SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.80 número2 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista Española de Salud Pública

versión impresa ISSN 1135-5727

Rev. Esp. Salud Publica v.80 n.2 Madrid mar.-abr. 2006

 

RECORDANDO LOS ORÍGENES

 

Notas

 

Teminadas las oposícíones para íngreso en la Escuela Nacional de Sanidad, han obtenido plaza de alumnos los señores siguientes: D. Laureano Albaladejo, D. Ricardo Vano, D. Pedro Hernández Anduesa, D. Santiago Ruesta, D.Julio Freijanes, D. Priscilo L. Martín, D. José R. Manzanete, D. Pedro González, D. Mariano Fernández, D. Luis S. de Puga, D. Carlos de la Calleja y D. J ustiano Pérez Pardo.

Les felicitamos cordialmente.

* * *

Inauguración de la Escuela Nacional de Sanidad.--El 16 del pasado febrero se celebró en el Instituto Nacional de Higiene de Alfonso XIII la inauguración de la Escuela de Sanidad, con la apertura de su primer curso académico.

Presidió S. M. el Rey, que tenía a su derecha al ministro de la Gobernación, general Martínez Anido y a su izquierda al doctor Cortezo.

Comenzó la sesión con la lectura por D. Victor M. Cortezo de su memoria como secretario de la Comisión nombrada para redactar el plan de estudios y reglamento de la Escuela.

El presidente de la Comisión Excmo. Sr. D. Francisco Murillo leyó a continuación un extenso discurso en el que expuso con claridad cual fué el pensamiento inicial en la creación de la Escuela, su finalidad y analizó el plan de estudios que han de seguir los alumnos de la misma para capacitarse como verdaderos sanitarios modernos.

Ambos fueron muy aplaudidos.

S. M. declaró inaugurada la Escuela.

Levantada la sesión, habló familiarmente D. Alfonso con los alumnos y después recorrió todas las dependencias del Instituto que lleva su nombre, mostrándose muy satisfecho de la buena organización e intenso trabajo que pudo apreciar en todas las secciones, en cada una de las cuales dirigió preguntas a los jefes y a algunos ayudantes.

Al abandonar D. Alfonso el edificio, fué objeto de una cariñosa despedida por parte del personal, alumnos y numeroso público que al acto había asistido.