SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.15 número52-53 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Index de Enfermería

versión impresa ISSN 1132-1296

Index Enferm v.15 n.52-53 Granada primavera/verano 2006

 

EDITORIAL

 

15 años, 15 logros

15 years, 15 achievements

 

 

Manuel Amezcua

Director de la revista Index de Enfermería

Dirección para correspondencia

 

El año 2006 supone para Index la oportunidad de una doble celebración: el cumplimiento de 18 años como proyecto único orientado hacia la gestión del conocimiento enfermero, y el haber logrado publicar regular e ininterrumpidamente durante 15 años la revista Index de Enfermería. Seguramente este sería de los momentos gratamente esperados por una organización para celebrar con bombo y platillo su propia existencia, a la par que una oportunidad para convencer al mundo de que hay un antes y un después desde que ésta naciera. Nosotros no lo haremos, o mejor dicho lo celebraremos de la mejor forma que sabemos hacerlo, trabajando desde la cotidianidad, siendo fieles a los compromisos que durante estos años hemos adquirido con la comunidad que se beneficia de los servicios de Index.

No somos dados a las miradas nostálgicas ni a los triunfalismos, pero tampoco negaremos que cuando llegan momentos como éste es inevitable la reflexión sobre el significado de lo que se hace. No quedan lejos los momentos en que a propósito del conocimiento enfermero y su relación con el mercadeo de la ciencia surgían interrogantes como éstos: ¿puede (el conocimiento enfermero) abrirse camino entre la explosión de hallazgos que se producen cotidianamente en el contexto de la salud? ¿caben formas propias de expresión y socialización que lo hagan reconocible? ¿se puede determinar su impacto en la comunidad científica? ¿es posible evaluarlo sin desacreditarlo? Cuando creemos haber alcanzado la mayoría de edad estamos convencidos de que la respuesta es que SI, que existen evidencias sobradas que legitiman el conocimiento enfermero, también el conocimiento enfermero del espacio cultural iberoamericano, a pesar de que algunos organismos internacionales no hayan podido o no hayan querido enterarse. Algunas de estas evidencias están directamente ligadas a las estrategias que la Fundación Index viene desarrollando para universalizar el conocimiento científico sobre los cuidados. Veamos algunas:

1. CUIDEN ha hecho posible visualizar el acervo científico de las enfermeras, de paso que ha provocado un cambio en el patrón de consumo de la información de las enfermeras iberoamericanas, que han pasado de citarse a sí mismas en su espacio local, a consumir conocimiento con independencia de dónde se produzca.

2. La Biblioteca LASCASAS está logrando consolidar el primer espacio de intercambio de conocimiento sobre cuidados de salud en Iberoamérica sin utilizar criterios mercantilistas.

3. La Hemeroteca CANTARIDA ha hecho posible el primer fondo de revistas a texto completo del espacio iberoamericano, destacando no tanto por su tamaño como por la singularidad de los proyectos que acoge.

4. El FONDO DE HISTORIA DEL CUIDADO descubre la importancia del conocimiento como patrimonio cultural de la enfermería.

5. La ESCUELA DE INVESTIGADORES ha desarrollado un modelo efectivo de capacitación de investigadores que pone énfasis en los resultados (el programa Quid-Innova en su primer año ha multiplicado por diez la capacidad de producción de sus alumnos).

6. El Laboratorio de Investigación Cualitativa LIC ha logrado socializar en el contexto de la salud formatos singulares de expresión científica como los relatos biográficos o la narrativa clínica.

7. La publicación del fondo ARCHIVOS DE LA MEMORIA ha sido resultado de la aceptación del enfoque fenomenológico como estrategia de desarrollo de la investigación de naturaleza humanística.

8. La Red de Historia y Pensamiento Enfermero RIHPE y la revista Temperamentvm consolidan un modelo de acercamiento a las humanidades enfermeras sustentado en principios de cooperación.

9. INDEX SOLIDARIDAD muestra que en la cooperación con los pueblos desfavorecidos también el conocimiento científico sobre cuidados de salud produce desarrollo sostenible.

10. El Observatorio de Enfermería Basada en la Evidencia OEBE ha logrado reformular el movimiento de la evidencia científica en su aplicación a la enfermería, hasta convertirlo en un movimiento reflexivo y crítico sobre el potencial que la investigación tiene para transformar la práctica clínica desde el modo de pensamiento enfermero.

11. La revista EVIDENTIA en su apuesta por ayudar a las enfermeras clínicas en el proceso de toma de decisiones sobre el cuidado del paciente, pone en crisis los tradicionales sistemas de jerarquización del conocimiento en favor de la utilidad de los resultados de la investigación.

12. La revista INDEX DE ENFERMERIA ha pasado del eclecticismo a la persuasión, convirtiéndose en la revista enfermera con mayor impacto en Iberoamérica y en la tercera revista biomédica con mayor impacto en España (IHCD-CSIC).

13. El índice de revistas CUIDEN CITACION está logrando que los evaluadores de la actividad científica reconozcan las particularidades del conocimiento enfermero y por tanto consideren en su justo valor las contribuciones de las enfermeras de Iberoamérica.

14. El Consejo Iberoamericano de Editores de Revistas de Enfermería CIBERE, ha sido la consecuencia de trocar unas relaciones basadas en la competitividad por una cultura de cooperación científica que antepone principios de eficiencia, universalización y accesibilidad a posibles intereses particulares.

15. INDEX IN ENGLISH, primera edición en inglés de una revista enfermera en español, muestra que se pueden establecer relaciones con el mundo más desarrollado trascendiendo la dependencia a favor de un intercambio de conocimiento, alternando así las relaciones de consumidor-productor.

Tal vez podíamos continuar con algunos otros hitos que perfilarían con más detalle el continuum del proyecto Index, pero al menos éstos son suficientes para mostrar el modelo Index de gestión del conocimiento, que parte de estrategias de visualización  de la producción científica (1-5), para continuar con acciones concretas de diversificación de los modos de generar conocimiento (6-9), para luego proponer alternativas a la jerarquización del conocimiento (10-11) y finalmente desarrollar instrumentos que permitan su adecuada evaluación (12-15).

Es evidente que no sentimos que estos logros nos vayan a garantizar nuestro paso a la posteridad como héroes de la nueva enfermería, entre otras cosas porque cotidianamente nos tenemos que enfrentar a intransigentes que nos recuerdan que todo lo que hacemos es imperfecto, inoportuno, inconsecuente y hasta ilegal. A ellos agradecemos el estímulo que nos provocan sus críticas, pero en aras a la verdad sería más adecuado agradecer a tantas personas e instituciones que se han volcado con Index y que han hecho posible que hayamos llegado hasta aquí con ánimos para seguir trabajando.

Aunque se hayan dado pasos de gigantes, aún queda mucho hasta normalizar definitivamente la posición del conocimiento enfermero en un espacio científico donde la ciencia médica ocupa una posición hegemónica y muchas veces excluyente hacia otros saberes dentro de las ciencias de la salud, incluidos también los saberes populares, situación que se agrava por la también excluyente influencia de unos espacios científico-culturales sobre otros. Lo que en Index perseguimos no es otra cosa que lograr que las autoridades gubernamentales despenalicen el conocimiento enfermero, o sea, que para que éste sea competitivo desde el punto de vista de la accesibilidad a los recursos científicos, no tenga que fugarse hacia contextos ajenos a la propia enfermería ni a la ciudadanía concreta que le da sentido. Dicho de otra forma, la normalización del conocimiento enfermo sólo se logrará cuando una enfermera investigadora observe que ese producto (artículo) que ha generado en su contexto clínico y divulgado en la revista de su especialidad para que sea utilizado, principalmente por otras enfermeras clínicas que se enfrentan a la misma problemática en su contexto cultural, tenga el mismo valor a efectos de evaluación del conocimiento si esta enfermera es neoyorquina o cordobesa. Cuando la enfermera cordobesa prefiere publicar en una revista de enfermería neoyorquina sus hallazgos sobre la eficacia de una intervención de apoyo a cuidadoras familiares de edad avanzada, a pesar de la escasa o nula circulación de esta revista en España, eso significa que el sistema de evaluación del conocimiento enfermero que utilizan nuestras autoridades es defectuoso o ingrato hacia lo propio a favor de lo ajeno. Y además pone de manifiesto un problema casi crónico, y es que en España, como en otros países con mejorable nivel de desarrollo científico, no sólo se fugan cerebros (investigadores), sino también conocimiento, que de esta forma tiene que cambiar de idioma y de territorio para que pueda ser reconocible en el propio.

En el futuro más cercano que somos capaces de adivinar estamos convencidos que Index de Enfermería va a jugar un papel importante como revista emblemática con una gran capacidad de adaptación a las corrientes emergentes de investigación, seguiremos experimentando y proponiendo nuevos formatos de comunicación científica y tenemos la esperanza de que aumente sustancialmente su penetración en el mercado editorial más allá de los límites disciplinares de la enfermería. Pero también nos atrevemos a adivinar por dónde caminarán las estrategias de gestión del conocimiento, donde las nuevas tecnologías de la información van a jugar un papel indispensable: auguramos que vamos a asistir a la era de las revistas digitales, en cuya normalización vamos a tener que invertir esfuerzo, dedicación y recursos; asistiremos al desarrollo de entornos de conocimiento compartido, con hemerotecas digitales, procedimientos editoriales basados en la cooperación, etc; pasaremos de la impactolatría a la información bibliográfica avanzada, donde los investigadores puedan consultar los movimientos de sus publicaciones en entornos amigables en cuyo mantenimiento puedan participar; y en suma asistiremos a la pérdida de hegemonía de determinados contextos científicos en favor de una nueva ciencia basada en la diversidad, donde la igualdad de oportunidades dote de verdadera eficacia al conocimiento, que será más democrático y útil a la sociedad, y esto ocurrirá también con el conocimiento enfermero.

Aunque bien pensado no sabemos si estamos prediciendo el futuro o perfilando una nueva utopía. El tiempo lo dirá.

 

 

Dirección para correspondencia:
indexcd@interbook.net