SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.11 número5Capsaicina tópica en el tratamiento del dolor neuropático índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista de la Sociedad Española del Dolor

versión impresa ISSN 1134-8046

Rev. Soc. Esp. Dolor vol.11 no.5  jul. 2004

 

EL DOLOR EN LA PRENSA


 

El 70 por ciento de los pacientes no encuentra alivio en el tratamiento

El 8 por ciento de la población europea sufre dolor neuropático

El dolor neuropático, que afecta a dos millones de españoles, tiene un gran impacto en la calidad de vida de los pacientes, ya que interfiere en su vida laboral, social y familiar. Además, la mayor parte de los afectados no encuentra alivio en las terapias habituales, según han indicado los especialistas reunidos en el

I Congreso Internacional del Grupo Especial de Dolor Neuropático, celebrado en Madrid

El 8 por ciento de la población europea sufre dolor neuropático y son más de dos millones los españoles afectados por este trastorno, según los resultados de una encuesta presentada en el I Congreso Internacional del Grupo Especial de Dolor Neuropático (NeuPSIG), integrado en la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor, celebrado en Madrid.

La encuesta, patrocinada por Pfizer, ha analizado tanto la prevalencia como el impacto global del dolor crónico en la población de ocho países europeos, entre ellos España, y ha contado con la participación de 1.202 pacientes.

El dolor neuropático, que tiene su origen en la pérdida de fibras nerviosas y se caracteriza por ser un dolor crónico, punzante y similar a descargas eléctricas, no suele responder adecuadamente a los analgésicos y antiinflamatorios, por lo que tiene un fuerte impacto en las actividades cotidianas del paciente y en su calidad de vida. Aunque los síntomas varían de un paciente a otro, cada vez se conocen más datos sobre las enfermedades y trastornos asociados a este tipo de dolor.

Diabetes y herpes

"Cerca del 20 por ciento de los diabéticos presenta dolor neuropático y lo mismo ocurre con el 25 por ciento de los pacientes mayores de 50 años con herpes zóster. Asismimo, gran parte del dolor crónico deriva de intervenciones quirúrgicas, como la extirpación de hernias o las mastectomías. En este caso, al menos el 20 por ciento de las mujeres mastectomizadas desarrolla dolor neuropático", ha explicado Turo Nurmikko, especialista del Hospital Universitario de Aintree, de Liverpool, en Reino Unido, y presidente del NeuPSIG.

Según la encuesta, el 70 por ciento de los pacientes no consigue aliviar el dolor crónico con las terapias disponibles y la mayoría ha intentado buscar una solución en la farmacoterapia con un consumo medio de unos tres fármacos. "Cada vez sabemos más sobre la utilidad de ciertos medicamentos, como los antidepresivos, ansiolíticos, antiepilépticos y bloqueantes de los canales del sodio o del sistema nervioso. Sin embargo, la mayoría tiene serias limitaciones o efectos adversos importantes, por lo que debemos buscar nuevas combinaciones más eficaces y seguras", ha señalado Troels Jensen, presidente de la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor.

El especialista ha destacado que existe un alto nivel de automedicación y una gran comorbilidad asociada al dolor neuropático. "Entre los pacientes con dolor crónico es frecuente la presencia de síntomas depresivos, ansiedad o trastornos del sueño, lo que aumenta la hipersensibilidad y contribuye aún más a bajar el umbral del dolor", ha indicado Jensen.

Diagnóstico difícil

Asimismo, las dificultades diagnósticas y la escasa eficacia de los tratamientos disponibles hacen que los pacientes "peregrinen de consulta en consulta en busca de un diagnóstico correcto y una solución que, en el mejor de los casos, tarda dos o tres años en llegar".

En la mayoría de los países participantes en la encuesta, al menos un tercio de los afectados experimenta problemas familiares o personales a causa del dolor crónico, y el 45 por ciento cree que afecta gravemente a su vida social, laboral e incluso a su capacidad de concentración. En cuanto a los datos recogidos en España, el 39 por ciento de los pacientes no encuentra alivio en el tratamiento y más del 50 por ciento presenta trastornos del sueño, ansiedad, depresión y sufrimiento emocional.

DIARIO MÉDICO

Lunes, 17 de mayo de 2004

 

El nivel de superación de los síntomas no llega a ser total pero es notable

El 65% de casos de fibromialgia presentan potencial de recuperación

Un 65 por ciento de los casos de fibromialgia presentan potencial de recuperación, de hasta el 60 por ciento de las capacidades, con los actuales recursos farmacológicos y terapias físicas y psíquicas, según Antonio Collado, responsable de la unidad especializada del Hospital Clínico de Barcelona, que hablará de esta cuestión en el Congreso de Reumatología.

Al parecer, la recuperación depende en buena medida del grado de afectación psicológica y de los cambios que haya provocado la enfermedad en la vida cotidiana de la afectada. A más pérdida, más dificultad de recuperación.

Está en estudio, pero ya se ha observado, que hay factores de mal pronóstico que, aunque muy variables, suponen una buena guía: la dificultad para realizar tareas en ciclos de larga duración (repetidos durante bastante rato), el locus de control externo (no afrontar las dificultades) y los profundos grados de fatiga, que impiden moverse o desplazarse.

El Clínico barcelonés acumula una experiencia de 200 casos de patología severa, con valoración y abordaje multidisciplinario (reumatología, anestesia, psicología, terapia ocupacional, fisioterapia y otros), que indica que los criterios que se tienen en cuenta para diagnosticar la fibromialgia son correctos: afectación clínica basada en dolor, estado emocional-ansiedad, dificultad para dormir-, fatiga e incapacidad funcional.

Lo más frecuente es que las pacientes -las mujeres representan más del 90 por ciento de los afectados- lleguen a la consulta con una pérdida de más del 50 por ciento de actividades (lo que han dejado de hacer en su vida cotidiana).

Varias consultas

Estos criterios son acordes con los documentos de consenso sobre esta enfermedad, de reconocimiento médico reciente, como los que se han realizado para el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) y para el Ministerio de Sanidad. No obstante, todo indica que las pacientes siguen acudiendo a varias consultas médicas antes de ser correctamente diagnosticadas.

Collado ha informado que a su unidad llegan casos mal diagnosticados que en realidad resultan afectados por otras patologías, como el dolor crónico raquídeo o el dolor miofascial. "Eso nos obliga a seleccionar los casos verdaderos y entre ellos, los más severos", ha apuntado.

El CatSalut ya ha elaborado un tríptico para médicos de primaria en el que se les informa de los aspectos básicos y de la valoración clínica de la fibromialgia, que se espera que redunde en una mejor derivación a las consultas especializadas.

No obstante, está pendiente incluir la fibromialgia y, en concreto, el abordaje del dolor, de manera específica tanto en pregrado como en postgrado, según ha recordado. "Es un área de escasa capacitación, en la que nos formamos como podemos, a pesar de que el dolor crónico va en aumento y alcanza al 18 por ciento de la población en Cataluña y España y al 30 por ciento en el norte de Europa". La fibromialgia es la patología más representativa del dolor crónico no maligno.

Cuando los casos se confirman, la batería terapéutica es amplia, aunque, por el momento, sólo paliativa. Collado ha destacado fármacos de utilidad para tratar el dolor, inducir el descanso nocturno, reducir la fatiga y remontar el estado de ánimo. Los más utilizados en esta patología son los tricíclicos.

El tratamiento farmacológico debe acompañarse de ejercicio fisico, que en los casos más graves debe ser supervisado y en todos tiene que practicase de manera progresiva, con carácter aeróbico (por ejemplo, en agua) y no superar nunca el 70 por ciento de la capacidad real del enfermo. Se complementa con terapia cognitiva y conductual y el aprendizaje de técnicas de relajación y de control emocional y del dolor.

Patrón de conducta

En relación con la causa de la fibromialgia, Collado ha informado de que hay un patrón de conducta predisponente al dolor en general que está asociado a personas perfeccionistas hiperactivas, con facilidad para ser urgentes e impacientes en las actividades diarias. Este perfil se observa en buena parte de los casos de fibromialgia, que representan entre el 2,4 y el 2,7 por ciento de la población general y el 4 por ciento de la población femenina en España. El estudio Epidor, de la Sociedad Española de Reumatología es el que aportó este dato, que Collado cree muy ajustado a la realidad y en la misma línea que otros estudios similares en el contexto occidental.

Por otro lado, en el congreso también se abordará el estudio de la fibromialgia a través de neuroimagen. Los primeros resultados apuntan a que hay una imagen patológica y otra normal que consiste en la rapidez de respuesta al dolor (más rápido en población enferma) y diferencias entre mujeres y hombres.

DIARIO MÉDICO

Jueves, 20 de mayo de 2004

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons