SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.26 número5Expansión tisular en la reconstrucción de defectos craneofacialesReconstrucción compleja de la cavidad oral mediante dos colgajos simultáneos de peroné y radial índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista Española de Cirugía Oral y Maxilofacial

versión impresa ISSN 1130-0558

Rev Esp Cirug Oral y Maxilofac vol.26 no.5  sep./oct. 2004

 

Y

Discusión


Expansión tisular en la reconstrucción de defectos craneofaciales
Tissue expansion in the reconstruction of craniofacial defects

>

La expansión tisular constituye una inapreciable herramienta para las reconstrucción del territorio craneofacial y en este sentido es de agradecer a los autores su trabajo, que nos viene a recordar la disponibilidad de dicha técnica, cómo realizarla, sus indicaciones y posibles complicaciones. La reconstrucción de un defecto cutáneo facial obtiene sus mejores resultados estéticos cuando se aporta piel de color y textura similar y cuando se respetan las unidades estéticas de la cara. Cuando el tejido adyacente al defecto es insuficiente para obtener la cantidad necesaria de piel para la reconstrucción los expansores tisulares constituyen una alternativa a tener en cuenta. La expansión cutánea produce un incremento neto de superficie de piel. Si esto se produce sólo por estiramiento o se crea verdaderamente tejido nuevo se ha discutido en diversas publicaciones. Al realizarse la expansión tisular en piel adyacente al defecto, se produce una nueva piel con color y textura similar a la que se ha de reemplazar. Además, si en el diseño del colgajo se preservan los nervios sensitivos cutáneos, persiste la sensibilidad de la piel transferida.

La aparición de dolor, seroma, necrosis por presión, exposición del expansor o infección secundaria son posibles complicaciones.

Entre los inconvenientes de la expansión destacan la necesidad de una cirugía en dos fases, la duración del proceso de expansión con la necesidad de visitas repetidas para hinchar el expansor, las molestias que se producen una o dos horas después de cada expansión, y sobre todo el desagradable aspecto inestético al final de la expansión.

No se deben expandir áreas mal vascularizadas, con infección local, o donde la probabilidad de recurrencia neoplásica es alta.

La expansión se puede emplear para aportar tejido en cualquier zona de la cabeza y el cuello. Se ha empleado para la reconstrucción de la oreja, nariz, labio, piel del cuello... Es particularmente útil para la reconstrucción de la frente y el cuero cabelludo donde la falta de distensibilidad impide el cierre directo de los defectos. También permite trasportar cabello a una zona donde una quemadura o una resección lo ha eliminado. Es especialmente útil en la revisión de cicatrices y en el tratamiento de heridas con infección crónica, al aportar un tejido con el incremento de la vascularización que se asocia a la expansión tisular. La expansión también se ha empleado para corregir distintos patrones de alopecia masculina.

En general, la expansión se realiza hasta conseguir un colgajo que supere entre 30 y 50% el tamaño del defecto a reparar, pues siempre se produce una cierta contracción del colgajo. Por ello, las revisiones secundarias no se deben realizar hasta pasados de 3 a 6 meses en que el colgajo expandido y transferido haya madurado.

F.J. Alamillos Granados
Médico Adjunto
Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial
Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba. España

Bibliografía

1. Cheney ML. Tissue expansion in the repair of facial defects. En: Facial Surgery. Plastic and Reconstructive. Cheney ML Ed. Williams and Wilkins. Baltimore. 1997;259-67.

2. Wieslander JB. Tissue expansion in the head and neck. A 6-year review. Scand J Plast Reconstr Hand Surg 1991;25:47-56.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons