SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.104 número7 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista Española de Enfermedades Digestivas

versión impresa ISSN 1130-0108

Rev. esp. enferm. dig. vol.104 no.7 Madrid jul. 2012

http://dx.doi.org/10.4321/S1130-01082012000700001 

EDITORIAL

 

Dilatación de la esfinterotomía biliar endoscópica

Endoscopic biliary sphincterotomy dilation

 

 

Jesús García-Cano

Servicio de Aparato Digestivo. Hospital Virgen de la Luz. Cuenca

 

 

En 2013 se cumplirán 40 años desde la introducción en el arsenal terapéutico para tratar la obstrucción del colédoco de la esfinterotomía biliar endoscópica (EBE). Las primeras EBE se realizaron para extraer coledocolitiasis y esta continúa siendo una de las indicaciones principales. La EBE fue el primer paso terapéutico de la colangiopancreatografía retrógrada endóscopica (CPRE) realizada por primera vez, con fines diagnósticos, en 1968.

El 19 de agosto de 1974, el Profesor Kawai, uno de los iniciadores de la técnica de la EBE, presentó su experiencia inicial en el Centro Médico Nacional de México durante la celebración del III Congreso Internacional de Endoscopia Gastrointestinal. La innovación fue recibida como un extraordinario logro y todos los asistentes aplaudieron lo que se preveía como uno de los mayores hitos en la Endoscopia Digestiva Terapéutica (1). El esfinterotomo es, probablemente, el instrumento con mejor relación coste/beneficio en el tratamiento endoscópico de las enfermedades digestivas.

Inicialmente, tras la EBE, los cálculos solían dejarse en el colédoco para que fueran expulsados espontáneamente. Complicaciones como la colangitis hicieron que comenzaran a utilizarse balones extractores tipo Fogarty y cestas de Dormia para extraerlos durante la sesión de CPRE.

Pronto comenzó a observarse que tras una única sesión de CPRE-EBE no podían extraerse el 100% de las coledocolitiasis utilizando sólo balones y cestas (Tabla I). El fracaso solía estar relacionado con la desproporción entre el tamaño de los cálculos y el de la esfinterotomía, que habitualmente no puede hacerse mayor de 15 mm. Diversos factores como la situación yuxtadiverticular de la Papila de Vater o trastornos de la coagulación podían influir en que la esfinterotomía fuera pequeña.

 

 

Las coledocolitiasis retenidas tras la primera CPRE implican nuevas sesiones endoscópicas, realizar diversos tipos de litotricia (intra o extracoledociana), remitir el paciente para una intervención quirúrgica o utilizar un método paliativo como las prótesis biliares (13).

En 2003, Ersoz (16) publicó por primera vez la dilatación de la esfinterotomía biliar (DEBE) con balones hidrostáticos de tamaño grande (12-20 mm de diámetro) como técnica para extraer coledocolitiasis difíciles.

Previamente Staritz, en 1982 (17), había publicado su experiencia en la dilatación de la Papila de Vater con balón de 8 mm. Esta dilatación se llevaba a cabo sin seccionar previamente el esfínter de Oddi y se propuso como una alternativa a la extracción de coledocolitasis con EBE. El procedimiento se generalizó en los años 90. La idea fundamental era preservar la función esfinteriana, especialmente en pacientes jóvenes. Sin embargo, se comunicaron varios fallecimientos por pancreatitis graves ocasionadas por la dilatación de la papila sin esfinterotomía (18). Nosotros tuvimos un caso similar (19).

Los resultados de la esfinteroplastia sin EBE previa son distintos en los países orientales y occidentales. Por motivos no bien conocidos, las series publicadas en países como Japón o Korea presentan una tasa muy baja de pancreatitis tras la dilatación de la papila sin EBE. Aunque en Europa y Estados Unidos este tipo de esfinteroplastia es poco utilizada, un reciente artículo de Chan y cols. (20) en el que la papila se dilataba con diámetros de balón grandes (más de 10 mm) y no solamente durante 1 minuto sino hasta 6, hace hincapié en que el número de pancreatitis podría ser menor porque esta dilatación forzada y prolongada rompe la fibras del esfínter de Oddi de forma similar a la EBE pero con menos complicaciones.

De todos modos, parece que la DEBE es un procedimiento distinto a la dilatación papilar sin incisión previa. Al quedar separados por la EBE el orificio biliar y pancreático, quizás la fuerza expansiva del balón hinchado se dirija más hacia el colédoco que hacia el Wirsung, por lo que la incidencia y gravedad de pancreatitis aguda tras la DEBE no parece una complicación importante.

La utilización de la DEBE se ha generalizado rápidamente y se han publicado numerosas series sobre su eficacia y seguridad (Tabla II). El impacto es tal que quizás pueda considerarse como un nuevo hito similar al de la EBE o a las prótesis para el drenaje biliar.

 

 

En este número de la Revista Española de Enfermedades Digestivas se presenta un trabajo de Martín Arranz y cols. (28) que subraya de nuevo que la DEBE ofrece una tasa de éxito excelente para extraer coledocolitiasis difíciles con un índice de complicaciones reducido. El estudio ha sido realizado en el Hospital La Paz de Madrid, uno de los primeros grandes centros del Sistema Nacional de Salud español. Con un número elevado de pacientes (109) a los que se realizaron 120 procedimientos de DEBE. Se obtuvo una tasa de limpieza completa del colédoco de 91% tras la primera CPRE-EBE-DEBE y del 96,7% tras la segunda CPRE-DEBE. La complicación más frecuente fue el sangrado. Este trabajo viene a confirmar que la DEBE es la forma más sencilla y segura de tratar, en general, las coledocolitiasis difíciles.

Desde el primer momento ha sorprendido la baja tasa de pancreatitis tras la dilatación de la papila con diámetros (por ejemplo 20 mm) que a veces pueden dar cierto recelo emplear en estenosis de otras zonas anatómicas, como el esófago. Pero al igual que en otras técnicas terapéuticas, a medida que el número de intervenciones aumenta, aparecen más complicaciones. La hemorragia, en ocasiones grave, parece ser la más frecuente (29,30).

Parece que las complicaciones son similares cuando la DEBE se realiza en la misma CPRE-EBE, que cuando se deja cicatrizar la esfinterotomía inicial y la dilatación se hace en una segunda sesión.

El diámetro del balón de dilatación hay que adaptarlo al diámetro del colédoco distal suprapapilar. Una dilatación excesiva puede perforarlo (31). La dilatación a 15 mm suele ser la más habitual y quizás, si hay dudas, la más segura. Puede también recurrirse a dilatar en la primera CPRE el colédoco distal con prótesis plásticas o en casos seleccionados metálicas extraíbles (32) y pasadas unas semanas o meses intentar de nuevo la DEBE y extracción de coledocolitasis.

La guía sobre la que se desliza el balón dilatador debe estar bien alojada en el árbol biliar intrahepático para tener la seguridad de que no está en el cístico, que podría perforarse en la dilatación.

Muchos endoscopistas utilizan guías cortas (unos 260 cm) en la CPRE. Para mantener la canulación biliar tras la dilatación suele ser necesario utilizar guías largas (unos 460 cm). Es de esperar que los fabricantes de estos productos puedan acondicionar los balones de dilatación para las guías cortas, como, por ejemplo, la colocación de un orificio cerca del balón dilatador por el que pueda deslizarse la guía, como ya tienen otros instrumentos para el intercambio con guías cortas.

El balón de dilatación debe colocarse, teóricamente, dejando su parte media en la papila. Puede ocurrir que al hincharlo, se deslice completamente hacia el colédoco o caiga al duodeno. Suele dar buen resultado inflarlo inicialmente a la mitad de la presión requerida para un determinado diámetro y una vez bien situado, hincharlo completamente.

El presente estudio de Martín Arranz y cols. (28) se une al cada vez mayor conocimiento científico de que la DEBE es una técnica excelente para la extracción de coledocolitiasis grandes o múltiples, con dificultades anatómicas (papilas yuxtadiverticulares, afilamiento del colédoco distal...), trastornos de la coagulación o cirugías previas (gastrectomías Billroth II). Además, es una técnica segura que no aumenta el número de complicaciones de la CPRE-EBE.

 

Bibliografía

1. Vázquez-Iglesias JL. Esfinterotomía endoscópica. En: Vázquez-Iglesias JL, editor. Endoscopia digestiva alta.II Terapéutica. La Coruña: Galicia Editorial S.A.; 1995. p. 165-95.         [ Links ]

2. Leese T, Neoptolemos P, Carr-Locke DL. Successes, failures, early complications and their management following endoscopic sphincterotomy: results in 394 consecutive patients from a single centre. Br J Surg 1985;72:215-9.         [ Links ]

3. Davidson BR, Neoptolemos JP, Carr-Locke DL. Endoscopic sphincterotomy for common bile duct calculi in patients with gall bladder in situ considered unfit for surgery. Gut 1988;29:114-20.         [ Links ]

4. Cairns SR, Dias L, Cotton PB, Salmon PR, Russel RCG. Additional endoscopic procedures instead of urgent surgery for retained common bile duct stones. Gut 1989; 30:535-540.         [ Links ]

5. Vaira D, D'Anna L, Ainley C, Dowsett J, Williams S, Baillie J, et al. Endoscopic sphincterotomy in 1000 consecutive patients. Lancet 1989;2:431-3.         [ Links ]

6. Peters R, Macmathuna P, Lombard M, Karani J, Westaby D. Management of common bile duct stones with a biliary endoprosthesis. Report on 40 cases. Gut 1992;33:1412-5.         [ Links ]

7. Lauri A, Horton RC, Davidson BR, Burroughs AK, Dooley JS. Endoscopic extraction of bile duct stones: management related to stone size. Gut 1993;34:1718-21.         [ Links ]

8. Moreira V, Meroño E, Martín-de-Argila C, San Román AL, Gisbert J, González A, et al. Postcholecistectomy choledocholithiasis: real efficacy of endoscopic sphincterotomy? Rev Esp Enferm Dig 1993;83:439-45.         [ Links ]

9. Maxton DG, Tweedle DEF, Martin DF. Retained common bile duct stones after endoscopic sphincterotomy: temporary and longterm treatment with biliary stenting. Gut 1995;36:446-9.         [ Links ]

10. Wojtun S, Gil J, Gietka W, Gil M. Endoscopic sphincterotomy for choledocholithiasis: A prospective single-center study on the short-term and long-term treatment results in 483 patients. Endoscopy 1997;29:258-65.         [ Links ]

11. Welsh FKS, Mudan SS, Knight MJ. Single-centre audit of endoscopic common bile duct stone retrieval. Br J Surg 1988;86:423.         [ Links ]

12. Sackmann M, Holl J, Sauter GH, Pauletzki J, von Ritter C, Paumgartner G. Extracorporeal shock wave lithotripsy for clearance of bile duct stones resistant to endoscopic extraction. Gastrointest Endosc 2001;53:27-32.         [ Links ]

13. García-Cano Lizcano J, González Martín JA, Pérez Sola A, Morillas Ariño MJ. Success rate of complete extraction of common bile duct stones at first endoscopy attempt. Rev Esp Enferm Dig 2002;94:346-50.         [ Links ]

14. Mutignani M, Shah SK, Foschia F, Pandolfi M, Perri V, Costamagna G. Transnasal extraction of residual biliary stones by Seldinger technique and nasobiliary drain. Gastrointest Endosc 2002;56:233-8.         [ Links ]

15. Sharma SK, Larson KA, Adler Z, Goldfarb MA. Role of endoscopic retrograde cholangiopancreatography in the management of suspected choledocholithiasis. Surg End 2003;17:868-71.         [ Links ]

16. Ersoz G, Tekesin O, Ozutemiz AO, Gunsar F. Biliary sphincterotomy plus dilation with a large balloon for bile duct stones that are difficult to extract. Gastrointest Endosc 2003;57:156-9.         [ Links ]

17. Staritz M, Ewe K, Meyer zum Büschenfelde KH. Endoscopic papillary dilatation: an alternative to papillotomy? (Article in German, author's transl). Dtsch Med Wochenschr 1982;107:895-7.         [ Links ]

18. Disario JA, Freeman ML, Bjorkman DJ, Macmathuna P, Petersen BT, Jaffe PE, et al. Endoscopic balloon dilation compared with sphincterotomy for extraction of bile duct stones. Gastroenterology 2004;127:1291-9.         [ Links ]

19. García-Cano J. Fatal pancreatitis after endoscopic balloon dilation for extraction of common bile duct stones in an 80-year-old woman. Endoscopy 2006;38:431.         [ Links ]

20. Chan HH, Lai KH, Lin CK, Tsai WL, Wang EM, Hsu PI, et al. Endoscopic papillary large balloon dilation alone without sphincterotomy for the treatment of large common bile duct stones. BMC Gastroenterol 2011;11:69.         [ Links ]

21. Bang S, Kim MH, Park JY, Park SW, Song SY, Chung JB. Endoscopic papillary balloon dilation with large balloon after limited sphincterotomy for retrieval of choledocholithiasis. Yonsei Med J 2006;47:805-10.         [ Links ]

22. Maydeo A, Bhandari S. Balloon sphincteroplasty for removing difficult bile duct stones. Endoscopy 2007; 11:958-61.         [ Links ]

23. Heo JH, Kang DH, Jung HJ, Kwon DS, An JK, Kim BS, et al. Endoscopic sphincterotomy plus large-balloon dilation versus endoscopic sphincterotomy for removal of bile-duct stones. Gastrointest Endosc 2007;66:720-6.         [ Links ]

24. Espinel J, Pinedo E. Large balloon dilation for removal of bile duct stones. Rev Esp Enferm Dig 2008;100:632-6.         [ Links ]

25. Attasaranya S, Cheon YK, Vittal H, Howell DA, Wakelin DE, Cunningham JT, et al. Large-diameter biliary orifice balloon dilation to aid in endoscopic bile duct stone removal: a multicenter series. Gastrointest Endosc 2008;67:1046-52.         [ Links ]

26. Misra SP, Dwivedi M. Large-diameter balloon dilation after endoscopic sphincterotomy for removal of difficult bile duct stones. Endoscopy 2008;40:209-13.         [ Links ]

27. García-Cano J, Taberna-Arana L, Jimeno-Ayllón C, Chicano MV, Fernández RM, Sánchez LS, et al. Biliary sphincterotomy dilation for the extraction of difficult common bile duct stones. Rev Esp Enferm Dig 2009;101:541-5.         [ Links ]

28. Martín-Arranz E, Rey-Sanz R, Martín-Arranz MD, Gea-Rodríguez F, Mora-Sanz P, Segura-Cabral JM. Safety and efficacy of large balloon sphincteroplasty in a third care hospital. Rev Esp Enferm Dig 2012;104(7):355-9.         [ Links ]

29. Lee TH, Park SH, Lee CK, Chung IK, Kim SJ, Kang CH. Life-threatening hemorrhage following large-balloon endoscopic papillary dilation successfully treated with angiographic embolization. Endoscopy 2009;41(Supl. 2):E241-2.         [ Links ]

30. García-Cano Lizcano J, Delgado Torres V, Garrido Espada N, Amao Ruiz EJ. Tratamiento de la hemorragia incoercible tras esfinterotomía biliar endoscópica con la infusión de factor VII recombinante. Rev Esp Enferm Dig 2012;104(Supl. I):159.         [ Links ]

31. Lee YS, Moon JH, Ko BM, Choi HJ, Cho YD, Park SH, et al. Endoscopic closure of a distal common bile duct perforation caused by papillary dilation with a large-diameter balloon (with video). Gastrointest Endosc 2010;72:616-8.         [ Links ]

32. García-Cano J, Garrido Espada N, Martínez Fernández R, Serrano Sánchez L, Reyes Guevara AK, Gimeno Ayllón C, et al. Utilización de prótesis metálicas recubiertas en coledocolitiasis difíciles de extraer por CPRE. Rev Esp Enferm Dig 2011;103(Supl. I):108.         [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons