SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.17 número3Representaciones socio-culturales sobre la menopausia: Vivencias del proceso en mujeres residentes en Albacete (España) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Index de Enfermería

versión impresa ISSN 1132-1296

Index Enferm vol.17 no.3  jul./sep. 2008

 

ARTÍCULOS ESPECIALES

EDITORIALES

 

Enfermería centrada en los Significados del Paciente®. Un modelo basado en la narrativa y en la ética del otro

Nursing that focuses on the Patient's Meaning®. A model based on the narrative and the other's ethics

 

 

Clara Valverde

Enfermera/formadora, Equipo Aquo, Barcelona, España. formacionsalud@hotmail.com

 

 

En enfermería trabajamos con seres humanos y con los temas que eso conlleva: sufrimiento, significados, contradicciones y paradojas. Pero debido al enfoque economicista del sistema sanitario, a las condiciones de trabajo de los profesionales de enfermería y a la falta de formación de éstos en lo relacional y en la narrativa, en estos momentos tiende a existir una “enfermería centrada en el profesional de enfermería”. En este tipo de enfermería se ha creado una situación un tanto complicada y absurda, en la cual los cuidados están centrados en lo que hacen y en lo que necesitan los profesionales de enfermería y los médicos. La enfermedad, sus interpretaciones y sus significados, están vistos desde el punto de vista de los profesionales y no desde los que viven esa experiencia en sus vidas. Frases y pensamientos por parte de enfermería que ponen en evidencia esta “enfermería basada en el profesional de enfermería” incluyen: “El paciente me da trabajo”, “El buen paciente/el mal paciente”, “Si el paciente no me respeta, yo no le voy a mostrar empatía”, “Es un pesado, hiperfrecuentador, etc”, “Lo que usted tiene que hacer es…”.

Esto está lejos de los conceptos que podrían ayudar a las enfermeras a adentrarse en la ambivalencia y la ambigüedad,1 conceptos que le ayudarían a trabajar mejor con la complejidad humana. Los modelos de enfermería ahora disponibles son unos mapas limitados por el concepto de los “resultados”, que reducen las experiencias humanas a una lista de objetivos.

Esta tendencia de la “enfermería centrada en el profesional de enfermería” difícilmente puede cambiar con los modelos existentes. Hay, en estos momentos, una serie de modelos de enfermería disponibles que son muy interesantes, pero el problema es que, aunque son útiles para recordar tareas, no son realmente ontologías (teorías del ser).2 Estos modelos aportan algunos aspectos interesantes (las “Necesidades” de Virginia Henderson, y los de Orem y Abdallah; la “Interacción” de Peplau, de Orlando, y de King; los “Efectos Deseables” de Callista Roy, de Johnson, y de Neuman; el “Ser Unitario” de Rogers, de Parse y de Newman; el “Caring” de Jean Watson, y de Madeleine Leininger) pero no son lo más útil para abordar la presentación del sufrimiento humano que “el Otro” evoca en sus múltiples formas.3

Estos modelos son mapas para los cuidados, mapas que dibujan la visión del paciente dentro del concepto de los “resultados”.4 Esto puede reducir situaciones humanas complejas a intervenciones, como puede ser el lavar a un paciente con todo lo que conlleva en sus significados para el que es lavado. La Enfermería, a través de estos modelos, tiende a dar significados a las necesidades del que sufre desde la visión del profesional, dando menos importancia a la interpretación emocional e imaginativa que la que pueda dar el paciente.

Estos modelos muestran los aspectos incompletos del enfermo (aspectos llamados “necesidades”, “fases”, “falta de voluntad” o “efectos deseables”) pero no su poder. Y una persona enferma o discapacitada es una persona completa, con una narrativa intacta, si las condiciones en la relación terapéutica le dan el espacio generoso y empático para que pueda organizarse de una manera narrativa.5

Necesitamos cuestionar los modelos existentes. Necesitamos cuestionar la jerarquía de significados que estos modelos imponen, en los cuales la incertidumbre del paciente, la incertidumbre del profesional de enfermería, y toda incertidumbre que está en el centro de la experiencia humana, no se tienen en cuenta, y de esa manera las posibilidades existenciales se pierden.

 

Un Modelo centrado en los Significados del Paciente®6

Pero, ¿qué es enfermería? Enfermería es el arte de comprometerse a acompañar y a apoyar a seres humanos que sufren, que están intentando llegar a puerto “sanos y salvos” (o por lo menos “salvos”), que están deseando, en su enfermedad, encontrar sentido. El trabajar como profesional de enfermería es participar en la vulnerabilidad del que sufre e intentar aliviarla, ayudando a que el paciente sea el autor de su propia experiencia.

Hay una gran necesidad, en estos momentos, de que el pensamiento enfermero reconozca las limitaciones que impone sobre nuestra imaginación la enfermería basada en la “evidencia”, no porque estemos en contra de la ciencia, sino porque en el modelo actual cartesiano de dualidad cuerpo-mente no nos hacemos las grandes preguntas sobre lo que es ser un ser humano y cuál es su experiencia de la enfermedad. El proceso de la enfermedad no es, en realidad, la interpretación mecanicista de lo que ocurre en el cuerpo. Es un país, una cultura en sí, es la experiencia que tiene el paciente de la interacción entre los diferentes sistemas y los procesos de su cuerpo y de cómo la enfermedad afecta sus significados, su narrativa, sus acciones y sus interacciones con otros, incluido el profesional de enfermería.7

En los modelos de enfermería existentes no hay espacio para el que vive la enfermedad con todos sus significados personales y culturales, ni los profesionales de enfermería están formados en cómo pensar desde una perspectiva compleja. Hasta ahora, el sistema sanitario ha fomentado un pensamiento simplista, con la falsa promesa, entre otras, de tener control, pretendiendo que se puede evitar la incertidumbre y el desorden que, sin embargo, son necesarios para crear, con el paciente, un mapa de la enfermedad que no sea sólo en dos dimensiones.

En este modelo nuevo, proponemos una relación de ayuda mediante el uso de la narrativa, por medio de la cual el paciente pueda ir explicando esa cultura, ese país que es su experiencia de la enfermedad para dar nuevos significados, contenido y perspectiva a su experiencia. Para llevar esto a cabo, el paciente necesita contar y narrar, lo cual le ayudará a salir de sí mismo y a hacer suya la experiencia.

La narrativa es un grupo de metáforas para organizar sensaciones a través de las que cada uno construye su verdad con elementos subconscientes de su historia a medio escribir. A medida que el enfermo verbaliza su narrativa (el lenguaje y los códigos de ese país que es la enfermedad), la enfermedad adquirirá un significado más claro para el paciente, y su implicación en la relación de ayuda podrá ser central. Pero la construcción de esta narrativa necesita un ayudante, alguien que escuche con habilidad: en este caso, el profesional de enfermería.

 

Bibliografía

1. Lévinas, Emmanuel. Time and the other. Duquesne University Press, 1987.        [ Links ]

2. Edwards S, Liaschenki J. On the quest for a theory of nursing. Nursing Philosophy, 2003; 4: 1-3.        [ Links ]

3. Lyotard JF. The Differend: Phrases in Dispute. University of Minnesota Press, Minneapolis, Minnesota, 1988.        [ Links ]

4. Campbell M. Accounting for care: a framework for analysing change in Canadian nursing. En White R (ed), Political Issues in Nursing: Past, Present and Future. John Wiley & Sons, Toronto, Ontario, 1988. Pp.45-70.        [ Links ]

5. Dufrenne M. In the Presence of the Sensuous: Essays in Aesthetics. Humanities Press, Atlantic Highlands, New Jersey, 1987.        [ Links ]

6. Valverde C. Enfermería centrada en los Significados del Paciente: la importancia de la filosofía para la enfermería. Norte de Salud Mental, 2007; 28:8-15.        [ Links ]

7. Wilson T, Holt T, Greenhalgh T. Complexity science: complexity and clinical care. BMJ, 22 Sep 2001; 323: 685-688.        [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons