SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.22 número1-2Cuidado de la salud en comunidades rurales colombianas: entrevista a Celmira Laza VásquezCuando la investigación te cautiva índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Index de Enfermería

versión On-line ISSN 1699-5988versión impresa ISSN 1132-1296

Index Enferm vol.22 no.1-2 Granada ene./jun. 2013

http://dx.doi.org/10.4321/S1132-12962013000100022 

MISCELÁNEA

CARTAS AL DIRECTOR

 

La administración del Estado del Bienestar ¿se está privatizando?

Does the administration of the welfare state in being privatized?

 

 

Sr. Director: Resulta pernicioso pensar que a nadie le importe la situación real de los funcionarios en general. No solo estamos hablando de un número, hablamos de personas, hablamos de familias que tienen una historia detrás. ¿Por qué esta demonización al empleado público? ¿Por qué esa retahíla de ideas erróneas preconcebidas y lanzadas a priori para incitar a la población a manifestar su ira contra el trabajador público? ¿Qué quiere decir público? ¿Qué quiere la Administración de nosotros? Son muchas preguntas quizás las que se barajen, pero también son necesarias las respuestas para entresacar las verdades ocultas.

Los funcionarios se han convertido en un arma arrojadiza frente a la sociedad. La Administración y sus políticos filiales quieren demostrar que están realizando reformas para solventar la crisis en la que estamos inmersos, esas reformas estructurales somos nosotros, mileuristas la mayoría, que aparte de recortarnos salarios, pagas extraordinarias, aumentarnos el número de horas de trabajo, incitan al pueblo a pensar que con nuestro sacrificio saldremos de la vorágine económica.

Quieren disminuir la población funcionaria, se habla de despedir a uno de cada diez trabajadores públicos, o sea que en toda España habrá más de 300.000 desempleados1 que se sumarán a los cinco millones de parados. Estos parados de nueva incorporación deberán cobrar el subsidio, y este dinero saldrá de las maltrechas arcas del Estado. No salen las cuentas, supone un déficit añadido.

¿Por qué todo el mundo se queja de que somos muchos? ¿Acaso no ha aumentado la población en estos años? Cuando todo iba bien, nadie se quejaba de nuestro elevado número, quizás porque realizábamos bien nuestro trabajo; ahora son todo reproches.

La sociedad aduce que tenemos una ventaja desleal con los trabajadores privados, esa ventaja se traduce en que tenemos un empleo fijo, nada más lejos de la realidad. El 60% de los funcionarios en España son eventuales o interinos, esto quiere decir que no tenemos un empleo estable; estamos a merced de contratos precarios. La Sociedad debe entender que los privilegios que nos otorgan como colectivo no es el que estamos viendo en las noticias.

Pensemos un momento en la situación real. Todos estos recortes tienen una finalidad última, tienen un fin y es el de acabar con el Estado del Bienestar. ¿Cómo se acaba con el Estado del Bienestar? Primero se acaba con los funcionarios, se acaban las oposiciones, se iguala el sueldo a los trabajadores públicos a merced de las empresas privadas que serán las que gestionarán los intereses públicos.

Una empresa pública gestionada por administradores privados tiene como objetivo generar ganancias cuantiosas. Primero aducirán que el déficit generado por la sanidad, la educación y los sectores sociales es tan grande que se tiene que reducir muchos servicios dispensables o no. Serán los gestores los que decidirán cuáles son importantes y cuáles se pueden prescindir. Después afinarán su ingenio imponiendo tarifas a colectivos generalmente de enfermos crónicos que seguramente cobran alguna prestación y que también contribuirán a reducir el déficit en carne propia; un ejemplo de ello lo tenemos en las personas en tratamiento de hemodiálisis, que tienen que abonar el servicio de ambulancias tres veces a la semana ida y vuelta.

Empiezan de esta manera las manipulaciones estatales, primero se pide sacrificios a la población en beneficio de todos, para que nuestro país salga de la recesión, luego los derechos que habremos perdido jamás serán recuperados porque se habrá gestionado un nuevo modelo de gestión privada sanitaria y educacional. Mientras tanto ¿qué significará lo público? Tiene una fácil explicación, el término público hará referencia a conceptos de sanidad y educación para los marginales, para personas sin recursos en la más absoluta pobreza. Es aquí donde comienza y termina nuestra decadencia, es el ocaso de los dioses investido con nuestra abulia y apatía. Si dejamos que estos mercaderes y mercenarios aboguen por nuestros derechos lo tenemos claro. Se están repartiendo el pastel entre las empresas sanitarias del sector, que ahora mismo, mientras estoy escribiendo mi algarada, se están frotando las manos.

La cuantificación de nuestro error no lo sabremos de inmediato a grandes escalas, pero para futuras generaciones y la nuestra propia, solo nos daremos cuenta de lo que hemos perdido cuando leamos en algún libro antiguo la historia de España, donde se expondrá como algo anecdótico que una vez en España hubo una Sanidad basada en los principios de igualdad y equidad.

 

Francisca Bernal Pérez
Unidad de cirugía vascular, cirugía plástica y otorrinolaringología,
Hospital de Bellvitge. Hospitalet de llobregat (Barcelona), España
paquibernal@gmx.es

 

Bibliografía

1. Rivera Adriana, Rivas Irene. El PP da por hecho que habrá despidos de los empleados públicos. Disponible en http://ecodiario.eleconomista/politica/noticias/3819380/03-12 (Acceso: 24/06/2012).         [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons