SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.104 número6ERCP asistida por laparoscopia: Aspectos técnicosEvitar la biopsia en la anemia sideropénica no es coste-efectivo índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista Española de Enfermedades Digestivas

versión impresa ISSN 1130-0108

Rev. esp. enferm. dig. vol.104 no.6  jun. 2012

http://dx.doi.org/10.4321/S1130-01082012000600012 

CARTAS AL DIRECTOR

 

Leishmaniasis visceral diagnosticada por enteroscopia de doble balón

Visceral leishmaniasis diagnosed by double balloon enteroscopy

 

 


Palabras clave: Leishmaniasis. Enteroscopia de doble balón.

Key words: Leishmaniasis. Double balloon enteroscopy.


 

Sr. Director:

La leishmaniasis es una enfermedad zoonótica causada por diferentes especies de protozoos del género Leishmania. El parásito se transmite al humano y a los animales a través de la mordedura de un mosquito perteneciente al género de los Phlebotomus. Existen tres formas de presentación, cutánea, mucocutánea y visceral. El responsable de la forma visceral o kala-azar, es Leishmania Donovani. Clínicamente, la leishmaniasis visceral (LV) se caracteriza por fiebre, malestar general y hepato-esplenomegalia con pancitopenia secundaria, y puede ser grave. El diagnóstico definitivo consiste en la detección en cultivos o en tejidos de promastigotes de Leishmania.

 

Caso clínico

Presentamos a un paciente de 37 años, VIH con cifras de CD4 < 100/mm3, que ingresa por fiebre y diarrea. Durante el ingreso continuó con diarrea persistente e importante desnutrición secundaria a la misma a pesar de nutrición parenteral. Además presentó pancitopenia severa, hepatitis colostásica y clínica compatible con insuficiencia suprarrenal por lo que se inició tratamiento sustitutivo. En el estudio de la diarrea se realizaron análisis de heces que fueron normales, gastroscopia y colonoscopia sin hallazgos, y enteroscopia de doble balón (EDB) vía oral hasta íleon medio sin encontrar lesiones mucosas. Se tomaron biopsias a distintos niveles. Las biopsias tomadas en yeyuno medio e íleon medio y proximal por EDB permitieron establecer el diagnóstico definitivo al objetivar inflamación crónica por Leishmania (Fig. 1).

 

 

Discusión

La afectación visceral por Leishmania aparece en pacientes inmunocomprometidos, principalmente afectados por VIH con CD4 < 200, y puede afectar a hígado, bazo, médula ósea o tubo digestivo. La afectación de este último es poco frecuente, siendo la localización más habitual el intestino delgado, concretamente el duodeno (1). El cuadro clínico se caracteriza por de diarrea acuosa, malabsorción, hipoalbuminemia y desnutrición. El diagnóstico de la LV entérica es histológico, al identificar al parásito en el interior de los macrófagos de la lámina propia intestinal, sin que hasta el momento se haya definido una imagen endoscópica característica de esta invasión. Se han descrito imágenes similares a una gastroduodenitis o a la de una úlcera péptica, pero en el 50% de los casos la visión endoscópica es normal, y el diagnóstico se establece mediante la toma de biopsias (2). Varios casos de afectación duodenal por Leishmania han sido comunicados en los últimos años (3-5). También se ha descrito afección gástrica en forma de epigastralgia y hemorragia digestiva alta, e incluso esofágica, que se manifiesta por disfagia y odinofagia (6,7), pero no hemos encontrado ningún caso publicado en el que la enteroscopia de doble balón haya permitido determinar el diagnóstico definitivo mediante biopsias de yeyuno-íleon.

Ante clínica sugestiva de LV con afectación intestinal y la negatividad de los estudios convencionales, se debería plantear la realización de una EDB en busca de afectación visceral en yeyuno-íleon, zonas no accesibles a la endoscopia convencional, ya que es fundamental el tratamiento adecuado precoz tras la confirmación diagnóstica de LV de estos pacientes, que puede ser grave.

 

Rosa Gómez Espín, Eliana Fuentes, María Isabel López Espín, Paloma Bebia, Pilar Esteban,
Silvia Chacón, José Luis Rodrigo, Antonio López Higueras y Enrique Pérez-Cuadrado

Servicio de Aparato Digestivo. Hospital Morales Meseguer. Murcia

 

Bibliografía

1. Masedo González A, Barbero Allende JM, Pérez-Carreras M, Garrido M, Lizasoain M, Solís Herruzo JA. Leishmaniasis intestinal y síndrome de Sézary: diagnóstico endoscópico, Gastroenterol Hepatol 2006;29(9):546-50.         [ Links ]

2. Laguna F, García-Samaniego J, Soriano V, Valencia E, Redondo C, Alonso MJ, et al. Gastrointestinal leishmaniasis in human inmunodeficiency virus-infected patients: report of five cases and review. Clin Infect Dis 1994;19:48-53.         [ Links ]

3. Del Olmo Martínez L, Aller de la Fuente R, Velayos Jiménez B, Fernández Salazar L, González Hernández JM. Visceral leishmaniasis diagnosed by duodenal biopsy. Rev Esp Enferm Dig 2009;101(6):439-40.         [ Links ]

4. Egea Valenzuela J, Baños Madrid R, Rodrigo Agudo JL, Galera Peñaranda C, Torroba A, Molina Martínez J, et al. Duodenal leishmaniasis in a HIV patient. Rev Esp Enferm Dig 2009;101(1):60-2.         [ Links ]

5. Ellul P, Piscopo T, Vassallo M. Visceral leishmaniasis diagnosed on duodenal biopsy. Clin Gastroenterol Hepatol 2007;5(7):A26.         [ Links ]

6. Wilson ME, Streit JA. Visceral leishmaniasis. Gastroenterol. Clin North Am 1996;25:535-51.         [ Links ]

7. Villanueva JL, Torre-Cisneros J, Jurado R, et al. Leishmania esophagitis in an AIDS patient: an unusual form of visceral leishmaniasis. Am J Gastroenterol 1994;89:273-5.         [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons