SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.86 número6Cuantificación y cualificación del dolor postquirúrgico en la cirugía de pterigión con autoinjerto conjuntival índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología

versión impresa ISSN 0365-6691

Arch Soc Esp Oftalmol vol.86 no.6  jun. 2011

 

EDITORIAL

 

Actualización del tratamiento de las ampollas encapsuladas postrabeculectomía

Updating the treatment of encapsulated blebs following trabeculectomy

 

 

N. Güerri y P. Calvo

Servicio de Oftalmología, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España

Dirección para correspondencia

 

 

Actualmente, se han desarrollado gran cantidad de técnicas quirúrgicas para la cirugía del glaucoma que buscan abordajes menos invasivos y postoperatorios más predecibles. Sin embargo, la trabeculectomía convencional sigue siendo la cirugía filtrante de referencia para el tratamiento quirúrgico de la neuropatía glaucomatosa. Su objetivo es reducir la presión intraocular (PIO), mediante la creación de un drenaje o fístula que favorece la salida del humor acuoso del interior del ojo. Con frecuencia, en el lugar de la cirugía se forma una ampolla de filtración, que puede adoptar un aspecto discretamente elevado, difuso y posterior, lo cual suele acompañarse de un descenso de la PIO.

En ocasiones (entre el 2,5 y el 29% de los casos)1,2, la ampolla de filtración puede encapsularse al inicio del periodo postoperatorio (de 2 a 8 semanas), adoptando una apariencia elevada con una pared engrosada (quiste de tenon). La encapsulación de la ampolla deriva en un drenaje deficiente y secundariamente en un aumento de la PIO, lo cual promoverá una actuación médica o quirúrgica adicional, y por lo tanto un mayor riesgo de fallo de la cirugía a largo plazo3.

El tratamiento de la ampolla encapsulada asociada a una PIO elevada es un tema controvertido. Algunos autores4 lo han descrito como una fase transitoria que requiere tratamiento médico, asociado o no a masaje digital, para el control de la PIO4,5. Sin embargo, otros trabajos sugieren que la punción de la ampolla encapsulada asociada al uso de antimetabolitos (mitomicina C [MMC] o 5-fluorouracilo [5FU]) es un procedimiento quirúrgico que puede resultar efectivo para restablecer el drenaje del humor acuoso y descender así la PIO6,7. Incluso publicaciones más recientes8 han descrito que la inyección de antiangiogénicos en la ampolla encapsulada pueda ser efectiva para aquellos casos que presenten neovascularización, sin ser ésta una práctica extendida.

La punción de las ampollas de filtración encapsuladas, puede ser realizada con ayuda de la lámpara de hendidura o en el quirófano. La técnica de punción puede variar entre los cirujanos, pero esencialmente consiste en la introducción de una aguja de 24 a 30 gauges (G), por debajo de la conjuntiva aproximadamente a un centímetro de la zona de encapsulación, y la realización de movimientos con la punta de la aguja para romper las adherencias subconjuntivales. Posteriormente, puede aplicarse la inyección de antimetabolitos para reducir la cicatrización en la zona tratada. Los riesgos potenciales de esta técnica incluyen endoftalmitis y filtraciones excesivas de la ampolla con cámaras anteriores poco profundas9.

Al ser ésta una técnica relativamente invasiva, en comparación con el tratamiento médico, la efectividad de la punción de ampollas encapsuladas ha sido motivo de diversas publicaciones. En este sentido, hay que tener en cuenta que de resultar satisfactoria, la punción de la ampolla minimiza o anula la necesidad de otra terapia, ya sea médica o quirúrgica.

Cuando nos enfrentamos al caso real del paciente glaucomatoso, intervenido hace pocas semanas de una trabeculectomía filtrante, y en el que se observa una ampolla elevada y encapsulada, acompañada de una elevación de la PIO intolerable para el grado de afectación glaucomatosa de nuestro paciente, el clínico debe tomar una decisión terapéutica. Para indicar el tratamiento adecuado, es recomendable contar con la mayor información posible del caso ante el que nos enfrentamos, así como ser conocedor de cómo actuaron otros profesionales ante la misma situación.

Las nuevas técnicas de imagen en oftalmología han supuesto un gran avance para muchas de las patologías oculares. En este sentido y en los casos de ampollas encapsuladas, el módulo de segmento anterior de la tomografía óptica de coherencia (OCT) puede resultar de utilidad, tanto para conocer las alteraciones anatómicas de la ampolla de filtración, no visibles con la lámpara de hendidura10,11, como para evaluar el resultado morfológico y la funcionalidad de la ampolla tras la punción de ésta12.

En cuanto a la evidencia científica acerca del tratamiento de las ampollas encapsuladas, parece claro que el primer abordaje terapéutico debe ser el restablecimiento de la terapia médica, que en muchos casos conseguirá un control tensional adecuado4,5,13. En este sentido, Costa et al13 publicaron un trabajo prospectivo en el que la terapia médica obtuvo mayores tasas de éxito en comparación con la punción de la ampolla (sin antimetabolitos), la cual en el seguimiento a largo plazo resultó absolutamente ineficaz. Es posible que esta maniobra quirúrgica induzca una proliferación fibroblástica que dificulte el desarrollo de una ampolla funcionante e incluso comprometa futuros procedimientos.

Sin embargo, otros autores6,7 defienden que la punción de la ampolla asociada a la aplicación de antimetabolitos, como 5FU o MMC, puede inhibir la proliferación fibroblástica e incrementar las tasas de éxito de este procedimiento. En este sentido, Ben-Simon et al14 publicaron un 76% de éxitos tras la punción asociada a MMC en 41 ojos tras 6 meses de seguimiento. Mardelli et al7 obtuvieron un descenso tensional de 24,1±6,4mmHg a 11,5±4,8mmHg mediante la punción con MMC de 62 ampollas no funcionantes, con un seguimiento medio de 9,9±3,7 meses y una media de 1,9±1,4 punciones por ojo. Iwach et al15 reportaron un 71,6% de éxitos de la punción con aplicación simultánea de MMC mediante una esponjeta a los 2 años de seguimiento. Más recientemente, Kapasi et al16 publicaron los resultados obtenidos tras la punción subconjuntival con 5FU (0,1ml/ 50mg/ml) en ampollas no filtrantes tras un año de la cirugía original, con 2 años de seguimiento; con esta técnica obtuvieron un 29,7% de éxito absoluto al conseguir el control tensional sin la necesidad de otro procedimiento, y un 35,1% de pacientes en los que se obtuvo el descenso de la PIO con la ayuda adicional del tratamiento médico, láser o nueva punción.

Sin embargo, todas estas series publicadas incluyeron también ojos con ampollas planas no funcionantes, las cuales pueden tener un comportamiento diferente tras la punción, al compararlas con las ampollas encapsuladas. No fue así en la publicación de Allen et al17, que llevaron a cabo un estudio retrospectivo en el que se evaluó la eficacia y la seguridad de la punción de ampollas encapsuladas con 5FU. En el estudio de 32 ojos se consiguió una tasa de éxito del 87% (PIO < 18mmHg con o sin tratamiento) tras 10,7±2,9 meses de seguimiento. Si bien es cierto que no existe ningún trabajo publicado sobre los resultados de la punción de ampollas encapsuladas tratadas con antimetabolitos, a largo plazo.

En resumen, ante una ampolla de filtración encapsulada tras una trabeculectomía funcionante en la que no se observan obstrucciones a nivel del ostium trabecular, la primera opción terapéutica que se debería valorar es el tratamiento médico asociado o no al masaje digital. Tras el fallo de esta terapia, la punción de la ampolla encapsulada asociada a la utilización de antimetabolitos (5FU o MMC), es un procedimiento poco invasivo que puede resultar útil para un porcentaje nada desdeñable de pacientes, que en algunos casos no precisarán ningún otro tratamiento. Si bien es cierto que el hecho de presentar una ampolla encapsulada presupone un mayor riesgo de fallo de la cirugía filtrante y, aunque carezcamos de datos publicados con más de 2 años de evolución, parece lógico pensar que, en estos pacientes no se consiga definitivamente el control de la PIO a lo largo de toda la evolución de su enfermedad glaucomatosa, únicamente con la punción de la ampolla de filtración.

 

Bibliografía

1. Yarangümeli A, Köz OG, Kural G. Encapsulated blebs following primary standard trabeculectomy: course and treatment. J Glaucoma. 2004; 13:251-5.        [ Links ]

2. Gutiérrez Díaz E, Montero Rodríguez M, Julve San Martín A, Gálvez Ruiz A, Mencía Gutiérrez E. Incidence of encapsulated bleb after filtering surgery. Arch Soc Esp Oftalmol. 2001; 76:279-84.        [ Links ]

3. Costa VP, Arcieri ES, Freitas TG. Long-term intraocular pressure control of eyes that developed encapsulated blebs following trabeculectomy. Eye. 2006; 20:304-8.        [ Links ]

4. Scott DR, Quigley HA. Medical management of a high bleb phase after trabeculectomies. Ophthalmology. 1988; 95:1169-73.        [ Links ]

5. Sherwood MB, Spaeth GL, Simmons ST, Nichols DA, Walsh AM, Steinmann WC, et al. Cysts of Tenon's capsule following filtration surgery. Medical management. Arch Ophthalmol. 1987; 105:1517-21.        [ Links ]

6. Shin DH, Juzych MS, Khatana AK, Swendris RP, Parrow KA. Needling revision of failed filtering blebs with adjunctive 5-fluorouracil. Ophthalmic Surg. 1993; 24:242-8.        [ Links ]

7. Mardelli PG, Lederer CM, Murray PL, Pastor SA, Hassanein KM. Slit-lamp needle revision of failed filtering blebs using mitomycin C. Ophthalmology. 1996; 103:1946-55.        [ Links ]

8. Kahook MY, Schuman JS, Noecker RJ. Needle bleb revision of encapsulated filtering bleb with bevacizumab. Ophthalmic Surg Lasers Imaging. 2006; 37:148-50.        [ Links ]

9. Feyi-Waboso A, Ejere HOD. Punción de las ampollas de filtración de trabeculectomía encapsuladas (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, Número 2. Oxford: Update Software Ltd; 2008.        [ Links ]

10. Singh M, Chew PT, Friedman DS, Nolan WP, See JL, Smith SD, et al. Imaging of trabeculectomy blebs using anterior segment optical coherence tomography. Ophthalmology. 2007; 114:47-53.        [ Links ]

11. Miura M, Kawana K, Iwasaki T, Kiuchi T, Oshika T, Mori H, et al. Three-dimensional anterior segment optical coherence tomography of filtering blebs after trabeculectomy. J Glaucoma. 2008; 17:193-6.        [ Links ]

12. Guthoff R, Guthoff T, Hensler D, Grehn F, Klink T. Bleb needling in encapsulated filtering blebs: evaluation by optical coherence tomography. Ophthalmologica. 2010; 224:204-8.        [ Links ]

13. Costa VP, Correa MM, José NK. Needling versus medical treatment in encapsulated blebs -a randomized, prospective study. Ophthalmology. 1997; 104:1215-20.        [ Links ]

14. Ben-Simon GJ, Glovinsky Y. Needle revision of failed filtering blebs augmented with subconjunctival injection of mitomycin C. Ophthalmic Surg Lasers Imaging. 2003; 34:94-9.        [ Links ]

15. Iwach AG, Delgado MF, Novack GD, Nguyen N, Wong PC. Transconjunctival mitomycin-C in needle revisions of failing filtering blebs. Ophthalmology. 2003; 110:734-42.        [ Links ]

16. Kapasi MS, Birt CM. The efficacy of 5-fluorouracil bleb needling performed 1 year or more posttrabeculectomy: a retrospective study. J Glaucoma. 2009; 18:144-8.        [ Links ]

17. Allen LE, Manuchehri K, Corridan PG. The treatment of encapsulated trabeculectomy blebs in an out-patient setting using a needling technique and subconjunctival 5-fluorouracil injection. Eye. 1998; 12:119-23.        [ Links ]

 

 

Dirección para correspondencia:
Correo electrónico: noemiguerri@hotmail.com
(N. Güerri)

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons