SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.19 número2-3 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Index de Enfermería

versión impresa ISSN 1132-1296

Index Enferm v.19 n.2-3 Granada abr.-sep. 2010

 

ARTÍCULOS ESPECIALES

REVISIONES

 

El Portafolios como herramienta didáctica en la formación de enfermeras

The portfolio as an educational tool for training nurses

 

 

Ma del Coro Canalejas Pérez1

1Escuela Universitaria de Enfermería La Paz. Universidad Autónoma. Madrid, España

Dirección para correspondencia

 

 


RESUMEN

En este artículo se realiza una revisión de la literatura existente sobre la utilización del portafolios en la formación de enfermeras, con la finalidad de identificar en los estudios realizados: el concepto y componentes de los portafolios que proponen los diferentes autores, así como las ventajas e inconvenientes encontrados en su utilización como instrumento de aprendizaje y evaluación. La mayor parte de los estudios tienen como objetivo recabar la opinión de los estudiantes sobre dicha herramienta mediante cuestionarios elaborados para tal fin, por lo que parece oportuno indagar en futuros trabajos sobre la opinión de profesores con experiencia en su aplicación. Los diferentes autores consideran que el portafolios es una herramienta eficaz para el aprendizaje de competencias genéricas aunque algunos destacan que genera inseguridad en el estudiante e incrementa el trabajo del profesorado. Como instrumento de evaluación refieren que es adecuado principalmente para la evaluación formativa, aunque habría que mejorar la validez y fiabilidad del mismo.

Palabras clave: Portafolios, Educación basada en competencias, Aprendizaje activo, Evaluación formativa, Revisión de la literatura.


ABSTRACT

This article reviews the existing literature on the use of the portfolio for training nurses. Its goal is to identify the following aspects in the studies carried out: the concept and components of the portfolio proposed by different authors, as well as the advantages and disadvantages of its use as a learning and assessment tool. Most of the studies aim to collect student opinion on such tool through questionnaires created for it, so it seems convenient to investigate in future works on the opinion of teachers with experience in its application. The different authors consider the portfolio as an efficient tool for learning generic competences, although some of them stress that it creates insecurity in students and improves teachers' work. As an assessment tool, they state that it is mainly appropriate for the formative assessment, although it would be necessary to improve its validity and reliability.

Key words: Portfolio, Competency-Based Education, Active learning, Formative assessment, Literature review.


 

Introducción

En la última década se han multiplicado las experiencias que han tenido como objetivo la utilización del portafolios como herramienta didáctica en la formación de estudiantes de diferentes disciplinas.1 Aunque en nuestro centro se ha utilizado como instrumento de aprendizaje y evaluación de competencias en dos materias distintas,2,3 puesta la mirada en su aplicación en la futura formación de Grado, parece necesario profundizar en las aportaciones de otros autores. Por este motivo se ha realizado una revisión de la literatura existente sobre su aplicación en la formación de enfermeras con la finalidad de: (a) Describir el concepto de portafolios que orienta las diferentes experiencias. (b) Identificar los componentes del portafolios que proponen. Y (c) analizar las ventajas e inconvenientes del portafolios como instrumento de aprendizaje y evaluación que aportan los diferentes estudios.

Con este fin se consultaron las bases de datos ISI, Medline, Cinahl y Cuiden, introduciendo como términos para la búsqueda "portafolios" y "educación de enfermeras", excluyendo todos los artículos que hicieran referencia a su utilización en la formación de postgrado y en la evaluación de profesionales.

Aunque Alexander et al destacan que el portafolios comenzó a utilizarse en las escuelas de enfermeras en la década de los ochenta,4 uno de los primeros artículos encontrados se escribió en 1992 por Glen y Hight.5 Con excepción de algún artículo realizado en una universidad de Hong Kong6 y otra de Sudáfrica,7 la mayor parte de ellos comentan experiencias llevadas a cabo en diferentes universidades de Estados Unidos y el Reino Unido, en colaboración, en este último caso, con alguna universidad de Australia.8 En nuestro país la primera referencia a una experiencia de este tipo la encontramos en una publicación del año 2004.9

En todos estos trabajos los objetivos que se plantean los diferentes autores son muy diversos y, en ocasiones, no aparecen formulados claramente. No obstante podríamos clasificar los estudios en función de aquellos aspectos del portafolios en los que se focaliza la atención:

- Profundizar en su significado teórico.5,10-17

- Describir experiencias de aplicación y recoger la opinión de estudiantes sobre el mismo.2-4,6,9,18-27

- Analizar su utilidad como instrumento de evaluación del aprendizaje de prácticas.20,21,24,28-30

- Describir el contenido del portafolios electrónico y comentar experiencias de aplicación del mismo.31-33

- Analizar su fiabilidad y validez como instrumento de evaluación.8,34

- Revisar la literatura existente en Enfermería sobre el mismo.35-37

La metodología utilizada aparece en algunos artículos, destacando que sólo Tiwari y Tang6 plantean un diseño experimental de grupo control pretest-postest para comparar el efecto del portafolios en el aprendizaje, mientras que el resto son estudios descriptivos en los que se obtienen datos cuantitativos a partir de cuestionarios de opinión dirigidos a los estudiantes.2,3,6,9,18,19,24,26,27 Los datos cualitativos se suelen obtener mediante la creación de grupos focales24 o la realización de entrevistas.6-8,23-25 A excepción de algunos estudios3,6,9,24,26,27,30 en los que se trabaja con muestras comprendidas entre 70 y 413 estudiantes, el resto han realizado la experiencia con un número reducido.

 

Concepto de Portafolios

Seleccionando los aspectos que resaltan los diferentes autores, el portafolios se considera como una colección de trabajos del estudiante o de evidencias cuidadosamente seleccionadas y clasificadas en orden cronológico, que demuestran el desarrollo de competencias en un cierto plazo de tiempo y permiten al estudiante descubrir sus fuerzas personales, debilidades y necesidades de aprendizaje a través de la reflexión.

Requisitos para la elaboración del Portafolios. Aunque su elaboración tiene que ser flexible,17 diversos autores destacan la necesidad de que se cumplan diversos requisitos que faciliten su elaboración: (a) Aportar directrices claras sobre el propósito, la estructura, el contenido y el proceso de evaluación.6,15,17,19,24,31,33,34,36 (b) Ofrecer ejemplos previos de otros portafolios, tanto a los estudiantes como a los evaluadores.17,30,33 (c) Presentar el portafolios como una empresa mutua tutor-estudiante,4 como una creación y no como el requisito del profesor. (d) Cuidar su composición, estructura, aspecto y tamaño para que no sea excesivo para el evaluador y para los estudiantes.17 (e) Fijar previamente las fechas de revisión31,33 y preparar a los tutores y evaluadores32 que han de dar informes cada cierto tiempo.26 (f) Facilitar el proceso, animando al estudiante a seleccionar los artículos para el portafolios a través de la reflexión.6

 

Componentes del Portafolios

Entre las recomendaciones que hacen los diferentes autores respecto a la composición o estructura de un portafolios destacan dos tendencias:

- Establecer una sección para cada competencia,29 en las que se describirá una actividad relacionada con la competencia correspondiente y se aportará una reflexión sobre el aprendizaje logrado con dicha actividad.

- Estructurarlo en tres secciones: La sección inicial debe contener la filosofía personal y las metas a alcanzar,18 así como un contrato de aprendizaje.4 La segunda sección contendrá reflexiones sobre el logro de resultados8,10,14,25,31,36 que demuestren crecimiento global y no sólo académico.31 En la última sección deben incluirse evidencias que apoyen el logro de resultados y reflexión sobre las mismas,31 así como el estudio de casos.21

En relación con las evidencias que debe contener el portafolios, Ryan y Carlton38 proponen la siguiente clasificación:

- Evidencias directas: Son elaboradas por los propios estudiantes y pueden incluir estudio de casos, vídeos, fotografías, análisis de incidentes críticos, historias de vida, planes de cuidados, filosofía personal, escrituras reflexivas de la práctica, ejemplos concretos de acciones para el logro de objetivos, autoevaluaciones.

- Evidencias indirectas: Son elaboradas por tutores, supervisores y compañeros, de manera que pueden incluir evaluaciones o testimonios de los mismos.

 

Ventajas e inconvenientes del Portafolios

El Portafolios como instrumento de aprendizaje. La mayor parte de los autores enfatizan el papel del portafolios como instrumento de aprendizaje que contribuye al desarrollo de competencias genéricas [Tabla 1], impulsa el aprendizaje significativo y profundo2,3,9,18,21 y contribuye a aumentar la autoestima y seguridad en sí mismo del aprendiz.6,11,17,18,22 Diversos autores destacan que esta forma de aprender potencia la relación del estudiante con el tutor y modifica el papel que ambos desempeñan, convirtiéndose en aliados en el proceso educativo.2-4,9,18,24,30,31 En relación con este aspecto, McMullan comenta que la relación con el tutor condiciona la percepción que tiene el alumno del portafolios, destacando que una mejor relación conlleva la consideración de una mayor utilidad del mismo.26

 

Entre los inconvenientes de dicha herramienta resaltan la ansiedad e inseguridad de los alumnos al inicio de la experiencia1 ante una actividad tan abierta;6,26 la dificultad de los estudiantes para reflexionar y expresarse en un lenguaje adecuado;2,9,18 el tiempo que requiere para su elaboración,2,3,15,17,22,24,28 y la falta de recursos suficientes para realizar consultas bibliográficas.9 Asimismo, en contradicción con otros estudios, Dolan et al. destacan que los estudiantes consideraban que no les había ayudado a establecer conexión teórico-práctica,24 y Spence y El-Ansari resaltan que en lugar de creativo resulta repetitivo.30

El Portafolios como instrumento de evaluación de competencias. El portafolios es considerado como una herramienta alternativa de evaluación de competencias más eficaz que las herramientas tradicionales38 porque puede proporcionar evidencia del desarrollo personal y profesional procedente de diversas fuentes;4,18,23,26,29 constituyendo una forma de evaluación aceptada por los alumnos por considerarla equitativa, global, justa y segura. A pesar del acuerdo general de que el portafolios es un instrumento útil para la evaluación, algunos autores consideran que este acuerdo es teórico más que empírico35 y se plantean la necesidad de mejorar la validez y fiabilidad de dicha evaluación,7,8,12,18,29,34 proponiendo la triangulación de la misma como forma de aumentar la confiabilidad.8,23,30

Diversos autores son críticos con la utilización del portafolios para la evaluación sumativa, porque consideran que puede condicionar la elaboración y los estudiantes tienden a no reflejar incidentes personales o sus dificultades22,26,34 y a expresar lo que consideran que el evaluador quiere leer.24-26,29 En este sentido, Webb et al comentan que no son adecuados los criterios cuantitativos para su evaluación y proponen un acercamiento cualitativo, por considerarlo un instrumento de evaluación formativa y no sumativa.5 Igualmente, McMullan insiste en que la utilización del portafolios como instrumento de evaluación condiciona el aprendizaje, de manera que pone en duda la utilización dual del mismo, destacando que el portafolios es más necesario para promover la autonomía del estudiante que como medida de evaluación.26 Sin embargo, Dolan et al. comentan que, si no se evalúan, los estudiantes descuidan los portafolios al considerarlos menos importantes.24

Se insiste en que en ocasiones los criterios de evaluación han sido escasos10 y que es necesaria la elaboración de criterios claros8,18 que se han de compartir con el estudiante.6,19,21,24-26 Asimismo se considera necesaria la preparación adecuada de los evaluadores para reducir su nivel de ansiedad por la equidad de su juicio.21,23,25 Diversos autores expresan que los profesores tienen dificultades por el tiempo requerido para la revisión de portafolios individuales,17,22,24 motivo por el que proponen marcar los límites de extensión del portafolios.

Aunque en general se considera que el portafolios permite identificar puntos fuertes y débiles del estudiante a partir de los que establecer las necesidades de aprendizaje,18,21,26 hay que reseñar que Byrne et al resaltan que puede dar una imagen distorsionada porque los estudiantes enfatizan más unos aspectos que otros.17

Otro aspecto que se resalta es que el estilo de aprendizaje del estudiante y su capacidad para expresarse puede condicionar el resultado final.17 En este sentido, McMullan destaca que tenían menos ansiedad frente al portafolios los alumnos con más habilidades de escritura reflexiva;26 y Tiwari y Tang insisten en que para asegurar el éxito es necesario valorar previamente si los estudiantes tienen las destrezas cognitivas que el portafolios requiere.6

 

Conclusiones

Se han encontrado muy pocos estudios relacionados con la utilización del portafolios en la formación de enfermeras en nuestro país, por lo que sería oportuno indagar sobre el grado de implantación del mismo en dicha formación.

La mayoría de los estudios recogen la opinión de los estudiantes por lo que sería interesante conocer la opinión de profesores con experiencia en la utilización de dicha herramienta.

Gran parte de los estudios hace referencia a su utilización para el aprendizaje teórico, por lo que sería conveniente profundizar en su aplicación durante los periodos de aprendizaje clínico, de manera que recojan materiales que reflejen la "historia de aprender a cuidar" de cada estudiante.

El portafolios contribuye al aprendizaje significativo de competencias genéricas pero al inicio genera inseguridad en el estudiante.

Es una herramienta de evaluación muy completa que proporciona evidencias de desarrollo personal y profesional, aunque es necesario mejorar la validez y fiabilidad de la misma.

 

Bibliografía

1. Klenowxki V. Desarrollo de portafolios para el aprendizaje y la evaluación. Madrid: Narcea; 2004.        [ Links ]

2. Vera M, Canalejas MC. El portafolio como recurso de aprendizaje e instrumento de evaluación de estudiantes repetidores de enfermería. Educ med 2007; 10(2): 114-120.        [ Links ]

3. Canalejas-Pérez MC, Cid-Galán ML, Martínez-Martín ML, Martín-Salinas C. El portafolios como instrumento de aprendizaje y evaluación de competencias en los estudiantes de enfermería. Enferm Clin 2009; 19: 16-23.        [ Links ]

4. Alexander JG, Craft SW, Baldwin MS, Beers GW, McDaniel GS. The nursing portfolio: A reflection of a professional. J Cont Educ Nursing, 2002 33(2): 55-59.        [ Links ]

5. Glen S, Hight NF. Portfolios: An 'affective' assessment strategy?. Nurse Educ Today 1992; 12(6): 416-423.        [ Links ]

6. Tiwari A, Tang C. From process to outcome: The effect of portfolio assessment on student learning. Nurse Educ Today. 2003; 23(4): 269-277.        [ Links ]

7. Chabeli M. Portfolio assessment and evaluation: Implications and guidelines for clinical nursing education. Curationis 2002; 25(3): 4-9.        [ Links ]

8. Webb CH, Endacott R, Gray MA, Jasper MA, McMullan M, Scholes J. Evaluating portfolio assessment systems: What are the appropriate criteria? Nurse Educ Today 2003; 23(8): 600-609.        [ Links ]

9. Olivé MC, Gusiñé F, Pardo A. Evaluación continuada en portafolios, opinión de los estudiantes referente a la experiencia llevada a cabo en la Escuela de Enfermería de la Universidad de Barcelona. [Internet]. Segundas Jornadas Nacionales de la Sociedad Científica Española de Licenciados en Enfermería; 2004. Disponible en: http://www.scele.enfe.ua.es/web_scele/2_jornad.htm [consultado: 20 de marzo de 2009].        [ Links ]

10. Jasper M. The portfolio workbook as a strategy for student-centred learning. Nurse Educ Today 1995; 15(6): 446-451.        [ Links ]

11. Wenzel LS, Briggs KL, Puryear BL. Portfolio: Authentic assessment in the age of the curriculum revolution. J Nurs Educ 1998; 37(5): 208-212.        [ Links ]

12. Gannon FT, Draper PR, Watson R, Proctor S, Norman IJ. Putting portfolios in their place. Nurse Educ Today 2001; 21: 534-540.        [ Links ]

13. Day M. Developing benchmarks for prior learning assessment. part 2: Practitioners. Nurs Stand 2001; 15(35): 38-44.        [ Links ]

14. Webb CH, Endacott R, Gray M, Jasper M, Miller C, McMullan M, Scholes J. Models of portfolios. Med educ 2002; 36(10): 897-898.        [ Links ]

15. Bowers SP. The portfolio process: questions for implementation and practice. Coll Stud J 2005; 39(4): 754-758.        [ Links ]

16. Billings D, Kowalski K. (2005). Portafolioss learning. J Contin Educ Nurs, 36(4), 149-150.        [ Links ]

17. Byrne M, Delarose T, King CA, Leske J, Sapnas KG, Schroeter K. Continued professional competence and portfolios. J Trauma Nurs. 2007; 14(1): 24-31.        [ Links ]

18. Karlowicz K. The Value of Student Portfolios to Evaluate Undergraduate Nursing Programs. Nurse Educ. 2000; 25(2): 82-87.        [ Links ]

19. Gallagher P. An evaluation of a standards based portfolio. Nurse Educ Today 2001; 21(5): 409-416.        [ Links ]

20. Williams J. The clinical notebook: Using student portfolios to enhance clinical teaching learning. J Nurs Educ. 2001; 40(3): 135-137.        [ Links ]

21. Lettus MK, Moessner PH, Dooley L. The clinical portfolio as an assessment tool. Nurs Adm Q. 2001; 25(2): 74-79.        [ Links ]

22. Harris S, Dolan G, Fairbairn G. Reflecting on the use of student portfolios. Nurse Educ Today 2001; 21(4): 278-286.        [ Links ]

23. Williams M. Assessment of portfolios in professional education. Nurs Stand 2003; 18(8): 33-40.        [ Links ]

24. Dolan G, Fairbairn G, Harris S. Is our student portfolio valued? Nurse Educ Today 2004; 24(1): 4-13.        [ Links ]

25. Scholes J, Webb C, Gray M, Endacott R, Miller C, Jasper M, McMullan M. Making portfolios work in practice. J Adv Nurs 2004; 46(6): 595-603.        [ Links ]

26. McMullan M. Students' perceptions on the use of portfolios in pre-registration nursing education: A questionnaire survey. Int J Nurs Stud 2006; 43(3): 333-343.        [ Links ]

27. Nairn S, O'Brien E, Traynor V, Williams G, Chapple M, Johnson S. Student nurses' knowledge, skills and attitudes towards the use of portfolios in a school of nursing. J Clin Nurs 2006; 15(12): 1509-1520.        [ Links ]

28. Tracy SM, Marino GJ, Richo KM, Daly EM. The clinical achievement portfolio: An outcomes-based assessment project in nursing education. Nurse Educ 2000; 25(5): 241-246.        [ Links ]

29. Schaffer MA, Nelson P, Litt E. Using portfolios to evaluate achievement of population-based public health nursing competencies in baccalaureate nursing students. Nurs Educ Perspect 2005; 26(2): 104-112.        [ Links ]

30. Spence W, El-Ansari W. Portfolio assessment: practice teachers' early experience. Nurse Educ Today 2004; 24(5): 388-401.        [ Links ]

31. Ramey S, Hay L. Using Electronic Portfolios to Measure Student Achievement and Assess Curricular Integrity. Nurse Educ 2003; 28(1): 31-36.        [ Links ]

32. Skiba D. E-portfolios, Webfolio, and E-dentity Promises and Challenges. Nurs Educ Perspect 2005; 26(4): 246-47.        [ Links ]

33. Corbett-Pérez S, Dorman S. Electronic portfolios enhance health instruction. J Sch Health 1999; 69(6): 247-249.        [ Links ]

34. Kear ME, Bear M. Using Portfolio Evaluation for Program Outcome Assessment. J Nurs Educ. 2007; 46(3): 109-113.        [ Links ]

35. Ball E, Daly W, Carnwell R. The use of portfolios in the assessment of learning and competence. Nurs Stand 2000; 14 (43), 35-38.        [ Links ]

36. McMullan M, Endacott R, Gray MA, Jasper M, Miller CM, Scholes J, Webb CH (2003). Portfolios and assessment of competence: A review of the literature. J Adv Nurs 2003; 41(3): 283-294.        [ Links ]

37. McCready T. Portfolios and the assessment of competence in nursing: A literature review. Int J Nurs Stud 2007; 44(1): 143-151.        [ Links ]

38. Ryan M, Carlton KH. Portfolio applications in a school of nursing. Nurse educ 1997; 22(1): 35-39.        [ Links ]

 

 

Dirección para correspondencia:
Paseo de la Castellana 261,
28046 Madrid, España
ccanalejas.hulp@salud.madrid.org

Manuscrito recibido el 28.7.2009
Manuscrito aceptado el 1.9.2009