SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.31 issue3Lesion of benign lymphoepithileal cyst of the parotid gland in a patient infected with HIVLingual Lipoma: A curiosity author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

My SciELO

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Revista Española de Cirugía Oral y Maxilofacial

On-line version ISSN 2173-9161Print version ISSN 1130-0558

Rev Esp Cirug Oral y Maxilofac vol.31 n.3 Barcelona May./Jun. 2009

 

CARTA AL DIRECTOR

 

Yo tengo mono

I'm an addict

 

 

Sr. Director

Me explico, durante mi vida profesional he remitido a Revistas Nacionales e Internacionales del ámbito de la Cirugía Oral y Maxilofacial, de Cuidados Intensivos y de Anestesiología, Reanimación y Tratamiento del Dolor preferentemente, no pocos trabajos, la mayoría referentes a técnicas y/o procedimientos personales, para aportar posibles avances o mejorar lo conocido, habiendo desestimado, el publicar casos clínicos más o menos extraordinarios, pese a haber visto y tratado no pocos, con resultados tal vez más que aceptables.

Pues bien, además del trabajo que todo esto exige y que las ideas no surgen así como así y, que cuando esto ocurre, tienes que elaborarlas para su correspondiente desarrollo y aplicación salvando mil dificultades (hasta el punto que a veces piensas, Dios mío que no se me ocurra nada más) seguidamente hay que intentar publicarlo en Revistas de tu ambiente profesional.

A mi, al menos, me sucede que cuando por fin has conseguido elaborar el Artículo, para su posible publicación, ateniéndote a la "tiranía", no siempre muy precisa y, tal vez, en cierta manera más o menos ininteligibles (porque cada Revista tiene su idiosincrasia de las normas de publicación), resulta que te las devuelven (en los mejores casos) para que corrijas el texto, la traducción si es el caso, las fotos, los dibujos, la bibliografía, etc. Pero, no lo voy a negar: he recibido y sigo recibiendo, misivas de las distintos Editores, con el siguiente contenido, más o menos: "No aceptado para su publicación en nuestra Revista... Agradeciéndole, eso sí, el que la haya considerado para su publicación y esperando seguir contando con su participación para otras posibles publicaciones, etc.".

Por todo ello, quiero intentar aportar una vez más y, con quizá cierta originalidad, lo que a mí me pasa, por si lo mismo o parecido, le puede ocurrir a otros y, todo ello, con la intención de que se humanice el procedimiento de selección de trabajos, con arreglo a las diversas etapas que he podido determinar por mi experiencia a lo largo de tantos años y que los afectados vean que no sólo les pasa a ellos y, así, soportar y salir mejor del trauma que me atrevo a denominar provisionalmente Síndrome del Articulista, que precisará probablemente de mas reflexiones y aporte de síntomas todavía sin determinar...

Etapa 1 o de la Ilusión: Mandas, por fin, después de no pocos esfuerzos de todo tipo (para qué voy a enumerarlos), tu manuscrito (ciber-escrito, mejor dicho), más o menos "impecable" (al menos para ti y para los que te rodean que te dicen: "Vamos, que está muy bien", sobre todo hoy día, con los medios informáticos con que contamos y que parece que todos sabemos manejar con enorme destreza). Esta etapa sólo de confección del artículo, puede llevarte un par de meses, porque ya se sabe, lo dejas, lo coges, etc.

Etapa II o de la Incertidumbre: Por fin recibes notificación, que el trabajo ha llegado más o menos correctamente a la Redacción, aunque no pocas veces, ¡falta algo! Y, claro, les mandas lo que te piden y, ahora sí, nueva confirmación de que todo es correcto (y dentro de ti, se refuerza la situación de la Etapa I), si les adviertes, te contestan habitualmente pronto, de que ya ha llegado todo correctamente (sensación de alivio también). Este período, suele ser relativamente corto.

Etapa III o de la Preocupación Ilusionada: Puede durar una eternidad, incluso hoy día con tanto adelanto, recuerda la situación, un tanto a lo que parece que pasa en los juzgados, en los que la resolución de tu asunto se retrasa y claro, tú (al menos yo), piensas de todo, que se habrá perdido "el expediente", que el Director de la Revista a lo mejor o lo peor, te tiene manía, que los Revisores tendrán mucho trabajo y, además, que a ver a quién se lo han mandado... y como "vean" que es mío, pues lo rechacen y más si no tienen un poco de sentido del humor...

Etapa IV o de la Hora de la Verdad: Ahora, habitualmente, te llega un e-mail con el resultado de la "sentencia" y, enseguida, si el Adjunto te ha llegado (porque puede no haber llegado, o no descargarse, o no abrirse...) de inmediato tienes el veredicto (en mi caso, ¡habitualmente desfavorable!), lo que determina, sin duda un impacto emocional, por ahora sin repercusiones neurovegetativas insalvables y que me permiten reaccionar con cierta deportividad y rabia contenida, que transformas poco a poco, en ver, qué uso puedes hacer del rechazo, siempre personal (se diga, lo que se diga), para que no resulte baladí tu esfuerzo (es el momento de pensar: "¡Pues lo voy a mandar a otra Revista!" o similar, porque sigues pensando que lo que tú has mandado no es ¡malo! y has seguido la normativa y es injusto... y ya está).

Hace años, cuando estabas a la espera de un resultado de la Editorial correspondiente y abrías el Buzón de Correos, un día, y otro, y no venía nada, hasta que por fin (y malo), si veías un sobre grande con sellos extranjeros, para que pensaras, ¡me lo han devuelto!... y solía ser verdad (tu sólo querías ver un sobre normal, de los de toda la vida, eso sí, con sellos extranjeros y matasellos de colores, faltaría más).

Etapa V o de alegría infinita: (que ocurre muy ocasionalmente) ¡me lo han aceptado!, le das un beso a la mujer, a las hijas (es mi caso) y tu estima, se eleva a límites indescriptibles (las hormonas buenas se disparan, hacen su efecto y notas una mejora de tu sistema inmunitario, tu autoestima, entre otros...) y ¡dura para siempre!

Etapa VI o de decepción: (la más frecuente), te planteas si debes seguir mandando trabajos o mandarlo todo al cara..., al final, en poco tiempo habitualmente, vuelves a caer en la adicción y mandas otro trabajo, esperando... recuperarte del mono (¿me volverá a pasar?).

 

Dr. F. Hernández Altemir
Zaragoza. España

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License