SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.101 número2 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista Española de Enfermedades Digestivas

versión impresa ISSN 1130-0108

Rev. esp. enferm. dig. v.101 n.2 Madrid feb. 2009

 

CARTAS AL DIRECTOR

 

Dolor crónico en fosa iliaca derecha por bario retenido

Chronic right lower quadrant pain due to retained barium

 

 


Palabras clave: Apendicitis crónica. Apendicitis por bario. Bario retenido.

Key words: Chronic appendicitis. Barium appendicitis. Retained barium.


 

Sr. Director:

La retención de bario en el interior del apéndice es un hecho frecuente tras la realización de un estudio gastrointestinal, y su consecuencia clínica está sometida a debate. En ocasiones puede ser la responsable de una apendicitis aguda o un dolor crónico en fosa iliaca derecha, de resolución quirúrgica.

Presentamos un caso de dolor crónico en fosa iliaca derecha secundario a bario retenido.

 

Caso clínico

Mujer de 47 años de edad, sin antecedentes de interés, que consulta por un cuadro de dolor persistente en fosa iliaca derecha tras la realización de un estudio esofagogastroduodenal con bario un año antes por sintomatología de reflujo gastroesofágico. La analítica es rigurosamente normal. Aporta una colonoscopia que alcanza hasta íleon terminal, con una mucosa y calibre normal; una radiografía y ecografía abdominal realizadas a los nueve meses del estudio baritado objetivan la presencia de bario en el interior del apéndice, sin datos de apendicitis aguda (Fig. 1). Debido a la persistencia de la sintomatología se realizó una laparoscopia exploradora donde se encontró, como único hallazgo, un apéndice de tamaño normal y ligeramente congestivo en su superficie, por lo que se realizó la apendicectomía. La paciente evolucionó de forma satisfactoria con desaparición de la sintomatología. El estudio anatomopatológico mostró un apéndice de seis centímetros de longitud con una superficie congestiva y un material hiperdenso en su interior (bario). Al microscopio se observó una hiperplasia linfoide de la submucosa con fibrosis de la mucosa y submucosa, todo ello compatible con una apendicitis crónica fibrosa.

Discusión

La retención de bario en el interior del apéndice tras la realización de un estudio gastrointestinal es un hecho frecuente cuya repercusión clínica está todavía sometida a debate. Bowcock publicó en 1935 ocho casos de bario retenido en un periodo comprendido desde 6 días hasta las 2 semanas, dos de los cuales fueron sometidos a una apendicectomía, no encontrando datos de apendicitis aguda en la cirugía (1,2).

El término apendicitis por bario fue acuñado por Gubler y Kukral en 1954 con cuatro casos de bario retenido en los que se pensó que este era el sustrato para la formación de un apendicolito y, por tanto, la causa indirecta de una apendicitis aguda (3).

El bario puede permanecer en el interior del apéndice un periodo variable, con casos descritos por encima de los 4 años. Sin embargo, su significación patológica no está claramente establecida ya que son múltiples los estudios baritados realizados y muy pocos los casos descritos de apendicitis aguda con bario retenido; en ocasiones, la visualización de bario en radiografía de abdomen en el contexto de una sospecha clínica de apendicitis aguda podría ayudar al diagnóstico e indicación quirúrgica (3).

El manejo del paciente asintomático es variable, y muchos autores defienden un tratamiento conservador con vigilancia mediante radiografías periódicas, advirtiendo al paciente ante el posible desarrollo de sintomatología abdominal; otros preconizan la realización de una apendicectomía electiva si el bario persiste por encima del mes, ya que este sería responsable de una respuesta inflamatoria con fibrosis del apéndice y dolor crónico secundario, así como de una mayor probabilidad de complicaciones (3-6).

En opinión de muchos autores, estaría indicada la cirugía ante una sospecha clínica de apendicitis aguda o un dolor persistente en fosa iliaca derecha con presencia de bario en el interior del apéndice. En el caso del dolor crónico permite la resolución de los síntomas y previene el potencial riesgo de una apendicitis aguda que, al igual que con un apendicolito, con mayor frecuencia serían complicadas.

 

A. García Marín, J. Martín Gil, M. D. Pérez Díaz, L. Bernardos García y F. Turégano Fuentes

Servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo II. Hospital General Universitario Gregorio Marañón. Madrid

 

Bibliografía

1. Bowcock H. The internist's attitude toward inusual X-ray findings in the appendix area. South Med J 1936; 29: 497-500.        [ Links ]

2. Totty WG, Koehler RE, Cheung LY. Significance of retained barium in the appendix. AJR 1980; 135: 753-6.        [ Links ]

3. Gubler JA, Kukral AJ. Barium appendicitis. J Int Coll Surg 1954; 21: 379-89.        [ Links ]

4. Cohen N, Modai D, Rosen A, Golik A, Weissgarten J. Barium appendicitis: fact or fancy? Report of a case and review of the literature. J Clin Gastroenterol 1987; 9: 447-51.        [ Links ]

5. Maglinte D, Bush M, Aruta E, Bullington G. Retained barium in the appendix: diagnostic and clinical significance. AJR 1981; 137: 529-33.        [ Links ]

6. Okamoto T, Utsunomiya T, Inutsuka S, Sakaguchi T, Notsuka T, Maeda T. The appearance of a normal appendix on barium enema examination does not rule out a diagnosis of chronic appendicitis: report of a case and review of the literature. Surg Today 1997; 27: 550-3.        [ Links ]