SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.104 número4Prevalencia de la infección por H. pylori. Relación con la infección por virus de la hepatitis ADudas y similitudes entre la enfermedad de Crohn y la púrpura de Henoch-Schönlein índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista Española de Enfermedades Digestivas

versión impresa ISSN 1130-0108

Rev. esp. enferm. dig. vol.104 no.4 Madrid abr. 2012

http://dx.doi.org/10.4321/S1130-01082012000400013 

CARTAS AL DIRECTOR

 

Las matemáticas detrás de la gastrostomía de estoma doble

The mathematics behind the twin-stoma gastrostomy

 

 


Palabras clave: Gastrostomía. Nutrición enteral. Disfagia. Alimentación por sonda. ACV.

Key words: Gastrostomy. Enteral nutrition. Dysphagia. Tube feeding. Stroke.


 

 

Sr. Editor:

La gastrostomía de estoma doble y la sonda de gastrostomía de bucle son complementarias. Permiten una sonda de alimentación de pequeño calibre, segura y fácil de cambiar. Analizamos el estoma doble para entender el manejo de la sonda de bucle. Las matemáticas del estoma doble apoyan la sonda de bucle como sonda de alimentación de elección, en cualquier etapa.

La sonda de gastrostomía de bucle es una sonda de alimentación segura porque queda fija en su sitio (1). Al mismo tiempo, resulta fácil de cambiar ya que la sonda nueva queda sujetada a su sitio mediante la antigua (2). La contraparte de una sonda es el estoma. Analizamos el estoma doble para conocer mejor la sonda de bucle (Fig. 1).

 

En la figura 2, A es un estoma simple mientras que B, C, D, E y F son pares de estomas. Los diámetros combinados (d1+d2) de ambos estomas de cada par son igual al diámetro (D) de A. Puede demostrarse que el área de cada par es menor que A.

 

Tradicionalmente, el estoma simple ha sido el estándar. En el contexto clínico, el buen médico introduce una sonda de mayor calibre que se puede desplegar, no uno de menor calibre que esté disponible. Esta es la política por defecto, independientemente de la técnica de inserción (quirúrgica, laparoscópica, endoscópica o radiológica). Existen motivos prácticos para ello. En primer lugar, una sonda más ancha permite administrar alimento más espeso. En segundo lugar, permite mayor fluidez en el flujo de un alimento determinado. En tercer lugar, tarda más tiempo en obstruirse. De este modo, el cambio de sonda se retrasará durante un periodo de tiempo más prolongado.

Si la sonda estándar resultante en el estoma A es segura, entonces las dos sondas que resulten en B, C, D, E o F son seguras. Esta conclusión es lógica ya que el área total que ocupan es menor. De hecho, la experiencia clínica ha confirmado que una sonda de menor calibre presenta menor índice de infección (3).

De forma intuitiva, el paciente prefiere un estoma menor. De los pares, D (estoma doble) que presenta el área más pequeña, es el que resulta más confortable.

Con el estoma doble, el médico sabio sigue una política diferente: introduce la sonda de bucle de menor calibre que pueda permitir la fórmula comercial elegida, brindando el máximo confort al paciente. Ya no existe el problema de que la sonda se obstruya, porque el cambio de sonda no presenta este riesgo (2).

En conclusión, el estoma doble brinda un espacio menor pero utilizable, lo que no coincide con la impresión de muchos médicos cuando se ven por primera vez ante la sonda de gastrostomía de bucle. Nuestro artículo espera corregir esta concepción errónea. Claramente, las matemáticas infravaloran ésta como sonda de alimentación de elección, independientemente de la etapa.

 

Ah San Pang1 y Soong Kuan Wong2
1LP Surgery, 2The Colorectal Clinic. Mount Alvernia Medical Centre A, Singapore

 

Bibliografía

1. Pang AS, Low JM. The twin-stoma gastrostomy. ANZ J Surg 2011;81:575.         [ Links ]

2. Pang AS. Risk-free gastrostomy tube exchange. Ann R Coll Surg Engl 2011;93:419-20.         [ Links ]

3. Zopf Y, Konturek P, Nuernberger A, Maiss J, Zenk J, Iro H et al. Local infection after placement of percutaneous endoscopic gastrostomy tubes: A prospective study evaluating risk factors. Can J Gastroenterol 2008;22:987-91.         [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons