SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.110 número6Hipertensión portal idiopática por tiopurinasPneumatosis cystoides intestinalis focal: hallazgos en colonoscopia óptica y colonoscopia virtual índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista Española de Enfermedades Digestivas

versión impresa ISSN 1130-0108

Rev. esp. enferm. dig. vol.110 no.6 Madrid jun. 2018

http://dx.doi.org/10.17235/reed.2018.5500/2018 

CARTAS AL EDITOR

Proctitis y abscesos perirrectales: ¿algo más en qué pensar?

Alicia Martín-Lagos-Maldonado1  , Myriam-del-Carmen Herrera-Mercader2  , Cristina Lozano-Cejudo3 

1Servicio de Aparato Digestivo. Hospital Campus de la Salud. Granada. Spain

2Servicio de Aparato Digestivo. Hospital Virgen de Altagracia de Manzanares. Ciudad Real. Spain

3Servicio de Radiodiagnóstico. Hospital General Universitario de Ciudad Real. Ciudad Real. Spain

Palabras clave: Proctitis; Chlamydia trachomatis; Linfogranuloma venéreo; Enfermedad perianal

Sr. Editor,

El linfogranuloma venéreo (LGV) es una emergente e importante causa de protocolitis en varones que mantienen relaciones sexuales con otros varones.

Caso clínico

Presentamos el caso de un varón de 49 años con antecedentes de infección por el virus de la inmunodeficiencia adquirida humana (VIH) en tratamiento. Presenta en el último mes emisión de pujos rectales y tenesmo. La colonoscopia describe la presencia en recto de aftas y exudado purulento, identificando en la ampolla rectal úlcera profunda sobreelevada, cuyas biopsias informan de colitis activa sin signos de malignidad (Fig. 1A). La resonancia magnética nuclear (RMN) perianal evidencia un engrosamiento de la pared rectal con formación de pequeños abscesos intramurales, lo que sugiere enfermedad de Crohn. (Fig. 1B). Ante la duda diagnóstica de los hallazgos endoscópicos, y considerando el contexto clínico, se realiza una segunda endoscopia para la investigación de agentes infecciosos: PCR de citomegalovirus (CMV), virus del herpes simple (VHS), Treponema pallidum, Neisseria gonorrhoeae, virus del papiloma humano (VPH), hongos y micobacterias, todos negativos, salvo el resultado positivo para Chlamydia trachomatis. Se establece el diagnóstico de LGV con afectación perianal y abscesos intra y extramurales incipientes, y se inicia tratamiento con doxiciclina 100 mg/12 horas durante 21 días, con la recomendación añadida de no mantener relaciones sexuales. El paciente presenta una evolución clínica favorable y, ocho semanas después, en una rectosimoidoscopia de control se comprueba la resolución completa de las lesiones.

Fig. 1 A. Colonoscopia. Úlcera rectal de aproximadamente 1,5 cm, profunda y con presencia de abundante exudado fibrinado. B. Resonancia magnética nuclear (RMN), corte axial T2. Se observa un engrosamiento irregular de la pared rectal, con úlceras profundas que afectan a todo el espesor de la misma (flecha roja). También se identifican focos hiperintensos en el interior de la capa muscular (flechas verdes), que restringen la difusión, correspondientes a microabscesos intramurales. 

Discusión

El LGV es una enfermedad de trasmisión sexual causada por la infección de Chlamydia trachomatis. La clásica presentación inguinal es cada vez más infrecuente en nuestro entorno, donde el LGV se ha convertido en una importante causa de protocolitis en varones homosexuales 1,2. Su presentación clínica y endoscópica puede ser confundida con una enfermedad inflamatoria intestinal. La infección persistente puede llevar al desarrollo de complicaciones como la formación de abscesos perirrectales o estenosis, lo que subraya la necesidad de un diagnóstico y tratamiento tempranos 3,4.

Bibliografía

1. Lee K, Kim J, Hwan D, et al. Chlamydial proctitis in a young man who has sex with men: misdiagnosed as inflammatory bowel disease. Chonnam Med J 2015;51:139-41. DOI: 10.4068/cmj.2015.51.3.139 [ Links ]

2. Fukushima K, Yanagisawa N. Severe proctitis caused by Chlamydia trachomatis Serovars D. Intern Med 2016;55:3231. DOI: 10.2169/internalmedicine.55.7209 [ Links ]

3. Pérez-Sánchez LE, Hernández-Barroso M, Hernández-Hernández G. Rectal inflammatory stenosis secondary to Chlamydia trachomatis: a case report. Rev Esp Enferm Dig 2017;109(9):668-9. DOI: 10.17235/reed.2017. 4917/2017 [ Links ]

4. Workowski KA, Bolan GA; Centers for Disease Control and Prevention. Sexually transmitted diseases treatment guidelines 2015. MMWR Recomm Rep 2015;64(RR3);1-137 [ Links ]