SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.19 número3 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Psychosocial Intervention

versión impresa ISSN 1132-0559

Intervención Psicosocial v.19 n.3 Madrid dic. 2010

 

 

18 Años de Intervención Psicosocial

18 Years of Intervención Psicosocial

 

 

Ferrán Casas Aznar1 y Miguel López-Cabanas2

1Universidad de Gerona - España
2Ayuntamiento de Fuenlabrada - España

Dirección para correspondencia

 

 


RESUMEN

El presente artículo es un muy breve relato de los orígenes, las actuaciones y los logros a lo largo de los primeros 18 años de existencia de la revista Intervención Psicosocial. Se pone especial énfasis en describir la coyuntura que permitió su nacimiento, así como las ideas que lo fundamentaron y que dieron lugar a sus objetivos iniciales de trabajo. Los logros se presentan fundamentalmente en forma de tablas que cuantifican los artículos publicados en función de diversas variables.

Palabras clave: historia, revista Intervención Psicosocial.


ABSTRACT

This article is a very brief report of the origins, performance and achievements of the first 18 years of existence of the journal "Psychosocial Intervention". We focus particularly on a description of the situation which enabled the birth of the journal. The ideas that grounded this birth and that contextualized the initial working goals are also highlighted. Achievements are mainly presented in the form of quantitative tables about published articles according to a range of other variables.

Keywords: history, Psychosocial Intervention Journal.


 

A finales de la década de los ochenta y principios de los noventa del anterior siglo la Psicología como profesión y disciplina todavía estaba buscando un espacio propio donde llevar a cabo análisis e intervenciones basadas en el enfoque psicosocial. Un primer hito histórico puede considerarse la celebración en 1984 del primer Congreso Nacional de Psicología: gracias al impulso de los referentes de la Psicología Comunitaria del momento se organiza con un área de trabajo específica para la Psicología de la Intervención Social.

La puesta en marcha de nuevas líneas de actuación en el desarrollo de las políticas sociales, cuyo mayor exponente fue la aprobación en esa etapa de las primeras leyes de Servicios Sociales de las distintas comunidades autónomas, abrió un inmenso campo de intervención profesional en el que, en la mayoría de los casos, no se contemplaba la figura del profesional de la psicología.

La profesión se encontraba ante el importante reto de intentar cambiar la percepción de los responsables institucionales y de la población destinataria de sus políticas para que pasaran a considerar la figura de los profesionales de la psicología como relevante de cara a prestar los nuevos servicios. Es decir, había que facilitar que surgiera una nueva construcción social que atribuyera a la psicología y a sus profesionales la capacidad de realizar contribuciones específicas para conseguir las metas que los nuevos marcos de las políticas sociales iban marcando.

Conscientes de esta necesidad corporativa, el Colegio Oficial de Psicólogos y sus distintas Delegaciones comenzado el proceso de segregación y creación de los Colegios autonómicos) empezaron a movilizarse para demostrar que la Psicología tenía mucho que aportar en las nuevas estructuras sociales que se iban creando.

Como resultado de estas inquietudes colectivas la Secretaría Estatal del Colegio Oficial de Psicólogos creó la Coordinadora Estatal de Servicios Sociales, en la que estaban representadas las distintas Delegaciones territoriales. La primera reunión de la Coordinadora tuvo lugar en Santiago de Compostela en octubre de 1989 bajo la presidencia y coordinación de Joan Huerta, Vicedecano de la Secretaría Estatal, funciones a las que se sumó en el siguiente año Santiago Porta en su calidad de Vocal de Servicios Sociales.

El trabajo realizado por los responsables citados fue de gran intensidad y relevancia histórica para el desarrollo de la profesión, proponiéndose como principal objetivo la definición del rol del psicólogo en los nuevos Servicios Sociales. Como forma de concitar mayores implicaciones en las tareas encomendadas, las reuniones de la Coordinadora las convocaban cada vez en una Delegación territorial distinta, lo que permitía conocer de primera mano la implantación de la profesión en el sector.

Junto con la importante labor de la Coordinadora hay que destacar el papel jugado por la Delegación de Madrid del Colegio de Psicólogos, en donde se delegaron las relaciones con los principales organismos relacionados con la política social de la Administración General del Estado. Así, la Delegación de Madrid, y con posterioridad el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, comenzó a desarrollar desde principios de la década de los años 90 una amplia actividad para intentar conseguir que la figura de los profesionales de la Psicología fuera reconocida y demandada en las actuaciones que implementaban las políticas sociales. Entre las líneas de actuación puestas en marcha caben destacar las siguientes: permanente contacto con los responsables de las principales instituciones de la Comunidad de Madrid y de la Administración General del Estado, importantes planes de formación sobre aspectos transversales y sobre intervención con colectivos sectoriales, ciclos de conferencias y mesas redondas, jornadas y congresos estatales, todo ello realizado en coordinación y de manera complementaria con la Coordinadora Estatal.

A estas líneas de trabajo le faltaba el complemento de una publicación periódica, de carácter científico y aplicado, que viniera a representar al ámbito de la intervención psicosocial. Por este motivo en el año 1991 la Delegación de Madrid toma la decisión de crear una nueva revista, ofreciendo su coedición a la Secretaría Estatal del Colegio Oficial de Psicólogos. Por estos motivos, en octubre de 1991 se firma un convenio de colaboración entre el Presidente de la Delegación de Madrid, Manuel Berdullas, y Adolfo Hernández, Decano de la Secretaria Estatal, en representación de la Coordinadora Estatal de Servicios Sociales (CESS). Este acuerdo de colaboración se ha mantenido hasta la fecha, siendo en la actualidad sus titulares, con los cambios organizativos producidos, el Colegio Oficial de Psicólogos de España y el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, correspondiendo a esta última entidad la Secretaría de la Revista, su inscripción en los registros oportunos, así como todo el apoyo logístico que toda publicación periódica requiere. De esta forma en 1992 nace "Intervención Psicosocial. Revista sobre Igualdad y Calidad de Vida", publicación periódica de carácter cuatrimestral.

Cabe señalar que al cabo de unos años, en concreto en 1997, la Coordinadora Estatal de Servicios Sociales pasó a llamarse Coordinadora Estatal de Intervención Social, término que vino a reflejar que la profesión había comenzado a consolidarse en los Servicios Sociales y que consideraba a éstos una parte, aunque importante, de un todo más amplio en el que se podía investigar e intervenir desde una perspectiva psicosocial. De esta forma comenzó a generalizarse el término de Psicología de la Intervención Social como nuevo referente y ámbito de intervención profesional.

Fue en 1992 cuando tuvimos en nuestras manos el nº 1 de la revista Intervención Psicosocial. Fue el primer fruto de un esfuerzo conjunto e intenso del primer Consejo de Redacción, constituido por Gaspar Fernández Benavides, Jorge Fernández del Valle, Julio Fernández Garrido, Antonio Gallego Gallego, Joan Huerta Pérez, Manuel Medina Tornero, Oto Luque i Agües, Manuela Matellanes Matellanes, Antonio Martín González, Margarita Sánchez Candamio, Miguel López Cabanas y Ferran Casas Aznar; los dos últimos como subdirector y director, respectivamente.

Al tratarse de una publicación coeditada, como se ha comentado, entre el Colegio de Madrid y el Colegio de Psicólogos de España, el equipo directivo de la revista siempre ha tratado de garantizar la representación de las distintas Comunidades Autónomas en los dos ámbitos más importantes: en el Consejo de Redacción y en la procedencia geográfica de los autores que publicaban.

En el primero de los casos, el Consejo de Redacción se ha venido cambiando en la mitad de sus miembros coincidiendo con las tomas de posesión, tras los correspondientes procesos electorales, de las Juntas de Gobierno del Colegio de Madrid. En el conjunto de los cambios siempre se ha intentado la mayor representación territorial posible. Acontinuación se refleja todas las personas que han sido miembros, en algún momento entre 1992 y 2010, del Consejo de Redacción de la revista:

Antonio-León Aguado Díaz
Menchu Ajamil García
José Manuel Alonso Varea
Juan Antonio Amunategui
Luís Aramburu-Zabala Higuera
José Antonio Aranda Romero
Julián Baltasar Jaume
Ferrán Casas Aznar
Lorenzo Casellas López
José Luís Castellanos Delgado
Fernando Cembranos Díaz
Fernando Chacón Fuertes
Gaspar Fernández Benavides
Jorge Fernández del Valle
Julio Fernández Garrido
Jesús Fuertes Zurita
Antonio Gallego Gallego
Joan Huerta Pérez
Miguel López-Cabanas
Oto Luque i Agües
Antonio Martín González
Manuel Martínez García
Manuela Matellanes Matellanes
Manuel Medina Tornero
Gonzalo Musitu Ochoa
Santiago Porta Dovalo
Lourdes Pulido Vázquez
José Ignacio Rubio Izquierdo
Margarita Sánchez Candamio
Mayte Sáncho Castiello
Carmen Vielva Martínez

La perspectiva que nos da estos años transcurridos nos permite analizar con cierta calma algunos de los caminos abiertos por esta revista, y algunos de los logros alcanzados.

Creemos que merece la pena detenerse un momento para releer la primera editorial, que fue, fundamentalmente, una declaración de intenciones:

• Queríamos una revista dedicada a los temas "tradicionales" de la intervención social, es decir, a los problemas y necesidades sociales, pero, al mismo tiempo, que se implicara decididamente en el tratamiento de "temas positivos", anticipándonos así, bastantes años, al interés por lo que hoy se denomina como psicología positiva. De ahí su subtítulo: Revista sobre igualdad y calidad de vida. Ya en dicha editorial proponíamos un largo listado de temas posibles a tratar, bajo óptica de las "necesidades por aspiración": participación social, prevención primaria, promoción de la igualdad de oportunidades, calidad de vida, desarrollo de la comunidad, justicia distributiva, derechos sociales, integración social, etc.

• Al mismo tiempo, queríamos una revista que no identificara "intervención psicosocial" exclusivamente con intervención en servicios sociales, al entender que el concepto es mucho más amplio. La declaramos abierta a campos tales como la psicología ambiental, la psicología comunitaria, la seguridad vial, la promoción del empleo, la protección del consumidor y otros, así como a la psicosociología de las políticas de intervención; la planificación, organización y gestión de intervenciones sociales; los métodos y técnicas de intervención; la investigación evaluativa; el trabajo en equipo y la interdisciplinariedad; teoría versus realidad profesional; y otros muchos.

• En tercer lugar, y en esto hemos ido un poco contra la corriente dominante, queríamos una revista capaz de conciliar artículos más teóricos y académicos, investigación científica y práctica profesional, junto con cualquier otra cuestión de interés para los profesionales de la intervención social. Mantener una Sección denominada "Experiencias" dedicada a artículos sobre la práctica profesional ha sido un reto nada fácil. Muchos profesionales con experiencias muy relevantes a relatar, no tienen el tiempo, o a veces no tienen el hábito, de escribir de forma minuciosa, para informar a otros colegas de sus creaciones y logros.

• Y, en cuarto lugar, queríamos una revista que no sólo aportara trabajos y puntos de vista de los profesionales de la psicología, sino también de las otras disciplinas con las que el profesional de la intervención social comparte inquietudes y practicas profesionales.

No pretendemos hacer una evaluación exhaustiva de estos años, pero, dado que es posible y relativamente fácil, nos ha parecido de interés aportar algunos datos sobre los logros en relación a todos estos buenos propósitos iniciales.

El espacio "Dossier" se diseñó para que fuera un recurso de proactividad en manos del Consejo Editorial: Cada año el Consejo confeccionaba una lista de temas de especial relevancia para la intervención psicosocial, de entre los que se decidían tres para su publicación. El diseño del dossier y la solicitud de los artículos pertinentes la hizo en cada ocasión un coordinador o coordinadores designados específicamente por el Consejo Editorial. En la Tabla 1 se puede ver el detalle de los temas tratados en esta Sección, mientras que en la Tabla 2 se pueden ver los temas que se han abordado en el conjunto de las secciones de la revista a lo largo de los años.

Al ser una revista coeditada por un Colegio autonómico y por el Colegio Oficial de Psicólogos de España, uno de los objetivos a conseguir era que los artículos procedieran de zonas geográficas muy diversas. Así, a lo largo de estos años la revista ha publicado artículos de autores de todas las CC.AA. y de la Ciudad Autónoma de Melilla. En la tabla 3 se puede ver el número de artículos recibidos de cada Comunidad y el porcentaje que ha supuesto en cada caso con relación al total de todos los artículos con autores españoles.

Cabe destacar que la revista quiso ofrecer a sus lectores el acceso a teorías y trabajos de autores de renombre internacional que nunca antes habían sido traducidos al castellano. En esta tarea puede decirse que la revista ha sido realmente pionera en dar a conocer a los lectores españoles algunos trabajos de Michalos, Diener, Veenhoven, Cummins, Sirgy, Hagerty, Kozma y otros autores. El contacto de la mayoría de estos autores se realizó en los congresos de la ISQOLS (Internacional Society for Quality of Life Studies), que tuvo la amabilidad de incluir Intervención Psicosocial en su web, para hacer difusión de su existencia (http://www.isqols.org/). En la misma tabla 3 se puede comprobar que de los 426 artículo publicados en estos 18 años, el 7,17% (37 artículos) sus autores eran extranjeros (Argentina, Australia, Brasil, Canadá, Colombia, Cuba, Chile, Estados Unidos, Holanda, India, Italia, México, Países Bajos, Puerto Rico, Reino Unido, Suiza y Venezuela), y el 1,16% (6 artículos) fueron trabajos mixtos, con autores nacionales y extranjeros.

Como se ha dicho al recordar el primer editorial, también se pretendía que la revista fuera un publicación científica-profesional. Así, en la tabla 4 puede verse como algo más de la mitad de los artículos publicados son de autores del mundo universitario, mientras que los demás lo han sido de autores del mundo profesional o mixtos, es decir alguno de los autores es académico y el otro profesional de la práctica de la intervención social.

Finalmente, en la Tabla 5 podemos observar que un poco más del 11% de los autores que han publicado en la revista a lo largo de estos años son profesionales de una disciplina distinta que la psicología, lo que confirma que se ha mantenido la abertura a la interdisciplinaridad inicialmente deseada (antropólogos, trabajadores sociales, sociólogos, abogados, politólogos,…).

En una línea de colaboración abierta con otras revistas próximas, Intervención Psicosocial estableció acuerdos de intercambio con otras revistas, que, en algunos casos incluyó la publicidad recíproca. Dichas publicaciones son las que se recogen en la tabla 6.

De forma complementaria a todos los datos anteriormente expuestos, que de manera sistemática se iban recogiendo, se intentó en dos ocasiones recabar la información de los lectores, pero, desafortunadamente, en ninguna de ellas el número de cuestionarios respondidos fue suficiente como para realizar valoraciones. Sólo de manera indirecta podemos suponer la satisfacción de los lectores por su fidelidad, manteniéndose y aumentando en número de manera constante.

En estos 18 años creemos que Intervención Psicosocial se ha constituido en una publicación de referencia, desde una perspectiva científico-profesional, para todas las personas que investigan o trabajan en el sector de la Intervención Social, así como para los alumnos de grado y postgrado de las diversas especialidades de las Ciencias Sociales.

Se ha cubierto una etapa emocionante, en cuanto creación de un nuevo proyecto, y relevante en cuanto a los resultados obtenidos, cuyos principales indicadores se han presentando a lo largo del presente artículo.

La satisfacción por la misión cumplida por parte de todos los implicados a lo largo de estos años es elevada, aunque no han faltado aspiraciones de mejora que no siempre se han podido llevar a cabo. No dudamos que estas mejoras se producirán con el nuevo equipo de dirección, al que le queremos expresar nuestros mejores deseos para la nueva etapa que ya ha empezado.

 

Referencias

Colegio Oficial de Psicólogos de España (1998). Psicología de la Intervención Social. En Perfiles profesionales del Psicólogo. Psicología de la Intervención Social., (pp. 91-106). Colegio Oficial de Psicólogos de España: Madrid.         [ Links ]

Huerta Pérez J. (1989). La incorporación del Psicólogo a los Servicios Sociales Generales. Papeles del Psicólogo, 41-42, 45-46.         [ Links ]

Huerta Pérez J. y Porta Dóvalo S. (1992). Servicios Sociales Generales: la ambivalencia del sistema. Papeles del Psicólogo, 52, 25-28.         [ Links ]

Rubio Izquierdo I. y Plumed Esteban R. (1995). Psicología de la Intervención Social. Aproximación a la situación actual. Papeles del Psicólogo, 63, 31-36.         [ Links ]

 

 

Dirección para correspondencia:
Ferrán Casas Aznar
Departamento de Psicología.
Universitat de Girona.
Pl. S. Domènec, 3
17071 Girona.
E-mail: ferran.casas@udg.edu o mlcabanas@cop.es

Manuscrito Recibido: 25/03/2010
Revisión Recibida: 18/06/2010
Manuscrito Aceptado: 08/07/2010

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons