SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.41 issue1Presentation author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

My SciELO

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Cirugía Plástica Ibero-Latinoamericana

On-line version ISSN 1989-2055Print version ISSN 0376-7892

Cir. plást. iberolatinoam. vol.41 n.1 Madrid Jan./Mar. 2015

http://dx.doi.org/10.4321/S0376-78922015000100014 

LABOR SOCIAL DE LA CIRUGÍA PLÁSTICA

 

20o Aniversario Piel para Renacer Fundación del Quemado

20th Anniversary - Skin to be Reborn Burn Foundation

 

 

Guerrero-Serrano, L.

Especialista en Cirugía Plástica, Fundadora y Directora de Piel para Renacer Fundación del Quemado, Codirectora del Banco de Piel del Banco Distrital de Tejidos, Bogotá, Colombia.

Dirección para correspondencia

 

 


RESUMEN

Los pacientes con quemaduras agudas en Colombia son necesariamente atendidos, bien o mal, por el Servicio de Salud. Sin embargo una vez salen del hospital, con o sin cobertura sanitaria, no reciben la atención necesaria para su rehabilitación. Las empresas promotoras de salud, que reciben una cuota por usuario afiliado, tratan de restringir al máximo las atenciones para incrementar sus excedentes en una visión perversa de lo que es la obligatoriedad del Servicio de Salud; y cuando lo hacen, no es oportuna, no es de calidad, ni continua. La mayoría de las veces logran esta atención presentando el recurso jurídico de las tutelas que las obliga a prestar el servicio que niegan.
Por ello, hace 20 años, 7 profesionales de la Unidad de Quemados del Hospital Simón Bolívar de Bogotá, decidieron constituir una fundación para apoyar el tratamiento de los pacientes quemados una vez hubieran salido de su período de hospitalización. En poco tiempo pasó de suministrar prendas de presión, silicona y cremas protectoras del sol a los pacientes a estructurar su rehabilitación integral, con un equipo compuesto por profesionales de: Cirugía Plástica, Fisioterapia, Psicología y Trabajo Social. Creó el primer Banco de Piel de Colombia y en la actualidad cuenta con sede propia y tiene múltiples convenios con organizaciones nacionales e internacionales que le permiten atender con calidad, oportunidad y eficiencia a un número cada vez mayor de pacientes con secuelas de quemadura.
El objetivo de este trabajo es poner en evidencia cómo el cirujano plástico, ciudadano privilegiado al haber podido recibir una educación especializada y contar con todas las oportunidades de trabajo, tiene un espacio de responsabilidad social en la cual puede y debe apoyar a la población vulnerable que no cuenta con recursos económicos ni cobertura en salud, aportando lo mejor de su saber hacer como profesional de su especialidad: reconstruir las secuelas de los pacientes quemados y dirigir el equipo para el abordaje del proceso de cicatrización, del trauma psicológico producido por el impacto de la quemadura y conducir la reinserción familiar y social de los afectados.

Palabras clave: Quemaduras, Secuelas quemaduras, Rehabilitación quemado, Banco de piel, Trabajo social.


ABSTRACT

In Colombia, patients having suffered acute burns are handled by the Health System. However, independently of whether they have health insurance or not, once they are out of the hospital, they don't get the necessary attention needed to ensure their full rehab. The Colombian companies that provide health care receive a fixed share of money per affiliated user. Regrettably, they twist to their benefit what's intended to be a mandatory health support structure regulation, and therefore, in order to maximize their profit, they tend to limit as much as possible each patient's expenses. Whenever they are forced to provide health services, the attention provided is rarely well-timed, continuous or of good quality. Most of the time, in order to benefit from the needed medical service, patients need to appeal to legal action to force the hand of these health providers, or they stay are otherwise deprived of the required treatments, drugs, medical attention and follow-up.
This chronic social injustice was the main reason why, 20 years ago, 7 health care professionals who used to work at the Burn Unit of the Simon Bolivar's Hospital in Bogota, decided to get organized and created a foundation which would allow them to provide to the needy burn patients, the high quality medical treatments and psychological support they required in their long journey to a healthy recovery once they were discharged from the hospital. The Burn Foundation was then born. In a brief period of time, its services evolved from simply supplying the burn patients it targeted the specialized pressure garments, silicone, sunscreen cream critical to their healing process, to laying the foundations of a robust rehab structure enhanced by physicians from different areas: Plastic Surgery, Physiotherapy, Psychology and Social Work, which hasn't stopped evolving and refining itself since. Shortly after it opened its doors to its burnt public, the Burn Foundation set in motion Colombia's first Skin Bank. Today the Foundation counts with its own headquarters, has a built a reputation as a serious reference for non-acute burn patients treatment and recovery, and has managed to establish multiple agreements with both national and international organizations that allow it to take care in a highquality, timely and efficient fashion of a continuously growing number of patients with burn scars and its associated traumas.
Down from the beginning, one of the Burn Foundation's main goals has been to demonstrate that a plastic surgeon, a privileged citizen who has had access to a specialized education and who sometimes takes for granted countless job opportunities, has a share of social responsibility. He/she can and should not restrain his/her efforts in order to support the most vulnerable fraction of the population, that percentage which doesn't have the means to insurance its basic wellbeing. This highly trained professional should offer the best of his/her knowledge as a plastic surgeon to: help reconstruct the scars of burn patients and lead the multidisciplinary team in charge of handling the complex healing process, providing the necessary assistance to overcome the psychological trauma derived from the burn accident, and guiding both, the patient and his/her family, through the path of social reintegration.

Key words: Burns, Burn sequelae, Burn rehabilitation, Skin bank, Social work.


 

Introducción

Las principales ciudades capitales de Colombia tienen Unidad de Quemados con 6 a 10 camas, ninguna con Unidad de Cuidados Intensivos y la mayoría son camas pediátricas. Bogotá es la ciudad con el mayor número de egresos hospitalarios del país; tiene 2 centros de atención especializada para quemados: el del Hospital de la Misericordia, con 15 camas de Pediatría, pasó de 125 a 250 egresos con un incremento en los grupos etáreos de menor edad; y la Unidad de Quemados del Hospital Simón Bolívar, con 55 camas, 15 de Pediatría, 10 de Cuidados Intensivos y el resto de adultos, pasó de 450 egresos en 1994 a unos 1.100 en 2014 (VII Congreso de Quemaduras, Bogotá, 2012). Este problema de salud pública se debe a que es la ciudad con la mayor población (8 millones de habitantes), a contar con 2 de las mejores Unidades de Quemados del país, ser centro de referencia, y al incremento en los cinturones de pobreza debido al número cada vez mayor de desplazados producto de la violencia. Los hospitales de la Policía, del Militar Central y de las Cajas de Compensación atienden a sus afiliados, pero no cuentan con unidades especializadas.

La capacidad de las unidades se copa con la atención del paciente agudo; todas las entidades de salud remiten para el tratamiento agudo pero, por una parte, una vez que el paciente es dado de alta, regresa a su hospital, a su región o a su empresa promotora de salud; allí su tratamiento carece del equipo especializado y no tiene continuidad, ni calidad, ni oportunidad para su rehabilitación. Como la atención del paciente quemado es cada vez más quirúrgica, las escisiones tangenciales, los desbridamientos, las escarotomías y los injertos, copan gran parte de las salas de cirugía y la actividad de los 10 cirujanos plásticos de la Unidad del hospital Simón Bolívar. Deben además cubrir las otras patologías propias de la Cirugía Plástica: labio y paladar hendidos, máxilo-facial, tumores, otros traumas, etc. no logrando toda la cobertura de la gran demanda de cirugía reconstructiva que requieren las secuelas de quemaduras.

Esta situación motivó la constitución el 2 de marzo de 1995 de Piel para Renacer Fundación del Quemado para apoyar la rehabilitación integral del paciente con secuelas de quemadura, con un equipo especializado de profesionales y con tecnología puntera que pueda brindar la mejor calidad en la atención. El creciente número de atenciones y de pacientes que se presenta año a año, como se verá más adelante, pone en evidencia que su acción es necesaria para nuestra sociedad.

 

Material y método

Para elaborar este trabajo hemos revisado las revistas periódicas de la Fundación donde se destaca la actividad anual de la misma, la base de datos y el seguimiento estadístico de los diferentes eventos operacionales anuales.

En un Comité Operativo de los que realizamos cada mes y en el que participan todos los miembros de la Fundación, discutimos los resultados para poder resumir y presentar aquí lo más destacado de estos 20 años de trabajo sin interrupción.

Presentamos a continuación todos los datos recogidos relativos a organización, actividades y principales colaboraciones llevadas a cabo por la Fundación del Quemado a lo largo de su historia.

 

Resultados

La sede de Fundación se encuentra en Bogotá; allí presta el servicio de consulta de Cirugía Plástica, Fisioterapia, Psicología, Trabajo Social y dispone de una sala de procedimientos menores para láser, infiltraciones y cirugías con anestesia local. En el momento actual se encuentra en remodelación para ampliar el área de terapia física, contar con un salón múltiple para talleres y terapias grupales, salón de conferencias y un área lúdica para los niños (Fig. 1).

 

 

El 98% de las cirugías con anestesia general son ambulatorias, para lo cual la Fundación tiene un convenio con tarifas preferenciales con una de las mejores clínicas privadas de la ciudad de nivel IV de complejidad, la Fundación Santa Fe de Bogotá. Los pacientes son hospitalizados sólo cuando se realiza microcirugía o grandes colgajos con riesgo de sangrado.

El equipo de trabajo ya se encuentra consolidado y formado por 8 trabajadores de planta que pertenecen al área administrativa y contable, psicóloga, fisioterapeuta, instrumentista y trabajadora social; 6 cirujanos plásticos (5 mujeres y un hombre) y una cirujana de mano que donan una mañana de trabajo para consulta y controles postoperatorios y un día quirúrgico; el microcirujano tiene disponibilidad para cuando se le requiere (Fig. 2). Contamos además con el apoyo de damas voluntarias en la actividad diaria y con un Comité de Apoyo de esposas de médicos que consiguen recursos mediante diferentes actividades (Fig. 3).

 

 

Cada año es mayor el número de pacientes y de eventos realizados en la Fundación, tal y como se puede apreciar en la Tabla I. Como son mínimos los convenios con aseguradoras laborales, la mayoría de los pacientes atendidos (58%) son de sexo femenino y el promedio de edad es de 22 años (entre 1 y 62 años): menores de 18 años el 36% y entre 19 y 62 años el 64%.

 

 

Ya son muchos los pacientes que han crecido con la Fundación, y hay 7 pacientes que iniciaron su tratamiento siendo niñas y hoy son madres, lo que pone en evidencia su reintegración socio-familiar.

En nuestro país la población se encuentra clasificada en estratos según su condición socio-económica, la cual va de 0 a 6; 0 corresponde al sector de pobreza absoluta y 6 al de mayor capacidad económica. El 85% de los pacientes atendidos en la Fundación pertenece a los estratos 0, 1 y 2.

Existe dificultad para que los pacientes asistan regularmente a las sesiones de Psicología y Fisioterapia por sus mismas limitaciones económicas y porque culturalmente se cree que la cirugía lo es todo; la población centra su esperanza en la Cirugía Plástica viéndola como algo mágico y desconoce la importancia de las otras disciplinas complementarias. Por ello hemos adoptado dos conductas: el primer día que asiste un paciente, por protocolo, debe ser valorado por Cirugía Plástica, Psicología y Trabajo Social; y dos, se facilita que tenga Cirugía Plástica, Fisioterapia y Psicología en un mismo día, lo cual le permite ahorrar en transporte y en tiempo.

Contamos también con última tecnología como la máquina para elaboración de máscaras de UVEX, láser fraccionado de CO2. Fuimos la primera institución en aplicar sustitutos dérmicos como Integra® y Glyaderm®.

Constitución del Primer Banco de Piel en Colombia

En 1998, bajo la dirección y con los estándares del Euro Skin Bank de Beverwijk la Fundación creó en su sede el primer Banco de Piel en el país y el tercero en Latino América (1). La primera experiencia de banco de piel glicerolizada en Colombia se hizo en Bogotá entre la Fundación del Quemado y el Hospital Pediátrico de La Misericordia; se evidenciaron una vez más sus ventajas en los pacientes quemados y que es viable el procesamiento de piel donada con glicerol en países en vías de desarrollo (2). La Fundación apoyó y colaboró con la constitución del segundo banco, primero público del país, el Banco Distrital de Tejidos que fue inaugurado en noviembre de 2009; la directora de la Fundación es a su vez Codirectora del Banco de Piel.

Hubo diferencias entre los dos períodos: mayor número de donantes por año, mayor cantidad de piel procesada y algo muy importante, mayor información registrada sobre los receptores de tejido, algo fundamental para la trazabilidad y bioseguridad. Vale la pena señalar que en mayo de 2014 hubo por primera vez en la historia de los bancos de piel 5 donantes en un solo día (3) (Tabla II).

 

 

Denuncia de agresiones por ácido a la mujer

Piel para Renacer recibió y atendió en 1997 la primera mujer agredida por ácido en Bogotá. Al constatar que año tras año se incrementaba el número de víctimas, en febrero de 2011 decidimos citar a 9 de ellas en la sede de la Fundación para que presentaran su testimonio ante la Consejería para la Equidad de la Mujer de la Presidencia de la República. A partir de ese momento ellas decidieron ser la cara visible de la violencia contra la mujer; su primera foto apareció en la revista Semana (Fig. 4). Hubo también presencia en el Consejo de Bogotá denunciando no sólo la violencia, sino la desidia en la respuesta de las autoridades judiciales y sanitarias y el tema se hizo público en los diferentes medios de comunicación nacionales e internacionales lo que sirvió de presión para las autoridades estatales. Esta denuncia se publicó en la revista Burns (4). Hubo consecuencias positivas y negativas. Las negativas porque se registró un incremento año a año de este tipo de violencia, no sabemos si por copiar este tipo de conductas o porque las mujeres se atrevieron a denunciar más, o por ambas razones. Las positivas, que todas las entidades judiciales: policía, fiscalía, procuraduría, medicina legal, fueron más eficientes al sentirse vigiladas por la sociedad. Se tipificó el delito como intento de homicidio y desfiguración, se incrementaron las penas para los agresores evitando que quedaran en libertad o que tuvieran casa por cárcel, y el Ministerio de Salud convocó a los profesionales del Hospital Simón Bolívar para elaborar un protocolo para el primer respondiente y otro de atención integral a mujeres víctimas de ataque por químicos para el cual también fueron convocados los profesionales de Piel para Renacer. Ambos tienen como objetivo minimizar el daño y disminuir las secuelas.

 

 

 

 

Convenio Médicos por la Paz

Desde el año 2012 hemos realizado 3 misiones de Médicos por la Paz en Bogotá en las cuales han participado profesionales de Enfermería, Fisioterapia y Cirugía Plástica. Se seleccionan casos clínicos complejos de cirugía reconstructiva que son discutidos en junta quirúrgica y, previo consenso, intervenidos con la participación de colegas extranjeros y nacionales en un verdadero equipo de intercambio. Colombia ha compartido su experiencia en el abordaje de quemaduras por químicos y nosotros hemos recibido capacitación en la aplicación de Glyaderm®, dermis acelular glicerolizada por parte del Euro Skin Bank de Holanda. También hemos contado con la participación de cirujanos plásticos de las principales Unidades de Quemados de Inglaterra, Holanda, Grecia y Estados Unidos (Fig. 5 y 6).

 

 

Visita honorífica

En 2011, por intermediación de la Fundación Maranata, La Fundación logró que Kim Phu, la niña que fue quemada por napalm en la guerra del Vietnam y actual embajadora de UNICEF, visitara sus instalaciones y departiera con los pacientes, a los que sirvió de ejemplo de cómo con perseverancia y apoyo de un equipo de salud, pueden llegar a recuperarse del trauma que supone una quemadura (Fig. 7).

 

 

Convenio con el Banco de Alimentos

Cada mes la Fundación compra alimentos básicos de la canasta familiar al Banco de Alimentos y los distribuye por un valor simbólico a unas 60 familias de pacientes quemados.

Convenio con Ecopetrol

En la madrugada del 23 de diciembre de 2012, en Dosquebradas, departamento de Risaralda (Colombia), explotó un oleoducto de Ecopetrol, la empresa petrolera colombiana, que dejó 13 muertos en la escena y 78 quemados, de los cuales 24 fueron niños. La Fundación fue requerida para dar capacitación en la aplicación de aloinjertos del Banco de Piel a las víctimas del desastre y posteriormente firmó un convenio con la empresa petrolera colombiana para la reconstrucción y rehabilitación de las secuelas de los supervivientes. Más de 2 años después, seguimos tratando 8 de estos niños y seguiremos haciéndolo hasta que terminen su desarrollo y se hayan corregido sus secuelas.

Convenio con Universidades

Está permitido que los estudiantes de diversas disciplinas realicen su pasantía social en la Fundación. La Universidad de La Sabana y la Universidad Javeriana envían estudiantes de Comunicación Social, Ingeniería Industrial, Diseño y Publicidad. Los estudiantes de Diseño de Modas de la Universidad La Salle College han diseñado un ajuar completo para los niños de la Fundación, y ellos desfilan con su ropa al final del semestre. Una experiencia única que los llena de felicidad.

Actividades con otras Fundaciones

La Fundación es también facilitadora para la actividad de otras fundaciones. A DEBRA (que atiende pacientes con Epidermolisis Bullosa) la Fundación le presta su sede para la consulta y curas de esta compleja patología. Es intermediaria en la recepción de recursos provenientes de Francia de la Foundation d'enterprise Pierre Fabre para que Casa de la Atopia (dermatitis atópica) pueda contratar especialista en Dermatología y en Psicología y para realizar talleres educativos en otras instituciones, como el Dermatológico Federico Lleras Acosta para atención de pacientes.

Convenio con FUNSTALL (Fundación Salud Taller)

Se trata de una fundación que brinda albergue a niños y a su progenitor cuando requieren diferentes tipos de tratamientos prolongados (cáncer por ejemplo) y no tienen familiares en Bogotá, para que así puedan desplazarse desde otras regiones del país. Con este convenio, FUNSTALL proporciona alojamiento y comida al niño y su padre acompañante, cuidados de enfermería y transporte hasta la Fundación del Quemado para asistirle a controles y curas durante el tiempo que sea requerido.

Convenio con la Secretaría Distrital de Salud

Este convenio se ha realizado para desarrollar investigación en quemaduras. Hasta el momento se ha desarrollado la investigación financiada por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), a fin de valorar los efectos de diferentes métodos de preservación de piel y membrana amniótica. Está también en proyecto el desarrollar la dermis acelular glicerolizada.

Capacitación en Quemaduras

La Fundación ha realizado 8 Congresos de Quemaduras, 1 cada 2 años; el IV Congreso de la FELAQ (Federación Latino-Americana de Quemaduras) en Cartagena (Colombia) en el año 2003; y ha dictado 13 cursos de AVIQ (Atención Vital Inmediata del Quemado) equivalente al ABLS (Advanced Burn Life Support) del ABA (American Burn Association).

Talleres lúdicos y de capacitación

Mensualmente, integrantes de la Iglesia la Promesa, respetando las creencias religiosas de los participantes, dictan a niños, adultos y familias de la Fundación diferentes talleres sobre valores, respeto, tolerancia, convivencia, perdón y solución de conflictos.

También de forma periódica se brinda la oportunidad a los niños para realizar actividades lúdicas: dibujo, plastilina, juguetes ecológicos, ingreso a diferentes parques de diversiones en la ciudad, etc. (Fig. 8 y 9), y anualmente se realiza la fiesta de Navidad donde diferentes empresas y particulares se unen para entregar regalos, equipos escolares, cantar villancicos, etc. (Fig. 10 y 11).

 

 

Proyecto de Reciclaje e Incineración Limpia (PRIL)

Lo más difícil para una ONG es mantenerse en el tiempo y lograr su sostenibilidad. Hace 15 años se inició el proyecto Dos Problemas una Solución. Los dos problemas son la contaminación del medio ambiente y el déficit de atención de las secuelas de quemaduras. Mediante este PRIL, las empresas donan los residuos sólidos urbanos y otras empresas con las que la Fundación tiene convenio los compran para reciclaje o reutilización; la empresa donante recibe certificado de responsabilidad ambiental y certificado de donación con beneficio tributario y a su vez la Fundación recibe recursos para el fondo de solidaridad, el cual subsidia todos los tratamientos.

Otras actividades generadoras de recursos

La Fundación cuenta con un plan padrinos, bonos para cumpleaños o para expresión de condolencia a los familiares que han perdido un ser querido, y anualmente realiza 2 actividades culturales: un concierto de boleros en el primer semestre y otro de Navidad en el segundo que permiten promocionar las actividades de la Fundación y además obtener recursos por patrocinios y venta de boletería.

Epílogo

La primera sede de la Fundación del Quemado funcionó en mi propio consultorio privado hasta que se adquirió la primera casa. Después de 30 años de ejercicio profesional, he decido cerrar un ciclo: el de la Cirugía Plástica particular. La Cirugía Estética me permitió durante todos estos años dedicar varios días de la semana al desarrollo y crecimiento de esta organización sin ánimo de lucro. Ahora, he cerrado mi consultorio y me he ido por completo a trabajar a la Fundación del Quemado. Tengo todo lo que necesito, no necesito acumular más y me siento con capacidad para entregar los años que me restan de ejercicio profesional al fortalecimiento de algo que considero importante para mi país; la sonrisa de agradecimiento de un paciente vale más que cualquier remuneración de una cirugía estética. Piel para Renacer comenzó en mi consultorio y yo termino en ella.

 

Bibliografía

1. Moltó A.: Bancos de Piel, situación actual de los Sistemas de Atención a Paciente Quemado. Rev. Arg. Quem., 2010, 2: 10-14.         [ Links ]

2. Backere A.C: Euro Skin Bank: large scale banking in Europe based on glycerol-preservation technologies. Burns, 1994, 20 Suplement: S4-S9.         [ Links ]

3. Guerrero L, Ferro A: Experiencia del Banco Nacional de Piel en pacientes quemados. Rev Colomb Cir Plast y Reconstr, 2002, 8 (2): 62-67.         [ Links ]

4. Guerrero L: Bancos de Piel en Colombia y sus diversas aplicaciones. Rev Colom Cir Plast y Reconstr. 2014, 20 (2): 49-56.         [ Links ]

5. Guerrero L: Burns due to acid assaults in Bogota, Colombia. Burns, 2013, 39: 1018-1023.         [ Links ]

 

 

Dirección para correspondencia:
Dra. Linda Guerrero Serrano
Piel para Renacer Fundación del Quemado
Calle 128B# 59B -20
Bogotá, Colombia
e-mail: lindague@fundaciondelquemado.org

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License