SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.19 número1DespedidaE-Generaciones: ¿Cuánto hay de Adultocéntrico en el Análisis de la Relación entre la Población Infantil y las Nuevas Tecnologías? índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Psychosocial Intervention

versión impresa ISSN 1132-0559

Psychosocial Intervention vol.19 no.1  mar. 2010

 

DOSSIER/DOSSIER

 

Infancia, Adolescencia y Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) en Perspectiva Psicosocial

Childhood, Adolescence and Information Communication Technologies (ICTs) in Psychosocial Perspective

 

 

Sara Malo Cerrato y Cristina Figuer Ramírez

Universitat de Girona

Dirección para correspondencia

 

 


 

Introducción

McLuhan (1996), en los años 60, fue capaz de predecir como los medios de comunicación remodelarían y reestructurarían los patrones de las relaciones interpersonales y todos los aspectos de la esfera pública (social) y privada (familiar). Desde entonces hasta ahora, han pasado más de cuatro décadas y nadie podía sospechar el impacto que las TICs llegarían a tener en la población, sobre todo, entre la población infantil y adolescente. Desde los estudios más clásicos, que advertían como los medios de comunicación iban a robar la infancia de los niños/as y los que creían que, por el contrario, estos iban a potenciar el desarrollo psicosocial de este grupo social, las investigaciones en este campo se han ido desarrollando desde múltiples perspectivas teóricas. Desde la perspectiva psicosocial, podemos destacar aquellos estudios que han centrado su interés en analizar el impacto que las TICs pueden tener en las relaciones interpersonales, ya sean en la familia y/o con los amigos/as.

En relación al consumo de TICs por parte de los/las adolescentes, la investigación más clásica sobre medios audiovisuales se ha focalizado en la familia como unidad natural de consumo por la obvia razón que muchos equipamientos audiovisuales los encontramos localizados en los hogares y su uso suele ser doméstico. En algunos estudios con este enfoque, se ha señalado como los medios y su uso tiene diversas funciones sociales en la vida familiar (Llull, 1990; Morley, 1986; Silverstone, 1994). El rol del grupo de iguales en el consumo y la aceptación de los medios en la gente joven ha sido estudiado más recientemente, aunque tanto los amigos como las TICs son dos importantes agentes de socialización. Frones (1987) considera que la “competencia comunicativa” se ha convertido en la principal competencia social en la sociedad de la información y, tanto los amigos como las tecnologías, desarrollan un rol central en la creación y la práctica de esta competencia. Autores como Buckingham (2002), consideran que el grupo de iguales tiene, por una parte, un importante impacto a la hora de escoger los medios con los que se interactuará y, por la otra, juega un importante papel en el proceso de aceptación de los mismos.

En este sentido, Harris (1995), en la década de los noventa, ya advirtió que la socialización de los niños/as y adolescentes se produce principalmente fuera de sus hogares. ¿Por qué si no los niños/as y adolescentes, a pesar de haberse socializado gran parte de su vida en el seno de la familia, se comportan de manera distinta fuera de ella? Muchos de los valores y normas que han aprendido a lo largo de la infancia en sus hogares pasan a ser substituidos por otros nuevos, que de una manera u otra, determinan si son aceptados o no por un determinado grupo. En el ámbito de las tecnologías, parece ser que esta tesis se cumple. Gran parte de los estudios psicosocialesconstatan que los/las adolescentes, por falta de referentes adultos, se han socializado en el uso de las TICs con los amigos/as. Podemos considerar que los niños/as de hoy son nativos digitales y parecen estar más preparados que los adultos para usar sin reparo los medios audiovisuales. Algunos adultos, ante esta realidad, adoptan una actitud positiva viendo los potenciales beneficios que el uso de las tecnologías pueden ofrecer a sus hijos/as, mientras que otros no los consideran tan positivos. En definitiva, la complejidad per se de las relaciones interpersonales con el añadido de la implantación de las TICs en la mayoría de hogares –sobre todo en aquéllos en los que hay hijos/as en edad adolescente– hace que se nos planteen importantes retos de investigación.

Podemos señalar que los/las investigadores/as de la infancia han dejado de lado durante mucho tiempo el papel que desempeñan los medios audiovisuales en la vida de los niños/as y los/las adolescentes. No obstante, actualmente es imposible entenderla sin tenerlos en cuenta. Podemos apuntar que los niños/as de hoy en día están viviendo “la infancia de los medios” – ya que la experiencia de los niños/as y los significados de la infancia, están muy determinados y definidos por los medios electrónicos. Los debates sobre este tema son frecuentes en los países industrializados; y es la experiencia de los niños/as y adolescentes que crecen en estas sociedades “saturadas por los medios” el eje de análisis de los diferentes artículos que se presentan en este dossier.

 

Estructura y contenidos

Los trabajos que se presentan a continuación aluden a diferentes investigaciones y revisiones teóricas en relación al uso de las TICs. Cada uno de ellos, define desde su propia perspectiva de qué forma las tecnologías afectan a nuestras relaciones. El eje común de todas ellas es la transformación a nivel social y cultural de las TICs en la sociedad aceleradamente cambiante en la que vivimos. Tanto para niños/as y adolescentes como para adultos la aparición de las tecnologías ha cambiado las formas de relación y comunicación. Estos cambios van más allá de la información que estos medios nos puedan facilitar o la inmediatez de comunicación que nos proporcionan. Las TICs, o mejor dicho el uso de las TICs, han provocado cambios profundos en nuestro sustrato social, siendo casi imposible imaginar nuestra vida cotidiana sin ellos.

La contribución de I. Rodríguez plantea cómo los discursos adultocéntricos, anclados en la idea que los niños/as no son agentes sociales competentes, infravaloran el importante papel que este grupo social puede desempeñar en relación a un uso positivo de las TICs. Desde la evidencia empírica y el análisis de experiencias concretas, el autor señala la imagen vulnerable y victimizada que se ha venido dando a los niños y niñas como usuarios de las tecnologías. El autor presenta una revisión desde las teorías más clásicas que han defendido esta postura, hasta estudios más recientes que aportan una visión alternativa. En relación a las primeras, desde los estudios de Postman y los realizados por otros autores con posterioridad, se ha proyectado una imagen de la infancia empobrecida, insistiendo en los aspectos negativos de las tecnologías para este grupo social, despertando un conjunto de temores entre los adultos. Por contrapartida, y otorgando un papel más activo a los niños y niñas, el autor plantea una serie de cuestiones que tienen que ver con transformarlos en protagonistas responsables de su propio futuro y superar el enfoque adultocéntrico. Destaca la importancia de tener en cuenta el propio punto de vista de los niños/as, escuchar sus voces, para poder avanzar en el estudio de los potenciales beneficios de las tecnologías para la población infantil.

El trabajo realizado por A. Gil, M. Vall-llovera y J. Feliu pretende abordar como el consumo de tecnologías y las formas en que las personas se apropian de ellas, incide en la construcción de nuestra identidad y, por lo tanto, de nuevas subjetividades. Los autores aluden a diferentes conceptos como la domesticación, es decir, como las personas nos apropiamos de las TICs y las hacemos nuestras, o la amnesia tecnológica, al no recordar nuestra vida anterior sin las tecnologías, para referirse a la construcción de nuevas identidades y subjetividades. También plantean la importancia de repensar los espacios on-offline, o lo que es lo mismo, lo público y lo privado. Aunque señalan que existen discursos contrarios que postulan que el uso de las TICs puede conllevar procesos de ruptura de las relaciones sociales, afectando a la consistencia de las mismas y promoviendo procesos de individualización, los autores apuntan que las TICs son tecnologías de relación. Lo importante no es tanto la información que nos dan sino que las relaciones que nos permiten establecer. Algunos estudios realizados con jóvenes van en la línea de la idea defendida por los autores, en el sentido que las TICs son tecnologías de relación que dan lugar a nuevas culturas de comunicación y relación. Además, apuntan que las personas no son pasivas ante el consumo de las TICs, sino que realizan de forma activa un proceso de lectura de su entorno. Finalmente, el estudio concluye que las TICs suponen un cambio de paradigma en cuanto a nuestras formas de relación y comunicación y, por tanto, no suponen un problema en sí, sino que son el contexto donde se desarrolla nuestra vida social.

La investigación de C. Figuer, S. Malo e I. Bertran pretende analizar como las tecnologías de la información y la comunicación están mediatizando las relaciones entre hijos/as adolescentes y sus progenitores. Anteriores investigaciones realizadas por las autoras y sus colegas de investigación, ya indicaban que el uso de las TICs por parte de los/las adolescentes de 12 a 16 años estaba provocando cambios en las relaciones interpersonales en el seno de la familia y con el grupo de iguales. Los/las adolescentes no están satisfechos cuando hablan de estos temas con sus padres y madres, insatisfacción percibida también por los propios progenitores, siendo la frecuencia en que mantienen estas conversaciones baja. No obstante, esta frecuencia y satisfacción es elevada y se mantiene constante en el tiempo cuando las conversaciones son entre iguales. Las autoras han podido constatar, comparando dos muestras de adolescentes y progenitores recogidas en 2003 y en 2008, que aunque en este último año los padres y los hijos/as mantienen con mayor frecuencia conversaciones, éstas no son más satisfactorias. Los resultados apuntan que aunque parece ser que los adultos intentan cada vez más aproximarse al mundo de sus hijos/as a través de las TICs, esto no causa un aumento en la satisfacción de los/las adolescentes. A la luz de los resultados se concluye con la idea de que adultos y adolescentes deben implicarse por igual para lograr un acercamiento intergeneracional, en lo que al uso de las TICs se refiere.

El artículo de C. Sádaba presenta una revisión actualizada del perfil de usuario en Internet en España. Para ello, la autora recurre a diferentes fuentes públicas y privadas para dar una idea de cómo es el Internauta español, qué actividades son las que realiza con más frecuencia en este medio, aportando además datos en relación al uso que hacen de esta TIC la población infantil y juvenil. Los datos apuntan que España está ligeramente por debajo de la media europea en lo que se refiere a disponibilidad de ordenadores y conexión a Internet en los hogares. No obstante, los usuarios de Internet en este contexto pueden considerarse activos, ya que seis de cada diez manifiestan ser usuarios de este medio. Los datos aportados también apuntan que la procedencia geográfica del internauta marca la diferencia, siendo Madrid y Cataluña las dos comunidades autónomas con más usuarios de Internet. Respecto a las características socio-demográficas, la autora señala que las diferencias de género se están eliminando y en cuanto a la edad de los usuarios se observa que la mayoría de ellos son adolescentes y jóvenes de entre 14 y 34 años. La clase social es otra de las variables que parece ser que con los años se ha ido modificando, registrándose inicialmente más usuarios de Internet de clase media-alta, a pasar a tener actualmente también un importante número de usuarios de clase media-media. El artículo también explora al grado de conocimiento de los internautas españoles de informática, las motivaciones para usar Internet (como la lectura o las compras) y los diferentes usos que los internautas hacen de la red (comunicación, búsqueda de información, entre otros). Finalmente, la autora presenta datos sobre la disponibilidad de aparatos tecnológicos en los hogares con menores, siendo donde se encuentran con mayor frecuencia diferentes dispositivos tecnológicos.

El artículo de A. Wagner y F. Verza presenta una revisión de diferentes estudios que nos dan una idea del uso que hacen los/las adolescentes del teléfono móvil en el contexto brasileño. Inician el artículo dando un panorama de cómo esta tecnología se ha implantado en este país, en comparación con otros países, y cómo ha llegado a manos de los más jóvenes. Las autoras señalan que para comprender la repercusión del impacto del uso del móvil en Brasil, tanto en la esfera pública como en la privada, hay que tomar como punto de partida a los jóvenes que son los protagonistas de la expansión de esta tecnología. Se presentan diversos estudios realizados con población juvenil en ese contexto que ponen a la luz los diferentes usos y nuevas formas de relación que se dan en torno a esta TIC. El estudio revela que la adhesión de los jóvenes brasileños al uso del teléfono móvil tiene que ver con los índices de desarrollo socio-económico de cada región del país. No obstante, éstas diferencias desaparecen si se tiene en cuenta su edad, ya que todos los jóvenes, independientemente de su condición socio-económica, considera el móvil como un aparato indispensable en sus vidas. Las autoras concluyen con la idea de que el impacto de la relación entre el teléfono móvil y las familias con hijos/as jóvenes difiere en cada una de ellas y que a partir del desarrollo de estudios en este ámbito será posible llevar a cabo programas de intervención psicosocial para promover la conciencia de los efectos de las TICs en las relaciones interpersonales.

 

Referencias

Buckingham, D. (2002). Crecer en la era de los medios electrónicos. Madrid: Ediciones Morata,S.L.        [ Links ]

Frones, I. (1987). The lost childhood or the new one. En I. Frones (Ed.). Childrens, pictures, words and technology (pp. 10-29). Oslo: Gyldental Norsk forlag.        [ Links ]

Harris, J.R. (1995). Where is the child’s environment? A group socialization theory of development. Psychological Review, 102, 458-489.        [ Links ]

Llull, J. (1980). The social uses of television. Human Communication Research, 6, 197-209.        [ Links ]

McLuhan, M. (1996). Comprender los medios de comunicación. Las extensiones del ser humano. Buenos Aires: Editorial Paidós.        [ Links ]

Morley, D. (1986). Family television: cultural power and domestic leisure. Londres: Comedy Publishing Group.        [ Links ]

Silverstone, R. (1994). Television and everyday life. Londres: Routledge.        [ Links ]

 

 

Dirección para correspondencia:
Sara Malo Cerrato
Facultad de Educación y Psicología
Departamento de Psicología (Despacho 106).
Plaza Sant Domènec, 9. 17071 Girona
E-mail: sara.malo@udg.edu

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons