SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.29 número6Tratamiento de la displasia fibrosa asociada a hemofilia C: a propósito de un caso índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista Española de Cirugía Oral y Maxilofacial

versión On-line ISSN 2173-9161versión impresa ISSN 1130-0558

Rev Esp Cirug Oral y Maxilofac vol.29 no.6 Barcelona nov./dic. 2007

 

ARTÍCULO CLÍNICO

 

Utilización de polialcamida en cirugía reconstructiva y estética facial

Use of polyalkylimide in facial reconstructive and cosmetic surgery

 

 

M. Cuesta Gil1, A. Valverde Carrasco2, B. Duarte Ruiz3, F. Riba García3, M. Castrillo Tambay3, V. del Pino4

1 Jefe de Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial. Hospital General de Ciudad Real, España.
2 Médico Residente. Servicio de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora. Hospital de Alicante, España.
3 Médico Adjunto. Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial. Hospital General de Ciudad Real, España.
4 Cirujano Plástico. Práctica Privada. Madrid, España.

Dirección para correspondencia

 

 


RESUMEN

Objetivos. Presentar nuestra experiencia en el manejo y aplicación de biomateriales no reabsorbibles (poliaquilamida) en pacientes con defectos faciales de diversa etiología.
Material y métodos. Empleamos poliaquilamida (Bio-Alcamid®) en un total de catorce pacientes. Cuatro pacientes presentaban distintos grados de lipodistrofia facial secundaria a tratamientos antiretrovirales. Otros cuatro, consultaron porque deseaban mejorar el aspecto de su perfil labial. Tres pacientes habían sido sometidos con anterioridad a exéresis oncológicas, y otros dos mostraban defectos faciales derivados de traumatismos. Finalmente, un paciente presentaba un defecto nasal, secuela de una rinoplastia previa.
Resultados. Todos los pacientes mostraron un índice muy elevado de satisfacción. No se registraron complicaciones graves. Queremos señalar la estabilidad y durabilidad del implante.
Conclusiones. La seguridad y sencillez de esta técnica asociada al alto grado de satisfacción manifestado por los pacientes, animan al empleo de estas sustancias en la corrección de defectos faciales de diversa etiología.

Palabras clave: Biomateriales; Poliaquilamida; Lipodistrofia facial; Estética facial.


ABSTRACT

Objectives. To report our experience with the management and application of nonresorbible biomaterials (polyalkylimide) in patients with facial defects of diverse origin.
Material and methods. Polyalkylimide (Bio-Alcamid®) was used in fourteen patients. Four patients had different grades of facial lipodystrophy secondary to antiretroviral treatment. Four patients sought to improve their labial profile. Three patients had previously undergone oncological excision and two had traumatic facial defects. Finally, one patient had a nasal defect due to rhinoplasty.
Results. All patients were very satisfied. No serious complications occurred. Implants were stable and durable.
Conclusions. The safety and simplicity of this technique, and the high degree of patient satisfaction, encourage the use of these substances to correct facial defects of diverse etiology.

Key words: Biomaterials; Polyalkylimide; Facial lipodystrophy; Facial esthetics.


 

Introducción

Desde mediados de los años noventa, los cirujanos que realizamos procedimientos quirúrgicos reconstructivos y estéticos, disponemos de materiales inyectables biocompatibles,9 que permiten otorgar relleno y/o volumen a regiones tan dispares como la cara o las mamas. A nivel facial, estos materiales se utilizan tanto en la cirugía reconstructiva (para relleno de defectos creados tras exéresis oncológicas o defectos postraumáticos), como en la estética (para relleno de labios, con el fin de aumentar la proyección de los mismos; surcos, etc.).

Sin duda alguna, las posibilidades que ofrecen este tipo de materiales son casi infinitas, estando condicionadas las aplicaciones terapéuticas de los mismos a sus componentes y características fisicoquímicas. 13

El material de relleno por excelencia empleado en el cuerpo humano es el propio tejido adiposo del paciente.14,15 De este modo, mediante técnicas de liposucción y centrifugado o decantación, esta grasa aspirada y tratada se puede inyectar nuevamente en determinadas áreas corporales que presenten algún defecto con el fin de lograr el relleno del mismo. Esta técnica, aparentemente idónea y biocompatible, presenta riesgo de pérdida del injerto con el paso del tiempo, así como desarrollo de necrosis grasa.7

Actualmente, existen una serie de materiales sintetizados artificialmente, que una vez inyectados en el lecho receptor inician de forma temprana su proceso de degradación.11 Son los denominados materiales transitorios o degradables, siendo su máximo representante el ácido hialurónico, cuyos efectos son apreciables durante seis-doce meses. Así mismo, disponemos de otro tipo de materiales, llamados permanentes, los cuales son capaces de perdurar durante mucho más tiempo en nuestro organismo, siendo por ello sus efectos claramente más duraderos. Se trata del polimetilmetacrilato (Artecoll®) y la poliaquilamida (Bio-Alcamid®).13

En este trabajo queremos reflejar nuestra pequeña experiencia con la polialcamida en el relleno de defectos faciales de diversas etiologías. De igual forma, nos gustaría animar a los lectores en el uso de este tipo de materiales dado sus buenos resultados, su fácil manejo y el bajo índice de complicaciones.

 

Material y método

Hemos empleado poliaquilamida (Bio-Alcamid®) en un total de catorce pacientes, siendo las indicaciones que motivaron el empleo de esta sustancia, muy variadas.10

Cuatro pacientes presentaban distintos grados de lipodistrofia facial secundaria a tratamientos antiretrovirales (Casos 1 y 2) (Figs. 1-3). Otros cuatro, consultaron porque deseaban mejorar el aspecto de su perfil labial (Caso 3) (Fig. 4). Tres pacientes habían sido sometidos con anterioridad a exéresis oncológicas (Caso 5) (Fig. 6), y otros dos mostraban defectos faciales derivados de traumatismos. Finalmente, un paciente presentaba un defecto nasal, secuela de una rinoplastia previa (Caso 4) (Fig. 5).



Queremos destacar que la proyección del labio y su relación con el perfil de la cara marca de una forma muy plausible la estética facial de los individuos. Nosotros, hemos utilizado poliaquilamida, como ya hemos indicado con anterioridad, en tres mujeres en su cuarta década de la vida, y en un varón mucho más joven, con el fin de alcanzar dicho objetivo (es decir, mejorar la proyección del labio). Transcurridos más de doce meses desde la aplicación del biomaterial no reabsorbible, la endoprótesis inyectable permanece estable, habiéndose logrado un resultado estético muy satisfactorio en todos los casos.12

A todos los pacientes se les realizó una historia clínica completa y se les informó tanto verbalmente como por escrito del tratamiento (en que consistía, complicaciones, riesgos derivados del mismo, etc.). Se instauró profilaxis antibiótica de amplio espectro y, utilizando un campo estéril, se aplicaron las agujas suministradas conjuntamente con el producto para la inyección del material de relleno en la hipodermis. En doce pacientes, el tratamiento se realizó bajo anestesia local (85%) y todos ellos, excepto uno, se completaron en una sola sesión.3

Cuando el paciente presenta dudas acerca del volumen a implantar, es preferible realizar un primer tratamiento con material reabsorbible, anotando los milímetros de material inyectado en cada área. Al cabo de 8-10 meses se reevalúa al paciente y se coloca más o menos volumen de biomaterial permanente, según el resultado previo.

Tras la aplicación del producto, se realizaron masajes circulares sobre el lecho receptor y se recomendó el empleo de bolsas de hielo para lograr disminuir la inflamación.

Destacar que ninguno de nuestros pacientes presentaba antecedentes de colagenosis, infección activa o radioterapia en la zona a tratar así como una diabetes mellitus no tratada que contraindicara la instauración del tratamiento.5

 

Resultados

Los catorce pacientes (100%) calificaron de "muy satisfactorio" el resultado obtenido tras la inyección del biomaterial. Además, todos ellos destacaron el incremento y mejoría experimentado tanto en sus relaciones sociales como en su propia autoestima, desarrollado a partir del tratamiento con biopolímeros. La valoración del procedimiento por parte de los pacientes fue de "muy poco traumático y doloroso" en doce de ellos. Tan solo un paciente refirió "dolor importante y edema llamativo". Transcurridos más de doce meses desde la aplicación del biomaterial no reabsorbible, la endoprótesis inyectable permanece estable, habiéndose logrado un resultado estético muy satisfactorio en todos los casos.12 Finalmente indicar que no hemos registrado ninguna complicación en relación con la aplicación del biopolímero.

 

Discusión

El uso de materiales inyectables para corrección de defectos de cualquier índole no es tan reciente como podríamos suponer. Se remonta a los años 50 y 60, en Hong Kong, Japón y Taiwán, donde ya se utilizó parafina inyectada para aumentar el volumen mamario. Desafortunadamente, en la mayoría de los casos se desarrollaron reacciones a cuerpo extraño (parafinomas), que cursaron como masas indoloras en algunos pacientes, pero que en otros evolucionaron a úlceras que simulaban neoplasias mamarias.

Posteriormente, se comercializó la denominada "silicona líquida", ampliamente utilizada en pacientes transexuales, creyéndose inicialmente que sintetizada en su forma pura por Dow Corning, minimizaba sus efectos adversos.15

Actualmente, sabemos que la "silicona líquida" origina inflamaciones crónicas severas que en ocasiones requieren amplios desbridamientos quirúrgicos. También se han registrado casos de migración tisular del biomaterial, con resultado final de muerte por afectación de órganos vitales. Por estos motivos, la "silicona líquida" está en la actualidad está terminantemente prohibida por la FDA.14

El Bio-Alcamid®, es un gel polimérico gelatinoso cuyo componente principal es el agua (97%) y que cuenta tan solo con un 3% de poliaquilamida.1 Es por ello que este material derivado de los acrílicos encuentra su principal indicación en la corrección de déficits de tejido blando. De este modo, una vez inyectado en la hipodermis, el implante se recubrirá con una fina capa de colágeno aislándose del resto de tejidos circundantes.4 Esta es la razón por la que se le suele denominar "endoprótesis inyectable". A diferencia de otras sustancias de relleno utilizadas años atrás y hoy prohibidas en nuestro país (como la silicona fluida o líquida), el Bio-Alcamid® es un material permanentemente estable, evitándose de este modo su migración tisular.6 Otra importante ventaja desarrollada por este compuesto es su radiotransparencia, lo que evita que se interfiera el resultado de determinadas pruebas diagnósticas.

El uso de materiales inyectables es hoy por hoy un procedimiento terapéutico habitual en la práctica diaria de los cirujanos que realizan tratamientos estéticos y reconstructivos. Con ellos conseguimos modificar de una manera rápida y eficaz el surco nasogeniano, el volumen labial, la proyección malar y los distintos surcos de expresión facial. Cada día es más frecuente también el empleo de Bio-Alcamid® en procedimientos terapéuticos estéticos destinados a pacientes VIH positivos sometidos a tratamientos antiretrovirales, los cuales muestran signos evidentes y llamativos de lipodistrofia facial.2,8

El empleo de este tipo de implantes solo origina molestias leves, que remiten con analgésicos de primer escalón. Es frecuente la aparición de una ligera inflamación que desaparece pasadas 24-48 horas en la mayoría de casos. Las complicaciones graves son excepcionales y en ninguno de nuestros pacientes se presentaron.

Aunque los tratamientos realizados bajo una técnica correcta, son valorados como altamente satisfactorios tanto por el paciente como por el cirujano, los mayores problemas se asocian a la naturaleza intrínseca del implante. Como ya hemos dicho anteriormente, la poliaquilamida es un compuesto estable en el tiempo. Tanto es así, que se le considera un material permanente. De igual manera, hemos constatado la gran estabilidad y durabilidad de este implante, junto con la ausencia de migración del material, pero debemos recordar que todavía desconocemos las propiedades de este compuesto a largo plazo y por eso hay que esperar más tiempo para obtener conclusiones más definitivas.

Cuando realizamos un tratamiento con implantes inyectables debemos facilitar a los pacientes un consentimiento en el que les informamos, no solo de las propiedades de la poliaquilamida, sino también de la existencia y cualidades de los denominados materiales inyectables transitorios. Y es que el Bio-Alcamid® es una sustancia inyectable permanente; hecho que puede ser mal aceptado a largo plazo por nuestros pacientes. Es decir, es posible que un paciente años después de someterse a un tratamiento estético con el fin de proyectar su región malar, considere en ese momento de su vida excesiva la proyección que años atrás consideró agradable y satisfactoria. Debemos tener siempre en cuenta, que la retirada de estos materiales es en la mayoría de los casos muy difícil, incluso prácticamente imposible en algunas localizaciones como es el caso de los labios.

Como norma general, cuando utilizamos directamente materiales no reabsorbibles, preferimos inyectar volúmenes moderados. Al cabo de 4-5 semanas, reevaluamos al paciente, de tal manera que si el resultado alcanzado es insuficiente, podemos realizar una nueva inyección de biopolímero. Sin embargo, si nos excedemos en el volumen aplicado, la retirada del material es muy compleja y el desarrollo de complicaciones frecuente.

 

Conclusiones

1. La utilización de materiales inyectables con fines estéticos se realiza siempre bajo anestesia local. Este tipo de correcciones estéticas las podemos tipificar como "a la carta", ya que será el paciente el que elija la durabilidad del implante al que se va a someter, así como la región a intervenir, todo ello consensuado con las recomendaciones del cirujano que lo va a realizar.

2. Los materiales empleados son altamente estables y su adaptabilidad a la zona receptora es excelente, al igual que su tacto. Su biocompatibilidad y relación con los tejidos circundantes evita la posibilidad de que se desencadene una reacción alérgica al implante.

3. Debido a la naturaleza intrínseca de los materiales inyectables permanentes debemos evitar la sobrecorrección, que en ocasiones y cuando manejamos inyectables transitorios puede ser demandada por nuestros pacientes con el fin de acentuar los resultados derivados del tratamiento.

4. En general el resultado conseguido es valorado como altamente satisfactorio por los pacientes. El tacto logrado y el aspecto alcanzado tras el tratamiento son considerados naturales siempre y cuando la técnica aplicada sea la correcta.

 

Bibliografía

1. Terenzi V, Leonardi A, Covelli E, Buonaccorsi S, Indrizzi E, Fenicia V,Perdicchi A, Fini G. Parry-Romberg syndrome. Plast Reconstr Surg 2005;116:97e-102e.        [ Links ]

2. Burnouf M, Buffet M, Schwarzinger M, Roman P, Bui P, Prevot M, Deleuze J, Morini JP, Franck N, Gorin I, Dupin N. Evaluation of Coleman lipostructure for treatment of facial lipoatrophy in patients with human immunodeficiency virus and parameters associated with the efficiency of this technique. Arch Dermatol 2005; 141:1220-4.        [ Links ]

3. Orenstein A, Bar-Meir E. Bio-alkamid: avoiding the leak. Plast Reconstr Surg 2005;115:1789-90.        [ Links ]

4. Ramires PA, Miccoli MA, Panzarini E, Dini L, Protopapa C. In vitro and in vivo biocompatibility evaluation of a polyalkylimide hydrogel for soft tissue augmentation. J Biomed Mater Res B Appl Biomater 2005;72:230-8.        [ Links ]

5. Claoue BL, Rabineau P. The polyalkylimide gel: experience with Bio-Alcamid. Semin Cutan Med Surg 2004;23:236-40.        [ Links ]

6. Formigli L, Zecchi S, Protopapa C, Caporale D, Cammarota N, Lotti TM. Bio- Alcamid: an electron microscopic study after skin implantation. Plast Reconstr Surg 2004 ;113:1104-6.        [ Links ]

7. Mojallal A, Foyatier JL. The effect of different factors on the survival of transplanted adipocytes. Ann Chir Plast Esthet 2004;49:426-36.        [ Links ]

8. Protopapa C, Sito G, Caporale D, Cammarota N. Bio-Alcamid in drug-induced lipodystrophy. J Cosmet Laser Ther 2003;5:226-30.        [ Links ]

9. Pacini S, Ruggiero M, Cammarota N, Protopapa C, Gulisano M. Bio- Alcamid, a novel prosthetic polymer, does not interfere with morphological and functional characteristics of human skin fibroblasts. Plast Reconstr Surg 2003;111:489-91.        [ Links ]

10. Pacini S, Ruggiero M, Morucci G, Cammarota N, Protopapa C, Gulisano M. Bio-alcamid: a novelty for reconstructive and cosmetic surgery. Ital J Anat Embryol 2002;107:209-14.        [ Links ]

11. Bergeret-Galley C, Latouche X, Illouz YG. The value of a new filler material in corrective and cosmetic surgery: DermaLive and Derma- Deep. Aesthetic Plast Surg 2001;25:245-9.        [ Links ]

12. Alster TS, West TB. Human-derived and new synthetic injectable materials for soft-tissue augmentation: Current status and role in cosmetic surgery. Plast Reconstr Surg 2000;105:2515-20. 13. Klein AW, Elson ML. The history of substances for soft tissue augmentation. Dermatol Surg 2000;26:1096-9.        [ Links ]

14. Spira M. Failure to remove soft tissue injected with liquid silicone without the use of suction and honesty in scientific medical reports. Plast Reconstr Surg 2000;105:1909-14.        [ Links ]

15. Rudolph CM, Soyer HP, Shuller-Petrovic S, Kerl H. Foreign body granulomas due to injectable aesthetic microimplants. Am J Surg Pathol 1999;23:113-8.        [ Links ]

 

 

Dirección para Correspondencia:
Matías Cuesta Gil
Pasaje de Lanzarote 6, Portal 2, 3ºA.
13001 - Ciudad Real, España.
Email: matiasc@sescam.jccm.es

Recibido: 06.10.06
Aceptado: 26.03.07

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons