SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.23 issue1-2Enfermeras y Sociedad, ¿son pensables las alianzas?Efficacy of hands and knees maternal posture to correct the occipitoposterior fetal position during labor author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

My SciELO

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Index de Enfermería

On-line version ISSN 1699-5988Print version ISSN 1132-1296

Index Enferm vol.23 n.1-2 Granada Jan./Jun. 2014

http://dx.doi.org/10.4321/S1132-12962014000100003 

ARTÍCULOS ESPECIALES

ORIGINALES

 

Cuidado perinatal según la opinión de las mujeres procedentes de la región de Podkarpacie (Polonia)

Perinatal care in the opinion of residents of the village of Podkarpacie (Poland)

 

 

Laura Lorén Guerrero1, Edyta Barnaś2, Karolina Kochmańska2, Dominika Pasierb2, Renata Raś3 y Elzbieta Porada4

1 Unidad Docente de Matronas de Aragón, España.
2 Instituto de Obstetricia y de la Atención Médica de Urgencias, Universidad de Rzeszów, Rzeszów, Polonia.
3 Unidad de Ginecología y Obstetricia, Hospital Clínico en Rzeszów, Polonia.
4 Unidad de Neonatología y Cuidados Intensivos, Hospital Clínico en Rzeszów, Polonia

Dirección para correspondencia

 

 


RESUMEN

La última década ha traído modificaciones importantes en la atención perinatal en Polonia con los cambios propuestos por la OMS. Sin embargo, la introducción de cualquier cambio se enfrenta a obstáculos inherentes a las actitudes de las mujeres, así como la reticencia del personal.
Objetivo principal: Conocer la opinión de las habitantes de las aldeas en cuanto a la atención perinatal se refiere y evaluar determinados aspectos de la calidad de la atención obstétrica.
Metodología: La muestra fue de 250 residentes seleccionadas al azar de la región de Podkarpacie (Polonia), entre 18 y 60 años de edad que tenían al menos un hijo. Se realizó un cuestionario original llevándose a cabo el estudio en 2010.
Resultados y conclusión principal: Aquellas mujeres cuyos nacimientos fueron menos intervenidos evaluaron mejor los servicios obstétricos. Un aspecto significativo fue la comodidad y seguridad, gracias a la continuidad de la atención prestada por el mismo equipo terapéutico.

Palabras clave: Salud de la mujer, Obstetricia, Calidad de la Atención de Salud, Población rural, Polonia.


ABSTRACT

The last decade has brought significant changes in perinatal care in Poland with the changes proposed by the WHO. However, the introduction of any changes has been facing obstacles inherent in the attitudes of both women, as well as the routine approach of staff.
Objective: To learn about the inhabitants of the village of perinatal care and the evaluation of selected aspects of quality of obstetric care.
Methods: The sample consisted of 250 randomly selected residents of Podkarpacie region (Poland), aged 18-60 years of age, with at least one child. Original questionnaire was conducted by the study taking place in 2010.
Results and Conclusions: Those women, whose births were less surgery, had the best evaluation of obstetric services. A significant aspect of obstetric care which is the comfort and security of labor in the hospital, thanks to the continuity of care provided by the same therapeutic team.

Key words: Women's Health, Obstetrics, Quality of Health Care, Rural Population, Poland.


 

Introducción

El cuidado prestado a la mujer que está planeando la concepción de un niño o de la mujer que está embarazada está siendo objeto de evaluación en Polonia a lo largo de estos últimos 10 años. Siguiendo el ejemplo de otros países, Polonia aceptó los principios de la Organización Mundial de la Salud (OMS)1 acerca del cuidado perinatal, los cuales deben estar tomados en consideración en la práctica de todos los hospitales de maternidad. Además, el informe titulado "El parto no es una enfermedad", abarca contenidos relativos a la garantía de las condiciones correctas para la existencia y la seguridad de los lugares de parto extrahospitalarios.

Desde el momento de la publicación de este documento hasta la actualidad, han transcurrido más de 25 años. En este tiempo se han logrado obtener significativos cambios en la atención perinatal de Polonia. La posibilidad de acompañamiento durante el trabajo de parto, la implementación del sistema rooming-in (cohabitación madre-hijo en el hospital) y las visitas de familiares, son algunos de ellos. Estos cambios tuvieron lugar según la evaluación de los empleados de la sanidad, con el fin de mostrar más amabilidad, más respeto y observar los derechos de las pacientes.2,3

El cambio y el éxito más significante en el cuidado de la embarazada y de la parturienta, fue la aprobación por la Cámara de los Diputados (en Polonia, Sejm), el día 8 de abril de 2011, de un nuevo estándar de cuidado perinatal. En el cual, la mujer puede decidirse por un parto en el domicilio y el coste le sería reembolsado. Las futuras madres pueden elegir su posición para dar a luz y lo que es más importante, deben estar informadas sobre todas las acciones e intervención llevadas a cabo por parte del personal sanitario. Esta disposición trata también el hecho de que la mujer tiene derecho a tener contacto inmediato con su hijo recién nacido "piel con piel" durante al menos dos horas ininterrumpidas.4

Cabe destacar que el cuidado anteparto contemporáneo se concentra no solo en un aspecto médico, sino también en un aspecto educativo, psicológico y emocional, porque sirve para el fomento de la salud física y psíquica. Además, se preocupa por cuidar las necesidades de la pareja y de los hijos previos. La gestación, el parto, el nacimiento del bebé y el puerperio no son solamente acontecimientos médicos, son sobre todo una experiencia privada y personal de la mujer y de su familia que tiene influencia sobre muchas esferas de su vida.5

El objetivo que se planteó para realizar este estudio fue conocer las opiniones de las mujeres que viven en las aldeas de la región de Podkarpacie (Polonia) sobre el cuidado perinatal, así como averiguar cuáles son los aspectos que marcan o mejoran la calidad de la asistencia obstétrica.

 

Metodología

Estudio descriptivo transversal realizado en la región de Podkarpacie (Polonia). Para la investigación se incluyeron de manera aleatoria 250 mujeres con una edad comprendida entre 18 y 60 años, que tenían por lo menos un hijo y que vivían en las zonas rurales. Las personas encuestadas fueron informadas sobre el objetivo de la investigación y expresaron su acuerdo para participar en ella. A continuación, se les entrevistó acerca de sus conocimientos y su experiencia sobre la maternidad mediante las preguntas de un formulario realizado por las autoras para dicha investigación. Con el fin de presentar esmeradamente las opiniones de las mujeres participantes sobre el cuidado perinatal, se prestó atención a tres aspectos esenciales: los rasgos característicos del cuidado perinatal, la satisfacción con el cuidado recibido, y la observación del cumplimiento de los derechos de los pacientes o de las mujeres, especialmente en la sala de partos.

Un total de 200 encuestas fueron correctamente cumplimentadas y sometidas al análisis estadístico. En el formulario que contenía las preguntas y respuestas de las participantes no se anotaron en ningún lugar datos personales de las mujeres para mantener adecuadamente el anonimato de las mismas.

Para el análisis descriptivo de las variables del estudio se calcularon las frecuencias relativas y absolutas en el caso de variables cualitativas y, media y desviación típica (DE), en el caso de variables cuantitativas. Se aplicó el test de Chi-Cuadrado para mostrar la relación entre variables cualitativas y se barajó la posibilidad de utilizar el test exacto de Fisher cuando no se cumplieran los criterios de aplicación, lo cual no sucedió. Los datos del estudio se analizaron con base al programa Statistica 6.0.

 

Resultados

Las mujeres encuestadas fueron divididas en dos grupos según la edad con el fin de comparar sus respuestas. El primer grupo de 120 participantes era constituido por las mujeres entre 18 y 35 años. En cambio, el segundo grupo constaba de 80 mujeres con edades desde los 36 años hasta los 60 años. Las encuestadas que tenían la formación primaria estaban en minoría tanto en el primer grupo como en el segundo. La mayoría de las encuestadas tenía la formación secundaria o de bachillerato. En el grupo más joven la mitad de las mujeres tenían un hijo, en cambio entre las mujeres mayores dominaba el modelo de familia dos hijos o más. Y, en ambos grupos, la mayoría de las mujeres encuestadas fueron mujeres casadas.

Existe una significación estadística entre el dominio de conocimientos acerca del cuidado perinatal y la edad. Las mujeres del primer grupo (18-35 años) supieron indicar más correctamente qué periodo de tiempo duraba la asistencia obstétrica y cuáles eran sus componentes [Tabla 1].

Existe una dependencia evidente entre el número de hijos tenidos y el tipo del trabajo de parto. Las mujeres que tienen uno o dos hijos, daban a luz más frecuentemente por vía vaginal, al mismo tiempo, este mismo grupo, estimaba la calidad de servicios recibidos en el nivel alto y medio [Tabla 2].

 

 

Se demostró la dependencia entre el número de hijos tenidos, el tipo de parto y la evaluación de este parto. Las encuestadas describían más frecuentemente el parto como una experiencia hermosa cuando daban a luz por vía vaginal y cuando podían participar conscientemente en este trabajo de parto. Cabe mencionar que con más frecuencia se refieren a experiencias negativas las mujeres que han tenido un parto por cesárea, independientemente del número de los hijos tenidos [Tabla 3].

 

 

Se demostró la relación entre el acompañamiento por parte de un familiar durante el trabajo de parto y el comportamiento del personal médico hacia dicho familiar. Las encuestadas más jóvenes disfrutaron de esta posibilidad. En estos casos los familiares fueron tratados amablemente o indiferentemente por el personal médico. Lo que es inquietante es el hecho de que hubiera tan poca participación de familiares en un acontecimiento tan importante como es el nacimiento, tan sólo un 33,5%.

Existe una relación estadísticamente significativa entre la evaluación general del parto y la posibilidad de tomar una posición cualquiera durante el trabajo de parto y de disponer de diferentes instalaciones auxiliares para el mismo. Cuanto más disfrutaban de estas facilidades tanto más describían de manera mejor y más hermosa su trabajo de parto [Tabla 4].

 

 

Se demostró también la relación estadísticamente significativa (p = 0,011), entre la posibilidad de un contacto precoz con el bebé respecto a la manera de finalizar el embarazo. En total, más de 100 encuestadas tuvieron esta posibilidad. Sin embargo, lo que es preocupante es el hecho de que solamente la mitad de las parturientas por vía vaginal tuvieran un contacto directo piel con piel con su bebé justo después del parto. La situación se presenta mejor en el grupo de parturientas por cesárea, donde 2/3 de las encuestadas tuvieron este contacto directamente después de haber extraído al recién nacido.

 

Discusión

El análisis de la diversidad en el contexto del grupo de estudio, la población polaca, se observa, que desde el año 2007, existe una ligera tendencia al alza en el número de nacimientos (0,1% por año), en comparación con el número de muertes. La peor situación se dio entre 1997 y 2007, donde se produjo un descenso dramático de la tasa de natalidad en Polonia.6

En nuestro estudio se demuestra la relación existente entre el conocimiento de las mujeres acerca de la atención perinatal y la edad. Esto puede ser debido a cuestiones educativas y a la accesibilidad a la información que se tiene en la actualidad, en comparación con la que tenían las mujeres más mayores de la muestra cuando tuvieron a su descendencia. Estos resultados son consistentes con los de otros autores que han demostrado que las mujeres embarazadas con conocimientos y experiencia en el embarazo y el parto cooperan mucho mejor en el cuidado prenatal.7-9

Existe una relación entre la cantidad de hijos y el tipo de parto. Además, se ha visto una relación entre el número de nacimientos y la evaluación de la calidad de la atención en los mismos. Este resultado es sorprendente, sobre todo si se valora en comparación con el número creciente de solicitudes de cesáreas a demanda. La situación epidemiológica al respecto de la tasa de partos por cesárea en Polonia es un índice preocupante. En el año 2000 ascendió al 19,6% de todos los nacimientos, en el 2005 fue de más del 28%, y en 2010, más del 30%. Tanto para las mujeres que la solicitan como para los cirujanos que las programan, la cesárea saca el máximo rendimiento a la mujer y a los centros hospitalarios, es una intervención que puede programarse y así se puede organizar el parte de quirófano y la embarazada puede organizarse su vida privada y su vida laboral sobre todo. Y esto sucede a pesar de la clara oposición de las recomendaciones de la OMS,1 de importantes sociedades internacionales de matronas,10,11 de la Sociedad Ginecológica Polaca (PTG),12 y del American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG).13

En nuestro estudio se ha demostrado una asociación entre el hecho de estar acompañada al dar a luz, y la actitud del personal médico hacia esa persona. Es preocupante que haya una proporción tan pequeña de partos en los que se ha facilitado el acompañamiento. La encuesta llevada a cabo como parte del proyecto "Nacimiento de los hombres",14 muestra que el 64% de los encuestados nació en compañía de un familiar, pero en opinión de los coordinadores de las Unidades Obstétricas este dato se situaría alrededor del 40% del total de nacimientos.

Hay estudios en los que hasta el 94% de las mujeres embarazadas aseguraban desear la compañía de un ser querido durante el parto.7,15 Pero por el contrario, en otras investigaciones se muestra que una cuarta parte de las mujeres embarazadas están en contra de la presencia de su pareja en la sala de partos.7 Además, al evaluar este dato de nuestra encuesta pero a nivel nacional, se encuentran resultados similares.14,16 Hasta el 80% de las personas que apoyan y acompañan a las mujeres durante el trabajo del parto son tratados con amabilidad por el personal sanitario. Apoyo que con frecuencia está realizado por el esposo o la pareja. Sin embargo, y a pesar de la difusión de las tendencias mundiales y las campañas de múltiples medios de comunicación, la preparación de las personas para acompañar a la parturienta no es suficiente. La función más importante en este campo es satisfacer la atención de la mujer, pero menos del 70% de los hombres que optan por participar en el parto participan en las clases prenatales.9

Hay una clara correlación entre la valoración global del parto, la posibilidad de tomar cualquier posición durante el mismo y el uso de diversas ayudas. En el trabajo de Ratajczak, hasta del 89% pudieron disfrutar de estas ventajas.15 En otro estudio a nivel nacional, tres cuartas partes de las encuestadas se encontraban en libertad a este respecto,14 siendo un aspecto muy valorado por parte de las mujeres en éstas y otras investigaciones.17 Entre nuestros resultados se observó también que las mujeres que utilizan más a menudo estas instalaciones, describen mejor y más bello el momento del nacimiento. Esto concuerda con los resultados del proyecto anteriormente mencionado.14 El mayor porcentaje de mujeres en las que el parto era una "hermosa experiencia" fue encontrado en el grupo de mujeres en trabajo de parto sin ningún tipo de intervención. Hacia lo que también hacen referencia otras investigaciones.18 Estas mostraron diferencias entre las emociones de las mujeres después del parto vaginal frente al parto por cesárea. Las mujeres con parto eutócico mostraron una mejor condición física, mientras que después de la cesárea, las puérperas expresaban tanto los sentimientos negativos sobre el parto como el miedo a un próximo embarazo. Pero esto es relevante más allá de la calidad asistencial que se pueda llegar a conseguir, puesto que un parto traumático o una mala experiencia maternal pueden ser importantes factores de riesgo para sufrir un trastorno de depresión posparto, con todas las consecuencias que esta patología tiene para la madre, el recién nacido y la familia.19

En nuestro estudio, existe una relación entre la posibilidad de contacto con el niño inmediatamente después del nacimiento y la forma de nacer. La primera, temprano, contacto bien realizado "piel con piel", lo cual es una de las principales recomendaciones de la OMS.1 Éste favorece el apego a la madre y aumenta la probabilidad de una lactancia materna exitosa, entre otros beneficios ampliamente explicados en el reciente artículo publicado por Herrera Gómez.20 En total, más de 100 participantes se aprovecharon de esta oportunidad en nuestro trabajo, sin embargo, nos preocupa que solo la mitad de las mujeres que dieron a luz vaginalmente tuviera la posibilidad del contacto directo "piel con piel" inmediatamente después del nacimiento. Se presenta una situación un poco mejor en el grupo de mujeres a las que se les realizó una cesárea. Los datos recogidos por el Proyecto Nacional "Saca a los hombres",8 muestra que solo el 14% de los hospitales proporcionan un contacto "piel con piel" constante con el niño, y que en el 26% se coloca al recién nacido en el abdomen de la madre inmediatamente después del parto y el inicio de la lactancia materna sucede antes de las dos horas posteriores al nacimiento. La empresa de estudios de Ratajczak mostró un porcentaje más cercano a nuestros resultados, hasta el 68% de los nacimientos tenían la posibilidad de tener las primeras relaciones con la madre a través del contacto "piel a piel".15 Vale la pena citar el final de la obra de Ferber y Makhoul, quienes evaluaron, utilizando la Escala de Brazelton, el comportamiento de los niños en las cuatro horas de vida.21 Este estudio demuestra la importancia del contacto precoz sobre la conducta infantil en el período inmediatamente después del nacimiento.

 

Conclusiones

Con los resultados de este estudio podemos hacernos una pequeña idea de las opiniones de las mujeres sobre las mejoras incluidas en las políticas y en la práctica de los cuidados perinatales. Los cambios realizados sobre los cuidados de antaño y los prestados hoy en día a la parturienta, quedan visibles en la posibilidad de acompañamiento por un familiar, la posibilidad de elegir posiciones alternativas y de las instalaciones auxiliares de parto, y también con el mayor contacto con el bebé justo después del parto. Además, las mujeres consideran como aspecto esencial de la asistencia obstétrica, la comodidad y el sentimiento de seguridad durante el parto, gracias a la continuidad de la asistencia prestada por el mismo equipo terapéutico. Las participantes de nuestro estudio perciben todos estos cambios como una mejora de la calidad asistencial. Por ello, este estudio se muestra muy relevante en el contexto de los factores que determinan la percepción de la calidad de los cuidados perinatales. Tras su aplicación a una población más extensa de mujeres, podría ser una importante fuente de información para la planificación de políticas de salud a distintos niveles.

 

Bibliografía

1. Organización Mundial de la Salud. Recomendaciones de la OMS sobre el Nacimiento: tecnología apropiada para el parto. Declaración de Fortaleza. Lancet 1985; 2: 436-7.         [ Links ]

2. Haberko J. Legal aspects of assistance during delivery with particular emphasis on the participation of her husband's mother and father. Pract Gynecol. 2006; 88(2): 28-33.         [ Links ]

3. Karkowska D. Analysis of the determinants of perinatal care in Poland. Varsovia (Polonia): To birth as a human foundation; 2006.         [ Links ]

4. Ministerio de Salud de Polonia. Regulations in the standards of conduct and procedures for the award of medical health services in the field of perinatal care exercised over women in physiological pregnancy, childbirth, postpartum and infant care. Varsovia (Polonia): Ministerio de Salud de Polonia; 23 sept 2010. Disponible en: www.mz.gov.pl (acceso: 10/2/2011).         [ Links ]

5. Lorén Guerrero, Laura; Millán Barreiro, Ma Pilar. Vivencias y experiencias de la maternidad. Una revisión de relatos biográficos. Arch Memoria. 2011; 8, fasc. 3. Disponible en http://www.index-f.com/memoria/8/7511.php (acceso: 6/5/2013).         [ Links ]

6. Ministerio del Interior. Basic information about the Polish demographic development in the years 2000-2010. Varsovia (Polonia): Ministerio del Interior; 2011. Disponible en: www.stat.gov.pl (acceso: 10/2/2011).         [ Links ]

7. Kwak M. Reviews of pregnant women on selected aspects of the organization of maternity care. Pol Nurs. 2003; 1(15): 46-9.         [ Links ]

8. Oslislo A, Otffinowska R. The most important moment in my life - a mother's first contact with the child and the possibilities of its implementation in maternity centers in Poland. Varsovia (Polonia): To birth as a human foundation; 2008.         [ Links ]

9. Sygulla K, Smedowski A, Szatan A, Michalak A. The needs and expectations of pregnant women on perinatal care, is it difficult to realize? Probl Fam Med. 2009; 4(11): 30-6.         [ Links ]

10. Gamble J, Creedy D, McCourt C, Weaver J, Pico S. A critique of the literature on women's request for cesarean section. Birth. 2007; 34(4): 331-40.         [ Links ]

11. McCourt C, Weaver J, Statham H, Pico S, Gamble J, Creedy D. Elective cesarean section and decision making: a critical review of the literature. Birth. 2007; 34(1): 65-79.         [ Links ]

12. Poreba R. Recommendations of Polish Gynecological Society. Caesarean section. Pol Gynecol. 2008; 79(5): 378-84.         [ Links ]

13. American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG). Vaginal birth after previous cesarean delivery. Washington (DC): American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG); Aug 2010.         [ Links ]

14. Kubicka-Kraszynska U, Otffinowska A. Perinatal Care in Poland in the light of the "To birth as a human" in 2006. Varsovia: To birth as a human foundation; 2006.         [ Links ]

15. Ratajczak M. The quality of perinatal care on the advice of mothers in the project a child-friendly hospital in Inowroclaw. Pol Nurs. 2006; 1(21): 14-7.         [ Links ]

16. Kubicka-Kraszynska U, Maslik-Jedrzejak J, Otffinowska A. Respect for patient's rights in maternity services. Varsovia: To birth as a human foundation; 2004.         [ Links ]

17. Bonet Manso MP. Papel de la matrona: parto hospitalario versus parto natural. Index de Enfermería 2003; XII(43): 14-7.         [ Links ]

18. Karlström A, Nystedt A, Hildingsson I. A comparative study of the experience of childbirth between women who preferred and had a caesarean section and women who preferred and had a vaginal birth. Sex Reprod Health. 2011; 2(3): 93-9.         [ Links ]

19. Laviña Castán AB. Relación depresión posparto y prácticas del parto recomendadas en la estrategia de atención al parto normal. NURE Inv. 2013 mar-abr; 10(63). Disponible en: http://www.fuden.es/FICHEROS_ADMINISTRADOR/PROYECTO/NURE63_proyecto_depresparto.pdf (acceso: 24/9/ 2013).         [ Links ]

20. Herrera Gómez A. El contacto piel con piel de la madre con el recién nacido durante el parto. Index de Enfermería 2013; 22(1-2): 79-82.         [ Links ]

21. Ferber S, Makhoul I. The effect of skin-to-skin contact (kangaroo care) shortly after birth on the neurobehavioral responses of the term newborn: a randomized controlled trial. Pediatrics 2004; 113: 858-65.         [ Links ]

 

 

Dirección para correspondencia:
Laura Lorén Guerrero.
lloren@salud.aragon.es

Manuscrito recibido el 5.2.2013
Manuscrito aceptado el 24.3.2013

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License