SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.99 número2Preparación para la colonoscopiaEsclerosis hepatoportal, una causa infrecuente de hipertensión portal índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista Española de Enfermedades Digestivas

versión impresa ISSN 1130-0108

Rev. esp. enferm. dig. vol.99 no.2  feb. 2007

 

CARTAS AL DIRECTOR

 

Hipertensión intracraneal benigna y colitis ulcerosa

Bening intracranial hypertension and ulcerative colitis

 


Palabras clave: Hipertensión intracraneal. Colitis ulcerosa. Enfermedad de Crohn.

Key words: Intracranial hypertension. Ulcerative colitis. Crohn's disease.


 

Sr. Director:

La mayoría de las manifestaciones neurológicas descritas asociadas a la enfermedad inflamatoria intestinal corresponden a complicaciones vasculares de la enfermedad, principalmente trombosis venosas y de senos craneales, aunque también hay una prevalencia mayor de polineuritis y mononeuritis (1).

 

Caso clínico

Mujer de 32 años con antecedentes personales de colitis ulcerosa con afectación subtotal, diagnosticada en 2004 y en tratamiento con mesalazina 3 g/día, azatioprina 150 mg/día y suplementos orales de hierro. Acude a Urgencias por cuadro de 3 semanas de evolución de cefalea frontoorbitaria bilateral opresiva, con náuseas y algún vómito, al que se añade diplopía vertical transitoria y miodesopsias. Valorada por el Servicio de Oftalmología que objetiva edema de papila bilateral. En la analítica destaca hemoglobina 7,5 g/dl (hemoglobina postransfusional 10,2 g/dl); perfil tiroideo, determinación de vitamina B12 y ácido fólico, coagulación, proteinograma, ANA, antiDNA, ENA y ANCA normales. Exploraciones complementarias: TAC craneal, RM craneal, angioRM en fase venosa, RM de órbitas, PEV y campimetría sin alteraciones. LCR con presión de apertura > 20 cc de H2O con bioquímica normal. Diagnosticada de hipertensión intracraneal benigna se decide retirar mesalazina y pautar acetazolamida 750 mg/día. Actualmente la paciente se encuentra asintomática. No se ha reintroducido la mesalazina.

 

Discusión

La hipertensión intracraneal benigna (HIC) o pseudotumor cerebral es una entidad clínica rara cuya etiología es desconocida. Descrita como el incremento de la presión intracraneal con normalidad de la composición del líquido cefalorraquídeo y en ausencia de lesiones ocupantes de espacio intracraneales. Se presenta con cefalea, visión borrosa y pérdida de la agudeza visual en los casos que progresan (2). Aproximadamente el 10% de los pacientes con enfermedad de Crohn y un porcentaje menor en colitis ulcerosa desarrollan complicaciones oculares como iridociclitis, epiescleritis, uveítis, edema de mácula pero no HIC. Ocurre típicamente en mujeres obesas fértiles y se ha asociado con el uso de corticoides, tetraciclinas, hormona de crecimiento humano, enfermedades tiroideas, hipoparatiroidismo, deficiencia de vitamina D, exceso de vitamina A, otitis media, trombosis del seno venoso, obesidad, malnutrición, mastoiditis; ninguna de estas entidades está presente en nuestra paciente (3). Asimismo, es reconocida la asociación entre la anemia ferropénica y la HIC; no obstante, los casos asociados a pérdidas crónicas tienden a presentar una anemia más importante. En la enfermedad inflamatoria intestinal se han descrito casos de HIC asociados fundamentalmente a la toma corticoides, y sobre todo durante la reducción de la dosis, aunque también, pero en menor medida, en el uso crónico de los mismos. La HIC en estos casos podría deberse al desarrollo de una insuficiencia adrenal, hipótesis sustentada por la aparición de esta entidad en la enfermedad de Addison, deficiencia de ACTH (4). Nuestra paciente no estaba tomando corticoides ni los había tomado en las semanas previas. La mesalazina es un fármaco ampliamente utilizado en la enfermedad inflamatoria intestinal y con algunos efectos adversos sobre el sistema nervioso central. La cefalea, sin HIC, asociada a este fármaco es ampliamente conocida y suele resolverse cuando se disminuye la dosis. La HIC ha sido descrita únicamente en un caso por Rosa y cols. (3). Nuestra paciente mejoró de forma evidente cuando se retiró la mesalazina, aunque también había comenzado tratamiento con acetazolamida. No podemos saber si la HIC es idiopática o secundaria al tratamiento con mesalazina, dado que no se ha vuelto a reintroducir el fármaco por el momento, pero cabe destacar que la evolución fue muy favorable tras la suspensión del mismo. Por lo tanto, es una reacción adversa a tener en cuenta cuando nuestros pacientes comiencen con cefalea o disminución de la agudeza visual, dado que si no se detecta a tiempo se puede producir pérdida permanente de la visión.

 

M. M. Martín Rodríguez, M. Ruiz-Cabello Jiménez, M. Gómez García, P. Vega Villaamil y S. González Castillo

Servicio de Aparato Digestivo. Hospital Universitario Virgen de las Nieves. Granada

 

Bibliografía

1. Lossos A, River Y, Eliakim A, Steiner I. Neurological aspects of inflammatory bowel disease. Neurology 1995; 45: 416-21.

2. Chebli JM, Gaburri PD, de Souza AF, da Silva CE, Pinto JR, Felga GE. Beningn intracranial hipertension during corticosteroid theraphy for idiopathic ulcerative colitis: another indication for cyclosporine? J Clin Gastroenterol 2004; 38 (9): 827-8.

3. Rosa N, Giamundo A, Jura A, Iaccarino G, Romano A. Mesalazina-associated benign intracranial hipertension in a patient with ulcerative colitis. Am J Ophthalmol 2003; 136 (1): 212-3.

4. Liu GT, Kay MD, Bienfang DC, Schatz NJ. Pseudotumor cerebri associated with corticosteroid withdrawal in inflammatory bowel disease. Am J Ophthalmol 1994 15; 117 (3): 352-7.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons