SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.109 número2Manejo del gastrinoma pancreático asociado a la enfermedad de Von Hippel-Lindau: a propósito de un casoMixed adenoneuroendocrine carcinoma (MANEC) of the gastroesophageal junction: a case report and review of the literature índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista Española de Enfermedades Digestivas

versión impresa ISSN 1130-0108

Rev. esp. enferm. dig. vol.109 no.2 Madrid feb. 2017

http://dx.doi.org/10.17235/reed.2016.4288/2016 

NOTA CLÍNICA

 

Consumo de cannabis e invaginaciones intestinales. ¿Una asociación casual?

Cannabis intake and intussusception: an accidental association?

 

 

Alberto Fernández Atutxa1, Leticia de Castro1, Juan Antonio Arévalo Senra1, Elena Langara2 y José Luis Cabriada Nuño1

1Servicios de Aparato Digestivo y 2Radiología. Hospital Galdakao-Usansolo. Usansolo, Bizkaia

Dirección para correspondencia

 

 


RESUMEN

La mayoría de las invaginaciones intestinales en adultos tienen una causa orgánica y su tratamiento es quirúrgico. En algunos casos, no se encuentra lesión asociada a la invaginación y se puede optar por un manejo conservador. En nuestra práctica clínica hemos objetivado la presencia de invaginaciones intestinales en ausencia de lesión estructural asociada al consumo crónico de cannabis con buena evolución tras manejo conservador. Se describen tres casos de invaginaciones recurrentes en consumidores de cannabis, sugiriendo una relación entre el consumo de cannabis y la incidencia de invaginaciones intestinales.

Palabras clave: Cannabioides. Invaginación intestinal. Dolor abdominal. Oclusión intestinal. Vómitos.


ABSTRACT

Most intussusception cases in adults have an organic cause and their treatment is surgical. In some cases, there is no injury associated with intussusception and we can opt for conservative management. In our clinical practice we have shown the presence of intussusceptions in the absence of structural damage associated with chronic cannabis with a good course after conservative management. We describe three cases of recurrent intussusception in cannabis users, suggesting a relationship between cannabis use and the incidence of intussusception.

Key words: Cannabinoids. Intussusception. Abdominal pain. Intestinal occlusion. Vomiting.


 

Introducción

La administración exógena de cannabioides se ha planteado como uso terapéutico para algunos procesos como los vómitos post-quimioterapia (1). No obstante, paradójicamente también se han descrito entidades relacionadas con el consumo abusivo de cannabis como la hiperemesis cannabioide (2).

La acción de los cannabioides a nivel del tracto gastrointestinal no es bien conocida pero existen suficientes evidencias para determinar que tienen un efecto en múltiples puntos del sistema digestivo, ya sea a través de los receptores cannabioides propiamente o a través de la interacción con receptores de otras sustancias (3).

Hasta la fecha, no se ha descrito en la literatura la relación entre el consumo de cannabis y la presencia de invaginaciones intestinales.

 

Caso clínico

Se describen tres casos que asocian un consumo crónico de cannabis inhalado con diferentes cronologías que plantean una relación causal.

Caso 1

Varón de 29 años con historia de dolor abdominal y vómitos desde 2007 de presentación episódica. Como único antecedente refiere consumo crónico de cannabis inhalado (10-15 porros al día). Mediante tomografía computarizada (TC) abdominal es diagnosticado de síndrome de pinza aortomesentérica tanto sobre la tercera porción duodenal como sobre la vena renal izquierda que no mejora con la ganancia ponderal, por lo que se decide intervención quirúrgica (duodeno-yeyunostomía en septiembre de 2009). Posteriormente los episodios de dolor continúan sin cambios pese a la resolución radiológica de las alteraciones anatómicas. En el contexto de una crisis de dolor con asistencia a Urgencias se objetivan ecográficamente varias invaginaciones intestinales en diferentes localizaciones del intestino delgado que se resuelven de forma conservadora (Fig. 1A). En otras múltiples exploraciones realizadas en periodos asintomáticos no se encuentra patología intestinal que justifique el cuadro. Durante el seguimiento en consultas, y coincidiendo con el abandono del consumo de cannabis, los episodios de dolor abdominal y vómitos desaparecen por completo, pudiendo ser dado de alta tras un año completamente asintomático.

 

 

Caso 2

Mujer de 27 años con múltiples asistencias a Urgencias e ingresos hospitalarios por episodios de dolor abdominal que cedía espontáneamente y con múltiples exploraciones complementarias (TC abdominal, resonancia magnética, endoscopias, cápsula) en las que no se detectaba patología orgánica alguna. En uno de estos ingresos se realiza entero-resonancia magnética, donde se objetivan al menos tres invaginaciones yeyuno-yeyunales sin evidencia de lesión subyacente (Fig. 1B). Todos los eventos se resolvieron de forma conservadora. Se insiste en abandonar el hábito cannábico y deja de presentar estos episodios durante unos 9 meses en los que no consume cannabis (los cuadros suboclusivos presentaban una frecuencia aproximada quincenal mientras mantenía un consumo regular). Coincidiendo con la reincidencia en el consumo de cannabis ha de acudir a Urgencias por nuevo episodio suboclusivo, si bien no se llegaron a realizar pruebas complementarias que demostraran invaginaciones en ese ingreso, y solicitó el alta voluntaria tras resolución espontánea de la clínica.

Caso 3

Paciente de 33 años con consumo crónico diario de cannabis que, desde los 21 años, presenta dolor abdominal y vómitos de carácter episódico. Durante 10 años de seguimiento ingresa 7 veces en el Servicio de Aparato Digestivo, una vez en Medicina Interna y 4 veces en el Servicio de Cirugía General, además de acudir al servicio de Urgencias aproximadamente 30 veces. En 2007, durante uno de estos ingresos, se objetiva tanto por ecografía como por TC abdominal la presencia de una invaginación, decidiendo realizar intervención quirúrgica urgente. Durante la cirugía no se aprecia la invaginación referida en las pruebas de imagen, por lo que se deduce que la invaginación era transitoria. Un año después, en una nueva asistencia a Urgencias, se evidencia por eco invaginación intestinal que se resuelve espontáneamente durante la exploración. El paciente mantuvo el hábito de consumo de cannabis ininterrumpidamente y siguió presentando cuadros clínicos compatibles con suboclusiones intestinales con resolución espontánea por lo menos hasta 2012, en que se perdió el seguimiento al cambiar de domicilio.

 

Discusión

Las invaginaciones intestinales en adultos son una patología de baja incidencia, suponiendo < 5% de las causas de obstrucción intestinal. La mayoría de las veces se objetiva una lesión orgánica responsable, de las cuales más de la mitad son malignas y por este motivo clásicamente se han considerado como indicación de cirugía y resección intestinal (4,5). Sin embargo, hay descritos casos en que el abordaje conservador en ausencia de signos de alarma se ha considerado una alternativa óptima de tratamiento (6). Se han descrito algunas variables clínicas y analíticas que se pueden relacionar con la presencia de malignidad previo a cirugía y que pueden ayudar a decidir si optar o no por un manejo conservador (7). En la literatura científica no se describe la asociación de consumo de cannabis e invaginaciones intestinales de forma explícita, si bien hemos encontrado la referencia a su consumo en dos casos de invaginación sin que se le atribuyera una relación causal y en los que no se encuentra lesión responsable de la invaginación (8,9).

La influencia del sistema cannabioide sobre la motilidad intestinal se asume desde hace décadas. Se conoce la presencia de receptores de cannabioides endógenos a lo largo de todo el tubo digestivo y, aunque no se conoce exactamente cómo, se sospecha que el sistema cannabioide tiene un gran peso en la regulación de la motilidad intestinal. En estudios in vitro realizados en intestino de cerdo, la estimulación de los receptores CB1 de cannabioides reduce el reflejo de contracción del músculo liso y aumenta el umbral de volumen y presión durante la fase de preparación de la peristalsis, así como también reduce la presión máxima de eyección durante la fase de vaciado. En estudios in vivo en ratas y en estudios clínicos en humanos parece que la activación de receptor CB1 tiene un efecto globalmente inhibidor del peristaltismo, así como la administración de antagonistas de cannabioides es capaz de activarlo (10).

Esta influencia de los cannabioides en la motilidad intestinal serviría de base fisiopatológica para plantear la hipótesis de que el consumo de cannabis en los pacientes descritos puede tener una relación con el cuadro, y la cronología evolutiva de los mismos apoya esta posibilidad.

En conclusión, se plantea la hipótesis de que el consumo de cannabis pueda jugar un papel en la aparición de invaginaciones intestinales en ausencia de patología orgánica evidenciable en pruebas de imagen y se sugiere un manejo conservador en estos casos, incidiendo en la recomendación de abandonar su consumo.

 

 

Dirección para correspondencia:
Alberto Fernández Atutxa.
Servicio de Aparato Digestivo.
Hospital Galdakao-Usansolo.
Barrio Labeaga, s/n.
48960 Usansolo, Bizkaia
e-mail: alberto.fernandezatucha@osakidetza.eus

Recibido: 29-02-2016
Aceptado: 05-03-2016

 

 

Bibliografía

1. Whiting PF, Wolff RF, Deshpande S, et al. Cannabinoids for medical use: A systematic review and meta-analysis. JAMA 2015;313:2456-73. DOI: 10.1001/jama.2015.6358.         [ Links ]

2. Ishaq S, Ismail S, Ghaus S, et al. Cannabinoid hyperemesis should be recognized as an effect of chronic cannabis abuse. Gastroenterology and Hepatology from Bed to Bench 2014;7:173-6.         [ Links ]

3. Aviello G, Romano B, Izzo AA. Cannabinoids and gastrointestinal motility: Animal and human studies. Eur Rev Med Pharmacol Sci 2008;12(Suppl. 1):81-93.         [ Links ]

4. Azar T, Berger DL. Adult intussusception. Ann Surg 1997;226:134-8. DOI: 10.1097/00000658-199708000-00003.         [ Links ]

5. Erkan N, Haciyanli M, Yildirim M, et al. Intussusception in adults: An unusual and challenging condition for surgeons. Int J Colorectal Dis 2005;20:452-6. DOI: 10.1007/s00384-004-0713-2.         [ Links ]

6. Guillén Paredes MP, Campillo Soto A, Martín Lorenzo JG, et al. Adult intussusception - 14 case reports and their outcomes. Rev Esp Enferm Dig 2010;102:32-40. DOI: 10.4321/S1130-01082010000100005.         [ Links ]

7. Goh BK, Quah HM, Chow PK, et al. Predictive factors of malignancy in adults with intussusception. World J Surg 2006;30:1300-4. DOI: 10.1007/s00268-005-0491-1.         [ Links ]

8. Carrión Álvarez L, López Fernández P, Hernández García M, et al. Invaginación ileocecocólica idiopática como causa infrecuente de obstrucción intestinal en el adulto. Cir Esp 2014;92(Espec Congr):966.         [ Links ]

9. Mehta RS. Jejunal intussusception as an unusual cause of abdominal pain in an adult. Mcgill J Med 2009;12:28-30.         [ Links ]

10. Izzo AA, Sharkey KA. Cannabinoids and the gut: New developments and emerging concepts. Pharmacol Ther 2010;126:21-38. DOI: 10.1016/j.pharmthera.2009.12.005.         [ Links ]