SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.100 número7Hemorragia digestiva secundaria a lipoma duodenalRespuesta de autores: Réplica: Lesión iatrogénica de un conducto aberrante del sectorial anterior derecho hepático independiente. Dificultad en su diagnóstico y tratamiento índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista Española de Enfermedades Digestivas

versión impresa ISSN 1130-0108

Rev. esp. enferm. dig. vol.100 no.7  jul. 2008

 

CARTAS AL DIRECTOR

 

Réplica: Lesión iatrogénica de un conducto aberrante del sectorial anterior derecho hepático independiente. Dificultad en su diagnóstico y tratamiento

Reply: Iatrogenic injury of an aberrrant, independent, right hepatic duct (V-VIII segments). Diagnostic and therapeutic difficulties

 


Palabras clave: Lesión conducto biliar. Conducto biliar aberrante sectorial anterior derecho.

Key words: Biliary duct injury. Aberrant sectorial right hepatic duct.


 

Sr. Director:

He leído con gran interés la Carta al Director Lesión iatrogénica de un conducto aberrante del sectorial anterior derecho hepático independiente. Dificultad en su diagnóstico y tratamiento (Rev Esp Enferm Digest 2008; 100 (2): 109-16), publicada por A. Gómez Padilla y colaboradores. Deseo coincidir plenamente con varios de los conceptos vertidos en esa publicación, aunque quisiera expresar algunos comentarios.

En primer lugar, que la desembocadura del sectorial anterior derecho no debe ser considerada un conducto aberrante sino una variante anatómica de la vía biliar (1).

En segundo lugar, creo que el porcentaje de lesiones quirúrgicas de la vía biliar en cirugía laparoscópica sigue siendo subreportado.

En tercer lugar, me impresiona que la colangiografía intraoperatoria deba seguir ocupando un rol fundamental y sistemático en toda práctica quirúrgica sobre el árbol biliar, esto nos evitará en gran medida la angustia que genera esta complicación. En este sentido y una vez formado el trayecto de la fístula biliar, una posibilidad es realizar una fistulografía, que nos puede indicar el lugar lesionado y teñir el árbol biliar.

En cuarto lugar, si bien la colangioenteroanastomosis es el procedimiento correcto en estos casos, probablemente hubiese sido bueno asociar la extracción del extremo del asa anastomosada en epigastrio y en forma subcutánea, lo que permitiría la introducción de un endoscopio y dilatación de la anastomosis en caso de estenosis futura, es importante tener en cuenta que las mismas tienen escaso calibre y pueden fracasar (2,3).

Finalmente, quisiera felicitar a los autores por su publicación, que ayuda a tener siempre presente este flagelo que son las lesiones biliares y agradecer el espacio de opinión.

 

G. A. Nari

Departamento de Cirugía. Hospital Tercer Milenio. Aguascalientes, México

 

Bibliografía

1. Nari G, Jozami M, Ponce O. Variantes anatómicas del Carrefour biliar. Análisis de 338 Mirizzigrafías. Rev Argent Cirug 2005; 89: 19-22.        [ Links ]

2. Nari G, Ponce O, Yanucci V, et al. Hepaticoyeyunostomía en Y de Roux. 7 años de experiencia. Pren Med Argent 2004; 91: 166-77.        [ Links ]

3. Blumgart LH. Surgery of the Liver and Biliary tract. 2nd edition. Edinburgh: Churchill Livingstone.        [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons