SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.109 issue4Enteral feeding via jejunostomy as a cause of intestinal perforation and necrosisJejunal pseudodiverticulosis: three cases report author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

My SciELO

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Revista Española de Enfermedades Digestivas

Print version ISSN 1130-0108

Rev. esp. enferm. dig. vol.109 n.4 Madrid Apr. 2017

http://dx.doi.org/10.17235/reed.2016.4157/2015 

NOTA CLÍNICA

 

Caso de pancreatitis aguda tóxica por infusiones de cola de caballo

Case of drug-induced acute pancreatitis produced by horsetail infusions

 

 

María del Carmen García Gavilán, Antonio Moreno García, José Miguel Rosales Zabal, José María Navarro Jarabo y Andrés Sánchez Cantos

Servicio de Aparato Digestivo. Agencia Sanitaria Costa del Sol. Marbella, Málaga

Dirección para correspondencia

 

 


RESUMEN

Introducción: las causas más frecuentes de pancreatitis aguda son las litiasis biliares, el consumo de alcohol, el tabaquismo o los tumores. Hay un porcentaje de ellas que quedan sin causa establecida, catalogándose de pancreatitis idiopática.
Caso clínico: presentamos el caso de una mujer de 56 años con antecedente de suprarrenalectomía bilateral de las glándulas suprarrenales en tratamiento hormonal sustitutivo con corticoides, que presenta episodios de pancreatitis aguda leve de repetición con estudio etiológico (analítico y pruebas de imagen) sin hallazgos. Se sospecha el origen tóxico, por lo que se retiran los corticoides y se modifica el tratamiento antihipertensivo, pero la clínica persiste. Posteriormente se detecta el consumo habitual de infusiones de cola de caballo. Tras su suspensión la paciente se queda asintomática y no vuelve a presentar nuevos episodios.
Discusión: la pancreatitis aguda tóxica es una causa rara de pancreatitis que con cierta frecuencia queda sin diagnosticar por la dificultad de establecer una relación entre el agente tóxico y la pancreatitis. Los fármacos relacionados con las pancreatitis agudas son múltiples, mientras que la información disponible es escasa con los productos de herboristería. Se suelen presentar como episodios leves y recurrentes, sin objetivar la causa en el estudio tanto analítico como por pruebas complementarias (ecografía de abdomen, tomografía computarizada [TC] de abdomen, colangiopancreatografía por resonancia magnética [RMN] y ecoendoscopia). Es importante detectar el origen de estas pancreatitis para evitar su recurrencia.

Palabras clave: Pancreatitis. Productos de herboristería. Cola de caballo.


ABSTRACT

Introduction: The most frequent causes of acute pancreatitis are biliary stones, alcohol consumption, smoking and tumors. Some of them do not have any established cause, and they are catalogued as idiopathic pancreatitis.
Case report: We report the case of a 56-year-old woman with a history of bilateral adrenalectomy on hormone replacement therapy with corticosteroids, who has recurrent episodes of mild acute pancreatitis with an etiologic study (laboratory and imaging tests) without significant findings. A drug-induced etiology was suspected, so corticosteroids were removed and antihypertensive treatment was modified, but the clinical manifestations persisted. Later regular consumption of horsetail infusions was detected, and after their suspension the patient became asymptomatic and has not presented new episodes.
Discussion: The drug-induced acute pancreatitis is a strange cause of pancreatitis that is frequently underdiagnosed because of the difficulty to establish a relationship between the drugs and the pancreatitis. Lots of drugs have been related with acute pancreatitis, while the information available for herbal products is limited. They usually present like mild and recurrent episodes, without significant findings in both laboratory and imaging tests (abdominal ultrasound, abdominal computed tomography [CT], cholangiography and endoscopic ultrasound). It is important to detect the origin of this type of pancreatitis to prevent recurrence.

Key words: Pancreatitis. Herbal products. Horsetail infusions.


 

Introducción

Las causas más frecuentes de pancreatitis agudas son las litiasis biliares, el consumo de alcohol, el tabaquismo o los tumores. En ausencia de estas etiologías hay que plantearse alteraciones metabólicas como la hipertrigliceridemia o la hipercalcemia. Como causas menos frecuentes se encuentran las alteraciones anatómicas o fisiológicas del páncreas, como pueden ser el páncreas divisum o la disfunción del esfínter de Oddi (1,2), que están presentes hasta en un 15% de la población (1). Es importante detectar el origen de la pancreatitis para evitar nuevos episodios recurrentes en el futuro y, a pesar de que establecerlo es simple en la mayoría de los pacientes, hasta un 10% de las pancreatitis agudas y hasta un 30% de las pancreatitis recurrentes quedan sin un origen claro, y acaban catalogándose como pancreatitis idiopática (2). Esta se define como aquella pancreatitis que no tiene una causa establecida tras el estudio analítico (que incluya niveles de calcio y perfil lipídico) y las pruebas de imagen (ecografía abdominal, colangio-RMN y TC) (1,2). En estos casos es mandatorio descartar el origen tóxico como causa de la pancreatitis.

Presentamos el caso de una paciente con pancreatitis agudas leves de repetición en relación a la toma de infusiones de cola de caballo.

 

Caso clínico

Paciente de 56 años con antecedente de hipertensión arterial, dislipemia y suprarrenalectomía bilateral por hipertrofia macronodular bilateral de las glándulas suprarrenales. En tratamiento con losartán e hidroclorotiazida, y tratamiento sustitutivo hormonal, con hidrocortisona 30 mg/24 horas y fludrocortisona 0,1 mg/24 horas. Presenta un cuadro de nueve años de evolución de pancreatitis aguda recidivante, que se manifiesta como episodios agudos de intensidad leve que se autolimitan en unos 4-5 días con dieta y tratamiento analgésico. Durante su primer ingreso se realiza una analítica con perfil hepático normal y perfil lipídico con leve elevación del colesterol (225 mg/dL) y cifras de TG normales, ecografía abdominal y colangio-RMN, en las que no se objetivan alteraciones en la vía biliar, colelitiasis ni lesiones pancreáticas o biliares, por lo que se cataloga de pancreatitis aguda idiopática. Posteriormente presenta nuevos episodios con una periodicidad de entre siete meses y tres años, realizándose en este tiempo estudios analíticos que son normales y pruebas de imagen que incluyen ecografía abdominal (Fig. 1), colangio-RMN, TC de abdomen (Figs. 2 y 3) y ecoendoscopia en las que no se identifica la causa de la pancreatitis. En los últimos dos años la periodicidad se reduce, con episodios cada 6-7 meses, por lo que se repite nuevamente todo el estudio, objetivándose en la colangio-RMN realizada un remanente de glándula suprarrenal (Fig. 4) que plantea el posible origen tóxico de la pancreatitis, secundario a corticoterapia crónica e hiperproducción endógena de corticoides. Se realiza una analítica con estudio hormonal con cifras de cortisol de 25,7 mcg/dL, ACTH y cortisol en orina de 24 horas normales, y se reduce la dosis de corticoterapia sustitutiva a hidrocortisona 10 mg al día, que se van reduciendo de forma progresiva hasta su suspensión. Además, ante la posibilidad de origen farmacológico se cambia el tratamiento antihipertensivo de la asociación de losartán e hidroclorotiazida a ramipril en monoterapia. Se completa el estudio etiológico con niveles de IG4 y ANA que son normales, test del sudor y test genético para fibrosis quística que son negativos. A los seis meses de la modificación del tratamiento vuelve a ingresar por cuadro de pancreatitis aguda leve. Se interroga nuevamente a la paciente, quien finalmente refiere consumir infusiones de cola de caballo de forma habitual. Ante la posibilidad de una pancreatitis recidivante secundaria a la toma de esta infusión, se suspende por completo la misma. Desde entonces, 14 meses después, la paciente se ha mantenido asintomática con controles ecográficos normales.

 

 

 

 

 

Discusión

Las pancreatitis agudas tóxicas son una causa rara de pancreatitis que supone alrededor de un 3-5% de todas las causas (3,4), aunque su incidencia real es difícil de establecer por la falta de estudios prospectivos y el infradiagnóstico de esta entidad. Son más frecuentes en personas jóvenes, en mujeres y en pacientes con enfermedad de Crohn (3), probablemente en este último caso en relación a los fármacos que toman para su enfermedad. Supone un reto diagnóstico ya que con cierta frecuencia no se relaciona el fármaco con el episodio de pancreatitis, que acaba catalogándose como una pancreatitis idiopática (3,4). Esta dificultad se debe a que no se suelen tener en cuenta en el diagnóstico diferencial inicial y a que establecer su relación con el origen de la pancreatitis es difícil, ya que, normalmente, durante el ingreso se suspende el tratamiento habitual del paciente, que mejora, enmascarando su relación como causante de la pancreatitis. El problema es que al alta a domicilio se reintroduce su tratamiento y, con él, reaparece el riesgo de nuevos episodios.

La información disponible para las pancreatitis agudas tóxicas producidas por fármacos es escasa y en ocasiones se reduce a series de casos descritos en la literatura. Los fármacos que tienen una mayor evidencia son: mesalazina, azatioprina, 6-mercaptopurina, dexametasona, fenofibrato, pravastatina, simvastatina, cannabis, carbimazol, codeína, sulfametoxazol, procainamida, Premarin® (estrógenos), enalapril, isoniazida, metronidazol, tetraciclinas y ácido valproico (3-7). También hay combinaciones de fármacos que aumentan el riesgo de desarrollar pancreatitis, entre ellos, los descritos con un mayor riesgo son la combinación formoterol + budesonida y ramipril + hidroclorotiazida.

Badalov y cols. publicaron una extensa revisión de todos los casos de pancreatitis aguda producida por fármacos descritos en la literatura, en la que incluyeron 1.214 casos publicados entre 1955-2006. En base a la reexposición al fármaco, la latencia, el número de casos descritos y la exclusión de las otras causas más frecuentes de pancreatitis, se estableció una clasificación basada en la evidencia disponible, de forma que se catalogaban los fármacos en cuatro categorías: a) clase I, cuando al menos hay un caso descrito en la literatura con reexposición, siendo Ia cuando se han descartado otras causas etiológicas (alcohol, hipertrigliceridemia y litiasis) y Ib cuando no se han descartado; b) clase II, cuando hay al menos cuatro casos descritos con latencia consistente; c) clase III, cuando hay al menos dos casos descritos sin latencia consistente; y d) clase IV, que engloba casos que no cuadran en las otras categorías. Además, se recopilaron todos los fármacos descritos como causa de pancreatitis y se clasificaron en esas cuatro categorías (5) (Tabla I). La causa fisiopatológica por la que se produce el daño en el parénquima pancreático es desconocida. Hay muy poca evidencia con respecto a que una toxicidad intrínseca de un fármaco produzca pancreatitis y solo son tres los descritos como posibles causantes de pancreatitis en el contexto de una sobredosis: paracetamol, eritromicina y carbamazepina, aunque los casos publicados son antiguos y su relación no está del todo clara. El resto de casos se cree que son del tipo idiosincrásico y dependen de la estructura química de la sustancia tóxica (5).

 

 

En el caso de los productos de herboristería o los suplementos dietéticos, apenas se dispone de datos que los relacionen como causantes de pancreatitis y se desconoce el mecanismo por el que producirían ese daño. El Harpagophytum (garra del diablo) y la Valeriana® son los únicos que se han relacionado con episodios de pancreatitis aguda en el estudio de Douros y cols., en el cual se describen tres casos de cada uno de ellos, con una OR (95% IC) de pancreatitis de 12,0 y 10,3 respectivamente (7).

En nuestro caso, el episodio de pancreatitis se desencadenó por la toma de infusiones de cola de caballo, que están hechas a base de la planta Equisetum arvense, comúnmente llamada cola de caballo, que se utiliza por su efecto diurético y para evitar los cólicos renales (8). Su relación con la producción de pancreatitis es totalmente desconocida y no hay ningún caso descrito en la literatura.

Las pancreatitis por tóxicos suelen ser del tipo edematosas y clínicamente no suelen ser graves (3) ni desencadenar un fracaso multiorgánico (7). Se presentan como cualquier otra pancreatitis con dolor abdominal en epigastrio irradiado a espalda en cinturón y elevación de la amilasa por encima de tres veces su valor normal (3,7,9). No se suelen acompañar de rash, linfadenopatías y/o eosinofilia, como ocurre en otras enfermedades producidas por tóxicos (5).

El diagnóstico etiológico es difícil de establecer ya que no se acompaña de clínica ni pruebas complementarias típicas. Normalmente se hace por exclusión de otras causas y tras varios episodios recurrentes. Inicialmente se descartan las causas más frecuentes, para lo que se debe realizar una analítica que incluya el calcio y el perfil lipídico, y una ecografía abdominal para descartar la presencia de coledocolitiasis. En ausencia de la misma, estaría indicada la realización de una colangio-RMN o TC (1). En los casos de pancreatitis idiopática la ecoendoscopia tiene especial interés ya que es la prueba más sensible para descartar microlitiasis o barro biliar (10).

Una vez descartadas las causas más frecuentes, y con la sospecha de algún tóxico como posible causa etiológica, se debe establecer bien la relación causa-efecto, como en cualquier otra enfermedad producida por agentes tóxicos. De esta forma evitaremos, en el caso que nos ocupa, que se establezca como causa etiológica un producto tóxico cuando en realidad se trate de un problema litiásico (barro biliar o microlitiasis), que en ocasiones podemos infradiagnosticar. Para ello, se establece la relación en base a criterios científicos generales de causa-efecto. Siguiendo los criterios de Bradford Hill, son nueve los aspectos que hay que tener en cuenta para establecer con cierta certeza esta relación: fuerza y consistencia de la asociación, especificidad, temporalidad, gradiente biológico (curva de dosis-respuesta), plausibilidad, coherencia, experimentación y analogía (11). En nuestro caso se cumple la especificidad, ya que se excluyó el resto de causas más frecuentes de pancreatitis mediante la realización de las pruebas pertinentes, y se retiraron todos los fármacos que tomaba la paciente, manteniéndose expuesta solo a las infusiones de cola de caballo. Se cumplen la temporalidad y la experimentación, ya que al volver al domicilio la paciente nuevamente tomaba la infusión y, tras un periodo de 6-7 meses, volvía a presentar un nuevo episodio agudo, quedándose asintomática sin nuevos episodios tras la retirada de las infusiones. Por último, es una causa plausible y coherente, puesto que, de igual forma que los fármacos pueden desencadenar una pancreatitis aguda tóxica, la infusión por cola de caballo podría desencadenarla. No hay fuerza ni consistencia en esta relación ya que no hay ningún otro caso descrito en la literatura. Con todo ello, aunque no se cumplan los nueve criterios, sí que hay cierta evidencia de que en nuestro caso las infusiones de cola de caballo sean las desencadenantes de los episodios recurrentes de pancreatitis en nuestra paciente.

El tratamiento de este tipo de pancreatitis es el mismo que el de cualquier otra enfermedad producida por tóxicos: retirada completa del agente tóxico y tratamiento de la pancreatitis aguda y sus posibles complicaciones.

Como conclusión, se puede decir que en las pancreatitis agudas idiopáticas los tóxicos deberían plantearse siempre dentro del diagnóstico diferencial y aunque el conocimiento de los productos de herboristería como productores de pancreatitis es escaso, estos siempre deberían ser tenidos en cuenta, siendo importante detectarlos para evitar episodios recurrentes.

 

 

Dirección para correspondencia:
María del Carmen García Gavilán.
Servicio de Aparato Digestivo.
Agencia Sanitaria Costa del Sol.
Autovía A-7, km. 187.
29603 Marbella, Málaga
e-mail: marigarciagavilan@hotmail.es

Recibido: 18-12-2015
Aceptado: 01-05-2016

 

Bibliografía

1. Tenner S, Baillie J, DeWitt J, et al. American College of Gastroenterology Guideline: Management of Acute Pancreatitis. Am J Gastroenterol 2013;108(9):1400-15. DOI: 10.1038/ajg.2013.218.         [ Links ]

2. Al-Haddad M, Wallace MB. Diagnostic approach to patients with acute idiopathic and recurrent pancreatitis, what should be done? World J Gastroenterol 2008;14(7):1007-10. DOI: 10.3748/wjg.14.1007.         [ Links ]

3. Vinklerová I, Procházka M, Procházka V, et al. Incidence, severity, and etiology of drug-induced acute pancreatitis. Dig Dis Sci 2010;55(10):2977-81. DOI: 10.1007/s10620-010-1277-3.         [ Links ]

4. Barreto SG, Tiong L, Williams R. Drug-induced acute pancreatitis in a cohort of 328 patients. A single-centre experience from Australia. J Pancreas 2011;12(6):581-5.         [ Links ]

5. Badalov N, Baradarian R, Iswara K, et al. Drug-induced acute pancreatitis: An evidence-based review. Clin Gastroenterol Hepatol 2007;5(6):648-61. DOI: 10.1016/j.cgh.2006.11.023.         [ Links ]

6. Trivedi CD, Pitchumoni CS. Drug-induced pancreatitis: An update. J Clin Gastroenterol 2005;39(8):709-16. DOI: 10.1097/01.mcg.0000173929.60115.b4.         [ Links ]

7. Durous A, Bronder E, Andersohn F, et al. Drug-induced acute pancreatitis: Results from the hospital-based Berlin case-control surveillance study of 102 cases. DOI: 10.1111/apt.12461.         [ Links ]

8. Cola de caballo. Información del producto. Disponible en: http://www.coladecaballo.es/para-que-sirve.html.         [ Links ]

9. Banks PA, Bollen TL, Dervenis C, et al.; Acute Pancreatitis Classification Working Group. Classification of acute pancreatitis-2012: Revision of the Atlanta classifications and definitions by international consensus. Gut 2013;62:102-11. DOI: 10.1136/gutjnl-2012-302779.         [ Links ]

10. Smith I, Ramesh J, Kyanam Kabir Baig KR, et al. Emerging role of endoscopic ultrasound in the diagnostic evaluation of idiopathic pancreatitis. Am J Med Sci 2015;350(3):229-34. DOI: 10.1097/MAJ.0000000000000541.         [ Links ]

11. Hill AB. The environment and disease: Association or causation? Proc R Soc Med 1965;58:295-300.         [ Links ]