SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.105 número2Enfermedad perianal severa y degenerada a adenocarcinoma: ¿Es necesaria una vigilancia estrecha en la enfermedad perianal de larga evolución?Tumor del estroma gastrointestinal asociado a otra neoplasia maligna índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista Española de Enfermedades Digestivas

versión impresa ISSN 1130-0108

Rev. esp. enferm. dig. vol.105 no.2 Madrid feb. 2013

http://dx.doi.org/10.4321/S1130-01082013000200014 

CARTAS AL EDITOR

 

Obstrucción del vaciamiento gástrico tras la inserción de balón intragástrico relleno

Gastric outlet obstruction after the insertion of a fully filled intragastric balloon

 

 


Palabras clave: Pérdida de peso. Obesidad. Cirugía bariátrica. Balón intragástrico. Obstrucción del vaciamiento gástrico.

Key words: Weight reduction. Obesity. Bariatric surgery. Intragastric balloon. Gastric outlet obstruction.


 

 

Sr. Editor:

Presentamos el caso de una mujer de 68 años de edad que acude al servicio de urgencias por vómitos continuos y dolor epigástrico. Se le había colocado un balón intragástrico Allergan® dos semanas antes del ingreso en otro centro, sin complicaciones durante el procedimiento. La paciente refería dolor abdominal, náuseas y vómitos desde 48 horas antes del ingreso. El examen físico reveló sensibilidad abdominal epigástrica, sin signos de irritación peritoneal, y sin otros hallazgos más allá de su obesidad.

Dos días antes del ingreso comenzó con náuseas y vómitos con dolor abdominal epigástrico en aumento, que le habían llevado a no ingerir líquidos ni sólidos vía oral. Tras el ingreso en urgencias, se realizó una radiografía simple de abdomen, mostrando una distension gástrica significativa. Se le colocó una sonda nasogástrica y se le realizó una TAC abdominal (Fig. 1) que reveló la presencia del balón impactado ocluyendo el píloro y causando obstrucción del vaciamiento gástrico. Se decidió, con el consentimiento de la paciente, retirar el balón intragástrico endoscópicamente con anestesia general. El procedimiento se llevó a cabo con algunas dificultades relacionadas con la gran cantidad de comida existente en el estómago. El balón, que permanecía intacto y relleno adecuadamente, pudo movilizarse fácilmente en el estómago con el endoscopio. Se retiró exitosamente con unos fórceps para cuerpo extraño después de extraer unos 500 cc de líquido de su interior por medio de aguja de ecoendoscopia de 19 G (no disponíamos de kit específico para su retirada). La paciente fue dada de alta 24 horas después sin complicaciones.

 

Discusión

El balón intragástrico es un dispositivo de fácil inserción que puede conducir a una rápida reducción de peso en pacientes con alto riesgo quirúrgico por obesidad mórbida. Su uso como paso previo a la cirugía anti-obesidad es ampliamente aceptado en estos pacientes, pero parece ser inefectivo como método único para la reducción de peso y sus resultados son transitorios (1,2). Aunque el balón intragástrico es relativamente seguro (2), existen riesgos significativos y potenciales efectos adversos derivados de su inserción. Varios informes han mostrado algunas complicaciones poco frecuentes pero importantes, a veces en pacientes con cirugía gástrica previa (3,4), o con un estómago normal, ocasionalmente relacionadas con su retirada (5,6) o con perforación espontánea y el consiguiente desinflado parcial o total del balón, llegando a causar obstrucción intestinal (7,8). Este caso, que cursa con intolerancia que obliga a retirada del balón, refleja una complicación muy poco frecuente que aparece entorno a un 2,5 % (9) de los casos de balón intragástrico bien insertado y desplegado, presentándose con vómitos y dolor abdominal en los días siguientes a su inserción. Nuestra primera sospecha fue la perforación y vaciado parcial del balón, pero la TC mostró un adecuado diámetro del mismo. Inicialmente consideramos probable una resolución espontánea de la impactación mediante la reducción de presión intragástrica conseguida con la sonda nasogástrica, pero después de 24 horas la paciente empeoró, motivo por el que comentamos con ella las posibilidades terapéuticas, ofreciéndole la retirada endoscópica del dispositivo como hemos detallado.

 

Eduardo Redondo Cerezo, Virgilio Martos-Ruiz, Ana Matas Cobos, Manuel Ojeda Hinojosa,
Juan Gabriel Martínez Cara, Antonio Damián Sánchez Capilla, Mercedes López de Hierro Ruíz y Javier de Teresa

Unidad de Endoscopia Digestiva. Servicio de Aparato Digestivo. Hospital Universitario Virgen de las Nieves. Granada

 

Bibliografía

1. Fernandes M, Atallah AN, Soares BG, Humberto S, Guimarães S, Matos D, et al. Intragastric balloon for obesity. Cochrane Database Syst Rev 2007;24(1):CD004931.         [ Links ]

2. Göttig S, Daskalakis M, Weiner S, Weiner RA. Analysis of safety and efficacy of intragastric balloon in extremely obese patients. Obes Surg 2009;19:677-83.         [ Links ]

3. Giardiello C, Cristiano S, Cerbone MR, Troiano E, Iodice G, Sarrantonio G. Gastric perforation in an obese patient with an intragastric balloon, following previous fundoplication. Obes Surg 2003;13:658-60.         [ Links ]

4. Rodríguez-Hermosa JI, Roig-García J, Gironès-Vilà J, Ruiz-Feliú B, Ortiz-Ballujera P, Ortiz-Durán MR, et al. Gastric necrosis: A possible complication of the use of the intragastric balloon in a patient previously submitted to nissen fundoplication. Obes Surg 2009;19:1456-9.         [ Links ]

5. Koutelidakis I, Dragoumis D, Papaziogas B, Patsas A, Katsougianopoulos A, Atmatzidis S, et al. Gastric perforation and death after the insertion of an intragastric balloon. Obes Surg 2009;19:393-6.         [ Links ]

6. del Pozo P, Flores B, Lirón R, Andrés B, Martin-Lorenzo JG, Chacón S, et al. Gastric perforation during removal of an intragastric balloon. Obes Surg 2009;19:1195-6.         [ Links ]

7. Mathus-Vliegen EM. Intragastric balloon treatment for obesity: What does it really offer? Dig Dis 2008;26:40-4.         [ Links ]

8. Evans JD, Scott MH. Intragastric balloon in the treatment of patients with morbid obesity. Br J Surg 2001;88:1245-8.         [ Links ]

9. Dumonceau JM. Evidence-based review of the Bioenterics intragastric balloon for weight loss. Obes Surg 2008;18:1611-7.         [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons