SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.109 issue4Usefulness of an intra-gastric balloon before bariatric surgeryEndoscopic colostomy with percutaneous colopexy: an animal feasibility study author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

My SciELO

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Revista Española de Enfermedades Digestivas

Print version ISSN 1130-0108

Rev. esp. enferm. dig. vol.109 n.4 Madrid Apr. 2017

http://dx.doi.org/10.17235/reed.2017.4545/2016 

TRABAJOS ORIGINALES

 

Calidad de vida relacionada con la salud en adultos con síndrome de intestino irritable en un hospital de especialidades de México. Estudio transversal

Health-related quality of life in adults with irritable bowel syndrome in a Mexican specialist hospital. A cross-sectional study

 

 

Jaime Alberto Sánchez Cuén1,2, Ana Bertha Irineo Cabrales1,2, Gregorio Bernal Magaña1 y Felipe de Jesús Peraza Garay3

1Departamento de Gastroenterología. Hospital Regional del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado. Culiacán, Sinaloa. México.
2Departamento de Posgrado. Facultad de Medicina Universidad Autónoma de Sinaloa. Sinaloa, México.
3Centro de Investigación y Docencia. Hospital Civil Culiacán. Sinaloa, México

Dirección para correspondencia

 

 


RESUMEN

Introducción: existe evidencia del impacto negativo del síndrome de intestino irritable (SII) en la calidad de vida de los pacientes que lo padecen en comparación con la población general.
Objetivo: el objetivo de este estudio fue determinar la calidad de vida relacionada con la salud (CVRS) en adultos con SII en la consulta de un hospital de especialidades de México.
Material y métodos: se realizó un diseño transversal y se incluyeron prospectivamente pacientes consecutivos con diagnóstico de SII con criterios de Roma III que acudieron a consulta externa. Se aplicó el cuestionario SF-36 en español versión estándar y sus resultados se compararon con puntuaciones referenciales poblacionales en México. En el análisis estadístico se utilizó t de Student, análisis de varianza y Chi cuadrado, y se consideró una significancia del 0,05%.
Resultados: fueron estudiados 154 pacientes, 137 (89%) mujeres y 17 (11%) hombres; la edad media fue de 52,8 (DE 12,6) años. Los subtipos estreñimiento, diarrea y mixto fueron 85 (55,2%), 27 (17,5%) y 42 (27,3%) pacientes respectivamente. La calidad de vida de pacientes con SII vs. puntuaciones referenciales poblacionales en México fueron: subescala salud física 50 vs. 79 y subescala salud mental 59,1 vs. 76,7, respectivamente (p = 0,000). No existió diferencia significativa en la calidad de vida entre los subtipos de SII (p > 0,05).
Conclusiones: la CVRS es menor en pacientes con SII en una población al noroeste de México con respecto a datos de un estudio de referencia poblacional realizado en el mismo país, pudiendo realizar inferencia a población de mujeres pero con cautela en los resultados por la muestra pequeña estudiada en hombres. No existió diferencia significativa en la calidad de vida según el subtipo clínico de SII.

Palabras clave: Calidad de vida. Síndrome del intestino irritable.


ABSTRACT

Background: Evidence shows the negative impact of irritable bowel syndrome on the quality of life of patients who suffer from the condition as compared to the general population.
Objective: The objective of this study was to determine the health-related quality of life in adults with irritable bowel syndrome who are receiving treatment at a specialist hospital.
Material and methods: The study had a cross-sectional prospective design. The study included consecutive patients diagnosed with irritable bowel syndrome under the Rome III criteria and attending outpatient appointments. The SF-36 questionnaire was applied in its standard Spanish version and the results were compared with population reference scores in Mexico. Statistical analysis was performed with the Student's t test, analysis of variance and the Chi-squared test, considering a significance of 0.05%.
Results: One hundred and fifty-four patients were included in the study, 137 (89%) women and 17 (11%) men, with an average age of 52.8 (SD 12.6). The constipation, diarrhea and mixed subtypes comprised 85 (55.2%), 27 (17.5%) and 42 (27.3%) patients, respectively. The quality of life of patients with irritable bowel syndrome vs the population reference scores in Mexico were 50 vs 79 for the physical health sub-scale and 59.1 vs 76.7 for the mental health sub-scale, respectively (p = 0.000). No significant difference was found in quality of life among the irritable bowel syndrome subtypes (p > 0.05).
Conclusions: Health-related quality of life is lower in patients with irritable bowel syndrome in a population in the North East of Mexico compared to the data taken from a population reference study undertaken in the same country, enabling an inference in the female population and a cautious one from the results found in the small male sample studied. There was no significant difference found in the quality of life according to the clinical subtype of irritable bowel syndrome.

Key words: Quality of life. Irritable bowel syndrome.


 

Introducción

El síndrome del intestino irritable (SII), según los criterios de Roma III, es un trastorno funcional en el que el dolor o malestar abdominal se asocia a cambios en el hábito intestinal o alteraciones en la defecación, siendo un trastorno crónico y recurrente de curso benigno con episodios de exacerbaciones y remisiones que afecta la calidad de vida (CV) en grado variable. Se reconocen cuatro subtipos: SII con predominio de diarrea (SII-D), SII con predominio de estreñimiento (SII-E), SII mixto (SII-M) y SII no tipificable (SII-NT) (1,2).

Se ha reconocido la alta prevalencia del SII a nivel mundial. Sin embargo, su abordaje para el tratamiento integral, su epidemiología y sus dimensiones psicosociales aún se dificultan por la gran diversidad de subgrupos poblacionales con distintos orígenes culturales étnicos (3).

El SII presenta una prevalencia mundial de entre el 10 y el 20%, dependiendo del tipo de estudio realizado (poblacional o no) y de los criterios diagnósticos empleados. En México se han realizado diversas encuestas, encontrándose diferentes prevalencias en la base poblacional del SII que van del 4,4% al 35,5% (4,5), siendo el subtipo más frecuente el SII-E (50%), seguido por el SII-D (28,2%), el SII-M (21,8%) y el SII-NT, con menos del 1% (6). Se presenta con mayor frecuencia en mujeres en todos los subtipos, con 81,7% en SII-E, 56,3% en SII-D, 74,7% en SII- M y 77% en SII-NT (7).

Un estudio reciente retrospectivo, en pacientes ambulatorios procedentes de un hospital privado, demuestra que el SII afecta a casi uno de cada siete estadounidenses, existiendo dificultades en la atención médica debido a la falta actual de algoritmos de diagnóstico y tratamiento estandarizados, lo que representa una carga económica adicional sustancial (8). Aunado a ello, el SII incide en un impacto negativo en la CV, en las áreas física, mental y social (9,10).

Por definición, se considera calidad de vida relacionada con la salud (CVRS) a la percepción que tienen las personas de su nivel de bienestar subjetivo, considerando diversos aspectos de su vida y su impacto en su estado de salud. Sin embargo, la medición de la CVRS sigue siendo compleja y se emplean para ello diversos instrumentos de medida para cuantificarla. Uno de ellos es el cuestionario genérico de salud SF-36, muy utilizado por su facilidad, comodidad y validez, y del que existen seis versiones que se han adaptado y utilizado en México, Argentina, Colombia, España y Honduras, así como entre la población méxico-norteamericana de EUA (11-13).

Se ha documentado que pacientes con SII utilizan el sistema de atención de la salud en un grado mayor que los pacientes sin este diagnóstico (14), y además presentan mayores niveles de ansiedad y menor CVRS (15,16). Estudios realizados en los Estados Unidos de Norteamérica y en Chile han demostrado que los adultos jóvenes con SII tienen peor CVRS que los adultos mayores con este padecimiento, siendo el género femenino el más afectado (17,18). El SII genera un alto impacto económico en materia de salud y laboral, sus síntomas pueden interferir con la vida social y laboral, afectando la CVRS (19,20), e incluso los familiares de pacientes con SII presentan mayores niveles de estrés, comparables con cuidadores de personas con demencia (21).

Por lo anterior, y aunque ya es conocida la afectación de la CVRS en el SII, resulta de interés realizar estudios de CV en distintas esferas de esta que se alteran mayormente y en áreas geográficas concretas, para valorar su impacto y orientar medidas oportunas en dichas áreas de forma más individualizada. La hipótesis de este trabajo fue que los pacientes con SII presentan una menor CVRS y el objetivo del estudio fue determinar la CVRS en adultos con SII en la consulta de un hospital de especialidades en una provincia al noroeste de México.

 

Material y métodos

Se realizó un estudio descriptivo transversal con recogida de datos prospectiva. El estudio fue aprobado por el Comité de Investigación y Ética en Investigación del Hospital Regional del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) en Culiacán, Sinaloa, ya que no viola los conceptos de autoría, plagio, conflicto de intereses y el consentimiento informado. Se estudiaron pacientes que fueron diagnosticados de novo de SII según los criterios de Roma III, sin signos de alarma y que acudieron al Servicio de Gastroenterología del Hospital Regional del ISSSTE en la ciudad de Culiacán, Sinaloa, ubicado al noroeste de México, en el periodo enero a junio del 2016, que reunieron los siguientes criterios de inclusión: ambos géneros, de edades de 18 a 80 años, originarios del estado de Sinaloa y que hubiesen firmado el consentimiento informado para participar en el estudio. Los criterios de exclusión fueron: antecedentes de neoplasia abdominal o de otro origen, enfermedad inflamatoria intestinal, enfermedad celiaca, intolerancia a la lactosa, enfermedad diverticular de colon, antecedentes de resección intestinal, endometriosis y enfermedad pélvica inflamatoria. Se consideraron criterios de eliminación cuando el paciente presentara dificultad para responder el cuestionario SF-36 así como errores en la recolección de los datos.

Se realizó algoritmo diagnóstico para SII a todos los pacientes incluidos en el estudio. A los pacientes menores de 50 años sin signos de alarma se les realizó historia clínica, examen físico, biometría hemática completa, estudios de materias fecales (parásitos, leucocitos, sangre oculta), velocidad de sedimentación globular, proteína C reactiva, perfil tiroideo, serología para enfermedad celiaca en caso de diarrea persistente. A los pacientes menores de 50 años con signos de alarma o factores de riesgo se les realizó colon por enema y colonoscopía; así mismo, a todos los pacientes mayores de 50 años se les realizó colon por enema y colonoscopía.

Definición de las variables

Se definió SII según los criterios de Roma III (22) como dolor o malestar abdominal recurrente por lo menos tres días por mes en los últimos tres meses, asociado a dos o más de los siguientes: mejoría con la defecación, inicio asociado con un cambio en la frecuencia de las heces e inicio asociado con un cambio en la forma (apariencia) de las heces, y que dichos criterios se cumplan en los últimos tres meses con inicio de las molestias al menos seis meses antes del diagnóstico y sin presentar signos de alarma. Considerando la escala de Bristol, se definió SII-E si más del 25% de las deposiciones eran del tipo 1 o 2, SII-D si más del 25% eran del tipo 6 o 7, y SII-mixto si había más del 25% de ambos tipos (tanto 1 o 2 como 6 o 7) (22).

Se definió CVRS a la percepción que tienen las personas de su nivel de bienestar subjetivo, considerando diversos aspectos de su vida y su impacto en su estado de salud, aplicándose el cuestionario SF-36 en español versión estándar (12) por ser un instrumento genérico que permite evaluar la CV en poblaciones de adultos. En la población general el cuestionario SF-36 se ha determinado con puntuaciones promedio de 50 y desviación estándar de 10. Se califica con una puntuación de 0 a 100, en donde a mayor calificación, mejor CV. Se consideraron las puntuaciones promedios poblacionales de referencia para las categorías y subescalas del cuestionario SF-36 de un estudio realizado en México (23), con un diseño transversal, en su base poblacional, con el objetivo de obtener resultados representativos de la CVRS en la población mexicana. Fueron estudiadas un total de 4.200 viviendas y 5.961 personas, utilizando muestreo aleatorio con una respuesta del 95% en la aplicación del cuestionario SF-36 en su versión en español.

Muestra

Se calculó para estimar una media de una población infinita con la ecuación:

Con un valor Ζ de 1,96 (intervalo de confianza 95%), un valor de σ de 19, asumida por una revisión de un estudio en México (10), y un ε de muestreo de 3.

El muestreo fue no probabilístico por conveniencia con pacientes consecutivos.

Recolección de los datos e instrumento

Los datos se recolectaron a través de una entrevista realizada por dos médicos especialistas en la consulta del Servicio de Gastroenterología, aplicándose el cuestionario de salud SF-36 en español versión estándar. Contiene 36 ítems que engloban ocho categorías de salud: función física (FF) incluye los ítems 3-12; limitación por problemas físicos (RF) incluye los ítems 13-16; dolor corporal (DC) incluye los ítems 21 y 22; salud general (SG) incluye los ítems 1 y 33-36; vitalidad (VT) incluye los ítems 23, 27, 29 y 31; función social (FS) incluye los ítems 20 y 32; limitación por problemas emocionales (RE) incluye los ítems 17-19, y salud mental (SM) incluye los ítems 24-26, 28 y 30 (Tabla I). A su vez, estas categorías se agrupan en dos subescalas generales: salud física (S-E SF), que incluye las categorías FF, RF, DC y SG, y salud mental (S-E SM), que incluye las categorías VT, FS, RE y SM. Las respuestas a cada ítem son codificadas; los ítems que se respondieron con tres opciones de respuesta se puntuaron con los valores 0-50-100; los ítems que tuvieron cinco opciones de respuesta, con 0-25-50-75-100; y los ítems con seis opciones de respuesta, con 0-20-40-60-80-100. Los puntajes de los ítems se promedian según su categoría; así mismo se promedian las categorías según las subescalas generales. El ítem número 2 es una pregunta de transición que refiere el cambio en el estado de salud al año anterior, sin embargo, en este estudio no se consideró por no utilizarse para el cálculo de ninguna de las ocho dimensiones principales y no se pretendió identificar factores o variables que pudieran influir en la CVRS durante el último año. La fiabilidad de este instrumento se ha informado entre 0,73 y 0,96 (12) y se puede completar en diez minutos.

 

 

Análisis estadístico

Los datos fueron incluidos en el paquete informático SPSS versión 16 (SPSS, Inc., Chicago IL, USA). Se utilizó el coeficiente de asimetría y gráfico P-P para verificar la distribución normal. Para variables cuantitativas se utilizaron medias y desviación estándar; las variables categóricas se presentaron en frecuencias y porcentajes. Para comparación de medias se emplearon la t de Student y el análisis de varianza. Se presentaron los datos en tablas y figuras. Se consideró una significancia estadística de 0,05 con una confianza del 95%.

 

Resultados

De 172 pacientes analizados para ser incluidos en el estudio, fueron excluidos 17 pacientes y elegibles para su inclusión 155 pacientes. Fue eliminado un solo paciente por presentar error en la recolección de los datos, siendo un total de 154 pacientes estudiados (Fig. 1), de los cuales 137 (89%) fueron mujeres y 17 (11%) hombres, con una edad media de 52,8 (DE 12,6) años (Tabla II).

 

 

 

La frecuencia de subtipos de SII fue: SII-E en 85 (55,2%) pacientes, SII-D en 27 (17,5%) pacientes y SII-M en 42 (27,3%) pacientes.

El SII-E se presentó en 75/85 (88,2%) mujeres y en 10/75 (11,8%) hombres; el SII-D se presentó en 25/27 (92,6%) mujeres y en 2/27 (7,4%) hombres, y el SII-M se presentó en 37/42 (88,1%) mujeres y en 5/42 (11,9%) hombres (p = 0,537 análisis de varianza).

La edad media fue de 52,5 (DE 12,6) años, 52,7 (DE 14,1) años y 53,4 (DE 11,7) años en SII-E, SII-D Y SII-M respectivamente (p = 0,930 análisis de varianza).

Con respecto a la CVRS, la media de las puntuaciones fue menor en las categorías función física (FF), rol físico (RF), dolor corporal (DC), salud general (SG), vitalidad (VT), función social (FS), rol emocional (RE) y salud mental (SM) en comparación con las puntuaciones de referencia poblacional en México (p = 0,000 estadístico t de Student). Así mismo, la media de las puntuaciones de la subescala general en salud física (S-E SF) fueron 50 (DE 7,7) vs. 79 (DE 0,2) en la población estudiada y en las puntuaciones de referencia poblacional respectivamente, y en la subescala de salud mental (S-E SM) fueron de 59,1 (DE 7,2) vs. 76,7 (DE 0,2) en la población estudiada y en las puntuaciones de referencia poblacional respectivamente (p = 0,000 estadístico t de Student) (Fig. 2).

 

 

Con respecto a la CVRS en todos los rangos de edad, existió diferencia significativa entre las medias de las puntuaciones en la subescala salud física (S-E SF) y en la subescala salud mental (S-E SM) en los pacientes con SII frente a las puntuaciones de referencia poblacional (p > 0,05 estadístico t Student), siendo los rangos con edades mayores de 65 años los que presentaron promedios más bajos de CVRS; con respecto a los rangos de edad entre población estudiada, los promedios de puntuaciones en cada uno de los rangos de edad tanto en la subescala de salud física (SE-SF) como en la subescala salud mental (SE-SM) existió diferencia significativa (p < 0,05 estadístico t de Student) (Tabla III).

Con respecto a la CVRS entre los subtipos de SII-E, SII-D y SII-M no existió diferencia significativa entre las medias de las puntuaciones en las categorías función física (FF), rol físico (RF), dolor corporal (DC), salud general (SG), vitalidad (VT), función social (FS), rol emocional (RE) y salud mental (SM), así como en las subescalas salud física (S-E SF) y salud mental (S-E SM) (p > 0,05 estadístico t Student) (Fig. 3).

 

 

Discusión

El SII es un trastorno intestinal funcional recidivante, definido actualmente por criterios diagnósticos basados en síntomas (criterios de Roma III), en ausencia de causas orgánicas detectables. Los trastornos funcionales intestinales son de importancia en la investigación y el SII es uno de los trastornos gastrointestinales detectados con mayor frecuencia en la práctica clínica. Los pacientes con SII experimentan síntomas físicos, emocionales y sociales que generan un impacto importante en la CV y tienden a valorar negativamente su estado de salud, por lo que existe interés por evaluar la CV en estos pacientes. Uno de los propósitos específicos para realizar mediciones en la CVRS en pacientes con SII es evaluar el impacto de la enfermedad en la vida diaria, monitorear la salud en este tipo de pacientes en la población y emprender políticas de salud encaminadas a mejorar la CVRS, así como un mejor abordaje en el tratamiento del SII.

En este estudio, los pacientes con SII presentaron un promedio menor de CVRS comparado con las puntuaciones poblacionales de referencia en México (23). Aunque en todas las categorías del cuestionario SF-36 las puntuaciones fueron bajas, las categorías de SG, RF, DC y VT se identificaron como las áreas más afectadas, considerándose que los pacientes con SII tienden a evaluar como mala su propia salud y su posible empeoramiento de la misma, presentan problemas en el trabajo u otras actividades diarias debido a la salud, dolor corporal intenso y limitante, al tiempo que se sienten cansados y exhaustos todo el tiempo. Con respecto a las subescalas generales, los pacientes con SII estudiados presentaron una menor CVRS en las esferas de salud física y salud mental que en la población. No existió diferencia entre la CVRS entre los pacientes estudiados con respecto a los subtipos de SII, siendo estos resultados similares a los obtenidos en un estudio reciente realizado en pacientes que acudieron al Servicio de Gastroenterología de un hospital de especialidades en México (10).

En este estudio la CVRS era menor cuanto mayor era el rango de edad que presentaban los pacientes, siendo los pacientes con edades mayores de 65 años los que presentaron peor CVRS tanto en la subescala de salud física (S-E SF) como en la subescala de salud mental (SE-SM). Estos resultados difieren de otros estudios que muestran que los adultos jóvenes con SII tienen peor CVRS que los adultos mayores con este padecimiento (17,18).

En estudios anteriores sobre CVRS en pacientes con SII se han encontrado resultados similares a los de este estudio. Fosado-Gayosso M y cols. (10), Si JM y cols. (24) y Gralnek IM y cols. (25) realizaron estudios sobre CVRS en pacientes con SII utilizando el cuestionario SF-36 como en este estudio. Fosado-Gayosso M y cols. (10) encontraron en los pacientes estudiados con SII una menor CVRS en las subescalas de salud física y mental, con un promedio de puntuación de 57 (DE 19) y 56 (DE 20) respectivamente. Si JM y cols. (24) realizaron un estudio multicéntrico y encontraron una menor CVRS en pacientes con SII, obteniendo en la subescala de salud mental y física puntuaciones promedio de 57,1 (DE17) y 52,6 (DE 12,3), respectivamente. Gralnek IM y cols. (24) identificaron una peor CVRS en ambas subescalas de salud mental y física con una puntuación promedio de 42,7 (DE 10,5) y 43,4 (DE 11,4) (Tabla IV). Así mismo, Fosado-Gayosso M y cols. (10), Si JM y cols. (24) y Gralnek IM y cols. (25) observaron que las categorías más afectadas en la CVRS fueron SG, RF, DC y VT, similares a los resultados de este estudio. La diferencia observada con el estudio de Si MJ y cols. (24) fue en la categoría de SM, la cual presentó un promedio de puntuación muy bajo (47,4 DE 22,4).

 

 

Son limitaciones de nuestro estudio el haber comparado los valores de CVRS de un estudio poblacional general en México con pacientes ambulatorios de la consulta de Gastroenterología, lo cual podría tener sesgos de selección, y hubiera sido interesante comparar con otras enfermedades o con pacientes con SII no atendidos a nivel hospitalario. Por otra parte, la muestra estudiada de hombres fue pequeña, por lo que debemos ser cautelosos al realizar inferencia en los resultados de la CVRS en este género. Por el contrario, el 89% de los pacientes de la muestra estudiada fueron mujeres, pudiendo los resultados ser aplicables para poblaciones similares del mismo género. En ocasiones se presentaron problemas en la aplicación del cuestionario SF-36 principalmente en pacientes mayores de 75 años por la falta de entendimiento en algunas preguntas, lo que ocasionó que la entrevista se prolongará más de diez minutos. Sin embargo, la inclusión de los pacientes fue prospectiva y la forma de recolección de los datos facilitó el control de las variables a través del cuestionario SF-36 validado, por lo que los resultados obtenidos podrían generalizarse a poblaciones con características similares.

Se concluye que el presente estudio, realizado en una provincia al noroeste de México, muestra que la CVRS es menor en pacientes con SII con respecto a datos de un estudio de referencia poblacional realizado en el mismo país, pudiendo realizar inferencia a población de mujeres y cautelosos en los resultados por la muestra pequeña estudiada en hombres. No existió diferencia significativa en la CVRS según el subtipo clínico de SII.

 

Agradecimientos

Al personal del servicio de consulta externa del Servicio de Gastroenterología del Hospital Regional ISSSTE Culiacán.

 

 

Dirección para correspondencia:
Jaime Alberto Sánchez Cuén.
Departamento de Gastroenterología.
Hospital Regional ISSSTE de Culiacán.
Calzada Heroico Colegio Militar,
875 sur, colonia 5 de Mayo.
80000 Culiacán, Sinaloa. México
e-mail: sanchezcuen_jaime@hotmail.com

Recibido: 18-07-2016
Aceptado: 04-12-2016

 

Bibliografía

1. Longstreth GF, Thompson WG, Chey WD, et al. Functional bowel disorders. Gastroenterol 2006;130:1480-91. DOI: 10.1053/j.gastro.2005.11.061.         [ Links ]

2. Mearin F, Ciriza C, Mínguez M, et al. Clinical Practice Guideline: Irritable bowel syndrome with constipation and functional constipation in the adult. Rev Esp Enferm Dig 2016;108:332-63. DOI: 10.17235/reed.2016.4389/2016.         [ Links ]

3. Quigley EM, Sperber AD, Drossman DA. WGO-Rome foundation joint symposium summary: IBS, the global perspective. J Clin Gastroenterol 2011;45(8):655-6. DOI: 10.1097/MCG.0b013e31822b3714.         [ Links ]

4. López Colombo A, Rivera Ramos JF, Sobrino Cossio S, et al. Guías clínicas de diagnóstico y tratamiento en gastroenterología del síndrome de intestino irritable. Rev Gastroenterol Mex 2009;74:56-7.         [ Links ]

5. López-Colombo A, Morgan D, Bravo-González D, et al. The epidemiology of functional gastrointestinal disorders in Mexico: A population-based study. Gastroenterol Res Pract 2012;2012:606174. DOI: 10.1155/2012/606174.         [ Links ]

6. Valerio-Ureña J, Pérez-Sosa JA, Jiménez Pineda A, et al. Prevalencia del síndrome de intestino irritable en población abierta de la ciudad de Veracruz. Rev Gastroenterol Méx 2010;75:36-41.         [ Links ]

7. Schmulson M, Vargas JA, López-Colombo A, et al. Prevalence and clinical characteristics of the IBS subtypes according to the Rome III criteria in patients from a clinical, multicentric trial. A report from the Mexican IBS Working Group. Rev Gastroenterol Mex 2010;75(4):427-38.         [ Links ]

8. Lacy BE, Patel H, Guérin A, et al. Variation in care for patients with irritable bowel syndrome in the United States. PLoS One 2016;11(4):e0154258. DOI: 10.1371/journal.pone.0154258.         [ Links ]

9. Ruiz-López MC, Coss-Adame E. Quality of life in patients with different constipation subtypes based on the Rome III criteria. Rev Gastroenterol Mex 2015;80(1):13-20. DOI: 10.1016/j.rgmxen.2015.03.001.         [ Links ]

10. Fosado-Gayosso M, Casillas-Guzmán GB, Serralde-Zúñiga AE, et al. Asociación entre ansiedad y calidad de vida en los diferentes subgrupos de síndrome de intestino irritable. Rev Gastroenterol Mex 2011;76:295-301.         [ Links ]

11. Monés J. Can quality of life be measured? How important is it? Cir Esp 2004;76(2):71-7.         [ Links ]

12. Vilagut G, Ferrer M, Rajmil L, et al. The Spanish version of the Short Form 36 Health Survey: A decade of experience and new developments. Gac Sanit 2005;19(2):135-50. DOI: 10.1157/13074369.         [ Links ]

13. Zúniga MA, Carrillo-Jiménez GT, Fos PJ, et al. Health status evaluation with the SF-36 Survey: Preliminary results in Mexico. Salud Publica Mex 1999;41:110-8.         [ Links ]

14. Saha L. Irritable bowel syndrome: Pathogenesis, diagnosis, treatment, and evidence-based medicine. World J Gastroenterol 2014;20(22):6759-73. DOI: 10.3748/wjg.v20.i22.6759.         [ Links ]

15. Canavan C, West J, Card T. The epidemiology of irritable bowel syndrome. Clin Epidemiol 2014;6:71-80.         [ Links ]

16. Mearin F, Perello A, Perona M. Quality of life in patients with irritable bowel syndrome. Gastroenterol Hepatol 2004;27(Suppl 3):24-31. DOI: 10.1157/13058927.         [ Links ]

17. González AE, Martínez NV, Molina GT, et al. Gender differences in health-related quality of life of Chilean adolescent students. Rev Med Chil 2016;144(3):298-306. DOI: 10.4067/S0034-98872016000300004.         [ Links ]

18. Carmona-Sánchez R, Icaza-Chávez ME, Bielsa-Fernández MV, et al. The Mexican consensus on irritable bowel syndrome. Rev Gastroenterol Mex 2016;81(3):149-67. DOI: 10.1016/j.rgmx.2016.01.004.         [ Links ]

19. Peppas G, Alexiou VG, Mourtzoukou E, et al. Epidemiology of constipation in Europe and Oceania: A systematic review. BMC Gastroenterol 2008;8:5. DOI: 10.1186/1471-230X-8-5.         [ Links ]

20. Enck P, Aziz Q, Barbara G, et al. Irritable bowel syndrome. Nat Rev Dis Primers 2016;2:16014. DOI: 10.1038/nrdp.2016.14.         [ Links ]

21. Wong RK, Drossman DA, Weinland SR, et al. Partner burden in irritable bowel syndrome. Clin Gastroenterol Hepatol 2013;11:151-5. DOI: 10.1016/j.cgh.2012.07.019.         [ Links ]

22. Mearin F. Irritable bowel syndrome: new Roma III criteria. Med Clin (Barc) 2007;128(9):335-43. DOI: 10.1157/13099805.         [ Links ]

23. Durán-Arenas L, Gallegos-Carrillo K, Salinas-Escudero G, et al. Towards a Mexican normative standard for measurement of the Short Format 36 health-related quality of life instrument. Salud Publica Mex 2004;46:306-15. DOI: 10.1590/S0036-36342004000400005.         [ Links ]

24. Si JM, Wang LJ, Chen SJ, et al. Irritable bowel syndrome consulters in Zhejiang province: The symptoms pattern, predominant bowel habit subgroups and quality of life. World J Gastroenterol 2004;10(7):1059-64.         [ Links ]

25. Gralnek IM, Hays RD, Kilbourne A, et al. The impact of irritable bowel syndrome on health-related quality of life. Gastroenterol 2000;119(3):654-60. DOI: 10.1053/gast.2000.16484.         [ Links ]