SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.87 número1 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología

versión impresa ISSN 0365-6691

Arch Soc Esp Oftalmol vol.87 no.1 Madrid ene. 2012

 

SECCIÓN ICONOGRÁFICA

 

Francisco de SALINAS. Músico y erudito ciego del renacimiento español

FRANCISCO de Salinas. Musician and blind erudite of the Spanish renaissance

 

 

Antonio Alzamora-Rodrígueza,b y Rafael José Pérez-Cambrodía,b,c

aFUNCAVIS, Fundación para la Calidad Visual, Alicante, España
bOFTALMAR, Departamento de Oftalmología, Hospital Internacional Medimar, Alicante, España
cGIO, Grupo de Investigación en Optometría, Universidad de Valencia, Valencia, España

Dirección para correspondencia

 

 

Nació Francisco de Salinas el 1 de marzo de 1513 en la ciudad de Burgos. Era hijo del tesorero del Emperador Carlos I. Fue organista, clavicordista y un gran musicólogo. Conoció bien las ciencias de su tiempo, especialmente las matemáticas, dominó las lenguas grecolatinas y demostró una gran erudición en múltiples facetas del pensamiento y del arte. Quedó ciego, según las crónicas, a la temprana edad de 10 años1. Las fuentes no mencionan la causa de su ceguera, sin embargo, podríamos aventurar, atendiendo a la escasa iconografía disponible del maestro (figs. 1 y 2), que ésta se debiera a una infección viral por paramixovirus (rubéola o más probablemente sarampión, ya que ésta última suele provocar graves complicaciones corneales en niños malnutridos no vacunados)2 o bien por poxvirus (viruela). Otras probables etiologías podrían corresponder a complicaciones de una afección ocular por difteria (queratoconjuntivitis necrotizante), así como a complicaciones de un tracoma cicatricial (aunque éstas suelen aparecer al final de la segunda década de la vida). La afectación de ambos ojos también podría deberse a una endoftalmitis endógena bilateral, entidad muy rara en la actualidad, no así en la era preantibiótica.


Fig. 1. Francisco de Salinas (Retrato en la
Biblioteca Nacional. Madrid IH/8411-4).


Fig. 2. Francisco de Salinas. Colección Vitolfílica Álvaro.
Serie Músicos. N.o 2.

 

Estudió Órgano, Filosofía y Humanidades en la Universidad de Salamanca, y entró al servicio de la Capilla del arzobispo de Santiago de Compostela Don Pedro Gómez de Sarmiento y de Ulloa, a quién acompañó a Italia en el año 1538 cuando éste fue nombrado cardenal por el Papa Paulo III. Hacia 1558 fue nombrado organista de Don Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel, III duque de Alba, a la sazón virrey de Nápoles, quien hizo que el Papa le concediera el beneficio de la abadía de San Pancracio3. Tras más de cuatro lustros en tierras italianas, donde despertó la admiración y respeto de las más altas autoridades eclesiásticas y civiles, regresa a España, siendo nombrado en 1563 organista de la Catedral de León. Cuatro años después se traslada a Salamanca, donde obtiene la Cátedra de Música, labor que ejerce durante más de 20 años. Es allí donde conoce al egregio poeta y religioso agustino Fray Luis de León, estableciéndose una gran amistad entre ambos. Éste le dedicó en 1577 la denominada Oda III a Salinas, cuyas dos últimas estrofas rezan:

«A este bien os llamo,
gloria del apolíneo sacro coro, amigos a quien amo
sobre todo tesoro, que todo lo visible es triste lloro
¡Oh suene de continuo,
Salinas, vuestro son en mis oídos
a cuyo son divino
despiertan mis sentidos,
quedando a los demás adormecidos!

Entre sus obras destaca el tratado de musicología denominado De musica Libri septem, escrito en latín en 1577 y dividido en siete tomos. Supone una de las mejores manifestaciones de la teoría musical y de humanismo desarrollados durante el Renacimiento, lo que otorgó a Salinas un lugar destacado en la historia de la música y de la cultura españolas.

La teoría musical antigua constituye el punto de partida para su reflexión personal. Salinas defiende la unión de la razón y de los sentidos, renovando la concepción de la música como ciencia vigente en su época, desligándose de este modo del pensamiento pitagórico que dominaba hasta la fecha la teoría musical. Este tratado constituye además una valiosa antología del cancionero profano del siglo XVI1. A Francisco Salinas se le debe además una corrección del Calendario Gregoriano y la traducción de algunos epigramas del poeta hispanorromano Marcial4.

Falleció en Salamanca el 13 de enero de 1590.

Por último decir que desgraciadamente no ha llegado hasta nuestros días nada de su música, y que posee una escultura en la ciudad del Tormes realizada en 1993 por el escultor Hipólito Pérez Calvo, frente a la celebérrima Casa de las Conchas.

 

Bibliografía

1. Nueva Enciclopedia Sopena. Vol. V. Barcelona: Ramón Sopena, 1961.         [ Links ]

2. Alffa R. Grayson's diseases of the cornea 3rd. s.l.: Mosby; 1991.         [ Links ]

3. De Salinas Francisco. Siete Libros sobre la Música. [trad.] Ismael Fernández de la Cuesta. Madrid: Alpuerto; 1983. Colección Ópera Omnia.         [ Links ]

4. Personajes de la Historia de España. Vol. XII. Madrid: Espasa Calpe, 1999.         [ Links ]

 

 

Dirección para correspondencia:
Correo electrónico: rcambrodi@oftalmar.es
(R.J. Pérez-Cambrodí)

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons