between the group treated with subconjunctival autologous platelet concentrate and the group treated with conventional topical medications, with a shorter period of time in corneal and conjunctival healing, time on sick leave and time needed for full healing.
Conclusions:
Subconjunctival infiltration of autologous platelet concentrate should be considered as a straightforward, economical and possibly effective form of treatment for traumatic accidents (burns) of the ocular surface (Arch Soc Esp Oftalmol 2007; 82: 475-482).

Key words: Ocular surface, ocular burns, platelet, growth factors, cornea.


 

Introducción

Las quemaduras oculares suponen el 12-19% de los traumatismos oculares (1), afectando generalmente a personas jóvenes en su actividad laboral o doméstica (2). Es una patología que requiere una actuacion rápida y eficaz, de la cual dependerá su pronóstico final. Pueden ser de naturaleza química o física. La mayoría de las quemaduras químicas, también llamadas causticaciones, están producidas por sustancias ácidas o alcalinas. La gravedad de una lesión química está relacionada con la concentración del producto, el pH de la solución y el tiempo de exposición. Los álcalis provocan lesiones más graves al desnaturalizar las proteínas y saponificar los lípidos de las membranas lo que permite que el material alcalino penetre con rapidez la córnea y entre en el ojo. Los ácidos precipitan proteínas corneales que actuan como tampón y barrera contra la penetración más profunda. En general, hay que considerar el grado de afectación de la córnea, de la conjuntiva y del limbo esclero-corneal, teniendo esta última estructura anatómica cada vez mayor relevancia debido a que en ella se encuentran las células madre encargadas de la regeneración epitelial (3).

Tras un quemadura corneal, desde el borde del epitelio sano, hay un primer intento de recubrimiento: las células epiteliales basales de los márgenes de la úlcera pierden sus hemidesmosomas y migran para cubrir el defecto. El recubrimiento definitivo será a expensas de las células transitorias y células madres limbares (4). Cuando hay una destrucción de las células madre limbares, por la acción de mediadores químicos que se encuentran en el estroma y la ausencia de fibroblastos —que producen factores de crecimiento de queratocitos— (5), el epitelio conjuntival sufre una transformación recubriendo la córnea (6,7). El aumento de la vascularización acabará por conjuntivalizar la córnea (8). En el estroma corneal ocurre una degradación del colágeno, que estimulará la migración de polimorfonucleares (PMN) a la córnea (9). Éstos producirán leucotrienos, quimiotácticos para nuevos neutrófilos, y colagenasas que provocarán la degradación enzimática del colágeno y, por tanto, la perforación corneal. El factor de crecimiento epitelial estimulará a los queratocitos para formación de nuevo colágeno anómalo que provocará una cicatriz blanquecina y desarrollarán fibrillas contráctiles intracitoplásmicas que producirán una cicatriz y un posible astigmatismo irregular (4).

El objetivo del tratamiento será conseguir la reepitelización corneal y conjuntival con la mayor rapidez y el menor daño permanente posible. Los episodios prolongados de desepitelización corneal incrementan la producción de colagenasas en el estroma corneal, pudiendo llegar a la perforación corneal. La base del tratamiento convencional incluye el lavado ocular abundante, la limpieza de restos del producto que permanezcan en la superficie ocular, el desbridamiento de áreas necróticas y la aplicación de tratamiento tópico con corticoides, antibióticos y ciclopléjicos (3). Las lesiones de mayor gravedad pueden requerir, además de lo expuesto anteriormente, tratamiento médico sistémico como es el uso de tetraciclinas (10), corticoides, antioxidantes y favorecedores de la síntesis de colágeno como el ácido ascórbico (11). En casos de quemaduras graves pueden ser necesarias opciones de tratamiento quirúrgico, como el trasplante de membrana amniótica (12) o el autoinjerto de limbo esclero-corneal (13) con el fin de regenerar las células madre limbares para favorecer la epitelización y suprimir la fibrosis. Entre las técnicas clásicas se encuentra la autohemoterapia —inyección subconjuntival de sangre autóloga— en pacientes con quemaduras oculares importantes, cuya eficacia ha sido contrastada (14-17) incluso acompañada de otras sustancias (18).

Por otro lado, se sabe que el suero autólogo parece facilitar la curación y regeneración epitelial de patologías de la superficie ocular (19-22) ya que aporta, entre otros, factores de crecimiento.

Estos factores de crecimiento son proteínas que desempeñan una función esencial en los procesos complejos de reparación y regeneración de tejidos. Intervienen en la comunicación intercelular; transmiten su información al interaccionar con los receptores situados en la membrana celular; favorecen la quimiotaxis, proliferación y diferenciación celular (23). Pueden encontrarse en el interior de las plaquetas, almacenados en los gránulos alfa y se han encontrado varios factores endógenos implicados en la reparación de tejidos (24), incluido el ojo (25).

La posible aplicación de factores de crecimiento derivados de concentrados de plaquetas sobre las células epiteliales de la córnea podría favorecer su trofismo (26). En cultivos celulares se ha podido observar que la aplicación de determinadas fracciones de suero y plasma aumentan el crecimiento, migración y diferenciación celular, respecto a los que no se les aplica (27). Asimismo se ha abierto una posibilidad a la utilización de concentrados de plaquetas plasmáticas en patologías de la superficie ocular, como los transplantes (28).

La eficacia de la aplicación tópica del suero autólogo y de la autohemoterapia en determinadas alteraciones de la superficie ocular, pueden hacer pensar que el potencial terapéutico de esta última técnica resida en el contenido de la fracción plaquetaria que contiene la sangre. Hasta ahora, no se ha demostrado que los factores de crecimiento sean los únicos hemoderivados que favorezcan los procesos de reepitelización corneal.

Llegados a este punto será imprescindible valorar si la aplicación de concentrados de plaquetas plasmáticas actuan eficazmente en la regeneración de alteraciones de la superficie ocular. Para ello se analizó clinicamente la regeneración de los tejidos de la superficie ocular de ojos con quemaduras tras aplicación subconjuntival de concentrado de plaquetas plasmáticas, valorando la utilidad y eficacia de dicha técnica. Presentamos nuestros resultados preliminares.

 

Sujetos, material y método

Se analizaron 10 ojos de 10 pacientes que acudieron de urgencia a nuestro centro (monográfico de patología laboral) por accidentes laborales: quemaduras oculares grado III de la clasificación de Dua (29), es decir, con defectos corneales de 3 a 6 horas de afectación corneal y de 30-50% de lesión conjuntival. Tras recibir el tratamiento pautado, según método y protocolo, se realizó seguimiento clínico hasta su curación.

Los pacientes se eligieron de manera consecutiva entre los primeros que acudieron a urgencias con dichas patologías y autorizaron la realización de los correspondientes tratamientos. En aquellos pacientes que sufrieron quemaduras en ambos ojos se eligió, para estudio, sólo el ojo con lesión más grave.


Distribución por grupos

Los pacientes se dividieron en dos grupos en función del tratamiento recibido:

— El grupo A (5 pacientes) recibió tratamiento tópico convencional.

— El grupo B (5 pacientes) recibió tratamiento tópico + concentrado de plaquetas subconjuntivales (APL).

Tratamiento médico convencional (realizado a todos los pacientes estudiados):

Tras lavado ocular profuso con suero fisiológico y limpieza con torunda, se instauró el siguiente tratamiento médico en todos ellos: colirio cicloplentolato 1 gota /12hs; colirio de dexametasona 1mg y tobramicina 3 mg (tobradex, laboratorio Alcon-Cusí) 1 gota/6hs; pomada retinol palmitato 10.000 U.I. + gentamicina, sulfato 3 mg + DL-Metionina 5 mg (pomada oculos epitelizante, Novartis) / 6hs + oclusión del ojo afecto. En los casos que así lo requirieron se realizó profilaxis antitetánica.

Al grupo B se utilizó el siguiente protocolo:

1.º Información detallada al paciente y firma de consentimiento informado.

2.º Extracción de 20 cc de sangre periférica en tubos estériles de 4,5 ml y base de citrato sódico 0,5 ml como anticoagulante. Además se extrae sangre para análisis clínico que comprende: hemograma y bioquímica completo, hepatitis y VIH.

Se centrifugan los tubos con las muestras de sangre a 2.100 rpm durante 7’ separándose el plasma en fracciones. Para nuestro estudio empleamos la fracción plasmática más rica en plaquetas: los 200-400 µl (0,2-0,4 cc.) inmediatamente encima de la serie roja. Se obtienen 1-2 ml tras centrifugación cuando el hematocrito está dentro de los parámetros clínicos habituales.


Tratamiento subconjuntival

En lugar esteril (quirófano), y tras aplicación de 1 gota/ 3´ / 3 veces en el ojo a tratar de colirio de tetracaína clorhidrato 1mg + 4 mg de oxibuprocaína clorhidrato (colircusi anestésico doble®, Alcon-Cusí). se inyecta subconjuntivalmente el concentrado de plaquetas en conjuntiva bulbar (fig. 1) 0,5-1 ml a las 12,00 h y otro a las 6,00 h. Se aplica pomada antibiótica + colirio antiinflamatorio y oclusión 24 hs.


Fig. 1: Quemosis conjuntival tras infiltración de concentrado
de plaquetas plasmáticas subconjuntivales en un ojo con
quemadura por álcali.


Método de evaluación clínica

Sintomatología clínica subjetiva del paciente y evaluación clínica de las lesiones mediante biomicroscopia con lámpara de hendidura, con/sin tinción tópica de fluoresceina. Para medir tanto las lesiones como la evolución de las mismas se realizó la división horaria del ojo en 12 partes de Dua (29), analizando la zona de tinción con fluoresceina e hiperemia.

Recogida de datos (en base tipo excel).

Estudio estadístico: Medias con desviación estandar; percentiles mediante Bisagras de Tukey y significación mediante Prueba de Kruskal-Wallis. Correlación de Pearson (paramétrica y no paramétrica).

 

Resultados

Se analizaron de manera aleatoria 10 pacientes varones que habían sufrido quemaduras oculares por caústicos grado tipo III según la clasificación de Dua (35) debidas a accidentes laborales: con edad media 32,25 (DE=15,52). Cuatro eran ojos derechos (40%), cinco ojos izquierdos (50%) y 1 le afectaron los dos ojos (10%). En relación a los sectores productivos de donde provenían los pacientes: 50% (5 pacientes) procedían de la construcción, seguidos del sector servicios del 30% (3) y del 20% la industria (2 pacientes). Los agentes etiológicos más frecuentes fueron 6 pacientes por álcalis (60%), 3 por disolventes (30%), muy frecuentes en los sectores de la construcción y servicios, y 1 paciente por ácidos (10%).

Respecto al tiempo de cicatrización de la córnea fue de 6 días para el grupo A (tratamiento convencional) y 3 días para grupo B (autoplaquetoterapia), encontrándose diferencias estadísticamente significativas (0,001) entre ambos grupos.

El tiempo de cicatrización conjuntival fue mayor en el grupo A (6 días) que en el grupo B (4 días), aunque la diferencia no llega a ser estadísticamente significativa (0,017).

En relación con la queratitis se evidenció un acortamiento en los pacientes del grupo B (6 días) respecto al grupo A (9 días) que tampoco llegó a ser estadísticamente significativo.

Respecto al tiempo de baja laboral, en las quemaduras no existía diferencias estadísticas entre el grupo A (7 días) y el grupo B (6 días).

En el tiempo final de curación, se encontraron diferencias entre el grupo A (10 días) y B (6 días), que tampoco llegaron a ser estadísticamente significativas (0,017).

El estudio analítico de los pacientes tratados con concentrados plaquetarios plasmáticos autólogos no se mostró ninguna correlación con ninguno de los parámetros estudiados (correlacion de Pearson paramétrica y no paramétrica).


Efectos secundarios del tratamiento

En el grupo A no se evidenció ningún efecto indeseable. En el grupo B, al 100% de los que se le aplicó concentrado plaquetario subconjuntival la quemosis había desaparecido a las 24 horas (fig. 2). Tres pacientes (60%) señalaron escozor ocular al minuto tras inyección que desapareció a los 3´-5´. En tres de ellos (60%) quedaron pequeños depósitos subconjuntivales anaranjados muy localizados y minimamente sobreelevados en los lugares de infiltración que desaparecieron a los 8 días de media. Tampoco se evidenciaron secuelas permanentes en ninguno de los ojos tratados.


Fig. 2: Estado de la conjuntiva bulbar a las 24hs de infiltración
subconjuntival de concentrado de plaquetas plasmáticas.



 

Discusión

Entre los diversos tratamientos utilizados para corregir los defectos epiteliales corneales se encuentra la aplicación de suero autólogo: en la queratitis neuroparalítica, neurotrófica (30), enfermedades crónicas de la superficie ocular (31), queratoconjuntivitis sicca (32,33) y defectos persistentes del epitelio corneal (34,35).

El suero autólogo parece facilitar la curación y regeneración epitelial de patologías de la superficie ocular (19-22) ya que aporta factores de crecimiento y mejora la sensibilidad corneal tras su aplicación (30). Asimismo, la utilización tópica de otros factores de crecimiento, como el epidérmico (EGF) y el neural (NGF), parecen acelerar la curación de defectos corneales (36-38), mejorando la visión y la sensibilidad corneal (39). Los factores vasculares endoteliales pueden jugar un papel importante en la fisiologia de las células epiteliales de la conjuntiva (25). También se ha demostrado que la aplicación exógena de factores (KGF-2) en animales experimentales (conejos) puede estimular la migración de células madres limbares al centro de la córnea, acelerando la curación de la córnea quemada (40). Dicha estimulación parece estar relacionada con la concentración de factores de crecimiento (41). Los factores de crecimiento presentes en la membrana amniótica favorece el crecimiento de células limbares cultivadas (42).

La aplicación tópica de factores de crecimiento de ratón en tres pacientes con defectos epiteliales persistentes debidos a queratitis neurotrófica mejoraron el cuadro, apuntándose problemas para su aplicación debido tanto a costes como dificultades técnicas (43).

En el presente estudio se observa que la inyección subconjuntival de concentrados plaquetarios autológos reduce de manera estadísticamente significativa el tiempo de cicatrización de la córnea en quemados tipo III (0,001).

Respecto a la cicatrización de la conjuntiva, se había descrito cierta actividad de factores de crecimiento endógenos en su regeneración (25). En nuestro estudio, se evidencia una disminución del tiempo de cicatrización conjuntival en los quemados tipo III tratados con plaquetas respecto al tratamiento convencional, grupo A, que no llega a ser estadístiticamente significativa (0,017). Estos resultados deberán ser comprobados en series mayores.

En relación con la queratitis se evidenció un acortamiento de la curación en los pacientes grupo B (6 días) respecto al grupo A (9 días) que no llegó a ser estadísticamente significativo.

Aunque no sea un factor estrictamente clínico el tiempo de baja laboral de los pacientes, nos ha parecido conveniente incluirlo debido a la relevancia social y económica que implica. Los resultados son muy similares (7 días en el grupo A y 6 días en el grupo B). Respecto al tiempo final de curación, en las quemaduras se encontraron diferencias entre el grupo A (10 días) y B (6 días), que no llegaron a ser estadísticas (0,017).

El acortamiento del período de cicatrización de la córnea (significativamente estadístico), conjuntiva, tiempo de baja laboral y de curación final de los tratados con concentrado de plaquetas plasmáticas (grupo B), respecto a los tratados de forma convencional (grupo A), puede indicar que la aplicación subconjuntival de los mismos tiene una función activa y eficaz en los procesos de regeneración ocular externa de etiología traumática (quemaduras) por lo que podría valorarse su utilización de manera tópica.

En los pacientes tratados con concentrados plaquetarios autólogos (grupo B), no se evidenció ninguna correlación entre los diferentes resultados analíticos (hemáticos y bioquímicos) respecto a los parámetros estudiados.

La eficacia de este tratamiento se ve reflejado en el acortamiento general del tiempo de curación y cicatrización de conjuntiva y tiempo de curación en quemados oculares tipo III (35), que se hace significativamente estadístico en la cicatrización corneal.

La presencia de pequeñas sobreelevaciones conjuntivales localizadas, parece señalar la localizacion de depósitos de concentrados plaquetarios que irían liberándose de forma retardada, prolongando el efecto de dicho tratamiento.

La aplicación subconjuntival de plasma rico en plaquetas plasmáticas parece acelerar la curación de signos clínicos presentes en patologías oculares, como es la úlcera en córnea y conjuntiva. En procesos que aparecen varios días después de su aplicación, como la queratitis, no parecen tener gran eficacia. Por lo que podría valorarse su utilización de manera tópica.

La eficacia clínica de la aplicación subconjuntival de la fracción plaquetaria, en nuestra experiencia, nos permite deducir que no hace falta activar el concentrado plaquetario para que sea efectivo, considerando interesante la posiblidad de una nueva aplicación en el tratamiento de las quemaduras oculares. Asimismo, que la acción regeneradora tisular de la sangre puede encontrarse, fundamentalmente, en la fracción plaquetaria.

La técnica utilizada permite la obtención exclusiva de plaquetas, excluyendo interleucinas inflamatorias de origen leucocitario. Se evitan riesgos de transmisión ya que es plasma autólogo; preparación de forma inmediata y ambulatoria; nulo efecto antigénico y un coste económico muy bajo. Al demostrar el concentrado de plaquetas una potencial actividad regeneradora en la superficie ocular abre un abanico de utilidades en el tratamiento de patologías de la superficie ocular.

La aplicación subconjuntival de concentrado de plaquetas plasmáticas autólogas (autoplaquetoterapia) en lesiones traumáticas —quemaduras— oculares es un tratamiento sencillo y económico en el tratamiento de las quemaduras de la superficie ocular, sin presentar efectos secundarios indeseables. Cuya eficacia deberá ser confirmada por series mayores.

 

Bibliografía

1. Reim M, Redbrake C, Schrage N. Heridas oculares químicas y térmicas. Tratamiento quirúrgico y médico basado en hallazgos clínicos y patofisiológicos. Arch Soc Esp Oftalmol 2001; 76; 79-124.        [ Links ]

2. Morgan SJ. Chemical burns of the eye: causes and management. Br J Ophthalmol 1987; 71: 854-857.        [ Links ]

3. Rapuano CJ, Luchs J, Kim T. Requisitos en Oftalmología. Segmento Anterior. Madrid: Harcourt 2001; 288-293.        [ Links ]

4. Cameron JD. Corneal reaction to injury. In Krachmer JH, Mannis MJ, Holland EJ. Cornea: Fundamentals of cornea and external diseases. St. Louis: Mosby; 1997.        [ Links ]

5. Kruse FE, Tseng SC. Epithelial growth is promoted by a mitogen from fibroblast conditioned medium. Invest Ophthalmol Vis Sci (ARVO Suppl) 1991; 34: 1011.        [ Links ]

6. Harris TM, Berry ER, Pakurar AS, Sheppard LB. Biochemical transformation of bulbar conjunctiva into corneal epithelium: an electrophoretic analisys. Exp Eye Res 1985; 41: 597-605.        [ Links ]

7. Buck RC. Ultrastructure of conjunctival epithelium replacing corneal epithelium. Curr Eye Res 1986; 5: 149-159.        [ Links ]

8. Huang AJ, Watson BD, Hernandez E, Tseng SC. Induction of conjunctival transdifferentiation by photothrombotic occlusion of corneal neovascularization. Ophthalmology 1988; 95: 228-235.        [ Links ]

9. Pfister RR, Haddox JL, Dodson RW, Harkins LE. Alkali-burned collagen produces a locomotory and metabolic stimulant neutrophils. Invest Opthalmol Vis Sci 1987; 28: 295-304.        [ Links ]

10. Ralph RA. Tetracyclines and the treatment of corneal stromal ulceration: a review. Cornea 2000; 19: 274-282.        [ Links ]

11. Pfister RR, Paterson CA, Spiers JW, Hayes SA. The efficacy of ascorbate treatment after severe experimental alkali burns depends upon the route of administration. Invest Ophthalmol Vis Sci 1980; 19: 1526-1529.        [ Links ]

12. Kruse FE, Rohrschneider K, Völcker HE. Multilayer amniotic membrane transplantation for reconstruction of deep corneal ulcers. Ophthalmology 1999; 106: 1504-1510.        [ Links ]

13. Morgan S, Murray A. Limbal autotransplantation in the acute and chronic phases of severe chemical injures. Eye 1996; 10: 349-354.        [ Links ]

14. Trusov MS, Rozenkrants KB. Surgical treatment of chemical burns of the eye in combination with irrigation with defibrinated blood and subconjunctival administration of autoblood with antibiotics. Vestn Oftalmol 1966; 79: 61-65.        [ Links ]

15. Sallai S, Fehér J, Podhorányi G. Experience with autologous blood therapy in burns. Klin Monatsbl Augenheilkd 1967; 150: 879-886.        [ Links ]

16. Dolezalova V. Kutskova L. Subconjunctival injection of autogenous blood in the eye after thermical and chemical burns. Cesk Oftalmol 1973; 29: 207-212.        [ Links ]

17. Lenkiewicz E, Ferencowa A, Szewczykowa E. Subconjuctival autohemotherapy of eye burns in our cases. Klin Oczna 1992; 94: 113-114.        [ Links ]

18. Kuprianowicz W, Czesnel H. Results of treatment of calcium eye burns with subconjunctival injections of blood. Klin Oczna 1969; 39: 51-54.        [ Links ]

19. Fox RI, Chan R, Michelson JB, Belmont JB, Michelson PE. Beneficial effect of artificial tears made with autologous serum in patients with keratoconjunctivitis sicca. Arthritis Rheum 1984; 27: 459-461.        [ Links ]

20. Tsubota K, Goto E, Shimmura S, Shimazaki J. Treatment of persistent corneal epithelial defect by autologous serum application. Ophthalmology 1999; 106: 1984-1989.        [ Links ]

21. Tsubota K, Goto E, Fujita H, Ono M, Inoue H, Saito I, et al. Treatment of dry eye by autologous serum application in Sjogren's syndrome. Br J Ophthalmol 1999; 83: 390-395.        [ Links ]

22. Goto E, Shimmura S, Shimazaki J, Tsubota K. Treatment of superior limbic keratoconjunctivitis by application of autologous serum. Cornea 2001; 20: 807-810.        [ Links ]

23. Bennet NT, Schultz GS. Growth factors and wound healing: biochemical properties of growth factors and their receptors. Am J Surg 1993; 165: 728-737.        [ Links ]

24. Rendu F, Brohard-Bohn B. The platelet release reaction: granules´ constituents, secretion and functions. Platelets 2001; 12: 261-273.        [ Links ]

25. Gebhardt M, Mentlein R, Schaudig U, Pufe T, Recker K, Nölle B, et al. Differential expression of vascular endotehial growth factor implies the limbal origin of pterygia. Ophthalmology 2005; 112: 1023-1030.        [ Links ]

26. Hartwig D, Harloff S, Liu L, Schlenke P, Wedel T, Geerling G. Epitheliotrophic capacity of a growth factor preparation produced form platelet concentrates on corneal epithelial cells: a potencial agent fort the treatment of ocular surface defects? Transfusion 2004; 44: 1724-1731.        [ Links ]

27. Hartwig D, Herminghaus P, Wedel T, Liu L, Schlenke P, Dibbelt L, et al. Topycal treatment of ocular surface defects: comparison of epitheliotrophic capacity of fresh frozen plasma and serum on corneal epithelial cells in an in vitro cell culture model. Tranfus Med 2005; 15: 107-113.        [ Links ]

28. Marquez de Aracena del Cid R, Montero de Espinosa Escoriaza I, Muñoz Sáez M, Pereira Gutiérrez G, Martín Leal F. Tratamiento con concentrado plaquetario plasmático subconjuntival y tópico en el trasplante de limbo. Mapfre Medicina 2006; 17: 280-285.        [ Links ]

29. Dua HS, King AJ, Joseph A. A new classification of ocular surface burns. Br J Ophthalmol 2001; 85: 1379-1383.        [ Links ]

30. Matsumoto Y, Dogru M, Goto E, Ohashi Y, Kojima T, Ishida R, et al. Autologous serum application in the treatment of neurotrophic keratopathy. Ophthalmology 2004; 111: 1115-1120.        [ Links ]

31. Ogawa Y, Okamoto S, Mori T, Yamada M, Mashima Y, Watanabe R, et al. Autologous serum eye drops for the treatment of severe dry eye in patients with chronic graft-versus-host disease. Bone Marrow Trasnplant 2003; 31: 579-583.        [ Links ]

32. Fox RI, Chan R, Michelson JB, Belmont JB, Michelson PE. Beneficial effect of artificial tears made with autologous serum in patients with keratoconjunctivitis sicca. Arthritis Rheum 1984; 27: 459-461.        [ Links ]

33. Tananuvant N, Daniell M, Sullivan LJ, Yi Q, Mckelvie P, McCarty DJ, et al. Controlled study of the use of autologous serum in dry eye patients. Cornea 2001; 20: 802-806.        [ Links ]

34. Tsubota K, Goto E, Shimmura S, Shimazaki J. Treatment of persistent corneal epithelial defect by autologous serum application. Ophthalmology 1999; 106: 1984-1989.        [ Links ]

35. Tsubota K, Goto E, Fujita H, Ono M, Inoue H, Saito I, et al. Treatment of dry eye by autologous serum application in Sjogren's syndrome. Br J Ophthalmol 1999; 83: 390-395.        [ Links ]

36. Lambiase A, Manni L, Rama P, Bonini S. Clinical application of nerve growth factor on human corneal ulcer. Arch Ital Biol 2003; 141: 141-148.        [ Links ]

37. Baum J. Topical treatment with nerve growth factor for corneal neurotrophic ulcers. Surv Ophthalmol 1999; 43: 372-373.        [ Links ]

38. Lambiase A, Rama P, Bonini S, Caprioglio G, Aloe L. Topical treatment with nerve growth factor for corneal neurotrophic ulcers. N Engl J Med 1998; 338: 1174-1180.        [ Links ]

39. Bonini S, Lambiase A, Rama P, Caprioglio G, Aloe L. Topical treatment with nerve growth factor for neurotrophic keratitis. Ophthalmology 2000; 107: 1347-1351.        [ Links ]

40. Liu L, Li YP, Huang SQ, Lin JX, Zhang WX. Mechanism of keratinocyte growth factor-2 accelerating corneal epithelial wound healing on rabbit alkali burned cornea. Zhonghua Yan Ke Za Zhi 2005; 41: 364-368.        [ Links ]

41. Mathers WD, Sherman M, Fryczkowski A, Jester JV. Dose-dependent effects of epidermal growth factor on corneal wound healing. Invest Ophthalmol Vis Sci 1989; 30: 2403-2406.        [ Links ]

42. Yam HF, Pang CP, Fan DS, Fan BJ, Yu EY, Lam DS. Growth factor changes in ex vivo expansion of human limbal epithelial cells on human amniotic membrane. Cornea 2002; 21: 101-105.        [ Links ]

43. Daniele S, Gilbard JP, Schepens CL. Treatment of persistent epithelial defects in neurotrophic keratitis with epidermal growth factor: a preliminary open study. Graefes Arch Clin Exp Ophthalmol 1992; 230: 314-317.        [ Links ]

 

 

Dirección para correspondencia:
Rafael Márquez de Aracena del Cid
Servicio de Oftalmología
Hospital FREMAP de Sevilla
Avda. de Jerez, s/n
Sevilla
España
E-mail: rafael_marquez@fremap.es

Recibido: 17/7/06.
Aceptado: 12/6/07.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons