SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.20 número1-2Sentimientos de los Familiares ante la Lesión MedularAdherencia al tratamiento antituberculoso: Voces de los implicados índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Index de Enfermería

versión impresa ISSN 1132-1296

Index Enferm vol.20 no.1-2  ene./jun. 2011

http://dx.doi.org/10.4321/S1132-12962011000100013 

ARTÍCULOS ESPECIALES

ORIGINALES

 

La vivencia de la dependencia en un consumidor de drogas psicoactivas

The experience of the dependence to a psychoactive drug in a consumer drug

 

 

Liliana Basso Musso1

1Escuela de Enfermería. Universidad de Valparaíso. Valparaíso, Chile

Dirección para correspondencia

 

 


RESUMEN

Investigación cualitativa, de trayectoria fenomenológica, siguiendo el referencial sociológico de Schutz, cuyo objetivo es conocer la vivencia del fenómeno de la dependencia o adicción, en un consumidor de drogas psicoactivas en tratamiento en un Centro Abierto, teniendo como base las siguientes preguntas orientadoras: ¿Cómo se inició la experiencia de consumo de drogas? ¿Cuáles fueron los motivos para consumir drogas? ¿Cómo se va instalando la dependencia a ellas? ¿Cómo se dio cuenta que se había hecho dependiente a la droga? En el discurso de los consumidores se identificaron siete categorías del referencial de Shutz, que muestran aspectos significativos de la vivencia. Al analizarlas se pudo comprender al tipo vivido del consumidor de drogas psicoactivas que presenta adicción y el entendimiento de los motivos existenciales que influyeron en la instalación de esta dependencia, profundizándose así el conocimiento del fenómeno, lo que permitirá otorgarles un mejor cuidado.

Palabras clave: Investigación cualitativa, Fenómeno, Vivencia, Dependencia a drogas.


ABSTRACT

Qualitative, phenomenological research following Schutz, referential sociological, whose objective is to know the experience of the phenomenon of dependence or addiction to a consumer of drugs in treatment in an open centre, based on the following questions guide path: How do you start drug experience? What were the reasons for drug use? You how is it installing dependence to them? How gave account which had become dependent drug? The speech of consumers identified seven categories Schutz, referential, that showing significant aspects of the experience. To analyze them lived type drugs featuring addiction and understanding of the existential reasons that influenced the installation of this dependency, deepening the understanding of the phenomenon, thereby granting consumer could understand better care.

Key words: Qualitative research, Phenomenon, Experience, Dependency to drugs.


 

Introducción

El consumo de drogas ha pasado a ser un síntoma procedente de la existencia de crisis en los sistemas educacionales, familiares y sociales. Definimos las drogas como cosas, sustancias, vínculos, ideas, juegos, con las que los adictos tratan de modificar su grado de conciencia y evitar estados disfóricos, ansiosos, vacíos, de soledad, depresivos, de tensión, de frustración, de sustitución de pérdidas y de compensación de fallas en su estructura de personalidad.1 Existen pocos inicios solitarios en las drogas, la iniciación se lleva a cabo la mayoría de las veces en el contexto de los pares, en los que el instinto de pertenencia al grupo es más poderoso incluso que el de supervivencia. Esta sensibilidad a la influencia del grupo está avalada por un autoestima baja, que con el influjo de estos pares logra hacerse menos manifiesta. El fenómeno de la adicción está asociado a la búsqueda del placer, esto ha sido siempre una característica de la condición humana. Hoy la sociedad ha instalado medios instantáneos y prácticos para supuestamente obtener placer y con ello felicidad. La cultura de la instantaneidad apoyada por el avance tecnológico, proporciona gran rapidez para saltar de un estado de infelicidad a otro de "felicidad". La complejidad del fenómeno de la dependencia a drogas no puede explicarse solo a través de una relación de causa y efecto, debe considerarse que como todo fenómeno, se organiza a partir de una conjunción de factores: la subjetividad del individuo, las características farmacológicas de la droga y el contexto socioeconómico en que ésta se presenta.2 Como cualquier fenómeno se da en él la Temporalidad, forma en que se expresa en el tiempo y espacio. El presente consiste en hacerse cargo, del futuro y del pasado.3 En el adicto la temporalidad no constituye una sucesión de pasado, presente y futuro, como ocurriría en la temporalidad tradicional, sino la expresión de la referencialidad del ser-ahí a algo que se sitúa fuera de él, con un carácter extático. Esto es, una ampliación del espacio que se manifiesta en el estar fuera de sí, la vida se hace soportable solo saliendo del sí mismo, solo así se alivia el peso de la vida y el sufrimiento. Por otro lado, se amplía el espacio personal, se puede comunicar mejor, hermanarse, ampliar el espacio personal y confundirlo para que no aparezca el propio espacio íntimo. Puede introducirse en ese espacio, el convencimiento que todo futuro será mejor. Pero muy luego el espacio se estrecha, desaparecen los afectos, intereses, la vida gira solo en torno a la droga.4 La adicción significa perderse en el presente para no sentir la angustia existencial. Mostraba Heidegger, que hay para el "Dasein" (ser en sí mismo) una posibilidad permanente de encontrarse frente a la nada y descubrirla como fenómeno. Eso sería la angustia.5 El hombre tiene una tendencia a la caída y esto se palpa aun más en la adicción: seducción, aquietamiento, extrañamiento, encierro. La adicción es una forma extrema de caída o de perderse. No se dan las tres instancias que la vida humana requiere, tres instancias de la temporalidad: decidir en el presente, una posibilidad del futuro, tomando en cuenta el pasado. Esto no es posible para el adicto, que se detiene en el presente y se desconecta del pasado y futuro. Se establece un diálogo de superioridad entre un ego superior que cree que puede controlar el uso de drogas, que cree no será sometido por sus efectos y que palpa que dentro de esa creencia, los intervalos de uso se van haciendo cada vez menores y el placer se va obteniendo a través de un consumo desenfrenado. La necesidad de la sustancia se hace esencial para soportar el vacío, convirtiéndose en algo cada vez más insaciable. Citando a William Burroghs: "Nunca es bastante por que las células del adicto, son sedientas siempre, y para siempre su sed es inagotable".6

La metamorfosis que se opera en la subjetividad del dependiente, incluye la referencia singular de una libertad paradojal, que termina expresándose en el sentimiento de una profunda tiranía, y que lleva a tener que consumir la droga a cualquier costo.7 Las drogas dan la apariencia de control. Marguerite Duras lo expresa: "Tenía miedo de mi. Y por eso bebía alcohol antes de dormir, para olvidarme... la soledad alcohólica es angustiosa... Si no hubiera escrito me habría convertido en una incurable del alcohol".8 El interés de realizar este estudio, surge de mi experiencia profesional en el trabajo con personas consumidoras de drogas y de la aplicación de dicha experiencia en la docencia de Enfermería en Salud Mental, en la que se da énfasis a la intervención del profesional de enfermería, en un fenómeno que ha marcado la salud pública mundial. Los enfermeros debemos considerar una aproximación holística a los individuos si queremos que nuestras intervenciones sean profesionales. Es por lo tanto de gran importancia la identificación y conocimiento de las características que aparecen en los consumidores de drogas, realidad que este profesional encontrará en su práctica diaria y en cualquier lugar donde la realice, ya que este fenómeno está inserto globalmente en toda la población. Mis inquietudes están relacionadas con las siguientes preguntas ¿Cómo se inició la experiencia de consumo de drogas? ¿Puede el consumidor de drogas reconocer las motivaciones para el abuso de éstas? ¿Puede el consumidor de drogas reconocer el momento en que se convierte en adicto? ¿Cómo se va instalando la dependencia a ellas? ¿Cómo se llega a suspender el consumo? Los objetivos de esta investigación son profundizar en el conocimiento del fenómeno de la dependencia a drogas, y comprender la vivencia de su aparición y motivos, con el fin de orientar las intervenciones de enfermería en estos usuarios.

 

Metodología

Investigación cualitativa fenomenológica, que quiere entender el fenómeno situado en el sujeto adicto, es decir, la adicción desde la propia perspectiva del actor, y así examinar el modo en que éste experimenta la dependencia a las drogas.9 La trayectoria metodológica u objetivo a buscar será la esencia de la estructura del fenómeno, que aparecerá a través de las descripciones de los discursos de las personas dependientes de las drogas, a partir de su mundo real vivido.10 Se ha optado por el referencial de la Sociología Fenomenológica de Alfred Schutz, asumiendo que posibilita la comprensión de la acción y los motivos existenciales que influyen en el fenómeno del consumo de drogas, lo que lleva a una aproximación fenomenológica de lo cotidiano y la experiencia de los sujetos. Para ello se identificaron los siguientes constructos:

El mundo de la vida: mundo natural que impone límites a nuestras actitudes, y en el que actuamos como actores en el escenario de la realidad que modificamos con nuestros actos, y que no puede experimentarse de modo solitario, necesitando el contexto de interacción social para darse.11

Actitud natural: manera por la que el hombre experimenta un mundo intersubjetivo.

Situación biográfica: momento de vida del hombre, el ambiente físico o sociocultural dentro del cual tiene su propia posición.12

Acción social: conducta voluntaria orientada por un pasado, un presente y dirigida a un futuro que se quiere alcanzar. Es una conducta humana proyectada por el actor de manera conciente. Investigar esta acción, la conducta de dependencia a drogas, implica situarla socialmente y entender que la experiencia de lo vivido es únicamente del actor que la ha concretado. Debe entenderse que es imposible vivir la experiencia de otro, pero podemos alcanzar a comprender el sentido que otro le atribuye a su experiencia vivida.11

Conducta motivacional: Schutz distingue dos tipos de propósitos para la acción y los define como: motivos para y motivos porque. Los motivos para, son aquellos que están volcados hacia la acción a ser realizada, implican lo que se quiere obtener y están dominados por el tiempo futuro. Los motivos porque, son explicados en base a vivencias pasadas, ambiente, conocimientos, predisposición síquica y otras características personales que predisponen a actuar. Están regidos por el tiempo pasado.12

Tipo vivido: expresión de una estructura vivida en una dimensión social, característica de un grupo social; emerge de la descripción vivida del comportamiento social que permite encontrar algo que tipifique las convergencias de los individuos, o sea sus motivos para y sus motivos porque.11

Se empleó la entrevista en profundidad. Los sujetos de la investigación fueron varones drogadictos en tratamiento de rehabilitación, en un Centro Abierto Comunitario de Valparaíso, Chile. No se consideró edad, estado civil, tipo de droga, tiempo de abstinencia a éstas, ni tiempo de consumo. El proyecto de investigación fue aprobado por el Comité de Ética de la Universidad de Valparaíso. Se solicitó además autorización al Director del Centro Abierto. Las personas drogadictas fueron consultadas por sus terapeutas, en cuanto a aceptar participar en la investigación y luego citadas a la entrevista con el investigador. Cada uno de ellos fue informado sobre la investigación y la forma de participación, firmando un Consentimiento Informado. Se usó un local reservado, para favorecer la privacidad en la entrevista. Los discursos fueron grabados con el consentimiento de los investigados y luego transcritos íntegramente por el investigador para su análisis.

Para asegurar el rigor metodológico se tomaron como referencia los criterios de credibilidad, significado en contexto, posibilidad de confirmación, patrones recurrentes, y posibilidad de transferencia. Considerando la naturaleza del estudio, el número de participantes fue establecido según un criterio de saturación que fue de 7 entrevistas en profundidad.

Análisis: El fenómeno buscado fue puesto en suspensión sin considerar las referencias teóricas previas, dependiendo solo de los presupuestos vivenciales del investigado. El desarrollo de un sistema ordenado de contenidos significativos, exigió una organización sistematizada que permitió responder a los objetivos del estudio y a las preguntas orientadoras. El análisis de los discursos se hizo de la siguiente forma: lecturas prolijas de cada entrevista, numeradas previamente, procurando identificar el sentido global de la experiencia vivida por las personas adictas; luego se agruparon los aspectos significativos, extraídos de los discursos donde hay convergencia de contenidos, para formar siete categorías; se continuó releyendo las trascripciones, buscando identificar que las categorías expresaran aspectos significativos de la vivencia de la dependencia.

 

Resultados

Categoría 1: Inicio del consumo, compartiendo con el otro en el contexto de pares. El primer contacto con las drogas se produce en el contexto de socialización y puede que solo sea un experimentar el efecto por curiosidad y luego abandonarlas, o transformarse en un consumo periódico conducente a la adicción. Generalmente ocurre en la adolescencia y las motivaciones son múltiples, entre ellas, la presión del grupo de pares, atracción de lo prohibido, el riesgo, la búsqueda de placer y de lo desconocido, el percibir las sustancias como solución a un mundo confuso, la gran oferta de drogas. Luego tiene mucha importancia, el ser aceptado por un grupo de pares que compensa o se convierte en una respuesta a las carencias afectivas Desde Schutz, podemos inferir que hay un mundo natural que impone límites a nuestras actitudes y en el que actuamos, como actores en el escenario de la realidad que modificamos con nuestros actos. Este mundo no puede experimentarse de modo solitario y necesita del contexto social para darse. Así, cuando yo comparto con otra persona, estoy suponiendo una estructura social en la que reconozco al otro, asumo que compartimos ciertos códigos, nos unimos a ellos en alguna actividad común, influimos y nos dejamos influir. "Bueno eh, yo... mi consumo partió hace 12 años siendo un estudiante de educación media conocí primero que nada la marihuana, no, miento, primero el alcohol, el copete, eso me llevó a un mundo de ser aceptado porque los compañeros eran buena onda y me aceptaron, de ahí siguió la marihuana porque unos compañeros trajeron unos pitos y yo quería probar, como yo veía que era una cosa que lo pasaban bien, dije sí y lo hice...".

Categoría 2: Motivaciones que muestra el consumo de drogas. La relación social es para Schütz una conexión intersubjetiva de motivos, la anticipación de que mis motivos para (por los que yo actúo en el sentido de que actuaré) se convertirán en los motivos porque (por los que yo actué) de la reacción de otro, y viceversa.

Motivos porque: se reconocen motivos mostrados como antecedente o respaldo para el consumo de las drogas, pero el problema no sólo se inscribe en las familias disfuncionales o familias en las que no existe autoridad. Se ha demostrado que la actitud adictiva de las personas puede formarse en la más temprana edad y la probabilidad de desarrollar estas conductas, aumenta cuando la persona ha sido privada afectivamente en su infancia. Motivos porque, están integrados en el sistema de personalidad y esto se refiere a experiencias de actitudes básicas del pasado, condensadas en forma de principios o máximas que derivan posteriormente en justificaciones de la acción. "Yo creo que fue porque tenía mucha libertad en la casa por ser el menor, lo que yo pienso que mis otros hermanos siempre estuvieron como encerrados, tenía mucha libertad, mucha libertad que... que yo hacía lo que yo quería... entonces empecé a involucrarme con gente que consumía y ahí empecé de a poco, bueno de un pito igual como cuando uno se fuma un cigarro y después no se da ni cuenta y se llega a fumar veinte, empecé así de a poquitito, todo, todo de a poco...".

Motivos para: se desarrollan en la conciencia del sujeto y son atribuidos a fines deseados y a objetivos propuestos; son subjetivos y se refieren al futuro. Se ha intentado centrar estos motivos principalmente en los aspectos negativos asociados con la dependencia física de una droga, es decir, los dependientes usan drogas con el fin de evitar los síntomas negativos de abstinencia que se producen por no haber tomado la droga. En esta explicación se ignora el hecho que muchos dependientes las usan sólo por sus cualidades productoras de "placer". El consumo del químico produce episodios placenteros a pesar de las consecuencias negativas: "Ahí se consumía lo que hubiera: bencina, diluyente, neopreno... a mí no me gustaba, pero era lo que había, a mí ya me gustaba estar loco, eso era lo que me gustaba, a mí ya no me gustaba consumir cerveza porque era refrescante o consumir pitos porque relajaban, a mi me gustaba estar en ese estado, loco que se llama, drogado".

Categoría 3: Reconocer y vivenciar que se es adicto. El momento del reconocimiento de la adicción está relacionado, con el momento en que la droga deja de producir episodios placenteros y gratificantes y estos efectos experimentados vivencialmente, tienen consecuencias negativas. La instalación de la etapa adictiva ha significado la presencia de un auténtico, aunque inconsciente compromiso con la droga, y asumir el estilo de vida inherente al consumo conlleva vencer el sistema defensivo negatorio de la adicción, que es muy potente y está implementado básicamente a través de la racionalización y la negación. Un principio universal de la conciencia es, como lo demostró Husserl, que en mis actos conscientes "vivo" atento a mis objetos intencionales, no a los actos mismos. Es así que para captar esos actos, debo atender a ellos reflexivamente; es decir, debo "detenerme y pensar".13 "No, no, nunca pensé que estaba enfermo, esto lo paro cuando quiero, decía, esta cuestión no me la gana...como veía que podía parar 15 o 20 días, ah, cuando quiero paro, pero no fue así, después lo que no consumía en 15 días me lo consumía en 2 o 3 días, era heavy, si, mi consumo era en súper grandes cantidades, hasta el último día consumí, año nuevo, el día 2 y el 3, harto, harto, harto, no llegué en 3 días a la casa, año nuevo sin familia, solo, el día 2 todo el día igual y el 3 aparecí a trabajar y en la tarde cuando ya no tenía dinero, no tenía para consumir".

Categoría 4: Llegar a la suspensión del consumo. El factor de mayor importancia en la decisión de la suspensión del consumo de drogas, está relacionado con la pérdida de los vínculos familiares y afectivos. Hay eventos específicos de la vida del sujeto o circunstancias externas frente a las cuales, la persona se logra dar cuenta de su situación problemática: "el tocar fondo", en el que se viven profundas experiencias personales de humillación, vergüenza, pérdida del matrimonio, trabajo, encarcelamiento, entre otras. En relación a la suspensión del consumo y desde la definición de Schutz de acción en el mundo, una actividad volcada hacia un proyecto futuro dirigida intencionalmente para algo, el percibir realidades y disponerse a cambiar hábitos o ideas preconcebidas, necesita de otras personas porque es un proceso intersubjetivo e interpersonal. Este cambio depende mucho más de una motivación interna que externa, debe existir un querer. Un cambio interno comienza cuando la persona se dispone a cambiar, esto puede ser por entrenamiento o por influencia de otro, pero principalmente es por propio deseo. "De repente toqué fondo, creo que cuando me vinieron las convulsiones, entonces fui donde mi señora a verla al trabajo y le pedí ayuda. Ella me creyó y eso que antes ya me había hecho dos tratamientos pero cuando terminaba volvía a tomar". "... y dije, ah, ya no, no puedo seguir mal, me sentía muy mal conmigo mismo dije ya, me sentía muy mal, eh, cada vez con más pena, tristeza por todo lo que estaba pasando, el hecho de mirar para atrás y ver que, que había tenido todo, como todo bien armado mi familia, mis hijos, mi mujer, eh, todo".

Categoría 5: Tener una baja autoestima, falta de personalidad. El nivel de autoestima de los sujetos previamente al consumo, parece estar disminuido y se eleva rápida y notoriamente con éste. Se produce una transformación de la conducta retraída habitual, que no solo es percibida por el consumidor, sino también, por el observador. "Con el trago como que me agarraba personalidad, podía hablar mejor y engrupir. Fíjese que una vez hasta vendí mi casa, de mentira, claro...". "Ah, este es choro, súper agallado, no para nunca, el flaco es súper buena onda, claro mientras más consume uno con ellos es más agallado, buena onda...". "...yo con la marihuana me sentía cachero, me sentía con personalidad, era lo máximo fumarse un pito, yo me lo fumaba delante de las cabras y era... era grande, era lo mejor, lo mismo me pasó con la cocaína...".

Categoría 6: Sentirse loco, deseo de muerte. La realidad de la conducta de abuso de drogas es que se alteran las emociones, el consumidor desea sentirse feliz, tener energía, aumentar la confianza en sí mismo, o por el contrario puede desear las drogas para relajarse, para dormir, hablar con seguridad o simplemente para sentirse "loco". La muerte también es buscada como solución última, al reconocimiento de la pérdida de voluntad y del dominio que ejerce sobre el sujeto. "Pasó el tiempo y un día caí al hospital angustiado porque me empezó a doler la guata otra vez... y me sentía angustiado, sentía sensación de muerte... intentaba no, pensaba suicidarme, pensaba suicidarme, ya no le encontraba sentido... a mí no me gustaba la vida... si no mejor morirse no más".

Categoría 7: El momento de la recaída. La recaída o un retorno a la adicción, es raramente un acontecimiento aislado y se considera como parte del transcurso de la rehabilitación. Generalmente, el proceso que conduce a una recaída, se ha estado gestando o desarrollando durante algún tiempo, con señales de peligro que cualquier adicto ha elegido ignorar, o está inconscientemente enterado de él. Cambios negativos de actitud, tales como no cuidar más la recuperación o rendirse, son a menudo señales iniciales de peligro de la recaída. Volver a viejos lugares asociados con la adicción, estar alrededor de individuos asociados con ésta, cambiar la asistencia a reuniones de recuperación o parar la terapia sin justificación sólida, fluctuaciones emocionales tales como la depresión, la ansiedad, la cólera, el aburrimiento, incluso el entusiasmo o la euforia, pueden señalar una recaída en proceso."...tuve una recaída, la cual me sentí pero sumamente mal por haber defraudado a toda mi familia y físicamente, anímicamente pésimo y... fue, lo que pasa es como yo ya renuncié al trabajo y me dedico solamente a contratista, yo soy contratista, y estaba esperando a una persona que teníamos que juntarnos en cierto lugar cerca de donde vivo para ver un trabajo, y pasó uno de estos amigos de carrete y consumo, justo y me ofreció y recaí, no me negué, fue algo así súper rápido y acepté...".

 

Discusión

Los elementos mostrados en la adicción a drogas reflejan la angustia que experimenta el adicto ante la pérdida de control de su subjetividad. También se percibe como esta adicción, no solo es un problema del adicto sino que involucra a la familia, al ámbito laboral y a la red social en la que está inserto.14,15 De esto puede deducirse lo complejo de las intervenciones terapéuticas en este grupo humano. Aparecen además en esta investigación, tres elementos que se deducen de los discursos y que parecen tener gran relevancia, aunque no fueron planteados como objetivos, ni en las inquietudes del investigador, pueden orientar las intervenciones terapéuticas que se efectúan con los adictos: primero, que cuando el consumidor de drogas ya se ha hecho adicto, deja de consumir en grupo de pares y aparece el consumo solitario, desapareciendo el deseo de compartir la droga y de interactuar con su grupo. Se da prioridad a tener la suficiente cantidad de droga para obtener los efectos deseados y eso se evita al tener que compartir la sustancia: "...los últimos 6 meses antes de entrar acá, estaba consumiendo solo ya no consumía con nadie... decir que ya no, no compartir con alguien las cosas, porque de repente uno se hacía, las movidas para uno solo, entonces estar compartiendo las movidas, no...". Segundo, amerita una discusión la postura de reducción de daño, es decir, enfocar el tratamiento a una disminución de las cantidades de droga que se usa o cambiar por otra de efecto menos dramático, en el afrontamiento al drogadicto, estos reconocen la pérdida del control y la incapacidad de detener el consumo una vez que se ha probado hasta una mínima cantidad de droga. Por lo tanto el inicio del acercamiento terapéutico, debería estar enmarcado en la abstinencia total del consumo de cualquier droga psicoactiva: "tengo que lograr una abstinencia completa porque, porque esto significa retroceder no más y no tiene sentido, entonces porque, porque me doy cuenta que cuando bebo me quedo pegado, me quedo pegado, me voy quedando pegado, me voy quedando pegado y ya no es una cerveza, son 2, 3, 4 ,5 ,6 ,7 y quizás cuantas, entonces eso es más peligroso para mí, por eso me propuse abstinencia total como objetivo, porque una de dos, o termino curado borracho y alcohólico para el resto de mi vida, o me... me quiero sanar y eso significa realmente lograr la abstinencia completa y opté por eso". Tercero, el aspecto control del manejo del dinero incide directamente en las mayores posibilidades de recaída. Las personas adictas lo reconocen como un elemento primordial en ésta, "sin dinero no se puede comprar droga", por eso es que refieren sentirse más seguros cuando no tienen dinero que podría permitirles comprar droga, sobre todo en la primera etapa de la rehabilitación. La facilidad para obtener droga por parte de los usuarios, y las técnicas usadas por los traficantes para fomentar el consumo, quedan de manifiesto en los relatos; esto amerita probablemente un mayor control de la oferta ya que aparece incidiendo directamente en el inicio y mantenimiento de este consumo. Los factores protectores que han sido definidos como importantes en la defensa de las personas para el uso de drogas no parecen "per se" lograr su objetivo. Tampoco los factores de riesgo son determinantes en el consumo, podemos ver una conjunción de factores que pueden ser encontrados en el plano personal, familiar y social y que son motivadores del consumo de drogas.

Por la complejidad de los factores influyentes en las adicciones, los agentes de salud deben estar preparados para conocerlos y enfrentarlos. La adicción a sustancias psicoactivas debe abordarse no solo como un proceso patológico sino como un fenómeno social. Puede decirse que a través de estas entrevistas y de los discursos emanados de ellas, se ha logrado desde la vivencia del actor, conocer más sobre el tipo vivido de la persona adicta y el fenómeno de la dependencia a drogas, lo que podría redundar en una mejor comprensión de los problemas de estas personas, aspecto básico para una mejor intervención profesional.

 

Bibliografía

1. Rodríguez Piedrabuena JA. ¿Por que nos drogamos? Del poder y otras adicciones. Estudio Psicoanalítico. Madrid: Editorial Biblioteca Nueva; 1996. Pp. 19 y 58.         [ Links ]

2. Da Silveira Dartiu, Xavier; Moreira Goncalves, Fernanda. Panorama Atual de Drogas e Dependencias. Sao Paulo: Editora Atheneu; 2006. Pp. 15-30.         [ Links ]

3. Boutot, Alain. ¿Que se? Heidegger. México: Publicaciones Cruz O., SA; 1991. Pp. 31-33.         [ Links ]

4. Dorr, Otto. Psiquiatría Antropológica: contribuciones a una psiquiatría de orientación fenomenológica. Santiago: Universitaria; 1997.         [ Links ]

5. Heidegger, Martin. El Ser y El Tiempo. Colombia: Fondo de Cultura Económica; 1998. Pp. 402-408 y 435-443.         [ Links ]

6. Burroughs, William. Metáfora viral, Compulsión y Literatura conspirativa. Nómadas. Revista crítica de Ciencias Sociales y Jurídicas 2006. 13/1. Disponible en http://www.ucm.es/info/nomadas/13/avrocca2.html [Consultado 10 julio 2008]         [ Links ].

7. Santesteban C, Rossi C, Ramírez M. Prevención de las Adicciones. Contenidos curriculares de Pre-grado. Escuela de Enfermería, Facultad de Ciencias Médicas. Universidad de Rosario. Argentina: UNR Editora Argentina; 2007. P. 97.         [ Links ]

8. Duras, Marguerite. Escribir. Barcelona: Tusquets Ed.; 1994.         [ Links ]

9. Taylor SJ, Bogdan R. Introducción a los métodos cualitativos de investigación. Barcelona: Paidós, 1992. Pp. 100-125.         [ Links ]

10. Martins J; Picudo MA. Pesquiza qualitativa em psicologia: fundamentos e recursos básicos. 3a ed. Sao Paulo: Centauro, 2003.         [ Links ]

11. Schutz, Alfred. Estudios sobre teoría social. Buenos Aires: Amorrortu, 1974. Pp. 27, 40, 85, 217.         [ Links ]

12. Schutz, Alfred. La construcción significativa del mundo social. Buenos Aires: Paidós, 1993. Pp. 21, 68, 86, 115, 174.         [ Links ]

13. Husserl, Edmund. Ideas relativas a una fenomenología pura y a una filosofía fenomenológica. 2a ed. México: Fondo de Cultura Económica; 1962. Pp. 10-33.         [ Links ]

14. Escohotado, Antonio. Aprendiendo de las drogas. Barcelona: Anagrama, 1997.         [ Links ]

15. Escohotado, Antonio. Historia elemental de las drogas. Barcelona: Anagrama, 1998.         [ Links ]

 

 

Dirección para correspondencia:
Blas Cuevas 1028.
Valparaíso, Chile
liliana.basso@uv.cl

Manuscrito recibido el 30.5.2010
Manuscrito aceptado el 24.7.2010

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons